Las vacunas COVID-19: ¿Cómo evaluarlas espiritualmente?

 

Las vacunas COVID-19: ¿Cómo evaluarlas espiritualmente?

 

 Andreas Lerch, 3.7. 2021

 

 ¡Por favor, difunda este artículo! Puede hacerlo siempre cuando no hace cambios del contenido. También se permite traducirlo a otros idiomas.

 

 Prefacio

 

 El mundo se ha puesto patas arriba desde el otoño de 2019. Se ha propagado un virus, el coronavirus SARS-2. En la mayoría de los países se hizo muy poco durante los primeros meses para detener la propagación del virus por todo el mundo, pero luego se introdujeron medidas extremas en casi todas partes, que nunca se habían visto a nivel mundial. Los países que anteriormente se caracterizaban por una libertad relativa han abolido en gran medida esta libertad. El miedo ha llenado los corazones de muchas personas. La economía mundial se ha visto gravemente dañada, lo que ha llevado a la pobreza, incluida la hambruna. Y probablemente pronto habrá más resultados negativos.

 

 Remedios probados y confiables, como la Hidroxicloroquina y la Ivermectina, que también se ha comprobado que ayudan contra el COVID-19, la neumonía causada por el coronavirus SARS-2, se han dejado de lado y en algunos países incluso se han prohibido parcialmente. En cambio se presentó muy pronto la promesa de una inoculación que tendría el poder de redimir a la humanidad de las tinieblas en las que ha caído. Muchos ya han recibido la vacuna. Muchos, por otro lado, están decididos a que no se les aplique la vacuna COVID-19 a ningún precio. Algunos dudan. La pregunta, que todo cristiano y toda persona en general debería hacerse, es: ¿Cómo ve Dios las vacunas COVID-19? O: ¿Cómo se debe evaluar espiritualmente las vacunas COVID-19?

 

 

 ¿Qué son las vacunas COVID-19?

 

 Desde un punto de vista médico, las vacunas COVID-19 en realidad no son vacunas. En realidad, las vacunas COVID-19 actualmente en uso son dos técnicas diferentes de terapia génica humana diseñadas para reducir los síntomas en aquellos que contraen y se enferman con el coronavirus SARS-2. La técnica utilizada por Pfizer / Biontech y Moderna utilizada cuenta de nanopartículas tóxicas que entran en las células; la otra, utilizada por Astrazeneca y Johnsohn & Johnsohn, utiliza adenovirus genéticamente modificados.

 

 

El papel de niños en la producción de vacunas COVID 19

 

 Las líneas de células madre obtenidas de niños forman parte en el desarrollo, en las pruebas y en fabricación de vacunas COVID-19 de Pfizer / Biontech, Moderna, Astrazeneca y Johnson & Johnson. No están hechas de niños previamente abortados, porque las células madre no se pueden obtener de seres muertos. El cuerpo humano no es como un automóvil que deja de andar cuando se rompe una parte importante, pero las otras partes aún se pueden usar como repuestos para otros coches.

 

 La muerte humana es un proceso instantáneo en el que todas partes vivas del cuerpo quedan inutilizables. Incluso las personas a las que se les extraen órganos para el trasplante, no están muertas, sino que sobreviven al procedimiento o de las que se cree que tienen pocas posibilidades de recuperar el conocimiento. A continuación, se abren los cuerpos de estas últimas y se extraen sus órganos.

 

 Para obtener células madre, los niños sanos crecen en el útero y nacen vivos mediante cesárea y luego se extraen las células de ellos mientras aún están vivos, generalmente sin anestesia. La anestesia interferiría. El niño tiene un dolor insoportable mientras lo están matando al obtener estas células. No todas las células son adecuadas, por lo que muchos niños son asesinados brutalmente para obtener las células adecuadas. Aquí se trata de sacrificios humanos para la producción de un suero. Y la suposición de que esto solo sucedió hace muchas décadas, y nunca ha sucedido desde entonces, es incorrecta. La afirmación de que en las vacunas COVID-19 no se usan células extraídas de niños es formalmente correcta, pero es engañosa. Se mata a los niños para obtener células madre y luego esas células madre se reproducen. Por tanto, no se utilizan las células originales, sino las células replicadas. Pero estos se remontan al asesinato bestial de un niño. Entonces, está claro que recibir las vacunas COVID-19 es un pecado grave.

  ¿Creemos realmente que a Dios le agrade esta matanza cruel de niños solo porque creemos que beneficiará nuestra salud? ¡Imposible! Aceptar estas vacunas está completamente fuera de discusión para los cristianos, independientemente de cualquier consideración de beneficio o daño para nosotros mismos. Por cierto, las líneas celulares obtenidas de niños que se han asesinado para tal fin, también se utilizan en algunas de las vacunas que se administran contra otras enfermedades. Por lo tanto, los cristianos deben rechazarlas absolutamente, tanto para ellos mismos como para sus hijos.

 

Beneficios potenciales y daños potenciales de Vacunas COVID-19

  Las vacunas COVID-19 no son medicamentos aprobados. Por lo general, se necesitan muchos años o décadas para desarrollar una nueva vacuna con las pruebas necesarias. Para las aprobaciones de emergencia, la última fase de las pruebas en humanos puede acortarse y, en lo que respecta a los números, puede reducirse, pero los controles de seguridad mediante experimentos con animales deben cumplirse de antemano. Estos controles de seguridad se omitieron de las vacunas COVID-19. Esto nunca debería haberse permitido. Probablemente sea un acto criminal. Las afirmaciones de que las vacunas COVID-19, desarrolladas oficialmente y apenas probadas en menos de un año, son seguras y efectivas son obviamente fraudulentas. Uno debería hacer la pregunta: si las vacunas son indudablemente seguras, ¿por qué las compañías farmacéuticas han sido protegidas legalmente de cualquier posibilidad de demandarlas por daños causados por las vacunas?

  En base a las experiencias ya vividas, si investigamos más los hechos y buscamos la verdad en lugar de confiar en la propaganda oficial, surge la siguiente imagen: Muchísima gente después de haber recibido las vacunas se ha enfermada con una infección supuestamente por el corona virus del SARS-2, también hay casos graves. Numerosas personas han quedado paralizadas desde que se vacunaron. Un estudio científico publicado en el New England Journal of Medicine encontró que el 81,9% de las mujeres embarazadas en el primer o segundo trimestre, que recibieron la vacuna COVID-19, perdieron a su hijo por aborto espontáneo - ¡81,9%!

 

 También se han producido coágulos de sangre en una gran cantidad de personas después de las vacunas COVID-19. Muchos niños y adolescentes, especialmente los varones, han desarrollado miocarditis (una inflamación del músculo cardíaco) después de las vacunas de ARNm. Ambos efectos, a su vez, pueden tener consecuencias fatales. Y muchas personas murieron después de recibir las vacunas. El número de casos no denunciados es enorme, ya que muchos médicos no se atreven a asociar el daño o la muerte de los pacientes con la vacunación recién administrada, pues temen el castigo, no sin razón, si lo hacen. ¡El número de muertes por vacunación y de personas en estado grave es tan alto que las vacunas COVID-19, de acuerdo con las reglas anteriormente vigentes, deberían haber sido prohibidas hace mucho tiempo!

