Soluciones bíblicas a los problemas contemporáneos

Por Rus Walton

Nota editorial: 

Invitamos a los lectores de este libro a que nos escriban, comentándonos sobre cualquier error ortográfico y gramatical, o conceptual que descubran, pues la traducción, la redacción y adaptación llevó demasiado tiempo y anhelábamos que esta valiosa obra esté al alcance del pueblo de Dios lo antes posible.

Para mejorar la  edición cualquier observación será bienvenida; también queremos modificar algunos conceptos tal vez innecesariamente vinculados a la realidad norteamericana y adaptarlos a la idiosincrasia y condiciones locales.

Le entregamos este material  para que lo examine y aplique en su  ministerio y trabajo.  Pedimos su oración y  colaboración  para que podamos continuar con la traducción y edición  de este valioso material  y  para  poder imprimirlo y enviarlo a interesados, especialmente a  profesionales.  En  este sentido también apreciaríamos su colaboración de facilitarnos las direcciones (e-mail)  de profesionales cristianos. Desde ya se lo agradecemos.  Envíe sugerencia o contribución a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o La Voz de los Mártires - C.C. 5551 -  1000 Buenos Aires o llámenos al tel.: (01) 4766 8676.

 

CONTENIDO

0. La Voz de Autoridad

1. El Aborto

2. El Sida

3. La Pena capital

4. El Abuso de niños

5. El Costo del Gobierno

6. Crímenes contra la propiedad

7. Las Deudas

8. El trato con los enemigos de Dios

9. La Teoría de la Evolución versus el Creacionismo

10. Acerca de la Constitución

11. Granjas y Familias

12. El Juego de Apuestas y las Loterías

13. La Educación Cristiana

14. El Humanismo

15. La Inflación

16. Los armamentos estratégicos

17. La Justicia y las cortes

18. La Teología de liberación

19. El abuso paternal

20. La Pornografía

21. La Pobreza y la Beneficencia

22. La Oración en las Escuelas

23. La Libertad de Culto

24. Educación sexual en las escuelas

25. La Educación sexual y la Manipulación de Valores

26. La Seguridad Social y la aplicación de impuestos a las Iglesias

27. La Homosexualidad

28. La Iniciativa de Defensa Estratégica (Guerra de las Galaxias)

29. El Suicidio

30. Los Impuestos

31. Las Naciones Unidas y la Paz Mundial

32. Las Mujeres y sus Derechos Iguales

33. Ocultismo en los Juegos de Video

34. La Usura

 

LA VOZ DE AUTORIDAD

Cómo se puede discernir entre lo verdadero y lo falso, entre lo correcto y lo incorrecto, y entre lo bueno y lo malo?

Con estas preguntas George Manston inició su espléndido libro titulado

 

"LA VOZ DE  LA AUTORIDAD  SUPREMA"

Según Manston cada ser humano tiene una escala  estandarizada de  valores en cuestiones de verdad y conducta.  Esto  constituye para el "LA VOZ DE AUTORIDAD". Esta Voz es la de Dios o la de los hombres.

Esta  entonces  es  la  pregunta  que  cada  cristiano   debe formularse en su vida. ¿Quien será para mi "LA VOZ DE AUTORIDAD", Dios,  el gobierno o yo mismo?  No es esto en esencia el  desafió que  Josué propuso al pueblo de Israel? (Josué  24:15)  "Escogeos hoy a quien sirváis".

Quizás podríamos parafrasear el desafió de Josué: ¡Elegid hoy vuestra "VOZ DE AUTORIDAD"! ¿No es esto valido? Después de  todo, lo que elegimos como nuestra VOZ DE AUTORIDAD es lo que en ultima instancia nos obligará a servirle y obedecerle.

Entonces  el pueblo respondió y dijo: "Al Señor nuestro  Dios serviremos  y  a  Su  VOZ  OBEDECEREMOS"  (Josué  24:16   Versión inglesa).

¿Puede nuestra respuesta ser diferente?

Jesús  dijo:  "Si me amáis guardad  mis  mandamientos"  (Juan 14:15).

Es esencial que reconozcamos con regocijo a Dios para que sea la  autoridad  en todos los asuntos y en todas las  áreas  de  la vida.  Con amor y adoración tenemos que abrazar Su  palabra  como nuestra "VOZ DE AUTORIDAD"; con esta y por medio de ella  debemos encuadrar  nuestras  deliberaciones, hacer  nuestras  decisiones, comprometer nuestra fidelidad, controlar nuestro comportamiento y formar  nuestras  opiniones acerca de nuestro tiempo  actual.  Su Palabra  es la autoridad por medio de la cual  podemos  discernir entre lo correcto y lo falso, entre lo bueno y lo malo y entre la verdad y el error.

"Derribando argumentos y toda altivez que se levanta entre el conocimiento  de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento  a  la obediencia  de Cristo " (2 Corintios 10:5). Benditos son los  que se  deleitan en la Ley de Dios, en su verdad, y en Su  Autoridad. Ellos  llevarán  frutos  para la Gloria del Dios  Vivo.  Con  los incrédulos lamentablemente no es así.

LA  VOZ DE AUTORIDAD de ellos es el deseo carnal, los  gustos del  mundo, la voz de la mayoría. Para ellos los dictados  de  la carne, los decretos de los Cesares, tienen preeminencia sobre  la Palabra de Dios.

"Por  cuanto los designios de la carne son  enemistad  contra Dios porque no se sujetan a la Ley de Dios, ni tampoco pueden;  y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios" (Rom. 8:7- 8).

El  mundo  puede aceptar a tales hombres como sabios  o  como valiosos pero Dios los tiene como sucios. Están condenados a  dar traspies en los pantanos del subjetivismo, del escepticismo,  del agnosticismo y del ateísmo. La autoridad que ellos rechazan,  los rechazará a ellos (Salmos 1:4-6).

Desde luego la mayoría de los hombres no son ni calientes  ni fríos.  Ellos  no  buscan las cosas de  Dios  ni  conscientemente buscan  la  infidelidad.  Ellos se encuentran en  el  medio;  son aquellos  que están atascados en la grieta que se halla entre  la palabra  de  Dios  y  la  voz  del  mundo.  Su  voz  interior  es esquizofrenica, quebrada y rota.

Ellos  están fluctuando entre estas opiniones. Para ellos  la Autoridad  de  Dios  no es total, no encierra  todo.  Su  palabra constituye una colección electiva de la cual ellos extraen lo que les  place. Pero de acuerdo a Jesucristo su acción moderadora  no constituye una virtud sino un vicio. "Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente te vomitaré de mi boca" (Apocalipsis 3:16).

