Devocionales

Y si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él; o si un miembro es honrado, todos los miembros con él se regocijan. Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros en particular  (1 Corintios 12:26-27).

 

Cierto escritor dijo: "Me duele mi país". Expresaba el dolor y la vergüenza que sentía por las orientaciones incorporadas por los dirigentes de su país. Se identificó con su nación, se hizo uno con ella. De igual modo, por ejemplo, si tengo un esguince de rodilla, diré: "Me duele mi rodilla" y no: "La rodilla mía duele”. Simplemente porque mi rodilla y yo somos un mismo cuerpo. Es inimaginable que una parte de mi cuerpo sufra sin que yo sienta el dolor.

Lo mismo ocurre con la iglesia. La Biblia dice que somos un solo cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros (Romanos 12:5). De acuerdo a esto estaría mal que yo no sintiera el dolor de mi hermano como siendo el mío. Por lo tanto, no debería decir: "Mi hermano o hermana está sufriendo", sino más bien, de esta manera: "¡Me duele mi hermano o hermana!

 

Aquellos miembros del Cuerpo de Cristo que sufren necesitan atención. Pero también necesitan sentir la simpatía de la familia de Dios. Por eso los cristianos estamos llamados a "sentir el dolor de nuestros hermanos" y a mostrarles el gran cuidado y consuelo de Dios. Ninguno de los que sufren debería decir, como el apóstol Pablo al final de su vida: "Nadie ha estado a mi lado; todos me han abandonado" (2 Timoteo 4:16). Dios está realmente a nuestro lado para que podamos estar cerca de los que sufren:

 

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de misericordias, y el Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos nosotros consolar a los que están en cualquier angustia, con la consolación con que nosotros mismos somos consolados de Dios (2 Corintios 1:3, 4).

Que el Espíritu Santo derrame amor en nuestros corazones (Romanos 5:5) para que podamos sufrir con los que sufren y que sepamos estar a su lado. ¡Esto vale más que muchas palabras!

 

Fuente: La buena Semilla fr., 7.11. 2022; Redacción: VM-Ar

 

Acordaos de los presos, como presos juntamente con ellos; y de los afligidos, como que también vosotros mismos estáis en el cuerpo. (Hebreos 13:3). 

 Hermano, hermana: seamos primeramente verdaderos cristianos, es decir discípulos seguidores (en el sentido exacto de la palabra).

¡Arrepintámonos con toda humildad si nos hace falta arrepentirnos!
¡Vivamos esta unidad en el cuerpo de Jesucristo!
¡Preocupémonos y oremos los unos por los otros, tanto a nivel local como a nivel global orando por los cristianos que sufren la persecución, cárcel, maltrato etc.!

 

Nota:la palabra “iglesia” viene del griego “ekklesia” y significa “los llamados hacia afuera” refiriéndose a los fieles cristianos santos y apartados del mundo. Correctamente se debería traducir esta palabra por “congregación” o “asamblea” y no usar la transliteración “iglesia”; ya que esta palabra comúnmente la asociamos a un edificio. “Iglesia” son las personas que forman parte del cuerpo de Jesucristo, tanto a nivel local como universal.

 

Para comentarios y sugerencias, puede escribirnos: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

”Porque en otro tiempo erais tinieblas; mas ahora sois luz en el Señor: andad como hijos de luz” (Efesios 5:8).

”…no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios: porque muchos falsos profetas son salidos en el mundo” (1 Juan 4:1).

Halloween tiene su origen en un antiguo ritual anglosajón. Cada año, el 31 de octubre, los sacerdotes de una sociedad secreta de iniciación iban de casa en casa pidiendo ofrendas para su deidad, Samain, el señor de la muerte. Si alguien se negaba, proferían una amenaza aterradora "truco o trato" significando “maldición u ofrenda”. Cuando salían por la noche, se iluminaban con grandes nabos o calabazas ahuecadas y talladas en forma de calavera y huesos cruzados con una vela encendida. Estas pequeñas luces parpadeantes representaban el espíritu que realizaba sus maldiciones. 

