Luchando por la igualdad religiosa en Argentina

Queridos amigos de La Voz de los Mártires:

Queremos que conozcan lo que el pastor Guillermo Prein escribió sobre lo que está pasando en Argentina, respecto a un proyecto de ley sobre la libertad religiosa. La presente exposición es realmente alarmante. También para nuestros amigos que no son de Argentina, este material reviste importancia porque les permite anticipar lo que puede ocurrir en su propio país.

Creemos que es importante saber que pasa con las leyes que nos afectan y más aún sobre posibles decisiones que nos involucren. Anticiparse es una buena estrategia, conocer esto a tiempo es sumamente útil.

Después de la ley del matrimonio gay aprobada recientemente en Argentina, sabemos que vendrán más ataques y amenazas legislativas; y eso es parte del plan del enemigo (Satanás) para perseguir y acorralar a los cristianos bíblicos.

En el caso del matrimonio gay fue esta misma diputada, Cynthia Hotton (cristiana evangélica), una firme defensora del matrimonio como Dios lo requiere. Lamentablemente en su debate se desplegó sobre la base de su fe evangélica, en vez de hacer un hincapié más fuerte en que se trata realmente de un asunto de moral, claro está, basada en la Biblia, pero rechazado durante siglos por prácticamente todos los pueblos. No se trata de atacar o discriminar a una minoría, sino de un comportamiento amoral y que va en contra de la misma naturaleza. 

Algo parecido sucede quizás con las leyes de culto.  Gustavo Román escribió: “No caben las espiritualizaciones: Moisés no solicita “libertad de culto” para los hebreos. No se trata de que Faraón les conceda abrir unas cuantas sinagogas en Goshen y les permita un par de días festivos en medio de su servidumbre. La Palabra de Yahvé es imperativa: “deja ir a mi pueblo”. En este sentido, si de verdad creemos lo que dice la Biblia, ¡debemos apuntar a algo mucho mayor que una “libertad de culto”!

El equipo de La Voz de los Mártires

LUCHANDO POR LA IGUALDAD RELIGIOSA 
(CONTRA LA LIBERTAD DE CULTO parte 2)
 

En mi pasada nota “Contra la libertad de Culto” expresé la tremenda peligrosidad del proyecto de Ley de Libertad Religiosa presentado por la Diputada Cynthia Hotton en la Cámara de Diputados de la Nación y aprobado en la comisión de Relaciones Exteriores y Culto, el día 11 de agosto pasado.
Junto a ella, presenté un análisis pormenorizado, desde las ópticas institucional y jurídica (http://es.calameo.com/read/000074543d796285ea16c este es el análisis del proyecto de ley y el pastor Prein analiza y aclara los puntos cuestionados – nota de los redactores) que no fue contestada en el comunicado de prensa que la Diputada hizo público sobre el fin de la semana pasada.
 
El grave error conceptual parte de concebir una Ley de Libertad de Cultos, derecho que está amparado por el artículo 14 de la Constitución Nacional, y por los Tratados Internacionales a los que Argentina suscribe.
No necesitamos libertad, porque en un estado democrático y respetuoso de las garantías constitucionales ya la tenemos; lo que se requiere, y por lo que la Iglesia Evangélica lucha desde hace casi 200 años, por la IGUALDAD RELIGIOSA.
 
Si los beneficios que nos aporta este Proyecto de Ley de libertad religiosa presentado por la Diputada Cynthia Hotton son:


1.     Dejar de ser considerados clubes u ONGs adaptándonos a las figuras previstas por el Código Civil, y para ello debemos aceptar la creación de una comisión interreligiosa de 12 miembros, nombrados por el Secretario de Culto de turno, con el poder de dar, denegar o quitar las nuevas personerías de culto, estamos bajo los mismos peligros de hoy con la Ley 21.745, la famosa Ley Videla (cuyo link encontrará al finalizar esta nota). La Secretaría de Cultos podrá, como hoy, cerrar a su arbitrio cualquier Iglesia o religión que no le sea proclive. Para ello, prevé que la Secretaria de Culto “de oficio” puede investigar a cualquier Iglesia y/o religión sin intervención de la justicia, ni de denuncia alguna. También, a pedido de partes (puede ser alguien que se infiltre en nuestras filas) intervinientes en las Iglesias o religiones, dando ingerencia a las Federaciones (si la Iglesia estuviere federada) provocando así un gobierno episcopal forzoso, opuesto a nuestra idiosincrasia.


2.     Que las Escuelas Confesionales puedan adaptar sus enseñanzas a sus parámetros de fe –tema que no se advierte en la lectura del proyecto de Ley–, siendo que en la provincia de Salta, el catolicismo –con quien se consensuó este proyecto de Ley– está en vísperas de lograr la sanción de una ley de OBLIGATORIEDAD DE ENSEÑANZA CATÓLICA EN LOS COLEGIOS PÚBLICOS, haciendo que los niños evangélicos y de cualquier religión tengan que estudiar compulsivamente el catecismo católico romano. Esto parece extremadamente poco e ineficaz, una burla.