 

 Ahora se ha demostrado científicamente que las llamadas proteínas espinosas, las proteínas que dan a los virus su apariencia de corona o espinosa, causan daños peligrosos en caso de enfermedad grave de COVID-19. Sin embargo, las vacunas COVID-19 significa que precisamente estas proteínas espinosas se producen en grandes cantidades en las células y se diseminan por todo el cuerpo. Por lo tanto, es muy probable que las personas mencionadas, que supuestamente contrajeron COVID-19 poco después de haber recibido una vacuna, no se hayan infectado a pesar de la vacunación, sino que se enfermaron a causa de la vacuna. De hecho, las vacunas COVID-19 son más peligrosas que el virus. Los corona virus solo causan enfermedades cuando las personas están expuestas a una gran cantidad de virus que el sistema inmunológico humano ya no puede interceptar de una sola vez. Luego se puede produccir una infección, que el sistema inmunológico y la fiebre posiblemente desencadenada superan, si la salud de la persona no estaba, de hecho, ya gravemente dañada. Sin embargo, las vacunas COVID-19 manipulan a las personas para que produzcan por sí mismas la proteína espinosa. Esta condición tiene una duración de tiempo indefinido y con ella el daño causado por las proteínas espinosas. Las consecuencias pueden ser derrames cerebrales, hemorragia cerebral, infartos, daño de órganos y otras cosas.

 

 También es probable que muchas personas vacunadas experimenten efectos extremadamente peligrosos dependientes de los anticuerpos (ADE), si vuelven a entrar en contacto con un virus similar. Durante los años de intentos de desarrollar vacunas contra el SARS-1 y el MERS, murió un gran número de animales de prueba. Es por eso que las vacunas nunca se probaron en humanos. En el caso de las vacunas contra el coronavirus-2 del SARS, se omitieron los experimentos con animales en gran medida y, después de un ensayo humano extremadamente corto, las vacunas se utilizaron de inmediato. Si toma la experiencia de los experimentos con animales con las vacunas SARS-1 y MERS como criterio, una gigantesca catástrofe se acerca a la humanidad. Si esto sucede, lo cual es de temer, probablemente se afirmará que estas personas murieron a causa de la infección con una "nueva variante particularmente peligrosa del corona virus del SARS-2". Se puede suponer que el número real de muertes por vacunación COVID-19 ya ha superado el número real de personas que murieron por la infección por el corona virus SARS-2. Y es de esperar que sean incomparablemente superiores a medio plazo.

 

 Científicos en España han examinado el suero de la vacuna COVID-19 de Pfizer y sus ingredientes y han descubierto que el suero de la vacuna contiene altos niveles de óxido de grafeno. El óxido de grafeno y el grafeno son materiales con propiedades muy especiales. Ellos forman "capas" o "redes" superfinas de átomos de carbono. El óxido de grafeno no es un óxido completo de carbono, que sería dióxido de carbono, sino un derivado del grafeno al que se unen grupos de átomos que contienen oxígeno. El óxido de grafeno es menos costoso de fabricar que el grafeno puro. El óxido de grafeno tiene un efecto germicida, lo que probablemente sea la razón superficial por la que se están realizando esfuerzos para agregar esta sustancia a los sueros de las vacunas. Pero el óxido de grafeno también es tóxico. Tiene un efecto inflamatorio y tóxico sobre los pulmones, el hígado y el bazo y, en forma de nanopartículas, provoca cambios muy peligrosos en el sistema inmunológico. El hecho de que el óxido de grafeno puede causar neumonía bilateral grave, debería ser alarmante en relación con COVID-19. El Dr. Pablo Campra Madrid, Doctor en Química y profesor de la Escuela Superior de Ingeniería de la Universidad de Almería, España, identificó grandes cantidades de óxido de grafeno en un frasco de suero de vacuna COVID-19 de Pfizer. Se llevan a cabo más exámenes, también con más frascos de vacunas COVID-19, para lograr un resultado de examen aún más seguro y significativo.

 

 Ahora se ha demostrado científicamente que partes del ARN en el corona virus SARS-2 pueden absorberse permanentemente en el ADN humano. Con las vacunas COVID-19 es mucho más probable que esto suceda, en contrapunto con las infecciones naturales por el virus, entre otras cosas, porque el ARN ha sido manipulado con metil pseudouridina, con el propósito de que sea más estable y se quede por más tiempo en las células humanas. Como resultado, en algunas personas que recibieron la vacuna, un porcentaje cada vez mayor de células se convierte en células que producen proteínas puntiagudas de forma permanente. También es posible que los óvulos o los espermatozoides se modifiquen para que luego la enfermedad se transmita a los niños y la descendencia.

 

 Las personas vacunadas, presumiblemente pueden transmitir las proteínas espinosas a las personas no vacunadas, por ejemplo, a través del tracto respiratorio. Muchas mujeres, incluidas las adolescentes, no vacunadas, han desarrollado hemorragias graves después de entrar en contacto con personas vacunadas.

 

 En resumen: se pone en grave peligro a sí mismo y a los demás si se vacuna. Estos peligros superan con creces cualquier reducción hipotética en los síntomas de la infección por corona virus del SARS-2 brindadas por medio de las vacunas COVID-19, especialmente porque estas infecciones pueden tratarse mejor o incluso prevenirse por otros medios. Por esta razón, también, se debe rechazar absolutamente las vacunas COVID-19 mientras aún se puede. Las personas con un sistema inmunológico fuerte, especialmente los niños, adolescentes y adultos jóvenes sanos, prácticamente no corren riesgo de contraer COVID-19. Sin embargo, tendrán un alto riesgo si reciben la vacuna COVID-19.

