Mary Quant - La mujercita que fue más inteligente que el pueblo de Dios

El movimiento a favor de los derechos de los homosexuales, el cual vulnera los derechos de los demás y fomenta la persecución hacia los cristianos profesantes, fue precedido por el movimiento feminista e impulsado por la moda unisex. Antes de que los hombres usaran vestidos, las mujeres usaban pantalones. Las pioneras de este fenómeno sabían que estaban creando una revolución que eventualmente destruiría la moral bíblica en la cultura occidental.

Pensemos en Mary Quant, la revolucionaria diseñadora de moda británica de la época de los Beatles. En 2019, el Museo Victoria & Albert de Londres tuvo una importante exposición sobre Quant, la inventora de la minifalda y los hot pants [pantalones calientes]. Mary entendió que la moda es un lenguaje. La exposición era de ropa, pero el enfoque era la revolución; la liberación de las costumbres sexuales bíblicas y la ruptura de las barreras entre los sexos (unisex, androginia). Esto no se ocultó de ningún modo.

Quant puso a las mujeres con atuendos masculinos: pantalones, corbatas, trajes y pelo corto. Una muestra, titulada «Boys Will Be Girls» [Los chicos serán chicas], afirmaba que Quant «subvertía la ropa masculina».

«Los pantalones se consideran inapropiados para las mujeres [pero] Quant los lleva donde quiere». Mary Quant sabía que los pantalones en las mujeres no son una cuestión meramente de comodidad y libertad de movimiento.

A continuación, otras citas de la señalización de la exposición:

«utilizar la moda para cuestionar las jerarquías y las normas de género»

«un enfoque rebelde a las normas de género establecidas»

«burlarse de la religión»

«un estilo independiente»

«autoexpresión», «libertad»

«La minifalda se convirtió en un símbolo internacional de la liberación de la mujer».

«[Los] estilos provocativos de Quant reflejaban las actitudes cada vez más relajadas de la sociedad hacia la sexualidad en todas sus formas, reforzadas legalmente por la despenalización de la homosexualidad en 1967».

Obsérvese que esta exposición de moda conecta directamente la moda unisex con los derechos de los homosexuales. La década de 1960 supuso un gran cambio. Fue el amanecer de la era de la televisión en color, de la impresión en color, del marketing masivo internacional, de los imperios mundiales del merchandising y de la cultura juvenil internacional impulsada por la música.

¿Por qué una exposición de Quant, en un gran museo de arte, atrae a miles de ansiosos visitantes? Ella ayudó a crear la cultura moderna de la Me generation, la generación «amante de sí misma» (profetizada en 2 Timoteo 3:2). La música, la moda, el entretenimiento, el comercio, todo transmite la antigua mentira satánica: «¡Es tu vida; vive como quieras!»

Mary Quant era más inteligente que muchos cristianos profesantes que piensan que los pantalones en las mujeres no son un problema. Era un tema importante en los años 60, y sigue siéndolo hoy. «Y creó Dios al hombre a su imagen y semejanza; varón y hembra los creó» (Génesis 1:27). La masculinización de la mujer es tan mala como la feminización del hombre. ¡Ay de los pastores que callan ante esta revolución!

Fuente: Way of Life News, 4.2.2020

Nota del editor: La vestimenta y el uso de los pantalones es un tema candente incluso entre cristianos «profesantes». En este artículo David Cloud enfatiza el uso de los pantalones, pues su visión es que las mujeres no deberían llevar pantalones. Esta visión doctrinal me parece muy respetable, no obstante, quizá  (y digo «quizá») ganaríamos más difundiendo la modestia (1 Timoteo 2:9-10) que atacando la moda en sí. Aún así, este es un artículo que nos debería hacer reflexionar acerca de nuestra posición en el mundo y la influencia que éste ejerce sobre nosotros.

Otros links sobre el Feminismo: https://lavozdelosmartires.com.ar/site/index.php/component/tags/tag/24-feminismo

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2022 La voz de los Mártires

Buscar