En Corea del Norte se está incrementando la persecución religiosa a unos niveles tan altos como en la Roma antigua. De la misma manera como los romanos durante los primeros siglos del Cristianismo arrojaban a los Cristianos a los leones por una simple diversión deportiva, se nos informa que los lideres nor-coreanos prefieren juicios sumarios seguidos de un pelotón de fusilamiento o simplemente aplastarles las cabezas a los lideres de las Iglesias clandestinas con el rodillo de una aplanadora. Solamente hay tres Iglesias "legales" en Pyongyang, la capital de Corea del Norte, pero principalmente sirven para dar la ilusión de una libertad de culto que en verdad no existe.

Según informes, el líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong Un, ordenó la ejecución de 33 personas por convertirse al cristianismo y por supuestamente recibir dinero del misionero bautista, Kim Jung Wook, de Corea del Sur para abrir 500 iglesias clandestinas (casa -iglesias). Kim Jung Wook fue arrestado en octubre de 2013.

Una fuente no identificada dijo al medio The Chosunilbo que los 33 conversos serán ejecutados en una celda secreta en el Departamento de Seguridad del Estado de Corea del Norte por cargos como, tratar de derrocar el régimen comunista mediante el establecimiento de las iglesias subterráneas.

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2021 La voz de los Mártires

Buscar