Se ordenó la Destrucción de Literatura Cristiana

En este país asiático, que hasta 1991 formó parte de la antigua Unión Soviética, volvieron las mismas condiciones de aquel tiempo bajo el comunismo. Un tribunal ha ordenado la destrucción de 121 libros y tratados cristianos - incluyendo Biblias - incautadas a Vyacheslav Cherkasov, un evangelista que predicaba en la calle.

Cherkasov, un cristiano de la ciudad de Shchuchinsk, fue detenido por la policía el 20 de octubre de 2012 por ofrecer en la calle literatura cristiana a los transeúntes. Los oficiales le confiscaron a Cherkasov una maleta que contenía Biblias, material para niños y otros libros y folletos cristianos.



El 5 de marzo de 2013, Cherkasov tuvo que comparecer ante un tribunal donde admitió el “delito”, indicando además que él tenía el derecho de distribuir literatura cristiana bajo el amparo de la constitución de Kazajstán. Pese a esto, fue encontrado culpable de violar las nuevas normas con respecto a la publicación, importación y distribución de literatura religiosa que entraron en vigor en 2011 como parte de una nueva y dura Ley de Religión.

El tribunal ordenó que la literatura cristiana y las Biblias incautadas a Cherkasov fueran destruidas; esta decisión fue descrita como “sacrílega e ilegal” por los cristianos. Vyacheslav fue además multado a pagar 86.550 kazakos (574 dólares americanos) – el equivalente al salario promedio de un mes en Kazajstán.

Otras nuevas regulaciones de censura se introdujeron en marzo de 2012. Desde entonces, los agentes de la policía han llevado a cabo decomisos frecuentes de literatura religiosa. Los cristianos de Kazajstán señalan que esto sucede cuando ellos se reúnen para adorar a Dios o cuando están compartiendo su fe en público con la gente.

La censura religiosa en Kazajstán es cada vez más drástica desde la introducción de esta nueva Ley de Religión, la cual estipula que la literatura religiosa puede ser distribuida únicamente en los lugares de culto registrados y aprobados o en instituciones de educación religiosa y locales especiales y fijos aprobados por las autoridades ejecutivas locales. Además, toda la literatura religiosa está sujeta a los “análisis de expertos” de la Agencia de Asuntos Religiosos de este país.

La policía regional organizó un seminario sobre las formas de luchar contra el “extremismo religioso”. Allí se dijo que los bautistas estaban asociados con el terrorismo. Al ser entrevistados sobre el porqué de esta vinculación, la policía dijo que los bautistas no eran extremistas, sino que "atentan a menudo contra la ley" en la medida en que continúen con sus actividades religiosas sin el registro oficial obligatorio. Algunas iglesias han solicitado el registro, pero el gobierno no lo ha otorgado.

Se informó que en octubre de 2012, en consecuencia de una masiva represión a la libertad religiosa, un tercio de todos los grupos religiosos en Kazajstán fue cerrado. También a principios del mismo año ya unos 579 grupos religiosos fueron prohibidos. En esta oportunidad se prohibieron sólo los grupos que tenían menos de 50 miembros registrados, de acuerdo con AsiaNews.it (un sitio católico). Esto obligó a muchas congregaciones protestantes no registradas a llevar a cabo todas sus actividades de manera clandestina o, como solemos decir, "subterráneamente", reuniéndose en casas particulares. Pero incluso allí no han estado a salvo ya que con frecuencia estos hogares kazajos son sorprendidos por redadas policiales.

Oremos a nuestro Dios y Padre Celestial para que esta orden de destruir literatura cristiana sea derogada y que las leyes restrictivas sean anuladas, para que nuestros hermanos cristianos de Kazajstán puedan reunirse libremente y poder recibir, tener y distribuir literatura cristiana. 

Oremos que se haga la voluntad de Dios y que - conforme a Romanos 8:28 - todo ayude para el bien de nuestros hermanos en la fe, y que su testimonio y experiencia lleven mucho fruto para la Iglesia de Cristo.

Fuente: Barnabas Fund Prayer Focus Abril 2013; Redacción: VM-Ar

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2021 La voz de los Mártires

Buscar