¿QUÉ ESTÁ SUCEDIENDO A EUROPA?

Por Dr. Peter Hammond

Europa está en peligro de caer en el Islam. La declinación catastrófica del cristianismo en Europa y el deceso agudo en el índice de natalidad, junto con la inmigración islámica masiva, ha hecho a Europa vulnerable a una toma de posesión islámica.

El Humanismo secular y el hedonismo han destripado a Europa moralmente, espiritualmente y éticamente. La mayoría de los europeos han substituido el placer de adorar a Dios por la adoración del placer mismo. El materialismo y el ocultismo han llenado el vacío espiritual. El aborto, la pornografía y la perversión han devastado la moral de Europa. 

(El hedonismo es una teoría y filosofía moral que constituye al placer (hedoné en griego) en meta última y fin supremo de la vida humana)

La historia está repitiéndose. Europa está enfrentándose hoy, por un lado, a un renacimiento similar del paganismo y por el otro a un expansionismo islámico agresivo, similar al que amenazó la fe y la libertad en los siglos XV y XVI. Hay una necesidad urgente de una nueva reforma. El humanismo secular y el hedonismo no son ningún obstáculo para la Jihad (guerra santa) islámica. Solamente un cristianismo bíblico vibrante puede habilitar a Europa a resistir al Islam radical y vencerlo.

Desde la reforma protestante en el siglo XVI  hasta el principio de la segunda guerra mundial, Europa fue la región dominante del mundo con respecto al comercio y la industria. Sin embargo, por un lado, las economías y las dictaduras marxistas en Europa Oriental impidieron el desarrollo. Allí las infraestructuras nacionales se deterioraron, se dañaron la ecología y devastaron la ética de trabajo, retardaron, en definitiva, el desarrollo económico. Y por el otro lado, en Europa occidental, las guerras mundiales y las políticas estatales de un bienestar social costoso, combinado con sus prácticas restrictivas en el comercio y la industria, retrasaron el desarrollo innovador. Durante la segunda mitad del siglo 20, las economías norteamericanas y asiáticas se adelantaron a Europa.

Después de las invasiones musulmanas en los siglos VII y VIII, el cristianismo fue casi eliminado en sus lugares originales del Medio Oriente y África del norte. Por casi 1.000 años los países de Europa occidental se habían convertido en el refugio principal para el cristianismo. España fue ocupada por las fuerzas musulmanas agresivas, el Imperio Bizantino fue vencido y el mismo corazón de Europa fue amenazado. La ciudad de Budapest fue vencida en 1527 y Viena fue cercada y sitiada aún en el siglo XVII. Refrenada por el Islam, Europa fue impedida con eficacia de tener cualquier alcance misionero significativo hacia África o Asia.

No fue sino hasta la reforma protestante en el siglo XVI que la iglesia cristiana fue revitalizada para convertirse en la fuerza para la evangelización del mundo. Durante los 400 años pasados hubo un enorme avance mundial en cuanto a la predicación del evangelio, pero últimamente se puede advertir, más especialmente en Europa, una declinación generalizada.

Las energías liberadas por la reforma protestante y el redescubrimiento de la Biblia traducida a las mismaqs lenguas de los pueblos, produjo el renacimiento espiritual más extraordinario de la historia. La reforma protestante liberó a Europa del Norte de la decadencia del paganismo y del Renacimiento1), y condujo al nacimiento más grande de la libertad y a los descubrimientos científico más extraordinarios de toda la historia. La reforma protestante en Europa defendió los principios de la libertad religiosa, la libertad de conciencia, el gobierno de la ley, la separación de los poderes estatales, y llevó al surgimiento de repúblicas constitucionales. La reforma anticipó la explosión de la investigación científica, de la revolución industrial y de la campaña para suprimir la esclavitud.

Sin embargo, desde la revolución francesa en 1789, ideologías hostiles y anticristianas, comenzaron a combatir al cristianismo para llegar al dominio mundial. El humanismo, el evolucionismo, el socialismo y el marxismo han conducido a las guerras, a la opresión y a la destrucción más terribles.