3.     Que los ministros evangélicos gocemos de los mismos derechos que los católicos es inexacto, ya que nosotros no cobramos, ni cobraremos salarios del Estado y tampoco lo pretendemos. Sin embargo, sí sería muy bueno que no se utilicen más nuestros impuestos y los de nuestra grey para pagar los salarios, pensiones y el sustento de los obispos seminaristas católicos. Los sueldos y jubilaciones de los obispos se equiparan con los de los Jueces.


4.     Si bien es bueno que los templos de todas las religiones sean inembargables, bueno sería que nuestros impuestos no sostuvieran más los templos y seminarios católicos.


5.      Los ministros religiosos ya tenemos acceso a toda dependencia militar, hospitalaria, carcelaria, etcétera, para asistir a nuestros fieles; el tema  en cuestión, que este proyecto de Ley no trata, es el de las Capellanías.


6.    Si el proyecto nos da a las Iglesias o religiones la posibilidad de utilizar los medios de comunicación, no es necesario, porque eso es una realidad desde hace décadas.
 
En la respuesta de la Diputada Hotton encuentro algunos datos alarmantes:


1.    Según nos informa, hace 3 años que trabaja en este proyecto manteniendo reuniones con todas las religiones, incluyendo a las Federaciones Evangélicas que nos nuclean a las Iglesias y a las denominaciones. No comprendo cómo en tanto tiempo no se pudo convocar a reuniones para que los pastores pudiéramos expresar nuestras opiniones. En forma personal, me enteré del proyecto por la llamada de uno de los Presidentes de una de las Federaciones Evangélicas que fue convocado a la Cámara de Diputados sin tener conocimiento del citado proyecto, en ocasión de su presentación el 29 de abril pasado.


La pastoral en general nada sabía de este proyecto, me consta porque me lo hicieron saber al leer mi anterior nota.
2.     La supuesta aprobación del mismo por las tres Federaciones no es tal, ya que FAIE al hacer uso de la palabra en dicha presentación del 29 de abril, expresó que no conocía el contenido y que debía ser estudiado. FeCEP no hizo uso de la palabra.


3.     El reciclaje del proyecto de Ley que la Secretaría de Cultos intentara impulsar en 2006 es un error grave, ya que fue rechazado por la gran mayoría de los que fuimos entonces consultados e incluso fue objetado por la entonces comisión de CALIR, al punto que quedó desestimado. Tengo en mi poder el dictamen de CALIR del año 2006.


4.    El espíritu de consensuar una Ley basados en el preconcepto que no existe la legislación ideal, es muy peligroso. Podemos consensuar dando derechos que ayuden a otros pero no que lesionen los nuestros, respetando en forma innegociable la IGUALDAD.


Siempre nos sometimos a la legislación que nos impusieron, hemos sobrevivido y crecido multiplicándonos en la adversidad y bajo la amenaza. Sin embargo, esta Ley es diferente porque es la primera que nacería en democracia y con nuestro aval y consentimiento. NO ES LO MISMO.
 
Es incomprensible que las Iglesias o religiones tengamos que aceptar un nuevo escalón de desigualdad, ya que el proyecto de Ley coloca a las Federaciones (entidades de segundo grado) por encima de las Iglesias o religiones, generando de esta manera, un gobierno episcopal de forma compulsiva. Por esta causa, las Federaciones tienen derecho a pedido de partes a intervenir en las Iglesias o religiones, es decir, que basta la denuncia de un miembro para ser intervenidas. Además, de forma suspicaz, se omite a las entidades de primer grado (Iglesias o religiones de base, que no son Federaciones) la posibilidad de celebrar convenios con el Gobierno Nacional y los Gobiernos Provinciales, asentando claramente que este es un privilegio de las Federaciones. 
En nuestro caso, sólo pueden serlo FeCEP, FACIERA y FAIE y alguna otra que luche por su reconocimiento.
 
Sabemos que el proyecto de la Diputada Hotton fue consensuado con el Cardenal Jorge Bergoglio, quien lo tuvo en estudio durante un mes haciendo sus aportes. Entendemos entonces, el motivo del artículo 7, y sobre todo el inciso B, en el que se le reconoce al Culto Apostólico Romano todos los privilegios que cuenta en la actualidad y se nos condena a no poder CONSIDERAR dichos privilegios como desigualdades o discriminación. 
Un abuso intolerable.
Se pueden consensuar reglas que favorezcan al desarrollo de otros, pero nunca valores que van contra nuestra esencia y mucho menos la IGUALDAD.
 
