La Película “La Pasión de Cristo” y Mel Gibson

El 8 de Abril (Jueves Santo) del año 2004 se estrenó en el cine una película de Mel Gibson, que relata las últimas 12 horas antes de la muerte de Jesús en la cruz.

Ya antes del estreno provocó un gran revuelo, por ser rechazada como antijudía, y por haber sido aprobada por cristianos de todas las denominaciones, que la quieren utilizar para la evangelización. Las reacciones en torno a la película dejan entrever, entre otras cosas, que aunque es una película religiosa, tendrá una repercusión muy grande: vendidas el 19 % de todas las entradas encargadas por anticipado al vendedor online “Fandango”, “ The Passion of the Christ” es la más taquillera en Estados Unidos.

La película se estrenó con 2000 copias, lo que normalmente sucede solo con los grandes éxitos.

“La Pasión de Cristo” ya se estrenó en Estados Unidos, el 25 de Febrero, en miles de cines. El día del estreno, algunos cines la exhibieron en sesión continua desde las 7 de la mañana hasta la medianoche. Grandes empresas habían comprado gran número de entradas, y muchas iglesias habían alquilado cines enteros. Un miembro de una iglesia bautista de Texas compro 6000 entradas para repartirlas. Mil de ellas las entregó al Seminario Teológico de Dallas. ( www.Crosswalk.com/fun/movies/1244867.html)

 

Violéncia desnuda

Por su evidente brutalidad, la película fue calificada “no apta para menores”. La sangre que se derrama en esta película es tal, que destaca sobre todo su brutalidad. El crítico inematográfico del diario alemán “Berliner Morgenpost” escribió el 08.02.04: La película “comienza con un puñetazo en la noche, y desde ese momento Jesús de Nazaret nos mira casi solo con el ojo izquierdo; ya que el derecho a partir de ahí está demasiado hinchado…(compare Zac. 11 : 17). No hay ladrón que pueda asaltarnos con mas brutalidad que la de esta película. Es la incursión de los crucifijos agrietados y calvarios en el mundo virtual de las imágenes… En el patio de Pilato están las fuertes piernas de los que dan los latigazos bajo una lluvia de sangre.

“El Chamsín (viento desértico) oscurece el claro día, la oscuridad desértica horrorosa del cielo llena de terror a Jerusalén. Un cuervo va volando sobre el travesaño de la cruz de su vecino a su lado izquierdo, y quiere sacarle el ojo al burlador…Como Jim Caviezel, el protagonista de Gibson, presenta aquí a Jesús de Nazaret, no lo ha presentado ningún artista todavía. Tan hiperrealisticamente crudo. La figura que durante miles de años estuvo litúrgicamente lejana, él la traslada a un tiempo presente de un modo impactante: atravesado por clavos, taladrado y chorreando sangre, susurra al criminal a su lado con dentadura destrozada: “Hoy estarás conmigo en el Paraíso”.

Pero desde nuestra cultura, que usa el terror como diversión en los medios de comunicación, de los Reality – Shows y del sensacionalismo insaciable, nos preguntamos: ¿no es esto arrastrar al Hijo de Dios a un teatro romano de gladiadores, para satisfacer la sed de sangre de las masas? A un espectador embrutecido, podrá parecerle una mera película de horror; algo diferente.

Así se degrada a la ira y al juicio de Dios sobre el pecado, convirtiéndolo en ocio. También tenemos que preguntarnos: ¿Porqué ha descrito Dios en su palabra los sufrimientos de Cristo con tanta moderación? Los evangelistas inspirados, por ejemplo, podrían haber descrito vivamente el aspecto del Señor después de ser azotado, como chorreaba sangre por todas partes, etc. Pero la Biblia lo muestra aquí de una manera totalmente diferente a como lo hace la película de Gibson. Incluso, en las tres horas más terribles en la cruz, Dios ocultó a Su Hijo Jesucristo de las miradas, con tinieblas. Si la representación descarnada de la pasión, que presenta esta película, fuese voluntad de Dios, tendríamos que suponer que la Biblia se queda corta describiendo los sufrimientos del Señor. No, la Biblia es el verdadero poder espiritual de Dios, que a menudo se presenta como un viento apacible y delicado (1 Reyes 19 : 11 - 13). Sin buscar efectos carnales como lo hace la película.