Nadie  puede servir a dos señores. "El hombre de doble  animo es  inconstante  en todos sus caminos"(Santiago 1:8).  Ellos  son despojos  de la marea de las pasiones humanas y de sus  apetitos. Buscan el denominador más bajo y popular yendo de aquí para allá. Tal cual es con los individuos así también es con las naciones.

La  Nación impía rechaza a Dios. Ella confía en si misma,  en sus   bienes,  sus  armamentos,  sus  elementos  de   poder,   su inteligencia comunitaria, etc.

Su  VOZ  DE AUTORIDAD es la misma del  humanismo.  Dios  está hecho,  según  ellos, a la imagen y semejanza  del  hombre.  ¿Que pasará  con  aquellas naciones  en las cuales la  autoridad  está dividida,  aquellas  que  profesan fe  en  Dios  imprimiendo  sus palabras en sus paredes de mármol pero siguen a otros dioses?

Tales  naciones  están inseguras. Ellas son llevadas  por  la marea  de la incertidumbre. Ellas son arrastradas  por  cualquier viento. El sonido de sus trompetas es incierto. Pocos son los que responden a su llamado (1 Corintios 14:8).

Así  podemos  comprobar  históricamente  que  la  grandeza  y poderío de los ESTADOS UNIDOS DE NORTE AMERICA son debidos a  que esa nación tuvo su origen y formación de acuerdo a la Palabra  de Dios  de tal manera que cuando aún no había una Ley por  la  cual podrían  administrar  la justicia, ellos trataron  de  solucionar esta  deficiencia  conforme a lo que establece la  Biblia  (Salmo 144:15).

 

La reconstrucción de un país no puede comenzar en el CONGRESO o por medio de campanas políticas o, por medio de propaganda  por carteles, sino que realmente comienza en los corazones por  medio de la Palabra de Dios, cuando la VOZ DE DIOS se transforme en  la VOZ DE AUTORIDAD para nosotros. "Examíname oh...Dios y conoce  mi corazón;  "pruébame  y conoce mis pensamientos, y  guíame  en  el camino eterno" (Salmo 139:23-24).

Primero  el corazón, la mente y el comportamiento  individual deben ser  restaurados y reformados. Después y solamente después, el  hogar,  la  iglesia, la escuela y  la  comunidad  pueden  ser restaurados y reformados.

El  Avivamiento, la reforma y la reconstrucción comienza   de acuerdo al Salmo 119:11 de la siguiente manera, "En mi corazón he guardado tus mandamientos para no pecar contra ti".

Este  libro ha sido escrito con la convicción de que  si  los cristianos  queremos a Jesucristo como Rey, tal como lo  queremos como  Redentor;  entonces  debemos  reencontrarnos  con  El  como soberano  de todos nuestros asuntos tanto públicos como  civiles, así  como en nuestros asuntos privados. Debemos obedecer  a  Dios antes que a los hombres, en todas las cosas tal como los primeros discípulos y seguidores lo hicieron.

Por eso el presente libro fue escrito bajo la certeza de  que la Palabra de Dios realmente concierne a los asuntos de hoy y  de todos los tiempos, y realmente debe ser nuestra VOZ DE AUTORIDAD.

De  la misma manera como queremos darle honra a El, tal  como procuramos   cumplir  con  SU  GRAN  COMISION,  también   debemos  apoderarnos  de su PALABRA como GUIA comprensible para todas  las áreas de la vida y la manera de vivir.

 

Oremos  para  que este libro nos ayude en este  sentido.  Sin embargo  debe quedar aclarado que este libro no quiere  llegar  a ser  autoridad final o ultima palabra acerca de los  asuntos  que examina. Solo la PALABRA DE DIOS es  la PALABRA VERDADERA.

Lo que se escribe aquí está diseñado para ser una ayuda  para que  los peregrinos de nuestros días puedan encontrar  el  rumbo, estudiando  Su Palabra con oración para encontrar  Su  dirección, escuchando Su Voz para que así puedan progresar en el servicio  y obediencia  a  EL en todas las cosas esforzándose  hasta  que  EL retorne  (Lucas 19.13). "No solo de pan vivirá el hombre sino  de toda palabra que sale de la boca de Dios". (Mateo 4:4). volver al Contenido

 

1. EL ABORTO

La  Palabra  de  Dios  nos  dice  claramente:  el  aborto  es ASESINATO,  extirpación desenfrenada de la vida humana  inocente. Y  el asesinato está prohibido: "NO MATARAS", según  el  original esta  palabra debería traducirse: "NO ASESINARAS"  (éxodo  20:13, compare también con Gen. 9:5-7 y Prov. 6:16-17).

"Recordad  que  Jehová es Dios; El nos hizo y no  nosotros  a nosotros  mismos; pueblo suyo somos y ovejas de su  prado"  (Sal. 100:3).

Toda  la  vida fue creada por Dios y "todas las cosas  en  el existen" (Col. 1:17b). Todas las vidas están debajo de la Ley  de Dios,  no del Estado, ni del individuo, ni de los pueblos, ni  de los padres, sino bajo la ley del SEÑOR DE LA VIDA! La voluntad de Dios  gobierna. Los hombres y las naciones pueden  negarlo  todo, pero  ni el hombre ni las naciones pueden escapar de El o de  las consecuencias por violar sus estatutos. El hombre debe  preservar y  proteger  la vida. Los médicos y  cirujanos  una  vez  juraron hacerlo.  Hoy  en  día las decisiones de los  hombres  y  de  los tribunales  son  más  bien decisiones para  muerte.  "Si  algunos riñieron o hirieren a mujer embarazada y esta abortare... mas  si hubiere  muerte,  si el niño o la madre muere,  pagará  vida  por vida" (Exodo 21:22-23).

Si  Dios  demanda la pena capital en tal  caso,  entonces  su juicio por el aborto premeditado no puede ser menos severo.

Los  defensores   del aborto proclaman que  terminar  con  un embarazo  no  es  asesinato porque el  feto,  piensan,  no  tiene todavía vida humana; rehusan reconocerlo como un niño que aun  no ha  nacido. Entonces mejoremos la pregunta: ¿Cuando  comienza  la vida?  La  Biblia  ha dado siempre la respuesta.  Cuanto  más  la ciencia descubre a través de la investigación, tanto más confirma lo  que  la  Biblia dice. La vida comienza en el  momento  de  la fecundación  o  concepción,  o sea cuando  el  espermatozoide  se fusiona con el óvulo.

"Te  alabare  porque  formidables  y  maravillosas  son   tus obras... y mi alma esto lo sabe muy bien. No fue encubierto de ti mi  cuerpo,  bien  que en oculto fui formado  y  entretejido.  Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas las cosas, que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas"  (Sal. 139:14- 46).

