En Memoria del Mártir Bautista Fritz Erbe

Parte de la historia de la Iglesia también es el triste hecho de que los reformadores luteranos no toleraron desviaciones de la teología de Wittenberg. Por su fe indomable, Fritz Erbe murió en el mismo castillo donde Martín Lutero se había refugiado, el castillo Wartburg.

No era posible en todo momento expresar públicamente puntos de vista teológicos que diferían de la iglesia estatal. Ya entonces, hace 500 años, cuando la Reforma comenzó, cristianos que disentían tenían que estar dispuestos para la persecución, el encarcelamiento e incluso, la pena de capital. Esto experimentó Fritz Erbe, nativo de Herda, un pueblo cerca de la ciudad de Eisenach.

El próspero agricultor era un sincero seguidor del entonces popular movimiento anabaptista. Su “re-bautismo” [bautismo por fe conforme a las Escrituras, en contraposición a la iglesia oficial luterana], así como el hecho de negarse a permitir que su hijo sea bautizado por aspersión en la iglesia oficial y su testimonio público, hicieron que tuviera que pasar 15 años de su vida, en cautiverio.

Incluso en sus primeros días, la nueva iglesia protestante [luterana] era culpable por su comportamiento intolerante de los seguidores del movimiento anabaptista del siglo 16. Con el fin [en realidad una excusa] de tener que ampliar y fortalecer su posición frente a la Iglesia católica, no se permitió en sus propias filas ninguna enseñanza que no estuviera aprobada por los teólogos de Wittenberg. En casos de discrepancia, en realidad, los anabaptistas hicieron lo mismo que los luteranos: se basaron en la fuente, la Biblia. Las diferencias de interpretación de ninguna manera justifican el tomarse el derecho de poner al que piensa diferente en la cárcel o aplicar la pena capital. Inicialmente, la discrepancia sólo consistía en el rechazo, por parte de los anabaptistas, del bautismo de los bebés obligatorio de los luteranos. Sólo más tarde se añadieron otros temas elementales: los anabaptistas estaban convencidos acerca del sacerdocio de todos los creyentes, tanto como del carácter simbólico de la Cena del Señor y del hecho de que Jesús no se encuentra corporalmente ni en el pan ni en el vino.

En Herda había un tiempo cuando más de la mitad de la población se unió a los llamados anabaptistas. La iglesia “oficial” permaneció prácticamente vacía los domingos; las palabras del pastor luterano cayeron en oídos sordos. Sin embargo, lo que dijo el predicador itinerante anabaptista sí atrajo a las personas comunes; sus palabras les parecieron claras y comprensibles. En los siglos 16 y 17 por lo menos 1.000 anabaptistas perdieron sus vidas, por causa de sus convicciones.

También en Herda, en el otoño de 1531, comenzaron las detenciones. Los disidentes, entre ellos Fritz Erbe, fueron llevados a la prisión de Eisenach, para ser interrogados bajo tortura. Algunos se retractaron de sus puntos de vista, pero muchos de ellos permanecieron firmes. ¿Qué se debe hacer con ellos? El pueblo de Herda pertenecía no sólo a la jurisdicción de Sajonia, sino también al territorio de Hesse, cuyos gobernantes tendrían que llegar a un acuerdo. El elector Johann Friedrich de Sajonia dijo que los anabaptistas merecían nada menos que la pena de muerte. Pero dado que Friedrich no estaba seguro de la cuestión, pidió consejo a Wittenberg. Como era de esperarse, Melanchton habló en nombre de Lutero diciendo que los necios que no estaban dispuestos a renunciar a su error debían morir. A diferencia de él, el conde de Hesse, Felipe, vio la situación diferente. Para él, era extremadamente inverosímil quitar a alguien la vida, a causa de su fe.

Debido a que no se podría llegar al consenso, repartieron a los prisioneros. Tres de ellos, los de Sajonia, fueron ejecutados. Por el otro lado, Fritz Erbe fue uno de los de Hesse, quienes colectivamente renunciaron a su fe y fueron puestos en libertad. Poco tiempo más tarde, Fritz Erbe se retractó de su revocación. De vuelta en Herda, ahora Erbe no se destacaba como un gran predicador, sino como un creyente coherente y justo. Hospedó en su casa a Margarete Koch, una anabaptista perseguida y desplazada de Hesse. Sólo este hecho fue razón suficiente para detener una vez más a este agricultor. Fue trasladado a Eisenach y detenido por los siguientes siete años en una torre ubicada en la pared [protectora] circundante de esta ciudad, la Torre de la Cigüeña. Fritz Erbe, por su firmeza, ahora se transformó en un modelo para sus hermanos y hermanas espirituales. Llegaron a su prisión, podían ser consolados por él, y a la vez, le pudieron alentar. El hecho de que Erbe se encontraba en la Torre de la Cigüeña atrajo muchas visitas, incluso de los alrededores. Con el propósito de poner fin a éstas, Fritz Erbe fue llevado al castillo de Wartburg. Ocho largos años Erbe permaneció en el calabozo de la torre sur, antes de su muerte. 