La Biblia advierte enérgicamente contra esas prácticas, aunque sean diluidas, y el cristiano debe denunciarlas:

- Jesús es el Señor de la vida y no de la muerte, diciendo: ”Yo soy el camino, la verdad y la vida” (Juan 14:6).

- Jesús es luz, no oscuridad. Dice: ”Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, mas tendrá la luz de la vida(Juan 8,12).

- La Biblia condena todo lo que pueda relacionarse con Satanás y los espíritus malignos: ”Andad como hijos de la luz..., y no participéis con las obras infructuosas de las tinieblas, sino antes reprobadlas” (Efesios 5:8, 11).

- Estamos llamados a vivir en el amor; no tenemos que amenazar para obtener alguna recompensa: ”y sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como también Dios en Cristo os perdonó” ­(Efesios 4:32).

Fuente: La Buena Semilla  fr., 31.10. 2022; Redacción: VM-Ar

Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús, padecerán persecución (2Ti 3:12).

Si vivimos realmente conforme a la Palabra de Dios, como testigos y discípulos de Jesucristo, sin callar de las verdades eternas, seremos, con seguridad, perseguidos de alguna forma también en el llamado “Mundo Libre”.

En el llamado “Mundo Libre” generalmente no cuesta nada todavía creer en Jesucristo y hablar de nuestra fe, pero en los países islámicos, comunistas y budistas esto puede resultar en grandes problemas. 

 Comentarios bienvenidos: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Porque habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias; antes se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido; profesando ser sabios, se hicieron necios (Romanos 1:21, 22).

Cuando leemos el primer libro de la Biblia, “Génesis”, vemos las maravillas de la creación. Dios es el Creador. Creó con verdaderas palabras de poder (Génesis 1:3-29). Con respecto al ser humano, este relato dice con precisión: "[Dios] los creó macho y hembra”, es decir: ¡Hombre y mujer!

El hombre y la mujer fueron creados por Dios con el mismo valor, pero ellos no son idénticos. Hay diferencias esenciales entre ambos sexos formados por Dios.

¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre, para que lo visites? Le has hecho un poco menor que los ángeles, y lo coronaste de gloria y de honra. 

Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; todo lo pusiste debajo de sus pies (Salmo 8:4-6).

Dios había dado al hombre la capacidad de gobernar la tierra: "llenad la tierra y sojuzgadla, y señoread sobre los peces del mar, y sobre las aves de los cielos y sobre todas las bestias que se mueven sobre la tierra" (Génesis 1:28). Sin embargo, el hombre fracasó en su misión al desobedecer a Dios, y la tierra se llenó de corrupción y de violencia. En aquel tiempo, en consecuencia, Dios tuvo que destruir el viejo mundo con el diluvio. Más tarde confió el gobierno a los reyes, muchos de los cuales abusaron de su poder. Algunos gobernantes, como el orgulloso Nabucodonosor, llegaron a exigir ser adorados como dioses, ocupando el lugar que sólo corresponde a Dios.

 

Muchos hombres han buscado el dominio del mundo. Incluso hoy en día, no solo son los líderes de las grandes naciones, sino también líderes de grandes empresas también, quienes buscan ampliar su poder y su área de influencia. Pronto surgirá un hombre al que la Biblia describe como el "hombre de pecado" o el anticristo, que encarnará el colmo de la soberbia y de la rebeldía contra Dios, " el cual se opone y se exalta contra todo lo que se llama Dios…; tanto que como Dios se sienta en el templo de Dios, haciéndose pasar por Dios" (2 Tesalonicenses 2:4).

 

Pero este anticristo (diablo) será destruido por el aliento de la boca del Señor Jesús, cuando regrese del cielo para gobernar este mundo. Entonces la tierra será gobernada por el único hombre que tiene derecho a gobernar el universo, el hombre Cristo Jesús, una vez crucificado, rechazado por los hombres, pero resucitado por Dios y llevado al cielo. Será un maravilloso reino de justicia y paz, tras la ejecución de grandes juicios sobre los que no han creído en él. Hoy en día, Jesucristo sigue siendo aquel quien quiere salvar a las personas del juicio y llevarlas al cielo con él.

Fuente: La buena semilla fr, 2.10. 2022; Redacción: VM-Ar, 3.10.2022

1  ¿Por qué se amotinan las gentes, y los pueblos piensan vanidad? 