Consideremos el comentario de M. Henry: "Cada individuo es la obra  de Dios, conforme a Su modelo divino; Su  sabiduría  eterna formaron  el  plano y el molde. Por Su  gran  misericordia  todos nuestros  miembros  en  consecuencia  fueron  formados  tal  como estaban escritos en el libro del consejo sabio de Dios, ya en  el momento cuando aun no estaba ninguno de ellos.

"Entonces, ¿quién se atreve a destruir las obras de Sus manos y  a  negar  Sus propósitos? ¿Y en que etapa la  vida  puede  ser destruida?  ¿Seis  días o seis semanas? ¿O seis meses  o  setenta años?"

"Antes  que te formase en el vientre de mi madre te conocí  y antes  de que nacieses te he santificado..." (Jer. 1:5). Dios  no santificó  a  una  bolita de protoplasma. El  santificó  para  su servicio  a  un  ser  humano  con  un  potencial  inmenso  y   de inestimable valor (vea Efesios 1:4-5).

Isaias también testifica acerca del comienzo de la vida: "Así dice  Jehová, tu redentor que te forme desde el vientre,  Yo  soy Jehová, el que hace todo" (Is. 44:25).

Cuando  María,  la  madre de Jesús visito  a  Elizabeth,  que estaba  embarazada  de  Juan el Bautista,  el  bebe...  salto  de alegría  en su vientre. De esta manera la Biblia habla acerca  de lo que los médicos recién ahora se están dando cuenta, los  bebes antes de nacer sienten, tienen experiencias y reaccionan...

Consideremos  también las palabras de Job; comparémoslas  con lo  que  ahora  sabemos del desarrollo del  niño,  acerca  de  la gestación  dentro del vientre: "No me vaciaste como leche y  como queso  me cuajaste? Me vestiste de piel y carne y me tejiste  con huesos y nervios. Vida y misericordia me concediste y tu  cuidado guardó  mi espíritu" (Job 10:10-12, compare también  con  Génesis 5:21-23,  Exodo 23:7, Deut. 27:25, Sal. 57:5, Mateo  1:18;  2:18; 18:10-14 y Juan 9:1-3).

Jehová el Señor es quien define las dimensiones de la vida de cada  una  de  Sus criaturas y no  los  planificadores  sociales. Nosotros  somos el producto  de su poder y providencia por  medio de  Su  don de la procreación, siendo esto evidencia de  su  amor increíble (vea Gen. 1:27-28 y Juan 3:16).

El  alma que da vida al cuerpo es un don de Dios (Gen.  2:7). Esta estructura asombrosa que es el cuerpo, al que los abortistas despedazan  con  un  escalpelo o lo destrozan con  una  bomba  de succión,  o  lo queman hasta la muerte con una  solución  salina, este  cuerpo  es el producto de Su omnisciencia,  omnipotencia  y gracia.  Dentro  de el, Jehová Dios está soplando el  aliento  de vida, el cual por medio de Su gracia se transforma en el  "templo del  Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis  de Dios, y que no sois vuestros" (1 Cor. 6:19).

Tomen  bien nota, ustedes los abortistas  quienes  despedazan con  un escalpelo, ustedes que están a favor de la muerte,  dénse cuenta  lo  que  están  destruyendo  en  este  acto  grave  y  de blasfemia. Aun en su incredulidad, escuchen las palabras del rey: "He  aquí  herencia de Jehová son los hijos; cosa  de  estima  el fruto del vientre" (Sal. 127:3)

Y escuchen ustedes los empleados públicos, ustedes deben  ser siervos  (ministros) de Dios para el pueblo para el  bien  (según Romanos  13:1-4).  ¿Como entonces pueden los  empleados  públicos (los jueces, legisladores, ejecutivos etc.) servir a Dios o a  Su pueblo,  al decretar el aborto (el asesinato) para que  sea  algo legal?  Esto  es una violación directa de la  invariable  Ley  de Dios, no es moral, por lo tanto JAMAS puede ser legal.

Ciudadanos  y  naciones,  donde sea que  rija  una  forma  de gobierno representativo, donde el pueblo hace la decisión pública final,  quienes aprueben el aborto van a tener que dar cuentas  a Dios.  Ellos  y la nación son a los ojos de Dios  culpables;  son cómplices  del asesinato (Num. 35:30-33; Sal. 14:3-4;  Os:4;  Is. 59:1-9).

Consideren  también  las palabras de F. Scheffer y de  C.  E. Koop  según las cuales las iglesias y otros grupos que se  oponen al aborto tienen que estar dispuestos a extender ayuda practica a madres  solteras o embarazadas. Simplemente decir "usted no  debe abortar" sin estar dispuestos a involucrarnos en el problema,  es otra forma de ser inhumanos. volver al Contenido

 

 

2. EL SIDA

En el principio Dios creo al ser humano, "varón y hembra  los creo", Adán y Eva y no Adán y Pedro; y Dios pronunció que todo lo que había hecho "era bueno en gran manera" (Gen. 1:27-31).

En   el  Sinaí  Dios  dio  como  mandamiento   la   fidelidad matrimonial  heterosexual por medio del séptimo mandamiento  (Ex. 20:14). En Levítico Dios advierte:

"No  te echarás con varón como con mujer; es abominación.  Ni con ningún animal tendrás ayuntamiento amancillándote con el,  ni mujer  alguna se pondrá delante de animal para ayuntarse con  el; es  perversión. En ninguna de estas cosas os amancillareis,  pues en  todas estas cosas se han corrompido las naciones que yo  echo de delante de vosotros, y la tierra fue contaminada; y yo  visite su  maldad sobre ella y la tierra vomito sus moradores.  Guardad, pues,  vosotros  mis  estatutos y mis  ordenanzas,  y  no  hagáis ninguna de estas abominaciones" (Lev. 18:22-26).

La pena en el Antiguo Testamento por la actividad  homosexual fue la muerte (Lev. 20:13). La palabra de Dios indica que ciertas enfermedades  son  el  resultado del  pecado,  indicando  así  la gravedad  con la cual tal aberración es considerada:  "Si oyeres atentamente la Voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de  sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos y guardares  todos sus estatutos ninguna enfermedad de las que envié a los  egipcios te  enviare  a ti; porque yo soy Jehová tu sanador"  (Ex.  15:26; compare también Deut. 28:58-62).

La rebelión contra el mandamiento de Dios puede resultar  una plaga  siete  veces más grave que el pecado  (Lev.  26:21).  Dios advirtió  claramente  al  pueblo de Israel que  el  pecado  trajo juicio  no  solo a los pecadores sino también  a  las  siguientes generaciones  (Ex.34:6-7). Sabiduría humana antibíblica  (I  Cor. 3:19)  ha  decretado que la homosexualidad es un estilo  de  vida normal alternativo; pero el espíritu de Dios observa: "Hay camino que  al hombre parece derecho, pero su fin es camino  de  muerte" (Prov.  16:25).  "Cada  uno  es  tentado  cuando  de  su   propia concupiscencia es atraído y seducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado, y el pecado muerte" (San. 1:14-18-15).

