¿Debemos oponernos a la propagación del "halal"?

Primero debemos ocuparnos de explicar lo que el término "halal" significa: Se trata de un término árabe (halal حلال) que se refiere al conjunto de prácticas permitidas dentro de la religión islámica.

 Aunque el término en sí engloba a todo tipo de prácticas, es comúnmente asociado a los alimentos aceptables según la sharia (ver nota abajo), es decir, la ley islámica. Principalmente esto abarca todo lo relacionado con el comportamiento, el lenguaje, la vestimenta, los modales y los reglamentos alimenticios. Aquí queremos ocuparnos del tema de los alimentos. Aparte es interesante saber que el concepto de “halal” tiene su origen, tal como tantos otros aspectos dentro del Islam, en la religión judía donde se usa el término hebreo “kosher”.

Queremos aclarar que jamás nos debemos oponer a que distintos grupos religiosos se alimenten de la manera que ellos consideren apropiadas (de aspectos legales aquí no nos queremos ocupar), pero sí debemos cuidar que estas costumbres no sean impuestas a todos los demás.

Alimentos halal  ocupan un lugar creciente en los países de Europa occidental, Estados Unidos de Norteamérica, Argentina, etc. Ya están disponibles en muchos negocios y supermercados a través de numerosas empresas y cadenas alimenticias. A menudo se ofrecen sin avisar a los consumidores y sin posibilidades alternativas comunes o tradicionales.

Si bien no podemos ni queremos oponernos a la libertad de los musulmanes en Occidente a seguir sus propias prácticas religiosas (siempre que esto no implique la trasgresión de leyes establecidas y reconocidas), tales como el consumo de alimentos halal, es necesario cuidar que la libertad de los no musulmanes a no seguir las prácticas musulmanas, también sea respetada. 

Sin la posibilidad de saber lo que se vende (lo mismo se debe considerar con respecto a productos manipulados genéticamente), los derechos naturales de los consumidores son violados, ya que no tienen otra opción.


Para los cristianos, el tema halal se agudizada al considerarlas siguientes cuestiones:

¿Qué enseña la Biblia acerca de comer alimentos asociados con otras prácticas religiosas o paganas?

¿Cómo debemos comportarnos en lo referente a la evidente y creciente islamización de la sociedad occidental, en este caso con respecto a los productos halal?

¿Qué pasa con la posible crueldad que se practica durante el sacrificio de animales para conseguir que la carne sea halal?

Fuente: Barnabas Found y Wikipedia; redacción: VM-Argentina

Nota: Sharia significa mucho más que reglamentos alimenticios o la obligación para las mujeres de llevar un pañuelo en la cabeza. La mayoría de las constituciones de los países islámicos citan la Sharia como fuente para su legislación. No es coincidencia que esos países estén desproporcionadamente representados entre los peores infractores de los derechos humanos y de las libertades religiosas. Los llamados “musulmanes moderados” insisten en que la Sharia significa algo diferente en distintos lugares. Hay verdad en eso: En Afganistán, la Sharia resulta en la lapidación de mujeres supuestamente adúlteras (en Pakistán, cuando mujeres cristianas violadas hacen la denuncia al respecto, simplemente son puestas en la cárcel acusadas de ser adulteras). En Sudán, la ley islámica resulta en la amputación de dedos, manos o pies a infractores por delitos como robo. En Nigeria, la Sharia significa que los que supuestamente han blasfemado, sean quemados vivos. (Fuente: Way of Life News 15.11.2010)

El Islam es una “calle sin salida”. Uno puede convertirse al Islam, pero no es permitido abandonarlo. Todas las escuelas de la Sharia, la ley islámica, están de acuerdo con esta regla y aprueban como sentencia la pena capital para un musulmán que abandona su creencia islámica. Otra lista de penas por apostasía en la Sharia incluye la perdida del cónyuge, hijos y herencia.

Hasta aquí lo que nos pareció bien para este pequeño artículo. En el link de abajo hay varios excelentes artículos que sirven para ampliar el concepto –  se podría contestar las preguntas arriba con unas líneas - pedimos a nuestros amigos que entiendan el inglés que ingresen allí y nos ayuden para completar el presente artículo, sin hacerlo demasiado largo:

https://www.barnabasfund.org/OperationNehemiah/stoppingthespreadofhalal?audience=DE

Muchas bendiciones  -  VM -Ar

Comentarios:

DEFINITIVAMENTE nos debemos oponer a la imposición disimulada o no de las costumbres islámicas en la sociedad occidental, igual de las prácticas legalistas judaizantes tras las cuales se esconden los cabalistas (ocultistas) y NO estoy de acuerdo en respetar tanto los derechos y libertades, especialmente la de culto, de los musulmanes en occidente. Si apreciáramos realmente lo que otros cristianos sufren en Medio Oriente y el resto del mundo musulmán por causa de su fe nos opondríamos radicalmente a que los musulmanes disfruten de NINGÚN derecho religioso en neutros países hasta que ello no sea REAL y EQUIVALENTEMENTE RECÍPROCO en los suyos!! Ya que nos ufanamos de vivir en sociedades libres y en estados de derecho PUES LO DEBERÍAMOS DE APROVECHAR PARA PELEAR POR LAS LIBERTADES DEL PUEBLO CRISTIANO EN LAS CORTES Y FOROS NACIONALES E INTERNACIONALES!!! Pero no... todo el amor que profesamos se acaba con la primer amenaza de represalias... en estos días pasados aquí en Costa Rica se aprobó sin ninguna oposición el "derecho a la reproducción" mediante la fertilización in vitro, con todo y el menosprecio que ello implica por el embrión humano, y la verdad no escuché de ninguna iglesia evangélica ni escuché a ningún cristiano evangélico, a excepción de dos en la tele, preocupados por el tema. La iglesia evangélica en Costa Rica (congregaciones) está en muerte neurológica y es un cadáver sostenido artificialmente por emociones de maratónicas televisivas y obras caritativas de Navidad.
Jackeline Lumbí D. – 5.12.2010

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2022 La voz de los Mártires

Buscar