Con el surgimiento del humanismo y el ateismo, la mayoría de los europeos han adoptado la fe en una nueva espiritualidad borrosa de ocultismo y de la New Age (Nueva Era). Muchos europeos se han alejado de la roca firme de su herencia cristiana bíblica para entrar a las arenas movedizas de la ética de la situación, del relativismo, de la reencarnación, de la nueva era y del ocultismo. La enorme difusión de los libros de ocultismo de Harry Potter, así como de sus películas, son un síntoma de esta nueva fascinación con la brujería y el ocultismo.

Las sociedades seculares de Europa ahora miran los absolutos cristianos con intolerancia, y ponen en ridículo a los creyentes con una fe bíblica los cuales con frecuencia son marginados; inclusive las nuevas legislaciones son cada vez más anticristianas. Los gobiernos seculares ya no están satisfechos con sólo declarar los desvíos morales normales, sino que promueven que lo normal (la ética cristiana bíblica) sea declarado anormal. Además, la popularidad de los libros fraudulentos y ficticios anticristianos, tales como El Código de Da Vinci y el Evangelio de Judas, es sintomático de la subida de un paganismo anticristiano en Europa.

Mucha de la culpa por la derrota y el retroceso del cristianismo en Europa se debe colocar en la puerta de la teología liberal que se levantó para dominar las instituciones teológicas por toda Europa occidental desde el principio del siglo XX. La mayoría de las denominaciones grandes y liberales fueron debilitadas espiritualmente por la erosión deliberada de la confianza en las escrituras bíblicas y el poder del evangelio de Jesucristo. El resultado primario de estos teólogos liberales ha sido el éxodo masivo de los feligreses de esas denominaciones liberales, perdiendo la mayoría de ellos la fe bíblica por completo. Las áreas grandes de Europa hoy son postcristianas, con un remanente cristiano pequeño pero cometido; sin embargo, con poco impacto en la sociedad. La mayor parte de Europa necesita ser evangelizada de nuevo. Muchas regiones de Europa no han tenido una presentación significativa del cristianismo bíblico durante varias generaciones.

William Booth, fundador del Ejército de Salvación, advirtió ya hace un siglo atrás, que podría venir una época cuando Europa tendría “una religión sin el Espíritu Santo, un cristianismo sin Cristo, un perdón sin arrepentimiento, una salvación sin la regeneración, una política sin Dios, un cielo sin un infierno y un salvador sin una cruz.”

Eso describe a muchas iglesias de hoy en día y subraya la necesidad urgente de una nueva reforma protestante. Alexander Solzenitzen, el famoso disidente ruso, describió a su patria al tiempo de la revolución bolchevique en 1917: “¡Nos olvidamos de Dios!”

Quien se olvida de las lecciones del pasado está condenado a repetir sus faltas. Necesitamos volver a descubrir nuestra historia si queremos sobrevivir a las actuales amenazas. A la hora de la reforma protestante, Europa hacía frente a los ataques implacables de la invasión de los turcos musulmanes. En 1453, la ciudad más grande del mundo en aquel momento, Constantinopla, cayó en manos de los turcos musulmanes invasores, los cuales asesinaron a la población cristiana entera a espada. Masacraron incluso a los que se refugiaron en la Hagia Sophia, la iglesia más grande del mundo en ese momento.

En 1492, después de ocho siglos de ocupación y opresión islámicas, España finalmente fue liberada con la caída de la última fortaleza musulmana, Grenada. Esa liberación creó las condiciones para que España pueda luego enviar a Christopher Columbus para descubrir América.

Sin embargo, mientras que Europa suroccidental celebraba su libertad, Europa del sudeste hacía frente a una nueva ola de ataques musulmanes. A mediados del siglo XVI, el imperio turco musulmán se extendió de Egipto a Persia, de África del norte al Mar Caspio y de Ucrania a Hungría. En 1526 un ejército musulmán de 300.000 turcos musulmanes conquistó la capital de Hungría, Buda (hoy Budapest). Buda fue saqueada y a 200.000 cristianos húngaros llevaron a la esclavitud islámica en Turquía. Incluso Viena, en el corazón de Europa, aguantó sitios de los turcos musulmanes en los siglos XVI y XVII. Buques de guerra musulmanes y los piratas musulmanes de Barbary (se refiere a las ciudades del norte de África, es de decir, de Argelia, Túnez y Trípoli, conocidas entonces como los Estados Berberiscos), operando desde sus bases a lo largo de la costa de África del norte, atacaron los barcos cristianos y saquearon las aldeas a lo largo de las costas de Europa; asimismo, capturaban en zonas tan lejanas como Inglaterra e Irlanda a muchos cristianos, llevándolos como esclavos.