 

Consecuencias ecuménicas directas

Mel Gibson se ha encargado de dar a conocer su película a personas claves de todas las confesiones cristianas, presentándola a 10.000 pastores, en una versión previa. De esta manera, el efecto de la película es amplísimo: Billy Graham, a quien Gibson visitó para mostrarle su película, la alabó muchísimo. La obra misionera entre estudiantes “Cruzada Estudiantil y Profesional para Cristo” apoya la película, y ofrece, en Internet, un recurso titulado “The Passion Toolbox”, en el que participan, la Asociación Evangelista de Billy Graham y el ministerio de Josh McDowell (www.thepassiontoolBox.com).

Rick Warren invitó a 4.500 líderes cristianos a su iglesia, Saddleback, para presentarles la versión previa de la película. Al finalizar, Mel Gibson pronunció un discurso. También Bill Hybels, pastor principal de la iglesia Willow Creek, apoya la película. La misión estadounidense “Missión América Coalition” (MAC) quiere “ejercer una influencia positiva en nuestra cultura”, mediante la película. Según ellos, la película “es una oportunidad enorme para los cristianos de toda América para dar a conocer a Jesucristo a otras personas”. El presidente de la MAC espera que “por medio de la película se conviertan a Cristo decenas de miles de personas.

Cuando Mel Gibson presentó algunas escenas de la película a la “Asociación de los Hombres de Negocio del Evangelio Completo”, recibió grandes ovaciones con el público de pie. Entonces, la hija del presidente de la organización, le impuso las manos a Gibson, pidiendo a Jesús “que ate a Satanás y a la prensa !!” (Peter Boyer, “The Jesus War”, en  “The New Yorker”, 15. Sept.2003).

La revista para los líderes de adoración “Whorship Leader Magazine”, en su edición de Febrero de 2004, dice: “¡Nunca ha habido una película como esta! Poderosa, cambiando vidas; es una oportunidad única para la evangelización y el discipulado”. Lee Strobel, pastor de Willow Creek, dice: “La Pasión de Cristo” será sobrecogedora para los espectadores, despertando en ellos, un deseo intenso por saber más de Jesús. Animo a todos los creyentes a que inviten a sus amigos, que estén buscando la verdad espiritual, a ver esta película. “Según “New York Times”, muchos consideran esta película como la mejor posibilidad de evangelización desde Billy Graham; algunos incluso la califican el mejor medio para la evangelización desde hace 2000 años.

Robert Schuller dijo a Mel Gibson después de una sesión en privado de la película: “No es tu sueño, es el sueño de Dios. Él te lo dio, porque sabía que no lo ibas a despreciar. Confía en Él”. Los psicólogos James Dobson y Don Hotel, del ministerio “Focus on the Family”  han recomendado la película; Ted Haggart, presidente de la Asociación Nacional de los Evangélicos de los EE.UU. (NEA), calificó a Gibson de “Miguel Angel de esta generación”. La “Liga Católica” adquirió 1.200 entradas a 9.75 U$S y se las ofrece a sus miembros por 5 U$S.

“La Pasión de Cristo” fue mostrada, también, a miembros de la Secretaría de Estado del Vaticano, al Consejo Papal para la Comunicación Social y a la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, y todas estas autoridades católico-romanas han expresado suma benevolencia. Nos llena de profundo asombro, que tantos líderes que han visto la película (p.ej. los 4.500 de Saddleback), la evalúen tan positivamente, sin que ninguno de ellos haya expresado alguna crítica o escepticismo: ¿qué le pasa a la cristiandad? ¿Acaso ningún responsable conoce la Biblia? ¿No les surgen dudas, habiendo Dios prohibido terminantemente hacer imágenes suyas o añadir cosas a su Palabra?

