La persecución cristiana va más allá de las detenciones y las muertes

 

La persecución cristiana va más allá de las detenciones y las muertes 

Al mencionar la persecución mucha gente piensa en cristianos amenazados, golpeados o incluso asesinados por su fe. Si bien éste es el producto visible de la persecución, hay raíces detrás de esta expresión violenta del odio. 

Tratamos de hacer una evaluación mucho más profunda de este tema. La problemática de la persecución es mucho más profunda que la violencia visible. La persecución se extiende por toda las sociedad, e influye sobre todos los aspectos de la vida. Es un sistema tóxico que oprime, encarcela y esclaviza a los cristianos. Los barrotes se expresan por medio de la discriminación laboral, la escasa educación y mucho más. 

Estos elementos nunca desaparecen y crean un círculo vicioso de opresión que ya se repite por siglos. En consecuencia, la persecución se puede considerar como una prisión para las mentes de los creyentes perseguidos. La discriminación resulta en que los cristianos sólo consiguen los trabajos más humillantes. Suelen ser trabajos duros con una remuneración muy baja. La educación que reciben los cristianos perseguidos es miserable. Los niños de entre 8 y 10 años son sacados de la escuela para trabajar a tiempo completo. 

Incluso sin una educación y con una discriminación laboral, el creyente perseguido sigue teniendo la esperanza de salir de esta cárcel si tuviera la posibilidad. Los cristianos perseguidos experimentan generación tras generación un ciclo interminable de pobreza y opresión. Esto acontece en los países musulmanes, hinduistas y comunistas. 

Uno de los fines de nuestra misión es ayudar a los heridos, restaurar las iglesias destruidas, ayudar a las familias de los mártires. Lamentablemente este proceso se repite, generación tras generación. Las víctimas más vulnerables de la Iglesia perseguida son los niños y las mujeres. 

 

Nuestro sueño desde hace años es ayudarles a salir de sus prisiones y dotarles de las herramientas necesarias para romper este sistema. 

Nuestro deseo más profundo es preocuparnos por los que sufren ayudándoles para que tengan una nueva esperanza. 

Nuestra oración es ver aliviados los sufrimientos de los creyentes perseguidos y te invitamos a unirte a nosotros con mucha oración.

 

para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembro, todos se preocupen los unos por los otros. Y si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él…(1Co 12:25-26). 

Acordaos de los presos, como presos juntamente con ellos; y de los afligidos, como que también vosotros mismos estáis en el cuerpo (Heb 13:3).

 

Fuente: VM – Brasil; Redaccion: VM – Ar,  8.6.2022 

Para comentarios y sugerencias, puede escribirnos: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2022 La voz de los Mártires

Buscar