A vista de la tremenda movilización y concientización realizada con motivo de la Ley de matrimonio igualitario, ¿no se podría haber hecho una convocatoria nacional para debatir este proyecto tan anhelado por generaciones y generaciones de evangélicos inquebrantables que sufrieron luchando santamente –hasta la sangre en algunos casos– para lograrla? 
Esta lucha produjo la movilización más numerosa de la historia de la Iglesia Evangélica en Argentina en el año 2001, cientos de miles de evangélicos llenamos la Avenida 9 de Julio para reclamar contra la discriminación de la que somos objeto.
Durante los 3 años de elaboración ¿no se pudo hacer una consulta con los pastores nacionales?
 
Como cristianos evangélicos queremos la IGUALDAD y, para ello, hemos elaborado un proyecto de Ley de LIBERTAD DE CONCIENCIA E IGUALDAD RELIGIOSA, mucho más escueto y contundente que pone en un pie de igualdad a las religiones en nuestro país, que de ser aprobado, creará una Personería Jurídica Religiosa que será otorgada por la Inspección General de Justicia –no por el poder político de turno en el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto–, no pudiendo ser denegada por razones de credo ni de liturgia, dándole a cada religión la posibilidad de establecer su forma de gobierno regida por su creencia. 
 
Todas las religiones, incluso la Católica Apostólica Romana, se regirán por la misma Ley, quedando derogado el Artículo 33 del Código Civil que le atribuye a ésta el estatus de Persona Jurídica de Derecho, que la equipara al Gobierno Nacional, los Gobiernos Provinciales y Municipales, con los privilegios que esto conlleva.
 
En este proyecto, incluimos el lógico derecho de admisión que protege a las Iglesias o religiones de verse obligadas a realizar actos en contra de su fe o de las demandas por no hacerlo.
 
Hemos transitado un largo camino, y nosotros, como herederos de los valores de quienes nos precedieron, no podemos hacer menos por ellos y, sobre todo, por nuestros hijos y nietos.
Sin tener nada, hemos crecido y nos hemos desarrollado; no debemos aceptar el poner en manos de quién sabe quién en el futuro, que con un consejo auto-elegido que da un falso marco de legitimidad, pueda cerrar Iglesias o religiones a su arbitrio bajo cualquier excusa.
 
Quizás ahora entienda la querida diputada Hotton, que no hemos avanzado en materia legislativa porque no nos hemos sometido a los deseos avasallantes del catolicismo y, que a pesar de ello, la Iglesia Evangélica ha avanzado y crecido vigorosa en nuestra Nación.
 
Les adjunto el Proyecto de Ley de libertad de conciencia e IGUALDAD religiosa que estaremos presentando en los próximos días en el Congreso de la Nación.
 
Era mi deseo hacer el descargo a la respuesta de la Diputada Hotton a mi primer comunicado a través del mismo medio que ella utilizara, la agencia Notiprensa; sin embargo, esto no fue posible, ya que su directora, la señora Lizzie Sotola, no respetó el derecho a réplica y no nos permitió contratar su servicio.
 
Pastor Guillermo Prein
Centro Cristiano Nueva Vida
 
Pueden seguir el historial de los comunicados haciendo click en cada uno de los links:
 
Comunicado CONTRA LA LEY DE CULTO por Guillermo Prein
http://www.guillermoprein.com/ -Este link tiene exactamente la misma información que el texto; como fuente está bien, pero no aporta nada extra – nota de redacción


Respuesta de la Diputada Cynthia Hotton al comunicado de Guillermo Prein
http://www.calameo.com/books/00007454360d99f7dadc6 con respecto a este link, al clickear allí encontrarán que luego deben dirigirse a otro link, por lo que el link exacto sería: http://es.calameo.com/read/00007454360d99f7dadc6

Aquí la diputada contesta con buenos y legítimos fundamentos, pero quizás poca información. Aclara que este proyecto de ley lo hizo conjuntamente con representantes evangélicos, lo cual Guillermo Prein cuestiona. Esto es clave, porque alguno de los dos obviamente no dice la verdad...¿quién? – nota de redacción.


Ley Videla
http://es.calameo.com/read/0000745430df5e2790a4f

 
Proyecto de Ley de Libertad de Conciencia e IGUALDAD Religiosa
http://de.calameo.com/read/000074543beeabc1bd89b

 

Nota final:

La reproducción de este artículo no implica ninguna vinculación con La Voz de los Mártires, sólo queremos que sirva como información, siendo de responsabilidad exclusiva el autor del mismo. Recalcamos que no respaldamos necesariamente todos los contenidos de los links indicados. La Biblia nos enseña examinar todo y retener lo bueno.

Oremos en pro de una verdadera "libertad de culto".

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2022 La voz de los Mártires

Buscar