 

Mel  Gibson – un católico acérrimo

Mel Gibson pertenece a un grupo católico, tildado de fundamentalista, que rechaza al Segundo Concilio Vaticano por ser demasiado progresista. Es un grupo que celebra la misa en latín; que no permite comer carne los viernes, y que es contrario al ecumenismo. Cerca de su residencia, en California, Mel Gibson construyó su propia iglesia católica (“Sagrada Familia”). Durante el rodaje de la película, asistió cada mañana, a una misa católica, para estar “purísimo”. “La Pasión de Cristo” esta rodada exclusivamente en arameo y latín, por lo que el público tiene que seguirla mediante subtítulos. El texto de la película ha sido traducido, al arameo y latín, por el sacerdote jesuita William Fulco.

Cuando un protestante preguntó a Mel  Gibson, durante una entrevista, si el creía que uno se puede salvar fuera de la iglesia católico-romana, contestó: “No hay salvación fuera de la iglesia” (The New Yorker, 15. Sept. 2003). Esto es, también, la doctrina oficial e infalible de la iglesia católica. Según Gibson, la película tiene un objetivo puramente católico, es decir, la ambición de “sacudir al público moderno, presentando el “sacrificio de la cruz”, tajantemente al lado del “sacrificio del altar” (refiriéndose a la eucaristía católico-romana), porque ambos son una misma cosa”. (http:/tmatt.gospel.com.net/column/2004/01/21/). Durante la crucifixión, una y otra vez, se ve una retrospectiva de la escena de la santa cena.

 

¿Biblia o misticismo católico?

El contenido de la película, no se basa únicamente en la Biblia, también, tiene en cuenta las visiones de dos místicas católico-romanas: Ana Catalina Emmerich y María de Ágreda. Gibson afirma que el Espíritu Santo le inspiró para hacer la película. Pero, al mismo tiempo, dice que el libro de Emmerich “Los amargos sufrimientos de nuestro Señor Jesucristo”, que contiene sus visiones, cayó de la estantería, por lo cual, lo leyó, recibiendo sugerencias y detalles para la película. Emmerich “me proveyó del material, que de otra manera, nunca se me hubiera ocurrido” (The New Yorker – 15. Sept. 2003).

Ana Catalina Emmerich (1774-1824) era una religiosa alemana, de la que se cuentan cosas sumamente asombrosas, pero, que son típicas del misticismo católico: Se dice que su cuerpo presentaba las señales de la crucifixión de Cristo (estigmas) en manos y pies. Ya, desde su nacimiento, tenía una inteligencia muy desarrollada, y podía entender el latín litúrgico, desde la primera vez que asistió a una misa. Durante los últimos 12 años de su vida, se dice, que no comió nada, a parte de la hostia, durante la misa. Sus visiones de la vida de Cristo, se publicaron en el año 1824, con el título: “Los amargos sufrimientos de nuestro Señor Jesucristo”. Otro libro de Emmerich, con visiones de la vida de la Virgen María, es elogiado, con el siguiente texto: “Este libro está lleno de relatos santos inusuales, que no están contenidos en los evangelios. Estos completan e ilustran la narración bíblica, de tal manera, que realmente dan vida a los distintos pasajes bíblicos”. Estas supuestas visiones, por lo tanto, superan, incluso a la Biblia.

Según las visiones de Emmerich, los protestantes irán al purgatorio, donde sufrirán más que los católicos, porque nadie ora por ellos, ni celebra misa por sus almas. Emmerich, enseñó, que era mejor orar para las almas del purgatorio, que por los pecadores de la tierra. Sus visiones engañosas del sufrimiento de Cristo, describen su azotamiento y crucifixión, con muchos detalles que no se encuentran en la Biblia. Por ejemplo, afirma, que Jesús “tembló y se retorció como un gusano”, y que “gritó, con voz baja, en un lamento claro y lleno de gracia”. Emmerich, afirmo, incluso, que Jesús “miró a sus torturadores y que suplicó que tuviesen misericordia de el”. Además, su peor y más dolorosa herida, según ella, habría sido en su hombro.