 

 

Manipulación

 

 Se ha utilizado una cantidad asombrosa de manipulación durante la "crisis de la corona" y particularmente en el esfuerzo por lograr que la mayoría de las personas acepten las vacunas COVID-19. Algunas de las técnicas de manipulación utilizadas se presentan aquí:

 

  1. El uso de la prueba de PCR para el diagnóstico. La prueba de PCR (PCR significa reacción en cadena de la polimerasa) no es adecuada para determinar si alguien está enfermo. Esto lo dijo nada menos que Kary Mullis, el inventor de la prueba de PCR, quien recibió el Premio Nobel de Química en 1993 por esta invención. Esta prueba es adecuada para aplicaciones de medicina forense, pero no para la detección de infecciones. Kary Mullis fue un crítico muy duro de Anthony Fauci, quien es una figura clave en la creación y gestión de la "crisis de la corona". Kary Mullis murió sospechosamente el 7 de agosto de 2019 a la edad de 74 años, poco antes de que el corona virus del SARS-2 apareciera en público. Podemos asumir con confianza que si Kary Mullis todavía estuviera vivo, condenaría públicamente el uso de la prueba con el PCR en la "crisis de la corona". La prueba también se usa de una manera particularmente manipuladora, haciéndola tan nítida que, de hecho, un solo fragmento del virus es suficiente para producir un resultado positivo de la prueba. Sin embargo, si alguien tiene tan poco patógeno en su muestra, se debe considerar que no está infectado. Todo esto significa que la cantidad de "casos de coronavirus" está extremadamente manipulada, ya que la inmensa mayoría de las personas que dan positivo en la prueba no están infectadas con el coronavirus del SARS, ni tienen síntomas de la enfermedad. Y no pueden infectar a nadie más con este virus. Para las personas sin síntomas, un resultado positivo con la prueba de PCR siempre es 100% falso. En comparación con las pruebas rápidas, la prueba de PCR se elogia por ser más precisa; lo que arroja una luz especial sobre el valor informativo de las pruebas rápidas.

 

 2. El segundo punto está relacionado con el primero: la desaparición casi completa de todas las formas de gripe. Casi todos los pacientes con síntomas similares a los de la gripe fueron reportados como "enfermos de corona". Las pruebas fueron presumiblemente positivas, pero, como se describió anteriormente, eso no quiere decir casi nada.

 

 3. La mentira de que existe un gran peligro de que personas sin síntomas infecten a otras con COVID-19. La verdad es que las personas sin síntomas no pueden infectar a otras personas con una enfermedad basada en el coronavirus. De esta manera se promueve el miedo.

 

 4. La manipulación del número de personas que murieron a causa de una infección por el corona virus SARS-2. Se ordenó que cualquier persona que muera dentro de los 28 días luego de una prueba de PCR con un resultado positivo debe ser reportada como "muerte por corona" y registrada en consecuencia en las estadísticas. No importa si recibió un disparo, tuvo un ataque cardíaco, resultó gravemente herido en un accidente o tuvo un cáncer terminal. Tampoco importa si tuvo neumonía por una causa distinta a COVID-19. Los hospitales se vieron motivados a participar en este fraude mediante grandes pagos monetarios, es decir, mediante sobornos del Estado. Había incluso más dinero para los "pacientes con corona" en la unidad de cuidados intensivos, de modo que las personas que no lo necesitaban eran conectadas a máquinas pulmonares, que luego las mataban.

 

 5. La mentira de que solo las vacunas pueden vencer la enfermedad. En realidad, existen curas efectivas y muy pocas personas deberían haber muerto por COVID-19.

 

 6. El bombardeo de la población con el tema "Corona" por parte de los grandes medios. El aspecto cuantitativo es probablemente incluso más importante que el cualitativo. Dado que los principales medios de comunicación han estado bombardeando a las personas con el tema de "Corona" todos los días desde la primavera de 2020, crean de una forma muy sutil y muy efectiva la sensación de que se trata de un tema inmensamente importante, es decir, lo más importante en todo lo que sucede. Las noticias también pueden ser irrelevantes, pero el tema siempre está presente.

 

 7. Cobertura altamente manipuladores de las vacunas por parte de los medios dominantes. No hubo temor de fingir repentinamente la piedad y retratar la recepción de las vacunas como un acto de caridad cristiana, a pesar de que estas se producen o desarrollan con la ayuda de células de niños cruelmente asesinados, y que además son muy peligrosas. El truco manipulativo de “bombardear” a la población también se está utilizando con respecto a las vacunas.

 

 8. Simular deliberadamente una escasez de dosis disponibles de la vacuna. Este es un truco que se utiliza para engañar a las personas, haciéndoles creer que la vacunación es valiosa y que es un privilegio recibirla.

 

 9. Promoción financiada por el gobierno para las vacunas COVID-19.

 

 10. Incentivos para quienes reciben la vacuna COVID-19, por ejemplo, en los EE. UU. Celebrando loterías donde quienes se han vacunado pueden ganar millones en premios. La pregunta aquí es, si recibir la vacuna es un privilegio, ¿por qué se realizan loterías para que la gente se vacune? ¿Por qué regalar dinero, comida rápida, helados, cerveza o marihuana (en Nueva York) a las personas que se han inyectado?

 

 11. Aterrorizar a quienes no se vacunan. Las medidas van desde la prohibición de entrar en instalaciones de ocio hasta la amenaza de tener que llevar máscaras perjudiciales para la salud durante el resto de su vida, o la pérdida de su trabajo, universidad o lugares de formación.

 

 12. Difamación de expertos que expresan creencias científicas distintas a las establecidas por la OMS (Organización Mundial de la Salud bajo la influencia de Bill Gates). Sus declaraciones son censuradas y se lanzan campañas de asesinato moral en su contra. Incluso si presentan hechos concretos y resultados científicamente probados, serán censurados. Las amenazas se utilizan para intentar silenciarlas. Pero no solo mediante amenazas, sino también mediante acusaciones falsas, registros domiciliarios, detenciones, e incluso ingreso en psiquiatría. La admisión a la psiquiatría es un método que la Unión Soviética también utilizó contra los críticos del marxismo.

 

 13. Chantajear a los médicos amenazándolos con retirarles sus licencias o despedirlos si tienen opiniones médicas sobre las vacunas COVID-19 que difieran de la opinión establecida por la OMS. También son víctimas de campañas de difamación y asesinato moral, e incluso ya se han producido casos de ingreso en la psiquiatría.

 

 14. La creación de una religión corona más o menos inconsciente. La proyección de luz sobre la estatua del Cristo Redentor en Río de Janeiro con la inscripción "La vacunación redime" en inglés y portugués es un claro símbolo de esto. La propagación del corona virus SARS-2 se trata como una especie de catástrofe del pecado en el mundo. Mantén tu distancia y usa una máscara es un ejercicio religioso y vas a recibir el sacramento de la prueba del corona virus SARS-2. Recibir la vacuna COVID-19 trae salvación. Muchas personas están tan manipuladas emocionalmente que en realidad tienen tales sentimientos.

 

 

 

Médicos y científicos advierten sobre las vacunas COVID-19

 

 A pesar de las amenazas masivas, las difamaciones, los despidos y las prohibiciones profesionales, hay médicos y científicos que obviamente todavía tienen conciencia y por lo tanto no pueden permanecer callados. Advierten, a veces de manera muy drástica, sobre las vacunas COVID-19. Por sus carreras, por su reputación en los principales medios de comunicación, por su seguridad personal y también por la seguridad de sus seres queridos, sería mucho más beneficioso si anunciaran las vacunas COVID-19 en lugar de advertir sobre ellas. Es por eso que estas personas deben ser evaluadas como más confiables que las que anuncian las vacunas COVID-19. Además, muchos de ellos son luminarias científicas absolutas que pueden hablar con autoridad en el campo de la microbiología y la inmunología. La siguiente lista no pretende ser completa. Los enumerados se dan a modo de ejemplo. Lea esta lista por completo, incluso si es relativamente larga. Esta es la única forma en que pueden ver cuán calificadas están las personas que advierten sobre las vacunas COVID-19.