En 1571 Chipre cayó en manos de los turcos musulmanes. Cinco mil cristianos, entre griegos e italianos vencieron a 30.000 atacantes turcos musulmanes durante una resistencia feroz. Solamente después de que todas las reservas habían sido agotadas y las garantías de un retiro libre fueron ofrecidas, se hizo finalmente la entrega de la guarnición. No obstante, los musulmanes cometieron traición y todos los apresados venecianos fueron ejecutados, y el resto de los cristianos enviados como esclavos a Constantinopla. Al valeroso general cristiano Bragadino le cortaron su nariz y sus orejas, le rompieron sus dientes y fue azotado todos los días hasta el 17 de agosto, cuando finalmente fue quemado vivo en la plaza de la ciudad. Los turcos devastaron la isla de Corfu y en seguida reformaron sus flotas para atacar a Europa.

La batalla de Lepanto (en la costa de Grecia cerca de Corintio) aconteció el 7 de octubre de 1571. Fue una de las batallas navales más críticas de la historia. Las fuerzas europeas estaban dirigidas por Don Juan de Austria. La flota cristiana fue equipada con casi 13.000 marineros, 43.000 remeros y 28.000 soldados de infantería, los cuales eran principalmente españoles y alemanes. Las fuerzas cristianas, con 212 galeras, fueron excedidas en número por la flota turca, la cual contaba con 290 barcos. Durante la batalla, que duró 5 horas, las fuerzas cristianas encerraron al enemigo y mantuvieron un combate mano a mano.

La infantería española y alemana fluyó sobre los barcos turcos y en un combate feroz mano a mano, logrando la victoria. Más de 240 naves turcas fueron hundidas o capturadas en esta batalla. Las pérdidas turcas fueron estimadas en más de 30.000, entre muertos y heridos, y 15.000 presos. Entre los muertos turcos estaba Ali Pasha, el comandante otomano. Los cristianos perdieron 12 galeras y 9.000 de sus hombres fueron matados o heridos. Sin embargo, liberaron 18.000 presos cristianos que habían sido esclavos de los musulmanes en las galeras.

Lepanto fue una derrota significativa para los musulmanes. Después de la derrota turca musulmana en el gran sitio de Malta en 1565, la victoria cristiana en Lepanto restringió el expansionismo musulmán al mar Mediterráneo.

Lepanto fue uno de los grandes momentos cruciales en la historia. Terminó con la amenaza de que los musulmanes podrían conquistar toda Europa y detuvo el avance de estos. Las campanas de las iglesias sonaron a través de toda Europa, y un sinnúmero de cristianos oraron en agradecimiento.

Los reformadores enseñaron de la siguiente forma lo que Mahoma significa: “Apollyon” (que es en griego la palabra hebrea: “Abaddon” y significa el destructor) y también enseñaron que el ejército de langostas y de escorpiones en el libro de Apocalipsis 9:1 - 11 se refiere a los ejércitos árabes y sarracenos que emprendieron la Jihad (guerra santa islámica) en el nombre de Mahoma.

Martin Lutero escribió que los dos regímenes, el del papa y el de los turcos musulmanes, eran anticristos. Juan Calvino, en un sermón sobre Deuteronomio 18:15 sostuvo que Mahoma era uno de los “dos cuernos del anticristo.”En sus comentarios sobre Daniel (7: 7 - 18), Calvino propone la teoría de que los turcos musulmanes eran el pequeño cuerno que se originó de la bestia, pues los turcos habían conquistado gran parte del viejo imperio romano. Muchas de las profecías referentes a Roma podrían aplicarse al mundo musulmán. El Islam era según Calvino una de las dos piernas del imperio romano descrito en Daniel 2.

Lutero observó que Cristo advirtió de los profetas falsos que venían del desierto (Mat. 24:24 - 26) y esto ciertamente incluyó a Mahoma.

