Cuidado con la Ciencia Ficción

La ciencia ficción lleva al lector a un mundo extraño sin Dios. Podría existir “un dios”, una “fuerza”, pero definitivamente no se trata del Dios de la Biblia, y los personajes prominentes en este campo son ateos.

Consideremos primero a Carl Sagan, quien fue uno de los sumos sacerdotes de la evolución atea.

De su novela best-seller de ciencia-ficción “Contacto” se hizo una película. En esta novela el personaje principal está debatiendo con dos predicadores, y dice: “No hay ninguna evidencia convincente de que Dios exista”. En 1997, Sagan dijo: “Yo comparto la opinión de uno de mis héroes: Albert Einstein, quien una vez dijo: ”No puedo concebir un Dios que premia y castiga a sus criaturas... Tampoco puedo - ni quisiera - concebir a un individuo que sobrevive a su muerte física. Dejemos a las almas débiles, ya sea por miedo o por un absurdo egotismo (ver explicación abajo), acariciar esos pensamientos“ (Parade, 10 de marzo de 1997). Curiosamente esta cita se contradice con la opinión generalmente difundida de que Einstein creía en Dios.

Consideremos a otro personaje destacado en la ciencia ficción, Isaac Asimov. En una entrevista realizada en 1982 dijo: “Emocionalmente, soy un ateo. No tengo las pruebas para demostrar que Dios no existe; pero de manera tan firme sospecho que no existe, que no quiero perder mi tiempo“ (Paul Kurtz, ”Entrevista con Isaac Asimov en la Ciencia y la Biblia“, Free Inquiry, Primavera 1982, p. 9).

Consideremos a Robert Heinlein, llamado “el decano de los escritores de ciencia ficción”, quien rechazó la Biblia y promovió el “sexo libre”. Su libro “Stranger in a Strange Land” (Extraño en un país extraño) es considerado “la biblia no-oficial del movimiento hippie”. 

Consideremos a Arthur Clarke, autor de muchas obras de ciencia ficción, incluyendo: “2001: A Space Odyssey” (2001: Una Odisea del Espacio). Clarke promovió un panteísmo evolutivo. A un periódico de Sri Lanka dijo: “no creo en Dios o en una vida después de la muerte” (“La vida más allá de 2001: Entrevista exclusiva con Arthur C. Clarke,” The Island (la isla), 20 de diciembre de 2000). En las instrucciones que dejó para su funeral dijo en marzo 2008, “Absolutamente nada de ritos religiosos, en relación con alguna fe, deberá ser asociado con mi funeral”.

Consideremos a Kurt Vonnegut, quien escribió, por ejemplo, la novela de ciencia ficción Slaughterhouse-Five (Carnicería Cinco). Vonnegut era ateo; y como presidente honorario de la Asociación Humanista de los Estados Unidos, aceptaba el código de esta entidad, era fiel a él. En este código se incluye una regla que dice: “no se aceptan puntos de vista sobrenaturales de la realidad”.

Consideremos por último a Gene Roddenberry, creador de Star Trek. Era agnóstico y humanista con la visión de un mundo en el que “todos son ateos” (Brannon Braga, “Every Religion Has a Mythology” (Toda religión tiene una mitología), Conferencia Internacional Atea, 24 de junio de 2006).

Concluimos: La ciencia ficción está íntimamente asociada con las teorías de la evolución de Darwin. Sagan y Asimov, por ejemplo, fueron destacados científicos evolucionistas. La ciencia ficción surgió a finales del siglo 19 y principios del siglo 20 como un producto de la visión del mundo de la evolución que niega al Creador Todopoderoso. De hecho, la evolución es la preeminente ciencia-ficción. ¡Cuidado!

Fuente: 6 de enero 2010 (David Cloud, Fundamental Baptist Information Service, PO Box 610368, Port Huron, MI 48061, 866-295-4143, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.;

El término egotismo, de origen inglés (Egotism), puede ser identificado con el concepto de excesiva importancia concedida a sí mismo y a las propias experiencias vitales. Se trata, en suma, de la tendencia a hablar o escribir de modo excesivo sobre sí. 

Fuente: Wikipedia

Algunos versículos para pensar:

Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, 
ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado; 
Antes en la ley del SEÑOR está su delicia, y en su ley medita de día y de noche. 
Y será como el árbol plantado junto a arroyos de aguas, que da su fruto en su tiempo, 
y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará. 
No así los malos: son como el tamo que arrebata el viento. 
Por tanto no se levantarán los malos en el juicio, ni los pecadores 
en la congregación de los justos. 
Porque el SEÑOR conoce el camino de los justos; mas el 
camino de los malos perecerá. 
(Sal. 1)

Nadie se engañe á sí mismo: si alguno entre vosotros parece ser sabio en este siglo, hágase simple, para ser sabio (1Cor 3:18) .

Dijo el necio en su corazón: No hay Dios. Corrompiéndose, hicieron obras abominables; No hay quien haga bien (Sal. 14:1).

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2022 La voz de los Mártires

Buscar