Corea del Norte: Una guardia comunista habla de Dios a una mujer presa

 

Mientras Kyung-Ja por los repetidos golpes de un garrote, luchaba por mantener la consciencia, escuchó a su carcelera gritar palabras que nunca había oído en sus 56 años de vida: «Biblia», «Dios», «Jesús».

Kyung-Ja entendía que la guardia la había interrogado sobre su último viaje a China y sobre la deserción de su hija a Corea del Sur, pero no podía entender por qué seguía haciendo preguntas extrañas sobre algo llamado «cristianismo».

«La primera vez que conocí el cristianismo fue gracias a mi torturadora», dijo Kyung-Ja.

Las confusas y persistentes preguntas de la carcelera despertaron la curiosidad de Kyung-Ja. En el momento de su detención, no tenía ningún sistema de creencias ni concepto de Dios; pero ahora tenía que saber qué era lo que hacía que algo llamado cristianismo fuera tan peligroso.

Kyung-Ja anteriormente ya había sido detenida dos veces por cruzar ilegalmente a China. Esta vez, sin embargo, fue peor. A diferencia de cumplir solo unos meses de «reeducación» en un campo de trabajo, tuvo que soportar ahora repetidas torturas, muy probablemente a causa de la deserción de su hija.

Tras golpear brutalmente a Kyung-Ja durante dos meses, la guardia se dio cuenta de que la mujer no tenía ningún vínculo con los cristianos de Corea del Norte. Luego envió a Kyung-Ja, que ahora pesaba unos frágiles 63 kilos, a un campo de trabajo, pero se llevó consigo sus preguntas sobre el cristianismo.

—Oye, ¿qué es Dios? —le preguntó a una compañera de prisión que conoció—. ¿Qué es la Biblia?

—Eso existe —contestó tranquilamente la prisionera—. Hay un libro, pero no preguntes. ¡Shhh!

El miedo de la prisionera confirmó la sospecha de Kyung-Ja de que el cristianismo era una religión prohibida que solo seguían los criminales.

 

Lo que fue pensado para mal

Kyung-Ja pasó los siguientes seis meses en el campo de trabajo (llamado kyohwaso) soportando trabajos agotadores y condiciones inhumanas. Veía a otras reclusas morir todos los días a causa de las terribles condiciones o por las lesiones sufridas en las despiadadas palizas.

Kyung-Ja anhelaba la libertad. Su marido había muerto durante una de sus anteriores detenciones, y no quería perderse la posibilidad de vivir cerca de su hija, que había desertado a Corea del Sur.

También quería salir para aprender más sobre el cristianismo.

Tras seis meses de trabajos forzados, Kyung-Ja fue liberada. Cree que las autoridades la liberaron porque les dijo la verdad sobre su viaje a China: se fue porque tenía que encontrar la forma de alimentar a su familia. En aquella época, muchas personas cruzaban la frontera con China para alimentar a sus familias, y a su regreso a Corea del Norte solían ser «reeducadas» con unos meses de trabajos forzados.

En Corea del sur, la hija de Kyung-Ja acabó reuniendo suficiente dinero para ayudar a su madre a desertar; consiguiendo además que un pastor la ayudara. Fue así que, durante una llamada telefónica con su hija, Kyung-Ja recibió por fin algunas respuestas a sus preguntas sobre el cristianismo: se enteró de que la iglesia es real y que también lo es el Dios a quien ahora conoce. Kyung-Ja pronto puso su fe en Jesús y encontró la verdadera libertad en el Dios del que había oído hablar por primera vez mientras era golpeada por aquella guardia de la prisión.

Ahora que vive en Corea del Sur, Kyung-Ja nunca se pierde una reunión en la iglesia, y comparte con entusiasmo su testimonio con los demás. Aunque todavía se enfrenta a los efectos de su traumático encarcelamiento como la ansiedad, la depresión, las pesadillas y los latidos irregulares del corazón, sigue encontrando paz en Cristo.

Actualmente participa en un programa patrocinado por La Voz de los Mártires que sirve para discipular a los cristianos norcoreanos y los prepara para que transmitan el evangelio a los desertores de este país. 

Al reflexionar sobre cómo su torturadora sembró en su corazón las semillas del evangelio, Kyung-Ja está agradecida con Dios. Su amor por Cristo se hace más fuerte cada día, y ahora está dispuesta a «seguirle hasta la muerte».

«En retrospectiva —dijo—, todo es por la gracia de Dios».

 

Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos, para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron. Aunque un ejército acampe contra mí, no temerá mi corazón; Aunque contra mí se levante guerra, yo estaré confiado. (Salmos 27:2-3).

 

 

Fuente: VM – USA; Editado por VM-Ar:  08.07.2022

 

Para comentarios y sugerencias, puede escribirnos: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Medios de contacto

Email: info@lavozdelosmartires.com.ar

Teléfono: +54 11 5235 7165/4766 8676

Facebook: La Voz de los Mártires Argentina

Instagram: @lavozdelosmartires_argentina

Twitter: @VozMartires_Arg

Contáctanos

Nombre y Apellido
Teléfono
Email
Asunto
Comentarios

 

Si solicita la suscripción a noticias por Whatsapp, no olvide completar el campo de Celular, incluyendo sú código de país y código de área.

Buscar