Comentando respecto a 2 Thesalonicenses 2:3 - 12, Calvino escribió lo siguienteo: “… la secta de Mahoma era como un derrocamiento rabioso, que en su violencia arrasó como a la mitad de la iglesia.” Una Biblia calvinista de Holanda de 1637 comentaba respecto a Apocalipsis 16:12 que las naciones musulmanas del este se unirían en un Jihad pan-Islámico contra el oeste. (ver nota)

El catecismo grande de Westminster del año 1643, invita a los cristianos a que “oren para que el reino del pecado y de Satán sea destruido, que oren por la propagación del evangelio y del reino de Cristo a todas las naciones del mundo, por la conversión de los judíos, la plenitud de los gentiles, la caída del anticristo, y por la liberación de las iglesias acosadas en el exterior por la tiranía de la facción del anticristo y de las opresiones y de las blasfemias crueles del turco” (refiriéndose a la amenaza musulmana).

Hoy, Europa hace frente a una amenaza similar por medio del Islam, sin embargo hay pocas voces advirtiendo de las consecuencias desastrosas de las actuales tendencias. Por el año 732 de la era cristiana, apenas 100 años después de la muerte de Mahoma, los ejércitos musulmanes habían conquistado ya a África del norte y también España, y avanzaron a través de Francia hasta llegar al sur de París. Viendo este panorama, Charles Martel, rey de los francos, pidió a cada hombre capaz de llevar armas a repeler a los invasores musulmanes. El ejército cristiano se encontró con la caballería árabe en las planicies de Tours. Estuvieron firmes y prevalecieron contra los ataques feroces de los musulmanes. Al día siguiente, los invasores musulmanes huyeron de Francia hacia la parte posterior de los Pirineos.

Hoy Francia está frente a una nueva invasión islámica. Un informe reciente de la inteligencia presentó una estadística alarmante: En 1945 había apenas 100.000 musulmanes en toda Francia; desde entonces se han incrementado en unas 60 veces. Los musulmanes en Francia totalizan ahora 6 millones (o el 10 % de la población total). Sin embargo, aunque los musulmanes son el 10 % de la población de Francia, ellos componen el 70 % del total de 60.775 presos en Francia. Muchos de los suburbios urbanos son dominados por cuadrillas de musulmanes. De las 1.000 vecindades musulmanas en Francia, 700 se enumeran como “violentas”. Según un informe, en Francia: el 95 % de los violadores condenados y el 85 % de los asesinos condenados son musulmanes; el 58% de los hurtos cometidos como así tambißen los robos de coches, son perpetrados por musulmanes. París tiene la comunidad árabe más grande que existe fuera del Oriente Medio. Según se informa, hay 1.000 mezquitas que funcionan en Francia.

Patrick Buchanan (famoso político y autor conservador americano) en su obra “París ardiendo: Cómo los imperios terminan”, reportó acerca de los alborotos franceses: “Los rebeldes son descendientes árabes y africanos adherentes a la religión musulmana. Mientras que casi todos son ciudadanos franceses, sin embargo, no son parte del pueblo francés. Jamás han sido asimilados en la cultura y la sociedad francesa.”

En Dinamarca, los 200.000 inmigrantes musulmanes están intentando dictar su agenda anti-Israel, anti-americana y anti-occidental sobre los 5 millones de daneses. Aun cuando los musulmanes representan solamente el 4% de la población, ellos consumen más del 40 % del gasto de bienestar social. También componen el 75 % de los violadores condenados del país. Los demógrafos han predicho que en apenas 40 años, uno de cada 3 daneses será musulmán.

La inmigración musulmana a Suecia está estallando. Uno de cada 22 suecos es ahora musulmán. Y con 400.000 musulmanes en Suecia, el Islam es hoy la segunda religión más grande de la nación. Ha habido un aumento drástico en actos antisemíticos contra  los18.000 judíos de Suecia. 

En Holanda, los musulmanes ahora constituyen el 15 % de la población. En Bélgica, los musulmanes componen el 10 % de la población total. Mientras que Bélgica y Holanda son dos de las regiones más liberales de Europa, son también terrenos fértiles de formación para algunos de los grupos terroristas fundamentalistas musulmanes más radicales de Europa.  