En la segunda parte del primer capitulo de la carta  a  los Romanos el apóstol Pablo da un retrato penetrante del hundimiento paso por paso del hombre que se niega a honrar y alabar a Dios  y el que rechaza Su verdad, obteniendo como consecuencia la ira  de Dios:

1. Supresión de la Verdad

2. Pensamientos vanos y una mente oscurecida

3. Hace  culto  a  la criatura en lugar del  Creador  (es  la esencia del humanismo)

4. Adulterio

5. Homosexualidad

6. Una  mente  baja y conducta inapropiada  llena  de  todas clases  de malicia. Los pecadores depravados no solo  cometen  el pecado  ellos  mismos sino que animan a otros a  hacer  lo  mismo (Rom. 1:18-32).

Tome  nota del versículo 26 y 27: "aun sus mujeres  cambiaron el  uso  natural por el que es contra la naturaleza, y  de  igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer,  se encendieron  en  su lascivia unos con  otros,  cometiendo  hechos vergonzosos  hombres  con hombres y recibiendo en  si  mismos  la retribución debida de su extravio".

"No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo  que el hombre sembrare eso también segara. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra  para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna" (Gal. 6:7-8). "Pero los  cobardes  e  incrédulos, los abominables  y  homicidas,  los fornicarios  y hechiceros, los idolatras y todos  los  mentirosos tendrán  su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que  es la muerte segunda" (Apoc. 21:8). "¿No sabéis que los injustos  no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idolatras,  ni  los adúlteros ni los afeminados, ni  los  que  se echan  con varones,... heredarán el reino de Dios" (I  Cor.  6:9- 10).

Luego  en  el  versículo  11 Pablo da  la  solución  para  el problema:  "Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados,  ya habéis  sido  santificados,  ya habéis sido  justificados  en  el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios".

"¿No  sabéis  que sois templo de Dios, y que el  Espíritu  de Dios  mora en vosotros? Si alguno destruyere (profana) el  templo de  Dios,  Dios le destruirá a el; porque el templo de  Dios,  el cual sois vosotros, santo es" (I Cor. 3:16-17).

Continencia sexual antes del matrimonio, seguido por un  fiel matrimonio  heterosexual  -  este es el  plan  del  Creador  para disfrutar  de  un sexo verdaderamente seguro. Todo  otro  sistema está afuera de Su voluntad y afuera de Su protección.

¿Es el SIDA una plaga de Dios? Su palabra sagrada indica  que si, tanto como lo son el sífilis, la gonorrea, el herpes  genital y   una  multitud  de  otras  enfermedades  que   se   transmiten básicamente  por actos pecaminosos que abundan por todo el  mundo en  estos  días.  Algunos estudiosos de  la  Biblia  piensan  que Números  25:1-9  posiblemente  se  refiera al  SIDA  o  a  plagas similares,  causados  por  conducta sexual errada.  No  se  puede quebrar la ley de Dios acerca del sexo de la misma manera como no se  puede  quebrar la ley de gravedad. Uno mismo se  quiebra  por medio  de  la ley y no es la ley en si la que se  quiebra  (Salmo 119:89).  ¿Sufren  los inocentes con los  culpables?  En  algunos casos,  si. Hasta la tercera y cuarta generación.  ¿Esta  nuestra nación  y el mundo entero en peligro? Si. Pues Jehová Dios  tiene realmente  por  responsable  a una sociedad  por  permitir  tales inmoralidades para que proliferen y echen raices.

La  profesión  medica  debe explorar caminos  y  medios  para controlar esta enfermedad devastadora - puede ser que también  se compruebe que no existe tal cura medica. Y nosotros como hijos de Dios  tenemos la responsabilidad de declarar la verdad (Ez.  33): la  homosexualidad  y el adulterio son pecados  devastando  a  la sociedad  tanto  como al pecador individual. Acabó el  tiempo  de predicar  solo  un  "evangelio  positivo";  ahora  es  tiempo  de predicar  con amor cristiano todo el consejo de Dios - acerca  de la salvación, si, pero también acerca de Sus mandamientos, acerca de  la  obediencia,  la  responsabilidad,  y  la  compasión.   La esperanza,  la  única esperanza para el homosexual  es  esta:  un nuevo nacimiento en Cristo Jesús - arrepentimiento y regeneración -  lo cual está disponible independientemente de  la  profundidad del pecado (Marco 1:15; Hechos 3:19; II Cor. 5:17).

Con  este  mismo  amor  tenemos  que  trabajar  para  que  se implementen  leyes y procedimientos los cuales deben  proteger  a los inocentes y a los confiados:

1. El estado debe declarar a la sodomía como fuera de la ley.

2.  Los  establecimientos educacionales no deben  de  ninguna manera presentar a la sodomía como simplemente un estilo de  vida normal o alternativo.

3.  Negocios  abiertos  o disfrazados  donde  se  practica  o promueve  la  sodomía, deben ser clausurados a causa de  los  que son: riesgos para la salud.

4.  Todos los homosexuales infectados deben ser  obligados  a registrarse  y deben proveer a los empleados de la salud  publica las listas de sus compañeros de actividad sexual.

5.  Sodomitas  que  infectan a otros con el  SIDA  deben  ser perseguidos  por  la  ley  de la  misma  manera  como  si  fueran asesinos.

 

Nosotros como  hijos de Dios no debemos utilizar a la  crisis del  SIDA como una excusa para involucrarnos en acciones  que  no estén  de  acuerdo  con  las  Escrituras.  Mientras  que  estemos repudiando  y  pronunciándonos contra el pecado  de  la  sodomía, también  debemos  tener compasión hacia aquellos que  sufren  las terribles consecuencias del SIDA. En su oscurecimiento, Dios  nos da la oportunidad - y lo requiere - que seamos luz, que  llevemos consuelo,   hablemos  de  Su  amor  y  expliquemos   Su   verdad, ministremos  para el bien del cuerpo y del alma de aquellos   que están  sufriendo. Debemos presentarles a aquel que es el  Camino, la Verdad y la Luz, el Redentor y el Dador de la Vida Eterna,  el Gran Sanador.

