Gayle Williams fue una obrera cristiana de 34 años que sintió el llamado de Dios para servir como voluntaria a niños discapacitados en Afganistán - llevaba ya tres años en esta tarea - y que amaba al pueblo afgano. Gayle, de origen sudafricano, trabajaba con una organización cristiana llamada Serve Afganistán. Debido a las circunstancias extremas de este país musulmán, esta organización evitaba predicar el cristianismo; simplemente - por amor al prójimo - ayudaba desde 1970 a los discapacitados de este país.

Luego de que los Talibán liberaran a los misioneros coreanos que brindaron ayuda en Afganistán, algunos cristianos surcoreanos criticaron la prohibición que estableció su propio gobierno, en cuanto a viajes misioneros al país de Afganistán. Según alegan, esta prohibición limita la libertad religiosa e incita a que extremistas ataquen a cristianos en cualquier parte del mundo.

El 14 de agosto 2007 liberaron a dos mujeres que se encontraban seriamente enfermas. Los 19 rehenes restantes fueron dejados en libertad durante los días 29 y 30 de agosto. En respuesta a la demanda de los secuestradores, el gobierno coreano del sur acordó retirar sus 200 soldados de Afganistán, tal como ya estaba programado, para el fin del año 2007. Además el gobierno coreano convino terminar todo el trabajo misionero en Afganistán.

Un portavoz talibán aseguró este viernes que dos de las dieciocho mujeres del grupo están "gravemente enfermas" y "no pueden caminar", por lo que los secuestradores estarían dispuestos a liberarlas de inmediato a cambio de la excarcelación de dos presos insurgentes. Pasadas 24 horas de esas declaraciones, no han difundido ninguna nueva información al respecto por parte de las delegaciones gubernamentales o de los talibanes.

Según informó el Departamento de Estado sobre Libertad Religiosa de Estados Unidos de Norteamérica, ni una sola iglesia cristiana quedó abierta al público en Afganistán. Esto refleja el estado de la libertad religiosa en este país musulmán diez años después de que Estados Unidos lo invadió para derrocar al régimen de los talibanes islamistas.

La cultura pashtún incluye un alto grado de separación entre hombres y mujeres. Prácticamente todas las casas están rodeadas de muros altos que las hacen parecer pequeños enclaves individuales. Las mujeres se deben quedar dentro de las paredes de su casa y, si salen, tienen que cubrirse completamente con una “burka”.

Alemania ha sufrido un cambio radical en lo que al evangelio se refiere: luego de ser la cuna del protestantismo y columna fundamental en las misiones cristianas a nivel mundial, hoy se ha convertido en una pesadilla para quienes defienden la palabra de Dios, fieles que deben pagar un alto precio por profesar y defender su fe en Cristo.

El pastor luterano, Olaf Latzel, de la ciudad de Bremen (en el norte de Alemania), quien se ha armado de un extraordinario valor, sabe lo casi imposible que se ha hecho predicar el verdadero evangelio en la Alemania actual.

Parte de la historia de la Iglesia también es el triste hecho de que los reformadores luteranos no toleraron desviaciones de la teología de Wittenberg. Por su fe indomable, Fritz Erbe murió en el mismo castillo donde Martín Lutero se había refugiado, el castillo Wartburg.

No era posible en todo momento expresar públicamente puntos de vista teológicos que diferían de la iglesia estatal. Ya entonces, hace 500 años, cuando la Reforma comenzó, cristianos que disentían tenían que estar dispuestos para la persecución, el encarcelamiento e incluso, la pena de capital. Esto experimentó Fritz Erbe, nativo de Herda, un pueblo cerca de la ciudad de Eisenach.

¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo! (Isaías 5:20 – La Biblia).

Compartimos el escrito de un activista cristiano alemán, que es un científico jubilado con fuertes convicciones bíblicas. Este texto fue ligeramente retocado para que los lectores de otros países puedan comprender la situación que se vive en Alemania – ¡y no sólo en Alemania! ¡Aprovechemos este valioso material para las discusiones en nuestros respectivos países!

Abdulrajman Mohamed Saleh, de 23 años, fue ejecutado el día 18 de marzo de 2008 en la Meca, en Arabia Saudita. Su delito había consistido en abandonar el Islam y convertirse al cristianismo. La experiencia religiosa que había tenido no hacía más de dos meses, bastó para que fuera detenido inmediatamente por las autoridades; y así, sin posibilidades de defensa y con un juicio sumario, la ley saudita acabó con él, transformándolo en un nuevo mártir cristiano del siglo XXI.

Diez policías, armados con bastones de madera, irrumpieron en una reunión cristiana en la ciudad de Yiddah (en la costa del Mar Rojo), el viernes 9 de junio 06, arrestando a cuatro ciudadanos de África oriental que dirigían el servicio. A las 11 de la mañana del día viernes (en los países árabes el viernes es día feriado), más de 100 cristianos - entre eritreos, etíopes y filipinos - estaban reunidos en un hogar en Yiddah, en el distrito de Al-Rowaise, cuando los policías se hicieron presentes.

Mussie Eyob, quien se había convertido al cristianismo hace dos años, fue detenido en la ciudad saudita de Jeddah porque había hablado a algunos musulmanes acerca de su fe cristiana. Fue trasladado a la tristemente conocida prisión de alta seguridad llamada Briman, y ahora está a la espera del veredicto.

En Arabia Saudita, donde una estricta forma del Islam sunita es la religión del estado, aun la simple posesión de una Biblia está prohibido. Como cristiano, hablar con los musulmanes acerca de la fe cristiana en este reino wahabí de Arabia Saudita, es un delito grave y se castiga con la muerte. Los familiares y amigos a quienes se les permitió visitar a Mussie dijeron que estaba en una condición relativamente buena, y que sabía que Jesucristo está con él. 

Rachid Muhammad Essaghir es un cristiano argelino que ya ha sido condenado en dos oportunidades durante este año por blasfemia y evangelismo. Este hermano tiene 37 años y el juicio se llevará adelante en Tissemsilt, a 180 kilómetros al sur de Argel. Lo acusan de "distribuir documentos para sacudir la fe de los musulmanes"

Essaghir, quien es evangelista y anciano de una pequeña comunidad de convertidos al cristianismo, en Tiaret, cree que la policía local lo tiene en la mira por su actividad cristiana. La policía lo detuvo junto a otro cristiano de la vecindad, en junio de 2007, encontrando en su auto libros cristianos.

La Cámara Argentina del Libro envió un comunicado sobre un estudio hecho por la Secretaría de Medios de Comunicación de la Nación en que aseguran que “Desde lo cualitativo la realidad es alarmante: el libro más leído es la Biblia, que en definitiva es material de lectura religiosa”.
La sociedad Bíblica Argentina reaccionó frente a los hechos y envió una carta firmada por su presidente y director ejecutivo, manifestando su disconformidad con la “alarma” proveniente de una dependencia del Estado.

El caso de la Iglesia Evangélica Bautista "Pueblo Grande" de la localidad de Río Tercero, Córdoba, ha trascendido las fronteras y ha captado la atención en distintos países de Latinoamérica, como un caso más de persecución religiosa.

Todo comenzó cuando la congregación, liderada por el pastor Marcelo Nieva, decidió desarrollar un trabajo de rehabilitación con jóvenes adictos a las drogas en situación de delincuencia y mujeres víctimas de redes de trata de personas que operan en la zona y que contarían con el amparo de influyentes personalidades políticas de la provincia.

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2021 La voz de los Mártires

Buscar