La importancia que Emmerich tiene para el catolicismo, se evidencia en el hecho que el dogma católico-romano de la “Asunción de la Virgen María a los cielos”, se basa en una de sus visiones. La iglesia católica no pudo encontrar una fuente mejor.

María de Ágreda (1602-1665), era, también, una religiosa católica, mística y visionaria. Vivió numerosos éxtasis, y afirmaba que ella podía abandonar su cuerpo y enseñar a personas en lejanas tierras. Su libro “Mística ciudad de Dios”, contiene sus visiones sobre la vida de la Virgen María, que se apartan ampliamente de lo que dice la Biblia, afirmando que María fue coronada en el cielo por las tres personas divinas, y entronizada como Señora sobre todos los ángeles y personas.

Puesto que la película de Mel Gibson se apoya en estas visiones, no debe asombrarnos que contenga errores evidentes, si lo juzgamos por la Biblia.

Algunos ejemplos: En el huerto de Getsemaní, no es un ángel el que conforta a Cristo, sino que es el Diablo que tienta a Cristo con la pregunta: “¿Como puede una persona llevar los pecados de todo el mundo? Es demasiado”. Ante esta perspectiva, Jesús casi se da por vencido. Cuando Jesús es arrestado y llevado a la casa del sumo sacerdote, le arrojan al suelo y le tiran de un puente. Después de azotarle, María se arrodilla a sus pies y le limpia la sangre. Ella le ayuda en su camino a la cruz; y a ella Jesús le dice: “He aquí yo hago nuevas todas las cosas”. María, y el siempre presente Diablo, parecen ser los únicos que comprenden de que se trata todo aquello. Muchas afirmaciones de la Biblia, en cambio, son omitidas. Bajo la presión de las acusaciones de antisemitismo, Gibson cortó la escena de la película, donde una multitud judía grita: “!Su sangre venga sobre nosotros y nuestros hijos!”

El diario alemán “Berliner Morgenpost” del 8.2.2003 publicó las impresiones de su corresponsal italiano: “Es una obra maestra, que Mel Gibson ha moldeado, no solo a partir de la Sagrada Escritura, sino, también, del espíritu de la antigua liturgia romana, de los símbolos artísticos, e imágenes de los santos, y del manuscrito que habla del manto de Turín…

En la sala del cine, donde delante y detrás de mí, escucho llorar a las personas, una y otra vez, en voz baja, es evidencia, que esta película tiene una fuerza tal, que incluso, ha hecho decir al Papa, algo, que en realidad, no le está permitido decir. Se dice, que, aprobando la película, ha dicho: “Es así como fue”. Lo cual, fue desmentido poco después”.

 

El interprete del papel de Jesús

El actor que interpreta el papel de Jesús, Jim Caviezel, es también un católico convencido. Su mirada penetrante, y la fascinación que emana de él, son los principales factores de la película. Los espectadores creen ver al Señor Jesús. ¿ Pero, quien está detrás de esa máscara, y de donde viene la fascinación mágica que ejerce? Ha rezado a San Genesio de Arles y a San Antonio de Papua, para que lo ayudaran en su carrera como actor. En su juventud, se dio cuenta, que María le llevaba otra vez a sus raíces espirituales. El centro de su fe, es: “La Madre de Dios, y el rosario”, el cual, reza regularmente. En el año 2000, visitó el santuario de Medugorje, lugar popular ecuménico de meditación, donde dicen que apareció la Virgen, y rezó, allí, con un “visionario”. Eso, según él, fortaleció su fe. Lleva la “medalla de Nuestra Señora de Medugorje”, y cree que María le acerca más a Jesús (http:/www.archatl.com/congress/speakers.html).

En una entrevista, en Medugorje, dijo: “Creo que esta película es algo que María ha hecho para su Hijo” (Entrevista con Jim y Kerri Caviezel, Diciembre 2003. www.medugorjehr/Int%20Caviezel%20ENG.htm).

El objetivo de Caviezel con esta película es “volver de nuevo a la humanidad”. Dice que le dieron una reliquia de la verdadera cruz, y que la llevaba constantemente consigo. Para ello le cocieron un bolsillo apropiado en su ropa. También, llevaba consigo reliquias del Padre Pío, de San Antonio de Padua, de Santa María Goretti, y de San Denis, patrono de los actores.