Se trata de un asunto de vida y muerte - física y espiritual. No  se  trata solo de un asunto de un simple mal civil,  sino  de abominaciones  cometidas  por  aquellos  cuyo  comportamiento  es responsable  de  la  terrible epidemia  que  está  amenazándonos. Debemos  cooperar  para  que  los que  están  investidos  con  la autoridad  y la responsabilidad de proteger al bienestar  publico (salud publica) no se encuentren en falta.

volver al Contenido

 

3. LA PENA CAPITAL

Para aquellos que desean obedecer a Jehová el Señor, la  pena capital  no  es cuestión de hacer una encuesta sobre  la  opinión  publica,  ni  siquiera puede depender de la  decisión  de  alguna corte.  Es  un  requerimiento  de Dios;  está  asentado  como  un principio bíblico.

Dios estableció  la  pena  capital  en  caso  del  asesinato intencional: "El que derramare sangre de hombre, por el hombre su sangre  será  derramada,  porque a imagen de  Dios  es  hecho  el hombre" (Gen. 9:6).

La  pena capital y la manera en la cual había  que  aplicarla están  detalladas  y reafirmadas  muchas veces a  través  de  las Escrituras  (Ex.  21:12-15; Lev. 25:17-23;  Num.  35:9-34;  Deut. 21:1-9   etc.).  Algunas  de  estas  sentencias  podían   parecer demasiado rigurosas, sin embargo está claro de que si se  hubiera continuado aplicándolas, muchos de los males que están plagando a la  sociedad  de  hoy, jamás hubieran  surgido.  En  Su  justicia perfecta  Jehová  Dios proveyó protección para  los  que  quieren vivir conforme a la ley de aquellos que no quieren vivir de  esta forma.  En Hechos 25:10-12 el Apóstol Pablo aclara que  reconoció la  validez  continuada  de la pena  capital:  "Porque  si  algún agravio,  o  cosa  alguna digna de muerte  he  hecho,  no  rehuso morir".

Es  importante  notar que en la aplicación de la justicia la Biblia  cuidadosamente se discierna entre el crimen de un  homicidio intencional  y una muerte accidental. La palabra de Dios  también declara  que  el  causar  la muerte de un  niño  antes  de  nacer (aborto) es asesinato (Ex. 21:22,23).

La  pena capital no se debe utilizar para venganza  personal; es   un   asunto  de  retribución  para ser ejercitada como requerimiento de parte de Jehová Dios. Dios  nos  instruye  al respecto lo siguiente:

1. La persona que a propósito quita la vida de otra tiene que pagar por este hecho con su propia vida.

2.  La pena capital no debe ser ejecutada por un individuo  o un grupo de personas sino por las autoridades civiles adecuadamente constituidas y:

3.  La pena capital tiene que ser aplicada para  mantener  la santidad  de  la vida humana ("a la imagen de Dios,  el  creó  al hombre").

Cuando Jehová Dios estableció la pena capital ordenó  también la institución  de un instrumento para asegurar su  cumplimiento. Este  instrumento es el gobierno civil (para llevar la espada)  - es una entidad política corporativa (Gen. 9:5). El Apóstol  Pablo se refiere en Romanos 13:4 a este poder para proteger al inocente y  para  castigar al que no quiere guardar la ley:  la  autoridad (los  magistrados) "no en vano lleva la espada, pues es  servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo".

El  fundamento del gobierno civil es poder (sea  implícito  o aplicado) otorgado por medio de la ciudadanía. Si existe abuso de este  poder  o  si no está utilizado, se debilita  el  gobierno  y eventualmente  es derrocado. Cuando acontece esto, el  individuo, la  familia  y el hogar y la mayoría, quizás todos  los  aspectos legales de la sociedad están puestos en peligro. La pena  capital es  esencial  para  la protección de los  inocentes,  y  para  el mantenimiento  de una sociedad pacifica y segura. Es parte de  la gracia  de Dios, es una de Sus provisiones para la protección  de Su creación, el hombre.

Algunos  cristianos insisten que la pena capital infringe  el mandamiento  de  Dios: "no matarás" (Ex. 20:13).  De  hecho  esta advertencia   está  directamente  ligada  con  la  pena  por   el asesinato.  Tal como el Rev. David E. Goodrum señala, la  palabra traducida  por  "matar",  cuando es  examinada  en  su   significado original  y en su uso por toda la Biblia - claramente  significa: "asesinar".  Entonces apropiadamente traducido  deberíamos  leer: "no  asesinarás". Además Dios mismo da instrucciones de  que  los violadores   que   cometen   ciertos   crímenes   bajo    ciertas circunstancias, deben ser matados (Ex. 21:12; Lev. 24:17 etc.).

La  ley  judicial debe ser basada en la Palabra de  Dios.  La pureza y la moral sublime de la Biblia no deben ser cuestionados; deben ser el fundamento de la legislación de cada país cristiano. La  religión cristiana debe ser parte de la legislación  de  cada país  y  es un imperativo de que los abogados y  legisladores  la tomen  en  cuenta. En vano buscaremos entre los escritos  de  los filósofos antiguos por un sistema de ley moral comparable al  del Antiguo y Nuevo Testamentos.

En  su  tesis  brillante acerca de la  pena  capital  el  Dr. Francis  Nigel Lee explica que forma parte de los deberes de  las autoridades  civiles ("ministros [= siervos] de Dios para el pueblo  para  el bien"), la ejecución de la pena capital aplicándola en todos  los asesinos.  "Decisiones inspiradas están el los labios de un  rey; su  boca no peca en el juicio" (Prov. 16:10 - traducido desde  el ingles).  "Abominación es a los reyes hacer impiedad, porque  con justicia  será  afirmado el trono" (Prov. 16:12).  Los  jueces  y gobernadores  deben  aborrecer  la maldad  pues  el  gobierno  se fortalece  por medio de la justicia. "El rey (gobernador) que  se sienta  en  el  trono de juicio, con su mirar  disipa  todo  mal" (Prov. 20:8).

El Dr. Lee enfatiza que el mismo principio es valido  también después del Calvario: los gobernadores son enviados para castigar a aquellos que hacen lo malo (1.Pedro 2:14) y de acuerdo al caso, "si  alguno  mata (asesina) a espada, a espada debe  ser  muerto" (Apoc. 13:1).

Un gobierno corrupto, juicios injustos, justicia negada o  no reforzada  -  esto suscita la ira de Dios y debería  provocar  la reprobación   de  cristianos  fieles.  "Por  que  me  haces   ver iniquidad,  y  haces que vea molestia?  Destrucción  y  violencia están delante de mi, y pleito y contienda se levantan. Por lo cual la  ley  es debilitada y el juicio no sale según la  verdad;  por cuanto  el  impío  asedia  al justo,  por  eso  sale  torcida  la justicia" (Habacuc 1:3-4).

Entonces no nos sorprendamos si los organismos de justicia de determinada  nación  se están deteriorando. Cuando se  coloca  la Palabra  de Dios  en el ultimo lugar y las leyes de  los  hombres ignoran las leyes de Jehová Dios - entonces  el pueblo sufre.