Fuente: Glaube und Heimat 17.3.2013; Redacción: VM-Ar


El triste destino del hermano Fritz Erbe, un sencillo campesino alemán, es sólo un ejemplo de la persecución en contra de los llamados anabaptistas por medio de las iglesias protestantes. 
Una placa en el castillo de Wartburg en Turingia, en el centro de Alemania (famoso porque el reformador Martín Lutero estuvo “preso” allí y tradujo, según la tradición, la Biblia al idioma alemán), recuerda a este especial testigo (= mártir, en griego) de Jesucristo:
 

El Bautista Fritz Erbe

Preso en la Torre Sur [de dicho castillo y en realidad estaba preso en la fosa de esta torre] entre 1540-1548. Los [creyentes] anabaptistas rechazaron la naturaleza objetiva de la Iglesia como una institución que administra la salvación y la conexión entre el Estado y la Iglesia, todavía aceptada por los reformadores. Los signos externos de esta actitud [por parte de los anabaptistas] fue el bautismo de adultos, como sólo éstos podrían basarse en la experiencia personal de la salvación. El poder político -  tanto de parte de católicos como de protestantes – se opuso enérgicamente a los anabaptistas. Turingia presentó una de las principales zonas de propagación de este movimiento anabaptista. Fritz Erbe, un agricultor próspero de la comunidad Herda, fue capturado en 1533 porque se negó al bautismo [por parte de la Iglesia oficial – en este caso, la luterana] de su hijo recién nacido, y porque había albergado en su casa, a pesar de ser esto prohibido, a una hermana anabaptista perseguida. Dado que el elector Juan Federico de Sajonia y el conde de Hesse, Philipp - gobernantes de paridad encargados de la oficina correspondiente en Breitenbach – no se pudieron poner de acuerdo sobre la medida punitiva, Fritz Erbe pasó siete años encarcelado en una torre [la llamada Torre de la Cigüeña] en la muralla de la ciudad de Eisenach. Ante el temor de disturbios por parte de la población en solidaridad con Fritz Erbe, éste fue transferido en 1540 al castillo Wartburg, que entonces se encontraba muy alejado de cualquier público, y encerrado en la mazmorra de la Torre Sur. Un intento de [re]conversión por parte del alguacil del castillo, Eberhard de la Thann, había fallado. Erbe se mantuvo firme en su convicción anabaptista. Después de un total de 15 años de prisión, Fritz Erbe murió en 1548. Fue enterrado cerca del antiguo Hospital Elizabeth, al pie de la Wartburg. Con una profundidad de 10 metros, el calabozo de la Torre Sur se encuentra a 3 metros por debajo del nivel del terreno circundante. Una abertura en el piso de la torre - el llamado agujero del miedo - proporciona el único acceso a la mazmorra. Los prisioneros eran descendidos en escaleras de cuerda y allí estaban expuestos a la humedad, el frío y la oscuridad. En 1925, mientras se realizaban tareas de limpieza, fue descubierto, a una altura de 2,40 metros por encima del fondo rocoso, la firma de Fritz Erbe grabada en la pared.
Fuente: Bibelkreis.ch; Redacción: VM-Ar -  las palabras en corchetes fueron agregadas para aclarar el texto.
 
Foto de la firma que nuestro hermano Fritz Erbe había grabado durante su encarcelamiento en la roca y que se conserva hasta nuestros días: http://www.gs-herda.wak.th.schule.de/erbe.jpg 
(este link por el momento no funciona).

Foto de la Torre de la Cigüeña, que originalmente era de 16 metros de altura, donde Erbe estuvo encarcelado desde 1533 hasta 1540: http://de.wikipedia.org/wiki/Fritz_Erbe#mediaviewer/Datei:ESA_Turm_Theater.jpg

Foto de la Torre Sur del castillo Wartburg: http://www.panoramio.com/photo/61754680

Foto de la pieza en el piso medio de la torre sur con la apertura – el agujero del miedo - en el piso y la placa, arriba traducida, en el medio: http://de.wikipedia.org/wiki/Fritz_Erbe#mediaviewer/Datei:Wartburgzelle.jpg

"Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe" (Heb 13:7)

 

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2021 La voz de los Mártires

Buscar