También, ha ayunado. Constantemente leía los mensajes. Diariamente lo podían ver con el rosario en la mano.

 

Conclusión

1. Cualquier representación cinematográfica de verdades bíblicas, forzosamente tiene que salirse de la Biblia, y, por consiguiente, contener también falsedades. Esto es una mezcla peligrosa y engañosa de verdad y mentira. La Biblia advierte: “Si alguno añadiere a estas cosas, Dios pondrá sobre él las plagas que están escritas en este libro” ( Apoc. 22:18; /compare = Prov. 30:6; Gal. 1:8).

2. Representar con un actor al señor Jesucristo, al hijo de Dios viviente, transmitiendo una idea falsa a miles y miles de espectadores es, sin duda, una cosa sumamente reprobable; además de contradecir el segundo y noveno mandamiento.

3. Presentar cinematográficamente el sufrimiento de Jesucristo, su santa obra de salvación - que Dios ocultó de las miradas del mundo, durante tres horas, mediante tinieblas sobrenaturales - expresa una falta de piedad sin par; es una blasfemia, puesto que el cine está bajo el dictado del ocio, la comercialización y la inmoralidad.

4. La excesiva representación, tan brutal y sangrienta, del tormento y martirio de Cristo, en la película de Mel Gibson, puede, seguramente, estremecer al espectador de manera natural, y traumatizarle; pero esto no es la manera prevista por Dios para despertar espiritualmente a los pecadores, y llevarles al evangelio. ¿Porqué no dejó Dios que se inventara la técnica cinematográfica antes de la venida de Cristo? ¿Y porqué no les dio a los apóstoles videos para que utilizasen en sus viajes misioneros? ¿Porqué ha descrito en la Biblia los sufrimientos de Cristo de forma tan reservada?

5. La película “La Pasión de Cristo”, se caracteriza por el misticismo y ocultismo católico-romano vestido de ropaje cristiano, aunque se nutre de fuentes demoníacas. La Biblia exhorta a mantenernos lejos de toda especie de mal (1 Tes. 5:22) y huir de la idolatría, o sea, la veneración de imágenes, y de falsas imágenes de Dios (1 Cor. 10:14).

Si esta película provee ocasión para conversaciones evangelísticas sobre la obra de salvación de Cristo, esto es motivo de alegría,  y Dios, en su soberanía, puede usarla evangelísticamente.

Mi consejo es: Manténgase lejos de esta película, y aconseje a todos, sin excepción, que no la vean. En lugar de ello, lea la Biblia con sus amigos y vecinos.

 

Hans-Werner Deppe; Bethanien Verlag, D-33808 Oberlinghausen, Alemania.

Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   www.betanien.de

Traducción: Elisabet Ingold-González

 

Para más información sobre esta película vaya a:

http://www.cuttingedge.org/sp/n1902.htm

 

Comentarios:

Queridos hermanos, muchas gracias por la pagina que han puesto al servicio de la comunidad cristiana. No estoy muy de acuerdo con la critica a la película de Mel Gibson. Creo que el autor no hace justicia al impacto que la película tuvo en los países musulmanes. 

Dios les bendiga

Para servirles,

F. L. 8.12.2005

 

Querido hermano F.L:

Muchas gracias por escribirnos. Sería bueno que estudies el link de Cutting Edge http://www.cuttingedge.org/sp/n1902.htmCundo lo hayas estudiado, por favor, escríbenos de nuevo. Personalmente creo que el “Cristo” presentado en esta película es un tipo del Anticristo, puedes comparar algunas imágenes de esta película con Zacarías 11:17. Los musulmanes también esperan el retorno de su “Cristo” pero recibirán al Anticristo, por eso la acogida de esta película en muchos países árabes, los cuales en general persiguen a los fieles seguidores de Jesucristo.

Muchas bendiciones

Alberto  

 

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2021 La voz de los Mártires

Buscar