Oremos por los cristianos en Afganistán mientras la persecución golpea con fuerza

23 de agosto de 2021

Si has prestado atención a las noticias, probablemente estés al tanto del caos que está teniendo lugar en Afganistán, ya que la incompetencia de la administración Biden se pone de manifiesto durante la retirada de las tropas estadounidenses de esa nación. Después de veinte años de presencia estadounidense en Afganistán, ahora estamos viendo el juicio de Dios derramado sobre ese país como nunca antes lo habíamos visto.

Si bien entendemos que Dios tiene el control de todas las cosas, también debemos reconocer que los cristianos de esa nación corren un gran peligro en este momento. Los talibanes se han apoderado completamente de la nación y el gobierno ha caído debido a la acción irresponsable y apresurada de los Estados Unidos.

Los talibanes, una organización terrorista islámica, no tienen paciencia con nadie que no se alinee con su sistema político impulsado ideológicamente. Para los cristianos, esto crea un conflicto terrible; o se someten al sistema islámico de los talibanes o mueren.

Debemos orar por su paz ya que Dios promete estar siempre con nosotros (Mateo 28:20)*, es decir, aquellos de nosotros que verdaderamente hemos nacido de nuevo. Pero también debemos orar por la salvación de aquellos que no han nacido de nuevo verdaderamente. Muchos de los cristianos convertidos en estas naciones islámicas pertenecen a la tradición copta; la tradición copta es muy similar a la ortodoxa, que es una forma de justificación por las obras. No es el cristianismo verdadero, pero indistinguible para los radicales islámicos.

Si bien es fácil dejarse llevar emocionalmente cuando las vidas de las personas se ven amenazadas, las familias destruidas y las demás religiones enviadas a la clandestinidad, nuestra primera prioridad debe ser siempre el estado espiritual de estas personas. Debemos amar y orar con honestidad.

Y por mucho que lo odiemos, también debemos orar por los que están a cargo (1 Timoteo 2: 1-2)*. Por alguna razón, Dios ha elegido juzgar a esta nación con gobernantes malvados en extremo. Bien podríamos estar al borde de un gobierno global anticristiano. Sin embargo, estamos llamados a orar por ellos; orar por su arrepentimiento, orar por su liderazgo y orar por su salvación. También podemos orar por su destitución, pero en última instancia, eso depende de Dios.

Aunque ciertamente esperamos que Dios deponga a los talibanes por completo, eso parece poco probable. También debemos orar por su arrepentimiento, orar para que la palabra de Dios y el evangelio se difundan en esa nación y orar para que Dios restaure la paz. Después de todo, cuando Cristo regrese la Escritura se cumplirá:

Porque escrito está: "Vivo yo, dice el Señor, que ante mí toda rodilla se doblará, y toda lengua confesará a Dios. De manera que cada uno de nosotros dará cuenta a Dios de sí “. –Romanos 14:11-12

Mateo 28:20b “enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”. Amén. 

1Timoteus 2:1-2  Exhorto, pues, ante todo, que se hagan súplicas, oraciones, intercesiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. 

Fuente: Reformation Charlotte, 23 de agosto de 2021; Redacción: VM-Ar

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2021 La voz de los Mártires

Buscar