Devocionales

Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados (Romanos 8:17).

A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo (Efesios 3:8).

La palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros (Colosenses 3:16).

Un hombre pobre recibe una herencia inesperada. Un tío suyo sin hijos murió repentinamente, y resulta que este hombre es el único heredero. Y aquí, sorpresivamente, posee un castillo, rodeado por un área grande. ¡Es ahora un hombre rico!

Frente a tantas guerras, persecuciones, calamidades, injusticias, crueldades, crímenes, drogas, etc.: ¿Quién no se ha hecho esta pregunta? Busquemos la respuesta en la Biblia:

El dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios (2 Corintios 4:4).

El Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo vuestros pies (Romanos 16:20).

Cuando todo va mal, rápidamente encontramos al responsable: ¡Dios! Pero, ¿quién es el que en la actualidad controla el mundo?

Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo (Romanos 5:1).

Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios (Mateo 5:9).

Jesús dijo: "La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo" (Juan 14:27).

"Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra". Tal fue el canto de los ángeles en el nacimiento de Jesús hace casi dos mil años. Pero el príncipe de la paz fue rechazado y más tarde cruelmente asesinado (crucificado). ¿Y la paz? La humanidad sigue esperándola. Bien cerca nuestro la animosidad entre las personas es un diario vivir: peleas entre vecinos, entre cónyuges, herederos, y mucho más.

Testimonio de la conversión de un musulmán

“Mas a todos los que le recibieron [a Jesucristo], a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (Jn: 1.12).

 Nací en Marruecos. Cuando nuestra familia vino a vivir a Francia, continué practicando mi religión [el islam]; pero Dios me parecía tan lejano... Anhelaba tener una relación mucho más fuerte con él. Yo le estaba buscando, pero siempre me encontraba vacío. En ese momento, mi hermana Fátimase convirtió a Cristo. Para nosotros fue una gran deshonra; rompimos su Biblia; sin embargo con esto no pudimos dañar la fe interior que ella poseía.

Alistado por el Khmer Rouge a la edad de 17 años, Bao quedó completamente traumatizado por la guerra. Vio cómo sus mejores amigos fueron asesinados. Un día, su unidad capturó a un soldado enemigo al que se le preguntó cuál era su último deseo. El prisionero no pidió un cigarrillo, como era costumbre en tal situación, sino que se le leyera un pasaje del libro que tenía en su bolsillo. Bao fue el encargado de hacerlo; comenzó a leer en voz alta: "Jesús dijo..." Pero no pudo seguir adelante, ya que fue interrumpido por un ruido muy fuerte. Un helicóptero de combate los atacaba. En medio de la confusión que siguió, el prisioneropudo escaparse.

Medios de contacto

Email: info@lavozdelosmartires.com.ar

Teléfono: +54 11 5235 7165/4766 8676

Facebook: La Voz de los Mártires Argentina

Instagram: @lavozdelosmartires_argentina

Twitter: @VozMartires_Arg

Contáctanos

Nombre y Apellido
Teléfono
Email
Asunto
Comentarios

 

Si solicita la suscripción a noticias por Whatsapp, no olvide completar el campo de Celular, incluyendo sú código de país y código de área.

Buscar