 

 

Pamela Acker MSc, bióloga, experta en el uso de niños para sueros de vacunación, no pudo completar sus estudios de doctorado por razones de conciencia, EE. UU.

 

 Dr. Mohammad Adil, médico, fundador y presidente de World Doctors Alliance, una asociación de más de 100.000 médicos y otros profesionales médicos, Reino Unido

 

Dr. Mario Cabrera Avivar, médico, ex asesor de la OPS, la rama regional de la OMS en el continente americano, Uruguay

 

 Dr. Sucharit Bakhti, profesor emérito de medicina, especialista en microbiología y epidemiología de infecciones, 1990-2012 director del Instituto de Microbiología e Higiene Médica de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz, cofundador de Médicos por la Ética Covid, Alemania

 

 Dr. Antoine Barbari, profesor de medicina, Beirut, Líbano; Dr. Scott Barbour, médico deportivo, EE. UU.

 

 Dr. Jeffrey Barke, médico, Estados Unidos; Dr. Petra Baumgartner, médico de urgencias, Graz, Austria

 

  Dra. Manuela Besser, bióloga, científica en investigación biomédica, Alemania

 

 Dr. Thomas Binder, cardiólogo, internista, Baden, Suiza

 

 Dr. Peter Breggin, psiquiatra, ha sido un luchador líder contra los tratamientos y medicamentos dañinos para la salud en psiquiatría durante décadas, Ithaca, Nueva York, EE. UU.

 

 Dr. Byram Bridle, profesor de medicina, virología e inmunología, experto en investigación y desarrollo de vacunas, Universidad de Guelph, Canadá

 

 Dra. Kelly Brogan, Doctora, Estados Unidos; Dr. Rashid Buttar, médico, EE. UU.

 

 Dra. Dolores Cahill, bióloga e inmunóloga, desde 2005 Profesora en la Facultad de Medicina, University College Dublin, 1995-2003 Científica senior en el Instituto Max Planck de Genética Molecular, Berlín, Presidente de la World Doctors Alliance, Irlanda

 

 Dr. Marco Chiesa, psiquiatra, profesor del University College London, cofundador de Doctors for Covid Ethics UK

 

 Dr. Francis Christian, cirujano, profesor de medicina, Universidad de Saskatchewan, Canadá

 

 Dr. Teryn Clarke, médico, Estados Unidos; Dr. Vernon Coleman, médico, Reino Unido

 

 Dr. Gastón Cornu-Labat, cirujano, Argentina, ahora en EE. UU.

 

 Dr. Doug Corrigan, bioquímico y biólogo molecular, numerosas innovaciones galardonadas, fundador del Instituto de Salud Polimolecular, EE. UU.

 

 Dr. Thomas Cowan, médico, Estados Unidos; Dr. Zac Cox, dentista, Reino Unido

 

 Dr. Johan Denis, médico, Bélgica

 

 Dra. Elizabeth Evans, Doctora en Medicina, Co-Fundadora de la Alianza por la Libertad Médica del Reino Unido, Reino Unido

 

 Dra. Pinki Feinstein, psiquiatra, fundadora del Comité del Pueblo de Israel (IPC), Israel, ahora EE. UU.

 

 Dr. Heinrich Fiechtner, médico, miembro del parlamento estatal 2016-2021 en Baden-Württemberg, Alemania

 

 

Dr. Anne Fierlafijn, doctora, Bélgica

 

 Dr. Richard Fleming, cardiólogo, doctor en medicina, doctor en física, doctor en jurisprudencia de investigación pionera en cardiología, EE. UU.

 

 Dra. Anna Forbes, doctora, Reino Unido; Dr. Nils Fosse, médico, Noruega

 

 Dr. Jean-Bernard Fourtillan, farmacólogo, toxicólogo, investigación pionera, Francia; Dr. Stephen Frost, radiólogo, cofundador de Doctors for Covid Ethics, Reino Unido, trabaja en Suecia

 

 Dra. Simone Gold, Doctora en Emergencias, Doctora en Medicina y Doctora en Jurisprudencia, fundadora de America's Frontline Doctors, EE. UU.

 

 Dra. Margareta Grieß-Brisson, neuróloga, cofundadora de Doctors for Covid Ethics Germany, ejerce en Inglaterra

 

 Dr. Martin Haditsch, profesor de medicina, especialista en higiene y microbiología, infectología y medicina tropical, así como en virología y epidemiología de infecciones, TravelMedCenter, Leonding y Labor Hannover MVZ GmbH, cofundador de Doctors for Covid Ethics, Austria y Alemania

 

 Dr. Robert Hamilton, médico, Estados Unidos; Dr. Kirstin Held, médico, EE. UU.

 

 Dra. Veronika Himmelbauer, pediatra, Austria

 

 Dr. Stefan Hockertz, inmunólogo, farmacólogo y toxicólogo, socio gerente de tpi consult GmbH en Alemania y Suiza, antes de 1999 y hasta 2004 director y profesor del Instituto de Toxicología Experimental y Clínica del Centro Médico Universitario de Hamburgo Eppendorf, miembro desde 1995 a 2002 de la dirección de los Institutos Fraunhofer de Toxicología y Medicina Ambiental en Hamburgo, cofundador de Médicos por la Ética Covid, Alemania

 

 Dr. Roger Hodkinson, patólogo, director gerente y director médico de la empresa de biotecnología MedMalDoctors, Canadá

 

 Dr. Charles Hoffe, médico, Canadá

 

 Dr. Steven Hotze, médico, fundador del Hotze Health and Wellness Center, EE. UU.

 

  Dra. Maria Hubmer-Mogg, doctora, fundadora de We show our face, Austria; Dra. Stella Immanuel, doctora, Camerún, ahora EE. UU.

 

 Dra. Elisabeth Jenik, doctora, Austria

 

 Dr. Scott Jensen, médico, miembro del Senado del estado de Minnesota

 

 Dra. Ulrike Kämmerer, profesora, biología humana, inmunología, biología celular, Hospital Universitario de Würzburg, cofundadora de Doctors for Covid Ethics, Alemania

 

 Dr. Andrew Kaufman, médico, EE. UU. Dr. Alina Kislich, doctora, Austria

 

 Dr. Robert Kleinstäuber, Jefe de Anestesia y Medicina de Cuidados Intensivos, Alemania

 

 Dra. Elke de Klerk, doctora, fundadora de Médicos por la Verdad, Países Bajos, ejerce en Bélgica

 

 Dr. Joseph Ladapo, profesor de la Facultad de Medicina David Geffen de UCLA, EE. UU.

 

 Dr. Barre Lando, médico, EE. UU.; Dr. Thomas Ly, médico, especialista en infectología, Tailandia

 

 Dr. James Lyons-Weiler, biólogo, pionero en bioinformática, fundador y director del Institute for Pure and Applied Knowledge, EE. UU.