En 30 años la población musulmana de Gran Bretaña ha aumentado de 82.000 a 2 millones. Hay medio millón de musulmanes solamente en Londres. Más de 1.000 mezquitas se han establecido a través de Gran Bretaña. Los funcionarios antiterroristas de Gran Bretaña estiman que por lo menos 25.000 de los musulmanes que viven en Gran Bretaña son partidarios de la red terrorista de Al-Qaeda.

En Italia, con 1 millón de musulmanes, los informes indican que el 95 % de todos los violadores allí son musulmanes; mientras que el 85 % de los asesinos condenados, también son musulmanes. Alemania ahora tiene 2 millones de residentes musulmanes, España 200.000. En los Estados Unidos de América del Norte, en 1970 había 100.000 musulmanes aproximadamente; hoy, son 6 a 9 millones. En Canadá, en 1871 había apenas 13 residentes musulmanes. En 1981 había 98.165 musulmanes. Hoy en día hay 500.000 musulmanes. Los musulmanes ahora superaron en número a judíos en Canadá. En Europa, los europeos originales tienen hijos con un índice de 1.5 por la familia. Los musulmanes se están reproduciendo con un índice de 6 a 8 hijos por la familia. La mitad de todos los bebés que ahora nacen en Bélgica son de padres musulmanes y en consecuencia son musulmanes también. Con el índice de natalidad de europeos nativos en rápido declive y una inmigración musulmana masiva, los demógrafos están prediciendo que en un plazo de 50 años Europa será un continente islámico. En Francia y Alemania más gente está muriendo cada año de los están naciendo. No pudiendo tener suficientes hijos para sustituir a la gente que muere cada año, Europa está muriendo lentamente. Para que cualquier población siga siendo estable debe mantener un índice de natalidad de 2.1 nacimientos por mujer. Cuando el índice de natalidad baja por debajo de ese número, la población entra está muriendo. Patrick Buchanan en su libro “La muerte del Oeste” observa que según cifras y proyecciones de la O.N.U, la población de Europa de 728 millones (en 2000) va a disminuir a 207 millones antes de fin del siglo XX - si las actuales tendencias continúan. El abandono de la herencia cristiana es la causa principal de los problemas demográficos europeos. Como otro autor, Chuck Carlson observó: “La gran fiesta del hedonismo occidental no durará mucho más tiempo. Hay una ley del hierro en la historia: El futuro pertenece al fértil. Tal como las tribus bárbaras germanas ricas de hijos de los de tiempos pasados barrieron con el imperio romano occidental decadente, sensual y estéril, así nuevos bárbaros van a levantarse.” La declinación de la población de Europa, según el médico June Veith, consiste en el derrumbamiento de los valores de la familia. “Gracias a la tecnología anticonceptiva, el sexo se ha separado de su propósito original, el de concebir hijos. Con que las mujeres siguiendo carreras a sus gustos y los hombres consiguiendo el sexo sin la responsabilidad de la unión matrimonial, ¿por qué  entonces la incomodidad con los niños? Para muchas mujeres y hombres, el embarazo se ha convertido en un efecto secundario desagradable, algo que hay que prevenir con los contraceptivos o tratarlo fácilmente con un viaje a la clínica aborcionista… Europa está abortando a sus generaciones futuras.” La búsqueda del placer personal y de la abundancia personal económica es la semilla de la ruina económica final. “Los ciudadanos no solamente son consumidores sino también productores. Tener menos personas puede causar estragos en una economía, creando escasez de trabajo y escasez de compradores. Un gobierno con una población en declive tiene menos soldados y menos pagadores de impuestos. Las poblaciones en disminución han experimentado siempre la declinación cultural, menos creatividad, menos energía y menos vitalidad en cada nivel de la sociedad.” Como resultado, la cultura europea que ha promovido la libertad personal ilimitada está dirigiendose hacia la represión bajo ley islámica de Sharia. Al rechazanr su herencia cristiana, abrazando el humanismo secular y dando la bienvenida a la inmigración islámica masiva, Europa está cometiendo un suicidio cultural y económico.

