Noticias

En septiembre de 2004 el edificio de una iglesia en el occidente de Nepal fue totalmente destruido, y su contenido robado o quemado. Los creyentes se habían reunido en este edificio por casi 40 años sin mayores incidentes. Antes de este acto vandálico habían sido amenazados de no reunirse más. Este ataque ocurrió en una etapa durante la cual la iglesia había experimentado un fuerte crecimiento. Muchos de los que estaban buscando respuestas a sus necesidades espirituales, las encontraron allí. 
Dos meses más tarde recibimos la noticia de que los hermanos continúan con sus reuniones. Lo hacen ahora en hogares, y aún así más personas se han entregado a Cristo - ¡podemos agradecer a nuestro Señor!

 (VM-Canada)

Nepal es el único reino hindú oficial del mundo y también centro del Budismo Tibetano. En este país los cristianos se saludan unos a otros con las palabras “Yai Mashi!” (“¡Nuestro Mesías es victorioso!”). A pesar de los numerosos problemas sociales, los pastores locales no se quejan de las dificultades, sino que su enfoque está dirigido hacia lo que Dios está haciendo en la iglesia. 
-“La iglesia en Nepal no está sobreviviendo – ¡está floreciendo!”, dice un pastor en Katmandú.

En la capital, los cristianos se reúnen los sábados (el día libre en este país) por la mañana. En los pueblos retirados no es tan fácil reunirse para los cristianos, debido a que reciben amenazas de muerte por parte de los rebeldes, además de las dificultades ya mencionadas.

Cuando alguien en Nepal quiere seguir a Jesús, corre el riesgo de ser rechazado por su propia familia y perder su trabajo. Una manera común de vencer las dificultades es compartiendo las buenas noticias con sus vecinos hindúes y budistas y orar por los que están enfermos. Milagros suceden a menudo; y cuando ocurren, gran parte del pueblo se decide por seguir a Cristo. ¡Damos gracias a Dios por lo que Él está haciendo en este país!  

Fuentes: Assist News, WEA/CLR (abril 2006) 

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2021 La voz de los Mártires

Buscar