 

 Dra. Carrie Madej, doctora, Estados Unidos

 

 Dr. Robert Malone, médico, virólogo, inmunólogo, biólogo molecular, inventor de la tecnología de vacunación de ARNm, EE. UU.

 

 Dr. Luis Marcelo Martínez, doctor, MA en biología molecular e ingeniería genética, Argentina

 

 Dr. Peter McCullogh, internista, cardiólogo, epidemólogo, es uno de los científicos internistas más citados en los EE. UU, y profesor en el Baylor University Medical Center, Dallas, EE. UU.

 

 Dr. Mark McDonald, psiquiatra, Estados Unidos; Dr. Jim Meehan, médico, EE. UU.

 

 Dr. Joseph Mercola, osteópata, Estados Unidos

 

 Dr. Lee Merritt, cirujano ortopédico, ex presidente de la Asociación de Médicos y Cirujanos Estadounidenses, EE. UU.

 

 Dr. Hartmut Michels, pediatra, ex médico jefe de una clínica infantil, Alemania

 

 Dra. Judy Mikovits, bióloga molecular, bioquímica, viróloga, investigación pionera sobre el VIH y los retrovirus, EE. UU.

 

 Dr. Olav Müller-Liebenau, médico, cofundador de Médicos para la Ilustración, Hamburgo, Alemania

 

 Dr. Luc Montagnier, profesor, biólogo, virólogo, es uno de los dos descubridores del virus HI, que se cree que causa el sida, Premio Nobel de Medicina 2008, Francia

 

 Dr. Galit Zapler Naor, médico, Israel; Dr. James Neuenschwander, médico, EE. UU.

 

 Dr. Mikael Nordfors, médico, fundador de Peoples Court, Suecia

 

 Dra. Christiane Northrup, doctora, Estados Unidos, Dr. Lawrence Palevsky, médico, EE. UU.

 

 Dr. Michael Palmer, profesor, investigación bioquímica, Universidad de Waterloo, cofundador de Doctores por la ética de Covid, Canadá

 

 Dr. Christian Perronne, profesor de medicina, ex presidente del Collège des professeurs de maladies infectieuses et tropicales, ex vicepresidente de un groupe de travail sur la politique vaccinale dans la zone Europe pour l'Organisation mondiale de la santé (OMS), co -fundador y ex presidente de la Fédération française d'infectiologie (FFI), Francia

 

 Dr. Natalia Prego Cancelo, Doctora, España

 

 Dr. Romeo Quijano, profesor emérito de medicina, Universidad de Filipinas Manila, Filipinas

 

 Dra. Karina Reiß, profesora de bioquímica en la Universidad Christian Albrecht de Kiel, cofundadora de Doctores por la Ética Covid, Alemania

 

 Dr. Didier Raoult, profesor de medicina, director de IHU Méditerranée Infection, es considerado el principal experto mundial en enfermedades infecciosas, Marsella, Francia

 

 Dra. Rachael Ross, Doctora, Estados Unidos; Dra. Piotr Rubas, médico, Polonia, ejerce en Alemania

 

Dr. Heiko Santelmann, médico, Alemania, ejerciendo en Noruega; Dr. Thomas Sarnes, cirujano, Oranienburg, Alemania; Dr. Christian Tal Schaller, médico, Suiza

 

 Dr. Bodo Schiffmann, médico, Alemania, actualmente en Tanzania

 

 Dra. Vanessa Schmidt-Krüger, bióloga celular, científica del Centro Max Delbrück de Medicina Molecular en Berlín, Alemania

 

 Dr. Heiko Schöning, médico, fundador del comité de investigación extraparlamentario del corona, cofundador de Médicos por la Ilustración, Hamburgo, Alemania.

 

 Dr. med. Christian Schubert, profesor universitario, médico y psicólogo, jefe del laboratorio de psiconeuroinmunología de la Clínica Universitaria de Psicología Médica de Innsbruck, Alemania, ahora Austria

 

 Dr. Stephanie Seneff, científica senior del Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial del MIT, desde 2008 se centra en la relación entre los alimentos y las toxinas y enfermedades ambientales, EE. UU.

 

 Dr. José Luis Sevillano, Doctor, España; Dr. Hilde de Smet, médico, Bélgica

 

 Dr. Andreas Sönnichsen, profesor de Medicina, Departamento de Medicina General y Familiar, Universidad Médica de Viena, cofundador de Doctores por la Ética Covid, Austria

 

 Dr. Kurt Sternberger, médico, Austria; Dr. Alexandra Streubel, médica y psicóloga, Austria

 

 Dr. Ralf Sundberg, profesor emérito de medicina, Suecia

 

 Dra. Sherri Tenpenny, osteópata, EE. UU.; Dra. James Todaro, médica, Estados Unidos

 

 Dr. Brian Tyson, médico, EE. UU.; Dra. Christine Valentiny, doctora, Austria

 

 Dr. Geert Vanden Bossche, veterinario, virólogo, Oficial sénior de programas 2008-2011 en la Fundación Bill & Melinda Gates en Seattle, EE. UU., División de Salud Global, Descubrimiento de Vacunas, Bélgica

 

 Dr. Andrew Wakefield, gastroenterólogo, Reino Unido

 

 Dr. Walter Weber, especialista en oncología, cofundador de Médicos por la Educación, Hamburgo, Alemania

 

 Dr. Wolfgang Wodarg, especialista en medicina interna - medicina pulmonar y bronquial, especialista en higiene y medicina ambiental, especialista en salud pública - medicina social, desde 1994 a 2009 miembro del Bundestag alemán, de 2009 a 2010 fue el iniciador de la Investigaciones del Consejo de Europa sobre la pseudopandemia de gripe porcina, cofundador de Médicos por la Ética Covid, Alemania

 

 Dr. Damian Wojcik, médico, Nueva Zelanda

 

 Dr. Michael Yeadon, bioquímico y toxicólogo, exvicepresidente y científico jefe de Alergias y Enfermedades Respiratorias de la compañía farmacéutica Pfizer, cuya vacuna COVID-19 ha sido la más utilizada hasta la fecha, cofundador de Doctors for Covid Ethics, Reino Unido

 

 Dr. Vladimir Zev Zelenko, pionero en el tratamiento de pacientes con COVID-19 que logró grandes resultados curativos, EE. UU.

 

 

 

¿Dónde puedo encontrar más información?

 

 La información sobre el tema de las vacunas COVID-19 está censurada de manera extrema. Por lo tanto, recomiendo usar otros buscadores que no sean Google o Bing, y otros proveedores de videos que no sean YouTube. Los proveedores de video alternativos son, por ejemplo, Brand New Tube, Brighteon o Rumble. Busque específicamente los nombres que he dado en la lista anterior. Le recomiendo que comience con los ocho expertos de primera clase, cuyas entradas en la lista anterior están en letra negrita, y luego continúe con otros expertos de acuerdo con sus intereses.

