30/03/2008

Durante el fin de semana de Pascua pasado una estela humana de cuatro kilómetros atravesó la capital azteca para recordarle al país el triunfo de Jesús sobre la muerte. Una extensa alfombra blanca conformada por más de cien mil creyentes, se abrió paso por el Paseo de la Reforma, la avenida más histórica de esta ciudad. El pastor Carlos Quiróa, organizador del evento, aseguró que el propósito principal de esta Marcha de Gloria fue hacer sentir la presencia de Jesús en un ambiente de fiesta, alegría, de gozo y de esperanza.

La persecución de cristianos evangélicos en este estado meridional de México, Chiapas, se está acelerando diariamente en las regiones indígenas, según un informe del 9 de febrero de 2007. Alfonso Farrera, un abogado cristiano, indica que la mayor parte de los problemas provienen de algunos líderes de pequeños pueblos que insisten que los evangélicos paguen cierta parte de los costos de los festivales locales, los cuales incluyen ceremonias que son una mezcla de religiones nativas tradicionales y catolicismo. Si los evangélicos se niegan a pagar, son sacados a la fuerza de sus hogares y se confiscan sus propiedades.

El 7 de abril de 2007, Juan Méndez, de 25 años de edad, se hizo cristiano. Esto ocurrió en una aldea de las afueras de San Cristóbal de las Casas, Chiapas. Tan sólo dos días después su conversión, las autoridades locales lo encerraron en la cárcel. La razón del arresto, según las autoridades, fue abandonar esa mezcla religiosa de catolicismo romano y costumbres nativas. Mendez era catequista en una iglesia “católica tradicionalista” en la aldea de Pasté. Fue liberado el día martes 10 abril, después de pasar la noche en la cárcel. 

Permiten reedificarlo a cambio de que no los denuncien 

San Cristóbal de las Casas - Chiapas

Indígenas católicos tradicionalistas de la comunidad de Majomut, municipio de San Juan Chamula, acordaron permitir que los evangélicos reconstruyan el templo que ellos mismos destruyeran anteriormente, a cambio de que los evangélicos afectados retiren la demanda penal que interpusieron por estos daños. 

Unas preguntas: ¿Y por qué no los enviaron cuando los presos no se convertían? ¿Es que para la Iglesia Católica es peor ser "hermano separado" que ser un esclavo de Satanás?

El director del penal de Cereso*, Juan Federico Fernández Ordóñez, ha logrado un espectacular avance en su convicción de que la fe ayuda a los presos. Bajo la dirección de este evangélico convencido un gran número de internos han abrazado la fe en Jesús que el cristianismo evangélico proclama. El penal de Cereso* se encuentra en Ciudad Juárez (1.3 millones de habitantes) , en el norte de México, en la frontera con los Estados Unidos.

El día lunes 18 febrero de 2008 las autoridades en Tenango Tepexi, población del estado de Guerrero, en México, sacaron a 20 cristianos de sus casas para luego expulsarlos de esa comunidad. Se trata de los miembros de tres familias, de los cuales 14 son niños. Los promotores de esta expulsión son "católicos tradicionalistas", practicantes de una mezcla de la religión católica e indígena.
Las tres familias expulsadas fueron detenidas en las oficinas municipales por un tiempo, y luego transportadas en camiones para dejarlas en las afueras del pueblo. Los líderes municipales que apoyan a los "católicos tradicionalistas", les dijeron que serían quemados vivos si intentaran volver.

Gente local de una tribu de la región de San Juan Chamula, en el estado de Chiapas, asesinó a un cristiano de nombre Lorenzo López (de 20 años), el 11 de junio de 2007.
El joven López, junto a su hermano Juan y su primo, Juan Díaz Méndez, visitaban dicha área para saldar una deuda a un hombre del lugar. Al no encontrar a la persona en su casa, decidieron regresar, cuando de repente fueron rodeados por unas treinta personas locales, que exigieron explicaciones de porqué se encontraban allí.

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2021 La voz de los Mártires

Buscar