El Canto del Fútbol Falló

Este canto concerniente al deporte con una antigüedad de 15 años, “I believe that we will win” (Creo que vamos a ganar), fue adoptado por los fanáticos (fans) del equipo de los Estados Unidos de Norteamérica para la Copa del Mundo 2014 y gritado a los cuatro vientos. Pero toda la pasión y la unidad, el creer y las “vibraciones positivas”, no cambiaron nada. El equipo de Estados Unidos fue eliminado de la carrera con una derrota ante Bélgica. A este canto, inventado por un animador de la Academia Naval de los USA durante el partido del fútbol Ejército contra las Fuerzas Navales en1999, y que ha sido llamado "el canto de moda en el deporte estadounidense", sin embargo, se lo puede considerar una cosa sin sentido.

El deporte profesional es uno de los dioses de estos tiempos finales. Nada puede vencer a la popularidad del fútbol a nivel mundial, pero el deporte profesional en todas sus formas es una cosa vacía. Lo que los jugadores pueden obtener en un estadio, en algún lugar, no tiene absolutamente nada que ver con la vida real de sus fans. El grado emocional es tan patéticamente vacío como la pompa de una burbuja de jabón bonita con colores brillantes. No hay en realidad nada de orden divino en ello. El deporte profesional es más del 90 por ciento orgullo, jactancia, placer mundano, codicia, juego de azar, bebida, drogadicción, maldición, ira, inmodestia, y abandono de las cosas de Dios. Su esencia está perfectamente resumida en 1 Juan 2:16 como "la concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos, y la vanagloria de la vida". Es la idolatría en una de sus formas más rigurosas. Yo fui un fanático del béisbol por un cierto tiempo en la década de 1990, y lo lamento. Malgasté en vanidad muchas horas preciosas y fugaces, las cuales podría haber dedicado a las cosas de valor eterno.

Fuente:Dave Cloud - Way of Life News, 11.7.2014; Redacción: VM-Ar

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2022 La voz de los Mártires

Buscar