 

 Tenga en cuenta lo que las personas de la lista anterior tienen que decir o han escrito. Encontrarás en Internet un tremendo tsunami de difamación, asesinato de personajes, acusaciones falsas y burlas contra muchas de las personas de esta lista. Por lo tanto: por favor, trate con la ciencia, con los hechos que estos expertos, y algunos de los principales expertos del mundo, tienen que presentar. El hecho de que se esté diciendo algo sobre Bill Gates, Jens Spahn o Angela Merkel todavía no lo transforma en realidad.

 

 Para los lectores de esta publicación que deseen obtener más información de una manera distinta a la investigación en Internet, les recomiendo el siguiente libro como introducción:

 

 Reiss, K. y S. Bhakdi: Corona desenmascarada. Nuevos números, fechas, antecedentes. Viena 2021

 

Otros proveedores de información en Internet sobre el tema de las vacunas COVID-19 son, por ejemplo:

 

 - Médicos por la ética de Covid https://doctors4covidethics.org/

 

 - Children's Health Defense Fund, fundado por Robert F. Kennedy, abogado y sobrino de John F. Kennedy, también hay contenido en español, alemán, italiano y francés https://childrenshealthdefense.org/

 

 - Life Site, esta es una organización católica de protección de la vida que tiene buena información, especialmente sobre "El papel de los niños en la producción de vacunas COVID-19" https://www.lifesitenews.com/

 

 - Comité de la Fundación Corona: https://corona-ausschuss.de/

 

 - Médicos para la educación: https://www.aerztefueraufklaerung.de/

 

 - Comité extraparlamentario de investigación de la corona: https://acu2020.org/

 

 - Mostramos nuestra cara: https://wirhabenunsergesicht.org/

 

 - Pensando fuera de la caja: https://quermachen-711.de/

 

 - Los cristianos se ponen de pie: https://www.christenhabenauf.de/

 

 - Mercola https://www.mercola.com/

 

 - Alianza Mundial de Médicos https://worlddoctorsalliance.com/

 

 - Millones contra los mandatos médicos https://mamm.org/

 

 - Médicos de primera línea de Estados Unidos https://americasfrontlinedoctors.org/

 

 - Alianza por la Libertad Médica del Reino Unido https://www.ukmedfreedom.org/

 

 -        La Quinta Columna https://www.laquintacolumna.net/

 

   

 

¿Cómo puede ser esto?

 

 ¿Pero cómo puede ser eso? El gobierno federal dice algo completamente diferente. Se dice de manera muy diferente en la televisión y en los periódicos. ¿Pueden todos mentir? Lamentablemente sí, absolutamente. Y lo han hecho muy a menudo. Sin embargo, algunos de ellos pueden ser engañados para que crean las mentiras que se están diciendo a sí mismos. Esto último está respaldado por el hecho de que dos periodistas de la BBC murieron poco después de haber recibido la vacuna COVID-19 (la BBC es la emisora ​​pública británica). Tanto los políticos como los periodistas son abrumadoramente simples voceros que solo dicen lo que quieren quienes controlan los partidos políticos y los grupos de medios.

 

 ¿Pero por qué? ¿Por qué todo esto? ¿Por qué tanta manipulación, mentira, intimidación, terror, soborno? ¿Cual es el objetivo? ¿El bien de la humanidad? No. Entonces uno habría tenido otros medios y podría haber evitado casi todo el sufrimiento. Pero, obviamente, ellos deliberadamente no querían eso. ¿El objetivo es obtener muchas ganancias? Bueno, aquellos involucrados en el negocio de la vacunación, como Bill Gates o Anthony Fauci, podrán enriquecerse. Pero eso no explica por qué hay una campaña tan coordinada y agresiva de los ricos y poderosos en la tierra para inyectar el suero de las vacunas COVID-19 en casi toda la humanidad. Nunca antes había existido algo así. Como dije, COVID-19 podría haber sido derrotado sin vacunas. Y a pesar de la lucha contra los recursos efectivos, el número real de víctimas, si se descuenta la manipulación de las estadísticas, sigue siendo relativamente pequeño. ¿Entonces, por qué? Cualquiera que esté un poco informado sobre los objetivos y prioridades de los ricos y poderosos de este mundo sabe que mantener baja a la población es muy altamente importante para ellos. Las razones por las que esto era necesario han cambiado a lo largo de los siglos, pero el objetivo y la afirmación de que era necesario siguen siendo los mismos. En los años setenta del siglo XX, las razones por las que hubo que reducir la población mundial fueron aproximadamente tales debido a que los depósitos de carbón, los minerales metálicos, el gas natural, y sobre todo petróleo crudo se agotarían muy pronto; y porque, además, un enfriamiento del clima hacia una nueva Edad de Hielo tendría lugar, de modo que pronto la población mundial ya no podría ser alimentada o atendida. La evidencia de que estas materias primas, incluido el petróleo crudo, seguirán estando presentes durante mucho tiempo, no podría suprimirse por mucho más tiempo. Además, volvió a hacer más calor en la tierra en los años 80, que lo transcurrido en los años 60 y 70, que fueron años relativamente fríos.

 

 Entonces cambiaron a una nueva razón por la cual la población debería reducirse, a saber, que en realidad no hay enfriamiento climático, sino calentamiento global, provocado por la liberación de dióxido de carbono a la atmósfera, es decir, un supuesto efecto invernadero. Si bien el petróleo, el carbón y el gas natural todavía están almacenados desde hace mucho tiempo, ya no deberían utilizarse, ya que contrariamente a esto las masas de hielo en las regiones polares se derretirían, los mares subirían extremadamente sobre el nivel actual del suelo y muchas islas y regiones costeras se hundirían. Mientras tanto, volvió a hacer más frío en la tierra, pero uno se aferró a esta razón por la cual la población tenía que reducirse.

 

 Al parecer, no se atrevieron a cambiar de nuevo del supuesto calentamiento global catastrófico a un supuesto enfriamiento catastrófico. Pero, ¿por qué esta búsqueda de justificaciones por las que hay que reducir la población, aunque se les mienta? La razón de esto debe buscarse en el ámbito espiritual, racionalmente esto tiene poco sentido. Probablemente la clave esté en este pasaje:

 

 “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios; y les dijo Dios: Fructificad y multiplicaos, llenad la tierra y sojuzgadla, y señoread sobre los peces del mar, y sobre las aves de los cielos y sobre todas las bestias que se mueven sobre la tierra”(Génesis 1: 27-28).

 

 Bueno, la tierra tiene un tamaño limitado. Por tanto, es previsible que llegará el momento en que la tierra se llene. ¿Entonces qué pasa? Llegará el fin de la era, se supone. En cualquier caso, esa es una suposición legítima muy obvia. Y se anuncia lo siguiente para el fin de los tiempos:

 

 “Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos, y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los devoró. Y el diablo que los engañaba, fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde está la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por siempre jamás” (Apocalipsis 20: 9-10).