2  Se levantan los reyes de la tierra, y los príncipes consultan unidos contra Jehová y contra su ungido, diciendo: 

3  Rompamos sus coyundas, y echemos de nosotros sus cuerdas. 

4  El que mora en los cielos se reirá; el Señor se burlará de ellos. 

5  Entonces hablará a ellos en su furor, y los turbará con su ira. 

6  Pero yo he puesto a mi Rey sobre Sión, mi santo monte. 

7  Yo publicaré el decreto: Jehová me ha dicho: Mi Hijo eres tú; yo te engendré hoy. 

8  Pídeme, y te daré por heredad las naciones, y por posesión tuya los confines de la tierra. 

10  Y ahora, reyes, entended: Admitid corrección, jueces de la tierra. 

11  Servid a Jehová con temor, y alegraos con temblor. 

12  Besad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino, cuando se encendiere un poco su furor. Bienaventurados todos los que en Él confían (Salmo 2:1-12).

 

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna (Juan 3:16). 

 

El que en Él cree, no es condenado, pero el que no cree, ya es condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. 

Y ésta es la condenación; que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas (Juan 3:18-19). 

 

Para comentarios y sugerencias, puede escribirnos: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tags:

(Jesús dijo:) Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me aborreció antes que a vosotros (Juan 15:18).

Pero cuando el Hijo del Hombre (Jesús) venga, ¿hallará fe en la tierra? (Lucas 18:8).

En el siglo XVII, el Estado francés intentó eliminar a los protestantes evangélicos (llamados "hugonotes") que no aceptaban la religión católica del rey. Fueron perseguidos por su fe de muchas maneras. Por ejemlo, los niños fueron apartados de sus padres para evitar que se les educare en casa. Este período oscuro fue una oportunidad para que estos cristianos mostraran una fe viva y firme, basada en la decisión de "obedecer a Dios antes que a los hombres" (Hechos 5:30).

Tras la Revolución Francesa, la persecución dio paso a la libertad de conciencia. Pero lamentablemente, por el otro lado se produjo una descristianización gradual de la sociedad. Hoy en día, muchos habitantes de los países europeos se declaran todavía de "herencia judeocristiana". Pero para cada vez más de nuestros contemporáneos, la referencia al cristianismo se detiene ahí, y para algunos se limita a unos pocos ritos "obligatorios" durante los principales acontecimientos de la vida (navidad, pascuas, casamientos, entierros…). Y el ateísmo va en aumento de manera cada vez más acelerada. ¿Cuántos niños hoy en día crecen sin haber oído hablar de Jesús o del Evangelio?

Sin embargo, la fe cristiana está arraigando y creciendo en otras partes del mundo. En China, por ejemplo, décadas de persecución no han podido erradicar un cristianismo comprometido y vivo, que sigue creciendo a pesar de la presión por las autoridades comunistas.

Hermanos cristianos, no olvidemos nunca que estamos en este mundo para dar testimonio (Hechos de los Apóstoles 1:8) de la verdad del Evangelio, para proclamar lo que Dios es y lo que ha hecho, y para anunciar que Él "quiere que todos los hombres sean salvos y lleguen al conocimiento de la verdad" (1 Timoteo 2:4).

Fuente: La Buena Semilla, fr., 24.9. 2022; Redacción: VM-Ar

No dejemos de orar por nuestros hermanos en la fe, que están siendo perseguidos. 
Pero oremos también para que nuestro compromiso con Jesucristo crezca, que estemos verdaderamente llenos de Su Espíritu Santo, llenos de amor y deseosos de hacer Su voluntad en todo momento.

 

 

 

Medios de contacto

Email: info@lavozdelosmartires.com.ar

Teléfono: +54 11 5235 7165/4766 8676

Facebook: La Voz de los Mártires Argentina

Instagram: @lavozdelosmartires_argentina

Twitter: @VozMartires_Arg

Contáctanos

Nombre y Apellido
Teléfono
Email
Asunto
Comentarios

 

Si solicita la suscripción a noticias por Whatsapp, no olvide completar el campo de Celular, incluyendo sú código de país y código de área.

Buscar