Haití –Misioneros Bautistas: “Nuestras intenciones eran buenas”

El 11 de Febrero de 2010, luego de diez días de arresto, por fin fueron liberados 8 de los 10 misioneros bautistas estadounidenses acusados por la justicia haitiana del secuestro de 33 niños y del intento de sacarlos del país hacia Republica Dominicana, en forma ilegal.

Laura Sillsby, miembro del grupo de Idaho, ya había dicho a Reuters desde una celda en la sede de la Policía Judicial de Haití, que el grupo había tenido el permiso del gobierno de la República Dominicana para llevar a los niños a un orfanato que esta misión administra en dicho país.

Fue grande la conmoción cuando se informaba de estos misioneros presos, que “sus intenciones habían sido buenas”. Pero este esfuerzo, sin embargo, no logró el objetivo que ellos esperaban, es decir, darles asistencia, albergue y una mejor vida a los 33 niños que intentaban trasladar, luego del terremoto, en un autobús desde Haití a un orfanatorio en la República Dominicana. Las investigaciones dieron como resultado que algunos de los niños no eran huérfanos como se pensaba; aunque algunos de ellos habían sido entregados por sus propios padres - práctica muy común en países extremadamente pobres - en manos de los bien intencionados misioneros, quienes admitieron que no tenían ni los documentos ni los permisos para sacar a los niños del país.

Tanto las autoridades de Haití como las de EEUU, y aun el pastor de estos misioneros, alzaron sus voces con diferentes argumentos; los cuales, según desde el lugar que se mire todos tienen razón. Pero existe una única verdad y es la verdad de Dios, en la que, como cristianos, debemos movernos. 

Fuente: BBC febrero de 2010

Por un lado, debemos considerar lo que los apóstoles Pedro y Juan dijeron a las autoridades cuando se les prohibió predicar en el nombre de Jesucristo: es menester obedecer a Dios antes que a los hombres (Hech. 4:19). Ahora, ante este criterio, ¿qué debemos hacer entonces? ¿Cómo debemos proceder por ejemplo cuando se prohíbe la distribución de la Biblia o literatura cristiana en cierto país y los cristianos de allí nos las piden? ¿Llevamos estos elementos de contrabando aunque esto sea contra las leyes? Debemos ser muy cuidadosos y no apresurarnos en condenar a estos hermanos, quienes querían ayudar a niños desamparados por causa del terremoto de Haití.

Y por el otro lado, debemos ser sumamente sabios, ya que constantemente nos encontramos ante decisiones que debemos tomar respecto a Dios, respecto a nosotros, respecto a quienes nos rodean, respecto a lo que hacemos, etc. Pero debemos tener primeramente en cuenta a Dios, entregándole todo aquello que queremos hacer, en su voluntad, para conocerle y tener éxito en nuestros emprendimientos. Muchas veces tenemos “buenas intenciones”, pero no nos ajustamos a las reglas; y esto no es correcto, ya que - aunque terrenales - están allí para cumplirlas. No juzguemos a nuestros hermanos, que tan valientemente soportaron el arresto y el enjuiciamiento. Sólo oremos; e invitamos a nuestros lectores que también lo hagan, para encontrar únicamente en Dios la guía que necesitamos para cada emprendimiento en nuestras vidas. Sólo bajo su preciosa voluntad tendremos éxito en todo cuanto hagamos.

Meditemos:
Éxodo 33.15: “…Si tu presencia no ha de ir conmigo, no nos saques de aquí…”
Éxodo 14.14: “… Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos…”
Juan 16.13: “…Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda verdad…”

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2021 La voz de los Mártires

Buscar