No somos del mundo... ¿O somos del mundo?

Sabemos que somos de Dios, y que el mundo entero yace en maldad (1 Juan 5:19).

(Jesús dijo, hablando con el Padre) Yo les he dado tu palabra, y el mundo los ha odiado porque no son del mundo, como yo no soy del mundo (Juan 17:14).
 
Muchos cristianos creen que el cristianismo es una ética dada por Dios para mejorar el mundo. Asimismo, muchos sinceramente sienten el deber de involucrarse en la gestión política o social. No importa cuán generosas estas iniciativas sean, no son suficientes. El mundo no se puede mejorar (1 Juan 2:17): el mundo ha crucificado a Jesucristo.

 El mundo es harto impotente, sin esperanza, apartado de una relación con Dios, y está inmerso en el mal y bajo el poder de Satanás.

Jesús no vino a la tierra para reformar el funcionamiento de la sociedad; no estuvo involucrado en política. El mundo lo ha rechazado. No obstante abrió a cada ser humano, individualmente, un camino de salvación para entrar en relación con Dios. Su muerte en la cruz, su terrible destino que le fue reservado por los hombres, es el medio que Dios escogió para salvarlos. Al odio, Dios respondió con amor. Él ama y salva a los que sienten la necesidad de ser perdonados y liberados. Los creyentes están vinculados a Cristo resucitado y son ciudadanos del cielo. "No son del mundo, como yo (Jesús) no soy del mundo".

Cuando Jesús vino a este mundo, no reclamó sus derechos como rey de Israel. Para establecer su reino, hace falta que ejerza su poder de juzgar. Sin embargo, en Juan 3:17 dice: "Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo". Habiendo venido para salvar, él siguió su camino, haciendo el bien, y murió para resolver la cuestión de mis pecados delante de Dios. Y cuando lo acepto como mi Salvador, también yo puedo seguir en este camino de la compasión y del amor por todos los hombres. ¿Lo haré?

Fuente: La Buena Semilla; Redacción: VM-Argentina 

 

Si quieres saber cómo obtener la paz con Dios: http://www.cuttingedge.org/sp/salvation.htm

O si seriamente te preocupa este asunto, puedes escribirnos: info(arroba)lavozdelosmartires.com.ar

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2021 La voz de los Mártires

Buscar