Catástrofes Mundiales

Los asteroides son bloques de materia que giran en torno al sol y cuyas trayectorias se sitúan generalmente entre las de los planetas Marte y Júpiter. Algunos describen órbitas excéntricas que les permiten acercarse a la tierra. De acuerdo con los cálculos de los astrónomos, uno de éstos asteroides - nombrado 1950 DA – que mide alrededor de 1 Km. de diámetro, podría en un futuro no muy lejano hacer impacto en la tierra. Este hecho, reflejado por los medios de comunicación, nos hace tomar conciencia de que nuestro planeta no está libre de acontecimientos inquietantes para la humanidad.

Sin embargo el versículo bíblico de las Lamentaciones de Jeremías, citado abajo, nos da a entender que nada aconteció ni acontecerá sin el permiso de Dios. También Hebreos 1. 3 nos reconforta declarando que Dios “sustenta todas las cosas con su palabra poderosa”. Los movimientos de los astros están en Su mano. Pero vendrá un día cuando, según su voluntad, nuestro planeta será destruido: “Los cielos y la tierra de ahora son reservados por su palabra para el fuego” (2 Pedro 3:7). Ese día quizá está más cercano de lo que pensamos.

Para el presente, el que “tiene dominio sobre el reino de los hombres” (Daniel 5:21) conoce a todos los hombres, y conoce también lo que está en el hombre (Juan 2: 24-25). Dios se interesa personalmente por cada uno de los seres humanos, y quiere que cada uno de ellos crea en Jesucristo, el único camino de salvación.

Los que creen, según Su promesa, estarán habitando “nuevos cielos y una nueva tierra, donde la justicia vive. Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por Él sin mancha e irreprensibles, en paz” (2 Pedro 3: 13-14). 

Fuente: La buena Semilla

¿Quién será aquel que diga que sucedió algo que el Señor no mandó? (Lam. 3:37)

Y no hay cosa criada que no sea manifiesta en Su presencia; antes todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel á quien tenemos que dar cuenta (Hebreos 4:13).

Indudablemente tenemos presente los huracanes en Centroamérica y en el sur de Estados Unidos de Norteamérica, el terremoto en China (ocurrido el 12 de mayo de 2008), el huracán en Birmania (ocurrido entre el 2 y 3 de mayo de 2008) y el maremoto del Pacífico (ocurrido el 26 de diciembre de 2004 y que causó 300.000 muertes y destruyó las casas de un millón de personas). También podemos ver las calamidades que sobrevienen en Sudamérica (y en tantas otras partes del planeta) producto de la deforestación y por los efectos de la contaminación del medio ambiente, lo que a su vez es el producto de la ambición insaciable del ser humano. Definitivamente Dios permite catástrofes terribles, pues Jesucristo lo anunció en Mateo 24 y también en el libro de Apocalipsis se describen eventos espantosos. Ahora, ante este panorama, pensemos y preguntémonos si quizá la capacidad tecnología del hombre no ha llegado ya hasta el punto tal de poder producir - en cualquier punto de la tierra - terremotos, maremotos, huracanes y toda clase de devastaciones; tal vez con la finalidad de reducir la población mundial o para someter naciones que se resisten al plan de una globalización mundial, o simplemente para dar avance a las ideas orwellianas de un control total sobre cada habitante de la tierra (respecto a esto, consideremos Romanos 1: 21 y 28-32).

Finalmente no nos olvidemos de orar por los afectados de las catástrofes en los países donde han acontecido; y en especial por nuestros hermanos cristianos que, en varios de estos países, sufren de manera doble, ya que deben soportar además la persecución a causa de su fe.

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2021 La voz de los Mártires

Buscar