En enero de 2009, 48 cristianos fueron forzados a salir de sus casas por un grupo de aproximadamente 100 policías y aldeanos del pueblo de Katin, el cual pertenece a la provincia de Saravana en el país de Laos. Los creyentes, se encontraban en su reunión dominical, cuando de repente fueron expulsados de la iglesia a punta de pistola y fueron llevados a un campo abierto. Confiscaron las pertenencias de los hogares de once creyentes, destruyeron seis casas, e incautaron a un cerdo, el cual es equivalente a seis semanas de trabajo.

11.3.06

Las autoridades continúan persiguiendo a los cristianos. Se ha forzado a algunos de ellos a renunciar a su fe, mientras que otros han sido arrestados. La ley permite detener a las personas por largos periodos, sin un juicio. Alguien que es arrestado o condenado por “crímenes religiosos” tiene poca protección ante la ley.

La Constitución de la República Democrática de Laos, en el artículo  22, declara la libertad de religión, diciendo: "los ciudadanos de Laos, independientemente de su sexo, condición social, educación, fe, y todos los grupos étnicos, son iguales ante la ley". 
Además, en el artículo 9 del mismo documento, dice lo siguiente: "el Estado respeta y protege todas las actividades legítimas de los budistas y de los seguidores de otras religiones... siempre y cuando estas sean beneficiosas para el país y el pueblo". 
Practicar el cristianismo en cualquiera de sus manifestaciones, puede ser interpretado por las autoridades de este estado comunista como no beneficioso para el país, gracias al vacío que crea el artículo 9. 

Soldados, policías y otros enemigos de los creyentes dieron muerte a por lo menos 13 cristianos durante el mes de julio 07, en una medida enérgica en contra de los aldeanos de la tribu Hmong, los cuales fueron acusados falsamente de provocar una disensión rebelde. Los Hmong son en su mayoría cristianos; los de Laos son en gran parte refugiados que han huido de la persecución en el vecino país de Vietnam.

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2021 La voz de los Mártires

Buscar