La Biblia nos dice que el asesinato  contamina a la tierra  y que  la  única manera de limpiar a la tierra es la  pena  capital (Num.  35:33-34).  La Biblia también nos  instruye  que  aquellas naciones que no cumplen en la aplicación de la pena capital serán bruscamente  juzgadas  (Jer.  2:34-37;  Oseas  1:4;  4:1-5).   Al obedecer  a  Jehová Dios y al hacer cumplir la  pena  capital  en crímenes capitales, la nación se limpia a si misma de la culpa de sangre  inocente;  en  caso contrario la nación que  se  niega  a obedecer  a Dios y de vengar la sangre inocente derramada,  tiene que compartir la culpa del asesino (Deut. 21:7-8).

La Palabra de Dios establece ciertas reglas definitivas  para que el ejercicio más grave de poder civil - la pena capital -  no tenga abusos:

1.  La  pena capital tiene que  ser  aplicada  judicialmente, imparcialmente  y  solo  después  de  un  exhaustivo,   apropiado procedimiento judicial sin demoras.

2. El testimonio en tales casos tiene que ser corroborado por lo  menos por dos testigos y en caso de que un testigo  dé  falso testimonio (perjurio), para perjudicar al acusado  impropiamente, el  testigo tiene que ser sometido a la pena vinculada al  crimen en consideración; y

3.  La pena capital no debe ser aplicada con un  espíritu  de malicia o venganza, esto está prohibido (Mat. 5:38-44); sino debe ser utilizada solo conforme a las directivas de Dios.

De  esta manera debemos cumplir Sus mandamientos y  estatutos para  que  nos "vaya bien" (Deut. 19:13; Num.  35:31-34;  compare también Prov. 18:5; 19:19; 21:11,15; 28:17; 29:4).

volver al Contenido

 

4. El Abuso de los Niños

Jacob  dice de sus hijos que "son los niños que Dios ha dado" (Gen. 33:5). Los niños pertenecen a Dios y están colocados en  el cuidado de padres terrenales como administradores (Gen. 4:1). Las Escrituras  instruyen  a los padres para  alimentar,  fortalecer, disciplinar y enseñar a sus hijos pero no abusar de ellos  (Deut. 6:7,18-21).

En  muchas religiones paganas  los padres tienen un poder  de vida  y  muerte  sobre su descendencia;  en  el  cristianismo  el mandamiento de honrar a los padres (Ex. 20:12) es  seguido por la prohibición  de asesinar (Ex. 20:13). Los padres tienen  que  ser respetados, pero la autoridad de los padres no es ilimitada:  los padres están bajo Dios y tienen que obedecer Su ley.

Jesucristo  se  indignó  con  sus  discípulos  cuando   estos intentaron prevenir que los niños llegaran a El (Marcos 10:14). A los niños tenía que permitirse que lleguen al El y no tenían  que ser despreciados (Mat. 18:10). Los que lastiman a los pequeños de Dios  van  a sufrir Su ira (Mat. 18:6; compare  Is.  40:11).  Sin saberlo,  los  discípulos  fieles, rinden servicio  a  Cristo  al ministrar las necesidades de estos pequeños (Mat. 25:35-40). Para combatir al abuso de los niños hay que tomar medidas  preventivas y  estas  tienen que comenzar en la unidad más importante  de  la sociedad,  la familia. Si en un hogar existe la  posibilidad  del abuso  el involucrarse de parientes  cercanos puede ser  crucial. El  pariente  no debe cerrar sus ojos y oidos a  la  realidad,  o esperar  que  el  problema simplemente vaya  a  pasar  de  largo. Tendría  que  aconsejar a este miembro de la familia, orar con  y para el o ella, ofrecer temporalmente tomar bajo su cuidado a los niños  si esto es lo que puede ayudar y animar a los  padres  que busquen  un  cambio de corazón bíblico y un cambio de  estilo  de vida  por  medio  del poder del Espíritu Santo.  Los  frutos  del Espíritu incluyen la paciencia y la templanza (Gal. 5:22-23).

Hace  varias décadas atrás, el vecindario de las  comunidades constituía un factor fuerte para disuadir del abuso de los niños; la  desaprobación  era  clara y  pronta.  También  los  empleados hubieran  tomado acción rápida contra otro empleado culpable  del abuso   de   los   niños.  Pero   ahora   en   nuestra   sociedad industrializada  con  los  grandes conglomerados  de  gente,  tal cercanía hace rato ha desaparecido y Cesar ha llenado este vacío. Como cristianos debemos reclamar este territorio para  Jesucristo - no como entrometidos o vigilantes, sino en amor cristiano y  la disposición  a servir; debe ser parte de nuestro testimonio y  de nuestro caminar con Jesucristo.

La  iglesia  debe  demostrar  su  habilidad  de  ser  sal   y manifestarse con buenas obras en el área del abuso de niños. Cada congregación  debe  reconocer  que  una  de  sus  funciones   más importantes es el formar familias donde Cristo es el centro,  las cuales   sean   lugares  de  amor,   aprendizaje,   felicidad   y estabilidad.  Deben ayudar a las familias en la formación de  una "fortaleza" de protección contra las tempestades de la vida.

El  Apóstol  Pablo  recomienda a las mujeres  maduras  de  la iglesia  que  enseñen a las mujeres más jóvenes como amar  a  sus hijos  (Tito 2:3-4). El hombre maduro debe enseñar a  los  padres jóvenes como evitar de provocar a los niños a la ira (Col.  3:21) y  como criarlos dentro de la instrucción y la  amonestación  del Señor (Ef. 6:4). Dios tiene mucha misericordia para con  nosotros porque El nos ama y se acuerda de que somos polvo (Sal.  103:14). Los  padres  deberían  conocer la capacidad de  sus  hijos  y  no esperar más de ellos de lo que conviene.

La  disciplina es una expresión de amor y cuidado (Prov.  12; 13:24;  Heb.  12:6-7),  y jamás debe  ser ejercitada  con  ira  o vileza.

Dios  muestra una preocupación especial hacia  los  huérfanos (Sal. 27:10). La palabra hebrea traducida como "huérfano"  indica que el niño no necesariamente está privado de padres  biológicos, sino  puede  ser  destituido, solo, abandonado o  expuesto  a  la injuria.  Tal  como  Dios es el Padre para los  huérfanos  en  su aflicción  (Sal.  68:5) del mismo modo la iglesia  de  Cristo  es responsable de alcanzar a los huérfanos en sus aflicciones  (San. 1:27).  En el caso de que empleados públicos remuevan a niños  de su  hogar,  la iglesia inmediatamente debería estar  dispuesta  a colocarlos  en hogares cristianos adoptivos en los  cuales  estos pequeños  pueden  ser  criados en el amor y  el  cuidado  de  los mayordomos  de Dios. Parte de los diezmos tiene que emplearse  en la ayuda de los huérfanos (Is. 1:17).