La persecución francesa de los protestantes, la masacre del día del St. Bartholomeo de 1572 y la revocación del decreto de Nantes de Louis XIV forzaron a los protestantes a huir de Francia. El empobrecimiento espiritual resultante de Francia condujo directamente al tremendo derramamiento de sangre de la revolución francesa con 30.000 descabezados en la guillotina, 300.000 ejecutados por pelotones de fusilamiento, y millones matados a través de Europa en las guerras napoleónicas resultantes. Hoy, Francia hace frente a una revolución islámica. Persiguiendo y expulsando a algunos de sus ciudadanos de trabajo más productivos y más duros - los hugonotes protestantes - Francia debilitó su economía y los fundamentos éticos de la nación. Es irónico que rechazando al cristianismo, los franceses ahora están abrazando al Islam. Rechazando la ley del dios, Francia podía pronto estar bajo ley de Sharia.

Debajo de príncipe Guillermo de Orange2), los holandeses valientemente, y con un enorme sacrificio, lucharon para librarse de la agresión de la España católica. Millares de Protestants holandeses fueron ejecutados por la inquisición española, ciudades enteras fueron masacrados por el duque cruel de Alva. Para finalmente poder expulsar hacia fuera a los ocupantes españoles, Guillermo el Silencioso ordenó que se rompan los diques para que la tierra sea inundada. Desde 1568 a 1648 los protestants holandeses tuvieron que luchar para lograr la independencia de España. Ahora, habiéndose olvidado de todo el sacrificada para alcanzar su independencia de la ocupación extranjera en los siglos XVI y XVII, Holanda está permitiendo que algunos de los extremistas musulmanes más radicales inundaran hoy su pequeña nación.  

Europa está frente a esta opción rígida: La Ley de Dios o la ley islámica Sharia   ¿Cristianismo o Islam? ¿Reforma cristiana o Islamización? Para el Jihad islámico el humanismo secular es fácil de vencer. Solamente el cristianismo bíblico puede vencer al Islam. Hoy en día existe una necesidad urgente de una nueva reforma. Necesitamos la fe y el valor de Martin Lutero, la doctrina y la dedicación de Ulrich Zwingli, el corazón en llamas y la mente renovada de Juan Calvino, el valor y convicción de Guillermo Tyndale, el celo evangelistic de Guillermo Farel. Necesitamos tener gente que pueda decir en las palabras de Martin Lutero: “Mi conciencia está aprisionada por la palabra del Dios.” Necesitamos ser más valerosos, más fieles y más eficaces en satisfacer a la Gran Comisión. Necesitamos descubrir de nuevo a la Biblia, amar a Dios sinceramente y temer al Dios solo. Quizás la plaga del SIDA de hoy servirá como la peste bubónica de los siglos XIV y XV para despertar una generación inmoral y descuidada con respecto a la seriedad del pecado y de la verdad siniestra de que cosechamos lo que sembramos. De la misma manera como Martin Lutero utilizó la imprenta de Gutenberg para avanzar la causa de la reforma a través de Europa, necesitamos hacer uso completo de toda la tecnología disponible para promover la causa de la reforma hoy: radio, CD, DVD, MP3, DTP, E-mail, el Internet, y también la literatura.

Tal como Wycliffe envió a sus evangelistas ambulantes, los llamados Lollards, como obreros para la reforma, cantando y leyendo las Escrituras en la lengua del pueblo, nosotros hoy necesitamos movilizar el evangelismo en los mercados disponibles. Tal como los grandes reformadores invirtieron en traducciones de la Biblia, el entrenamiento de lideres y la distribución de literatura, éstas tareas también tienen que ser nuestras prioridades hoy. Nunca antes existía una necesidad mayor y más urgente de una reforma bíblica y de un verdadero renacimiento espiritual. “Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal: Porque yo te mando hoy que ames á Jehová tu Dios, que andes en sus caminos, y guardes sus mandamientos y sus estatutos y sus derechos, para que vivas y seas multiplicado, y Jehová tu Dios te bendiga en la tierra á la cual entras para poseerla. Mas si tu corazón se apartare, y no oyeres, y fueres incitado, y te inclinares á dioses ajenos, y los sirvieres; Protéstoos hoy que de cierto pereceréis: no tendréis largos días sobre la tierra, para ir á la cual pasas el Jordán para poseerla. A los cielos y la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición: escoge pues la vida, porque vivas tú y tu simiente: Que ames á Jehová tu Dios, que oigas su voz, ...” (Deu. 30:15 – 20). 

