La toma del poder por los comunistas en Albania

Viendo lo que está pasando actualmente en muchos países, como p. ej., Chile, Argentina o Venezuela, se puede observar la misma táctica que los comunistas - un porcentaje ínfimo de la población - emplearon ya hace 75 años atrás. Prometen libertad y derecho, pero cuando están en el poder el país no se transforma en el paraíso prometido sino en un infierno, una cárcel para toda la nación. He aquí el ejemplo de Albania:

La toma del poder por los comunistas en Albania aconteció en noviembre de 1944, es decir, tras la retirada de las tropas alemanas de la capital, Tirana. Las elecciones para los miembros de la asamblea constituyente (por supuesto, de acuerdo con el método de la lista de unidades preparada por el partido comunista) se celebraron en diciembre. Según informes de las autoridades gubernamentales, el 95 por ciento de los votos fue para el frente comunista; para despistar a los desprevenidos lo llaman  frente “democrático” y lo subrayan con el adjetivo “antifascista”.

Se había celebrado un congreso en Permet* el 22 de mayo de 1944, en el que prevalecieron las aspiraciones comunistas y en el que se otorgó poder legislativo y ejecutivo a un comité de liberación nacional-antifascista. Este congreso declaró disuelto el consejo de gobierno existente, que se había formado el 18 de septiembre de 1943, y eligió al comunista Enver Hodscha como jefe del comité (Hodscha fue dictador hasta su muerte en 1985). El 22 de octubre de 1944, el comité se reunió como gobierno provisional en Berat, desde donde emitió una proclama que aseguraba el respeto de los derechos humanos fundamentales, es decir, la libertad de religión, de prensa, de asociación, etc. Pero apenas el comité estableció su sede en Tirana después de la retirada alemana en noviembre de 1944, quedó claro que los comunistas estaban ansiosos por excluir cualquier elemento que pudiera oponerse de alguna manera a su toma final del poder. El 11 de enero de 1945, el comité constituyente proclamó la "República Popular de Albania", cuya base constitucional, en sentido y expresión “puramente progresista y democrática”, también garantizaba la libertad de expresión y de prensa, la libertad de reunión, la libertad de religión, además de la inviolabilidad de la residencia. La constitución decretó la separación del estado, las escuelas y la "política" de la iglesia.

Estas “garantías” no duraron mucho, Albania luego se transformó en una de las dictaduras comunistas más severas. ¡Esto pronto puede pasar en varios países de habla hispana! 

“Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.” (2 Crónicas 7:14) .

Jesús dijo: “¿Y Dios no hará justicia á sus escogidos, que claman á él día y noche, aunque sea longánime acerca de ellos? Os digo que los defenderá presto. Empero cuando el Hijo del hombre viniere, ¿hallará fe en la tierra?” (Lucas 18:7-8). Hermanos: ¡Oremos día y noche y no desmayemos!

El Congreso comunista de Permet, un lugar en Albania, también había garantizado (mintiendo descaradamente), entre otras libertades democráticas, la libertad de religión, de conciencia e igualdad de todas las religiones. Sabemos que Albania fue uno de los países comunistas donde los cristianos fueron brutalmente perseguidos. Esta misma táctica se emplea hoy mismo, año 2020, ¡tengamos lo ojos abiertos!

¡Oremos día y noche y no desmayemos!

Fuente: Libro Rojo de la Iglesia Perseguida por Alberto Galter; Redaccón: VM-Ar¬

Puedes estudiar el Libro La otra cara de Karl Marx (¿Fue Karl Marx un Satanista?): 

http://lavozdelosmartires.com.ar/site/index.php/articulos/ocultismo/637-la-otra-cara-de-karl-marx

Y leer este artículo: El comunismo es satánico por naturaleza:

https://es.theepochtimes.com/el-comunismo-es-satanico-por-naturaleza_316868.html

 

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2021 La voz de los Mártires

Buscar