"He aquí", cantó el salmista dulcemente, "herencia de  Jehová son los

hijos,  cosa  de estima el fruto del vientre"  (Sal.  127:3). "Dejad  a  los  niños venir a mi", exclamo Jesús,  "y  no  se  lo impidáis,  porque de tales es el reino de Dios" (Mar. 10:14).  "Y cualquiera  que reciba en mi nombre a un niño como este, a mi  me recibe, y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mi, mejor le fuera que se le colgase  al cuello  una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar" (Mat. 18:5-6).

volver al Contenido

 

5. El Costo del Gobierno

El costo del gobierno civil aumenta mucho mas rápidamente que el crecimiento demográfico y las ganancias personales. (El Aguila Americana  se está transformando en un pavo salvaje o  en  lechón voraz).

ANTECEDENTES

El  gobierno civil es una de las tres  instituciones  básicas ordenadas  por  Dios (familia, iglesia, estado). El  gobierno  es necesario y no necesita ser malo. (los excesos y los extremos son malos, no la institución).

¿Cuál  es  el propósito del gobierno civil?  Consideremos  el preámbulo de la Constitución de los EE UU: "Nos, el pueblo... con el fin de formar una unión más perfecta, establecer la  justicia, asegurar  la tranquilidad interior, proveer a la  defensa  común, promover  el  bienestar general y asegurar los beneficios  de  la libertad..."  El  apóstol Pablo dejó más o menos  lo  mismo,  con menos  palabras y agregó que para esa causa "pagáis  también  los tributos a quienes éstos se deben" (Romanos 13:1-6).

Los  que  pagan  sus impuestos  tienen  razón  en  preguntar: ¿Cuánto  es  lo  que  justamente se  debe  a  Cesar?  ¿Cuánto  es necesario?  La Junta de Conferencias anunció hace unos  años  que "el gobierno es la industria que más crece".

El  gobierno (todos los niveles y ramas del  gobierno  civil, federal,  provincial  y local) consume ahora casi  la  mitad  del ingreso  personal total de los EE UU. Cada año la maquinaria  del gobierno  traga  el 35% del producto nacional bruto  (P.N.B.)  es decir  de  todos  los bienes y servicios que  la  nación  produce anualmente.  Y esto no incluye los déficites, eso lo pagamos  más tarde.

El  sistema nacional para pagar el costo del  gobierno  civil depende  en  gran manera de su forma y sistema de gobierno  -  es decir si el pueblo adora al Señor Jehová o al estado; o si  ellos ponen  su confianza y su obediencia en Dios y su Palabra o en  la ley de Cesar.

Es  fácil  culpar  a  los  políticos  y  burócratas  por  las peripecias fiscales nacionales y las cargas pesadas de impuestos. Pero tales condiciones no se hubieran desarrolladas  y no podrían continuar si cristianos atentos y con el deseo de gobernarse a si mismos  hubieran  resistido a la arrogancia del  oficialismo,  la tiranía  y la irresponsabilidad y hubieran procurado  obedecer  a los mandamientos de Dios. De hecho un pueblo cosecha el  gobierno al que se parece.

Siglos  atrás  el Sr. A.F. Taylor  (1714-1778)  levantó  esta bandera de advertencia: "Una democracia no puede existir como una forma  permanente de gobierno. Solo puede existir hasta  que  los que  votaron, pueden votar por dadivas del tesoro publico.  Desde este  momento  en  adelante  la mayoría  siempre  votará  por  el candidato  que promete los mayores beneficios del tesoro  publico con el resultado de que una democracia siempre fracasa a causa de una  política  fiscal  floja. La edad  promedia  de  las  grandes civilizaciones del mundo ha sido de 200 anos.

"Estas  naciones  han progresado en la  siguiente  secuencia: Desde  el  cautiverio a la fe espiritual, de la fe  espiritual  a gran  coraje, del coraje a la libertad, luego  había  abundancia, luego  egoísmo, del egoísmo a la complacencia, a la apatía, a  la dependencia y de la dependencia de regreso al cautiverio."

¿No  es verdad esto? ¿En que lugar del ciclo, cree usted  que se encuentre nuestra nación?

Candidatos  que  se  pronuncian sin tapujos  a  favor  de  la integridad  fiscal  y que dan respuestas duras a la  realidad  no tienen  esperanza  de ganar las elecciones. El pueblo  no  quiere escuchar su mensaje; quieren deshacerse de tales mensajeros.  ¿Ya hemos llegado a este punto?

Considere   los   siguientes   principios   bíblicos.   Estos principios  requieren de una nación de personas confiadas  de  si mismas y compasivas:

1.  Cada persona tiene que llevar su justa parte en el  costo del  gobierno  (tanto  eclesiástico como civil).  En  el  Antiguo Testamento  se han establecido dos formas básicas  para  levantar impuestos:  El  impuesto por cabeza y el diezmo  (el  diezmo  era tanto un impuesto religioso como un impuesto secular).

Con respecto al primer impuesto: lo pagó cada hombre mayor de 20  anos  (Ex.  30:11-16). El impuesto era el  mismo  para  todos (medio  siclo de plata por año. Este impuesto fue utilizado  para los asuntos del estado (tribunales, necesidades militares, etc.). Además  de  este impuesto estaba el impuesto a los  ingresos  (el diezmo).

El diezmo no fue (y no lo es) una donación de voluntad libre; fue (y es) un impuesto requerido por Dios; y todos  tienen  que pagarlo.  Había  dos  tipos de diezmos:  el  "primero"  o  diezmo regular,  10 % del ingreso de la familia, no más ni menos;  y  el diezmo  para los "pobres". para ser pagado cada segundo ano  para ayudar a aquellos en necesidad. Juntos los diezmos llegaron a más o menos el 15 % de los ingresos familiares. El incumplimiento  en pagar el diezmo fue (y es) robar a Dios lo que le pertenece a El. (Mal. 3:8-12).

El  impuesto  por  cabeza se pagó a la  autoridad  civil  (el estado).  El diezmo se pagó a los sacerdotes locales (levitas)  y fue   utilizado   localmente.  Así  había   autoridad   local   y representación con respecto a la recaudación y el desembolso  del diezmo  para  tales funciones como la educación, el  bienestar  y otras funciones civiles.

2.  Impuestos discriminatorios están prohibidos  (Ex  30:15). Tiene  que  haber  equidad  en  el  levantar  de  los  impuestos. Impuestos  progresivos  son antibiblicos. Cada  cabeza  de  hogar tenía  que pagar el mismo porcentaje del ingreso para  apoyar  al gobierno.

