Muchachas cristianas expuestas a Actos atroces de Violencia

En el país de Pakistán, cada año, más de 700 niñas de padres cristianos, de edades entre 12 y 25 años, son secuestradas, obligadas a casarse con sus secuestradores y presionadas a convertirse al islam. En muchos casos, son intimidadas a declarar que se convirtieron por su propia voluntad, lo que permite a sus secuestradores escapar del castigo. Al denunciar casos de matrimonio forzado y conversión forzosa, la policía ha demostrado una evidente indiferencia por el sistema de justicia criminal.

Y si alguno de estos casos llega a los tribunales, las niñas víctimas permanecen bajo la custodia de sus secuestradores durante el procedimiento, no teniendo de esta forma posibilidad alguna de expresarse con libertad.

La pequeña minoría cristiana de Pakistán (menos del 3 % de la población) es uno de los grupos más pobres y vulnerables de este país, que sufre de altos niveles de intolerancia y persecución. Las altas tasas de pobreza también han afectado negativamente a las niñas cristianas, obligándolas a trabajar en el servicio doméstico, donde sufren el abuso, el acoso, la conversión forzada al Islam y, por desgracia, incluso el asesinato.

A finales de abril de 2014, el padre de una niña presentó una denuncia en la policía, después de que su hija de sólo 11 años de edad, María Sarfraz, fuera secuestrada y violada por varios hombres en el transcurso de tres días antes de recuperar su libertad. Como en otros casos, los asaltantes están amenazando a la familia a fin de resolver el asunto fuera de los tribunales. A la familia se le ha advertido que, a menos que obedezcan a las demandas de los secuestradores, todos los hogares de los cristianos del barrio de la ciudad Sheikupora, donde vive la familia Sarfraz, serán quemados.

La situación de los cristianos en Pakistán es sumamente preocupante. Desde hace muchos años se observan violentos atentados contra iglesias e incidentes de violencia contra cristianos individuales por motivos religiosos que, lamentablemente, se vienen repitiendo; así como la cruel indiferencia de parte de las autoridades frente al derecho de cada persona a practicar su religión en paz y seguridad. La apatía de la policía y el sistema judicial frente a los ataques contra los cristianos en Pakistán sólo alientan la intolerancia religiosa y la continuación de estos ataques.

Oremos por María y por las otras muchas niñas y mujeres cristianas en Pakistán, expuestas a terribles atrocidades. Oremos para que Dios consuele a los que han sido cruelmente maltratados, para que sus corazones sean sanados y para que reciban la ayuda necesaria para superar el dolor, el miedo y la vergüenza.

Oremos, además, para que quienes han sido secuestrados y obligados a convertirse al islam sigan adorando, en lo más profundo de sus corazones, al Dios verdadero; y que puedan confiar en Él, quien con seguridad puede proporcionar una manera para un seguro regreso a sus hogares y familias.

Por favor, también intercedamos a favor de los que están cometiendo estos terribles actos, para que Dios obre poderosamente en sus corazones y que sean llevados al arrepentimiento, y de esta manera puedan experimentar el perdón a través de la sangre derramada de Jesucristo en la cruz.

Fuente: VM-Canadá-29.5.2014; Redacción: VM-Ar 

Comentario de un hermano de España:

Tristes momentos.... No olvidemos que el Eterno permite esos actos por causa del pecado. No entiendo que una virgen cristiana sea brutalmente secuestrada y violada repetidas veces. No entiendo que su ángel no haya bajado a protegerla, como a Daniel ante el león. Arrepintámonos cada uno, mientas vivimos en este mundo, pues, por nuestras transgresiones y roguemos al Señor para que cesen esas vejaciones, pues solo la oración del justo tiene poder. ¿Acaso Jesucristo no intercedió por ella ante el Padre en el Cielo? ¿Acaso el Eterno no atendió a ese ruego en caso de haberse efectuado? Solo el Eterno sabe el motivo de permitir estos actos nefastos, confiemos en su sabiduría infinita, cumplamos cada uno con la parte que nos toca y clamemos... 2.6.2014

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2021 La voz de los Mártires

Buscar