Actualizado 26.8.07

Fuente: Frontline Fellowship (Compañerismo del frente de Batalla de Sudáfrica); editado por VM-Ar

 

1El Renacimiento

Renacimiento es el nombre dado al amplio movimiento de revitalización cultural que se produjo en Europa Occidental en los siglos XV y XVI. Sus principales exponentes se hallan en el campo de las artes aunque también se produjo la renovación en la literatura y las ciencias, tanto naturales como humanas. El nombre Renacimiento se utilizó porque éste retomó los elementos de la cultura clásica, en especial del paganismo griego. Además este término simboliza la reactivación del conocimiento y el progreso tras siglos de estancamiento causado por la mentalidad dogmática establecida en la Europa de la Edad Media a causa del dominio de la iglesia católica y pagana. El llamado renacimiento planteó una “nueva” forma de ver el mundo y exaltando al ser humano, negando la autoridad y existencia de Dios, focando su interés en las artes, la política y las ciencias, cambiando el dogmatismo religioso medieval, por el antropocentrismo del renacimiento.

El Renacimiento considera al ser humano como la medida de todas las cosas en abierta oposición a lo que el apóstol Pablo dijo proféticamente muchos siglos antes:

 “Porque manifiesta es la ira de Dios del cielo contra toda impiedad

é injusticia de los hombres, que detienen la verdad con injusticia: Porque lo que de Dios se conoce, a ellos es manifiesto; porque Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterna potencia y divinidad, se echan de ver desde la creación del mundo, siendo entendidas por las cosas que son hechas; de modo que son inexcusables: Porque habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como á Dios, ni dieron gracias; antes se desvanecieron en sus discursos, y el necio corazón de ellos fue entenebrecido. Diciéndose ser sabios, se hicieron fatuos, Y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, y de aves, y de animales de cuatro pies, y de serpientes. (Rom. 1:18-23)

Tomado de Wikipedia y editado por VM

 

²Guillermo I de Orange-Nassau  (1533-1584) Miembro de la Casa de Nassau, se convirtió en Príncipe de Orange en 1544. Descontento con la falta de poder político de la nobleza local y la persecución de los protestantes holandeses, se unió a la rebelión contra la Corona Española. Pronto se reveló como el más influyente y políticamente capaz de los rebeldes, convirtiéndose en el principal líder de la rebelión que desembocó en la Guerra de los Ochenta Años. Dicha guerra culminó con el reconocimiento de la independencia de los actuales Países Bajos en 1648. Declarado rebelde por Felipe II en 1580, fue finalmente asesinado por Baltasar Gerardo en 1584 cuando su popularidad estaba en declive. 

Tomado de Wikipedia 

 

Nota: No es necesario que estemos de acuerdo con todos los puntos de vista del artículo desafiante de arriba pero debemos reflexionar e interceder ante el Señor por los problemas presentados. Desde luego no todos los turcos son musulmanes radicales. Y no todos los cristianos mencionados fueron cristianos con una fe verdaderamente fundada en la Biblia. Tampoco hace falta que estemos de acuerdo con los puntos doctrinales implicados. Además con respecto a la reforma protestante: también hay que tomar en cuenta más aspectos ya que por ejemplo Lutero y Calvino también persiguieron a cristianos bautistas. Y Lutero reformó la “iglesia” pero no la limpió por completo de las costumbres e influencias paganas que se habían infiltrado ya desde antes de la constitución de la llamada Iglesia Romana y Católica. Por causa de estos rudimentos podemos entender que hoy en día dentro del protestantismo, especialmente el ambiente luterano y metodista, existen la mayor cantidad de teólogos liberales hasta marxistas. Bueno, podríamos extender estas consideraciones mucho más.... ¿Quizás nuestros lectores también quieren dar su opinión? … o ayudarnos en corregir y redactar mejor este estudio? Escriba a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

Tags: , ,

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2021 La voz de los Mártires

Buscar