 

 Algunos creen que Satanás ya sabe con certeza que ha perdido y que toda su búsqueda ahora es solo llevar consigo a tantos como sea posible a la condenación eterna en el lago de fuego. Pero esa es una suposición que realmente no encaja con la Biblia, ni con lo que vemos hacer a Satanás en la tierra. Algo que ciertamente va mejor tocante a esto es: Satanás sabe que el tiempo se acaba. Tiene miedo de la perdición y hace todo, realmente todo, para ganar después de todo. ¡Y una estrategia obvia para evitar que llegue el final del tiempo es evitar que la tierra se llene de gente! Bíblicamente hablando, las personas más ricas y poderosas de la tierra son hijos del diablo, sobre quienes Satanás tiene al menos una fuerte influencia indirecta. Pero también hay una fuerte evidencia de que muchos, si no todos, son satanistas conscientes. Los satanistas de la rica y poderosa "élite" obtuvieron su poder y riqueza de Satanás, algunos de ellos durante muchas generaciones en la familia, y están obligados a servir y obedecer a Satanás. Todo el escenario de la "crisis de la corona" con la intención de inyectar a casi todo el mundo un suero peligroso y experimental con efectos desconocidos a largo plazo encaja perfectamente con el objetivo de reducción de la población. Es la gran oportunidad de Satanás para lograr este objetivo, incluso con más éxito que promoviendo la matanza de niños en el útero o promoviendo guerras. Pero, ¿cómo logra esta élite satánica controlar los grandes medios de comunicación, la mayoría de los políticos y, en gran medida, las universidades de tal manera para que mienten descaradamente y trabajen en detrimento de la gente? Es posible que la mayoría de la gente no se dé cuenta hasta qué punto las propiedades, las corporaciones y el dinero en todo el mundo se concentran en manos de unas pocas familias. Esto también se aplica, y este aspecto es importante, a los principales medios de comunicación. Y los dueños determinan la "verdad" que se proclama en estos medios. La sincronización de periodistas en estos medios es ahora extrema. El periodismo algo independiente solo existe en los llamados medios alternativos, e incluso allí solo parcialmente. En las llamadas redes sociales, existe una censura muy fuerte por las corporaciones más grandes y establecidas. Sí, hay censura. Muchas personas en los países occidentales se han acostumbrado a confiar en los principales medios de comunicación durante décadas, al menos desde la infancia. Pero eso es un error, y se ha convertido en un error muy grave en los últimos tiempos.

 

 Los principales medios de comunicación del mundo occidental no merecen confianza. Una actitud más correcta hacia ellos sería, por ejemplo, la que muchas personas en la Alemania Comunista o en la Unión Soviética tenían hacia sus principales medios de comunicación. Sabían que tienen una ideología malvada y que mentían.

 

 ¿Pero no existen también líderes de las iglesias que promueven las vacunas COVID-19? Sí, realmente es así. Pero debemos darnos cuenta aquí que muchos líderes eclesiásticos, como la mayoría de los principales políticos y figuras destacadas de los principales medios de comunicación, también están al servicio de los más ricos y poderosos del mundo. Las iglesias y congregaciones han sido infiltradas cada vez más por miembros de organizaciones satanistas como los masones durante los últimos siglos. Una mayor infiltración ocurrió por parte de agentes de los estados comunistas, que a su vez están controlados por esta "élite" muy satánica. Estas cosas, por supuesto, están en gran secreto, pero hay documentos y testimonios sobre lo sucedido. Y, muy importante: ¡los reconocerás por sus frutos! Ciertamente, a mucha gente le hará daño imaginar que "el líder de su iglesia" es un sirviente secreto de los multimillonarios satanistas. Pero aquí no debemos guiarnos por los sentimientos, tenemos que amar la verdad, aunque duela de vez en cuando. Los lobos con piel de oveja también son lobos que pueden matar. Y, por supuesto, también hay muchos en las iglesias y parroquias quienes son ellos mismos engañados: guías ciegos para ciegos.

 

 Algunos que lean este texto pueden tener el impulso de gritar: ¡teorías de la conspiración! ¡Teóricos de la conspiración! Así que aquí hay una pequeña digresión sobre el tema de las teorías de la conspiración. Creer en la existencia de conspiraciones es algo sumamente razonable. De hecho, alguien que cree que las conspiraciones nunca existieron debe ser considerado un desatinado. Si analizamos hechos históricos o actuales, es un método bien fundado, de hecho, absolutamente necesario, para establecer teorías. Por lo tanto, establecer teorías de la conspiración es un método sensato que es necesario para el crecimiento del conocimiento. Probablemente todos los que se burlan de los "teóricos de la conspiración" creen en las propias teorías de la conspiración.

 

 Un ejemplo: la afirmación de que los nacionalsocialistas prendieron fuego al edificio del Reichstag en Berlín en febrero de 1933 y culparon del crimen a Marinus van der Lübbe de los Países Bajos. Esto es una teoría de la conspiración. Uno hace la pregunta: ¿Cui bono? - ¿A quién sirve? entonces los nacionalsocialistas entran en consideración. Esta es una teoría de la conspiración razonable. Pero no está probado, por lo que es una teoría.

 

 Según un documento cuyo período de confidencialidad ha expirado, la CIA decidió en la década de 1960 engañar a la población para que crea que las "teorías de la conspiración" son ridículas e irrazonables. Gracias a los numerosos periodistas de la prensa y la televisión estadounidenses que trabajaron en nombre de la CIA, han podido lograrlo con gran eficacia a lo largo de las décadas. Esta información en sí misma no es una teoría de la conspiración como se ha documentado. La razón en ese momento fue el surgimiento de la teoría de la conspiración razonable de que no fue Lee Harvey Oswald quien disparó contra el presidente John F. Kennedy, sino varios tiradores que actuaban en nombre de la CIA. El presidente Kennedy tenía la intención de aplastar a la CIA.

 

 La consecuencia a largo plazo que favorece a los conspiradores, especialmente aquellos con el respaldo de los gobiernos de los países occidentales, radica en el miedo producido entre las demás personas a ser considerados "teóricos de la conspiración", lo cual ha facilitado mucho la implementación de sus planes que perjudican a tantos ciudadanos.

 

 

 

¿Qué debemos hacer?

 

 Esta lucha no es solo científica o mediática, sino sobre todo espiritual. Por eso les pido: ¡Oren, oren intensa y persistentemente al Dios verdadero, el Dios que se revela en la Biblia! Tenemos que asumir que muchas personas, incluso en iglesias y parroquias, no solo están cautivas de la propaganda de mentiras sin precedentes, sino que también están hechizadas de una manera muy real para que no puedan ver la verdad. Esto necesita romperse espiritualmente.

 

 ¡Cualquiera que ya haya recibido una o más vacunas COVID-19 debe arrepentirse de ellas! Y como ocurre con todos los pecados, el arrepentimiento implica dejar de cometer el pecado de ahora en adelante. Esto significa que cualquier persona que haya recibido una vacuna no debe, bajo ninguna circunstancia, recibir una segunda. Si recibiste dos, definitivamente ninguna tercera. Pide perdón por creer en las personas equivocadas, por ser negligente y por no haber hecho una mejor investigación. Si conocía las líneas celulares de los niños asesinados y aún tenía la inyección, pida perdón por su egoísmo y malevolencia. Si todavía no se arrepintió de sus pecados, ni está siguiendo a Jesús, ni se bautizó y todavía no comenzó a vivir conforme a los mandamientos de Jesús, ¡hágalo ahora! ¡Ahora es el momento, ahora todavía estás vivo! Por supuesto, esta última solicitud también se aplica a quienes no han sido vacunados. Aquellos que han sido vacunados pueden preguntarse: ¿todavía hay esperanza para mi salud? Bueno, con Dios nada es imposible. ¡Él puede curar! A pesar de todo, ¡no pierdas la esperanza! Todavía estás vivo y, a pesar de todo, todavía puedes hacer el bien, dar fruto para Dios. ¡En ningún caso te suicides, lo que solo te llevaría a la condenación eterna!

 

 ¿Qué más puedes hacer en términos de salud para sobrevivir? Se discute lo siguiente:

 

 1. Aquí también se aplica lo siguiente: si está vacunado, nunca debe inyectarse una segunda. Si tienes dos, definitivamente no la tercera.

 

 2. Contra el riesgo de coágulos de sangre por proteínas espinosas: en particular N-acetilcisteína (NAC o ACC, por ejemplo, ACC aguda) y también ácido acetilsalicílico (AAS, por ejemplo, aspirina).

 

 3. Para evitar los efectos extremadamente peligrosos que dependen de los anticuerpos, es necesario no contraer una infección por coronavirus. Los coronavirus suelen ser relativamente inofensivos y causan simples resfriados. Es probable que el corona virus SARS-2 haya sido modificado genéticamente para hacerlo más peligroso.

 

 Sin embargo, para las personas que han recibido la vacuna COVID-19, ahora puede ser fatal contraer una infección con un coronavirus, también un coronavirus relativamente inofensivo. Por tanto, es muy importante prevenir la infección por virus de este tipo. Suficiente zinc en las células bloquea la replicación de los virus ARN, que incluyen coronavirus y también virus de la gripe. Por eso es necesario obtener suficiente zinc a través de la dieta o por medio de suplementos. Sin embargo, el zinc no puede ingresar a las células sin ayuda; para esto se requieren otras sustancias como hidroxicloroquina, cloroquina, quinina, ivermectina, quercetina junto con vitamina C, galato de epigalocatequina (EGCG). Si tiene síntomas de una infección por coronavirus, debe tratarlo rápidamente, nuevamente con zinc y los agentes que ayudan a transportar el zinc a las células. La vitamina D3 es muy importante para el sistema inmunológico en general. Se obtiene mediante la exposición de la piel al sol y una adecuada nutrición, pero también mediante medicamentos.

 

 4. Para descomponer el óxido de grafeno venenoso: el glutatión descompone el óxido de grafeno en el cuerpo. Por lo tanto, es importante administrar glutatión directamente o N-acetilcisteína (NAC o ACC). La N-acetilcisteína ayuda al cuerpo a generar glutatión.

 

 También existen riesgos para la salud de quienes no han sido vacunados. También en las varillas de prueba de corona virus SARS-2 y también en las máscaras, al menos algunas máscaras, si no todas, hay óxido de grafeno y es muy peligroso si se inhala.

 

 Las personas que no han sido vacunadas también deben tomar medidas para proteger su salud. Se discuten los siguientes medios:

 

 1. Lo mismo se aplica al óxido de grafeno anterior: glutatión y N-acetilcisteína (NAC o ACC)

 

 2. Se están discutiendo numerosos medios contra los peligros de las proteínas espinosas (o corona virus SARS-2), por ejemplo:

 

 - Suramin. Una sustancia interesante que se encuentra en el pino y las agujas de pino, en el hinojo y en el anís.

 

 - N-acetilcisteína (NAC o ACC);  extracto de hoja de diente de león

 

 Generalmente se recomiendan zinc, vitamina D3 y vitamina C

 

 No tenga miedo de las divisiones en iglesias y congregaciones. El "cisma de la corona" ya está aquí. Y no es correcto dejar que la gente se enferme y muera sin previo aviso solo porque queremos mantener una unidad superficial y falsa.

 

 Prepárate para que, como persona que no será vacunada y que también advierte a otros que no se vacunen, serás condenado al ostracismo y odiado tan pronto como mucha gente comience a morirse. La muerte de cientos de miles, incluso millones de personas vacunadas en todo el mundo ya ha comenzado, pero esto se está ocultando en los principales medios de comunicación. Cuando comience la muerte aún mayor, es muy probable que se culpe a una nueva variante del "coronavirus". Entonces el miedo estallará para muchos, las medidas se volverán aún más extremas y la presión sobre los que no han sido vacunados será brutal. Algunos pueden notar que son los vacunados los que mueren, no los no vacunados, y se despertarán, pero es de temer que la mayoría crea las mentiras que les dicen. Prepárate para la persecución.

 

 En caso de que se permitan pronto nuevas marcas de vacunas COVID-19, supuestamente no fabricadas con líneas celulares de niños muertos y supuestamente menos peligrosas, ¡sea muy escéptico! Después de la verdadera avalancha de mentiras en la "crisis del corona" hasta ahora, es razonable suponer que estas afirmaciones también serían mentidas. Es obvio y muy probable que esas marcas de vacunas COVID-19 supuestamente "sin niños muertos" y supuestamente menos peligrosas vendrán, especialmente para persuadir a las personas que todavía tienen la conciencia intacta en esta área, para que acepten por medio del aumento de presión admitir las vacunas COVID-19. Desconfíe de las peligrosas mentiras en la política, los medios de comunicación y la industria farmacéutica. Si aún no ha sido vacunado, ¡apéguese a ello y no se vacune! ¿De qué sirven ciertas opciones de ocio o de viaje cuando estás muerto? ¿De qué sirve su trabajo o armonía con los miembros de la familia que les piden que se vacunen cuando están muertos? ¿Qué pasaría si tuvieras sentimientos de culpa por haberte inyectado un suero elaborado con la ayuda de líneas celulares de niños que cruelmente fueron asesinados?

 

 

 

¡Jesucristo salva! La vacuna COVID-19 no salva sino destruye.

 

 Nota de la redacción: “examinadlo todo y retened lo bueno” (1 Tesalonicenses 5:21). Esto debe ser nuestra regla con respecto a todas las declaraciones de este artículo. Cada uno debemos verificar la veracidad y, en caso de duda, siempre consultar con un médico de confianza o amigos de confianza. Lo mismo se aplica a los links y personas mencionados.

 

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2021 La voz de los Mártires

Buscar