3.  El impuesto excesivo es robo (pillaje legalizado) y  está quebrando  el  sexto y octavo mandamiento. El  impuesto  excesivo destruye  al capital (la "semilla económica"). Si esta  "semilla" está  confiscada  y  gastada por Cesar,  entonces  no  puede  ser invertida  y  empleada  por  los  mayordomos  de  Dios  para  ser multiplicada y para ser de provecho para el dominio de la  tierra para la Gloria de Dios. El propósito de los impuestos es levantar solamente  rentas publicas que son necesarias para apoyar  a  las funciones  propias de gobierno (justicia); no debe ser  utilizado para  reformas  sociales.  Estas son  parte  del  trabajo  de  la iglesia  y  tienen que tener su fundamento en  los  principios  y preceptos establecidos en la Palabra de Dios.

4. Idealmente no debería existir un impuesto a la tierra, o a la  propiedad  o  a  la herencia. La  tierra  pertenece  a  Dios, levantar impuesto a la tierra significa exigir impuesto a lo  que le  pertenece a El (Ex 9:29; Sal. 24:1; 1 Cor. 10:26). Por  medio del diezmo Dios hace provisión al exigir impuesto a los  ingresos (es decir a lo que la tierra produce) en lugar de la tierra  como tal.  Impuestos  a  la propiedad o a la herencia  amenazan  a  la continuidad  de la familia (la unidad social básica de Dios),  el hogar  y  a la comunidad local. Tome nota  de  como  exorbitantes impuestos  a la propiedad están despojando hoy en día a la  gente mayor  de  sus  hogares y están  impidiendo  que  parejas  recién casadas  puedan  adquirir su propia casa. Estos  impuestos  están atacando  la  perpetuación  de  la  estructura  familiar.   Están abriendo la puerta a la confiscación, centralización y el control arbitrario   y   promueven  la  especulación  en  lugar   de   la productividad y un sano bienestar.

5. Es antibíblico exigir impuestos a las ganancias  obtenidas por  medio  del  crimen  (es decir los pecados  de  jugar  a  las loterías,  quinielas, la prostitución, la sodomía, el  trafico  y abuso  de la droga, etc.) (Deut. 23:18). Recaudaciones  de  tales ganancias mal obtenidas son ellas mismas también mal obtenidas  y son  inaceptables  a  los ojos de Dios.  Al  exigir  impuesto  al crimen, el estado legaliza lo inmoral, indulta al pecado y  anima al pecador.

Al  fallar  en aplicar el plan y propósito de  Dios  para  la sociedad, pagamos la pena de tener que vivir debajo de un sistema de  impuestos  opresivo  y antibíblico.  Al  actuar  así  estamos forzados  a rendir en exceso al Cesar. Samuel advirtió  de  estas consecuencias   cuando  los  Israelitas  rechazaron  a   Dios   y reclamaron a un rey terrenal (1. Sam. 8:1-18).

El  Dr.  R.J.Rushdoony  escribió: "Sin el  diezmo  un  estado totalitario  progresivamente  toma  el lugar  de  Dios  sobre  la sociedad.  Con  el  diezmo  el  gobierno  de  la  sociedad   está restaurado para Dios por medio de la ley que El decretó".

volver al Contenido

 

6. Crímenes contra la Propiedad  (¿Castigo o Restitución?)

En  los casos de crímenes contra la propiedad de alguien,  la Biblia llama a hacer  restitución. El criminal tiene que trabajar y  pagar el valor de lo que ha robado o destruido. Dado  que  las prisiones son bombas de tiempo colmadas de gente y escuelas  para el crimen, cada vez más autoridades civiles comienzan a  entender aquella sabiduría bíblica.

1.  Prisiones (es decir instituciones donde se interna  a  la gente  por  un determinado periodo de  tiempo)  son  antibíblicas excepto  aplicados a Satanás y sus demonios (ver 1.  Pedro  3:19, Apoc. 20:2-3). Satanás tuvo éxito en lograr que se aplique a  los hombres  el  castigo  que Dios había establecido para  él  y  sus espíritus rebeldes.

No hay provisiones para prisiones en el codigo civil de Dios. Lo  más  cercano a una prisión en los mandamientos  de  Dios  son lugares  para  la detención temporal, donde  los  sospechosos  de bona  fide son mantenidos esperando un juicio inmediato  y pronto  castigo  si son encontrados culpables (Lev.  24:12,  Num. 15:34).

2.  Las leyes de Dios para el castigo de crímenes  contra  la propiedad  son  claras. El castigo tiene que ser en  relación  al crimen;  cuanto más grave el crimen, más severo tiene que ser  el castigo (la ley de la retribución justa).

El culpable tiene que hacer restitución a la victima; esto es parte de la demanda de Dios con respecto al castigo - es el  pago de  aquellos  que quebrantan Sus leyes (en este caso el  sexto  y octavo  mandamiento). Note bien: es el ofensor y no  la  sociedad quien  tiene  que  efectuar  la restitución.  Así  se  emplea  la justicia perfecta de Dios:

a)  la persona culpable es responsable y realmente tiene  que "pagar"  por  su crimen, antes que languidecer  en  una  prisión, tiene que trabajar y ganar el dinero o la especie que se requiere para reparar los que había sido robado;

b) la victima recibe la restitución (no es el estado sino  el ofendido quien recibe el pago);

c)  posibles  ofensores de la ley reciben el mensaje  de  una manera muy positiva (Deut. 19:20); y

d) la ciudadanía no es obligada a subvencionar el crimen o de mantener a criminales.

Seguramente  el  propósito y las obras del plan  perfecto  de Dios  es en esto mucho más humano y equitativo  (y  constructivo) que el corrupto y caótico sistema del estado humanista.

Las leyes bíblicas de restitución (reparaciones, pago de  los daños)  están establecidas en las Escrituras. La  restitución  es exigida:

a) al ladrón (Ex. 22:3),

b)  a quien se apropia o viola erróneamente la  propiedad  de otro (Ex. 22:5),

c) a quien destruye la propiedad ajena mediante incendio (Ex. 22:6),

d) a quien pierde, daña o destruye la propiedad de otro quien se la había dejado a su cuidado (Lev. 24:21),

e)  a  aquel que asalta a otro individuo  cometiendo  así  un crimen contra el "yo" de la persona, la propiedad básica de todos (Ex.   21:19).  Generalmente  la  restitución  es  requerida   no solamente  en  la cantidad igual a la que fue robada,  perdida  o dañada,  sino  en  una cantidad mayor  que  compense  perdida  de tiempo, perdida de ingresos, inconvenientes etc. El castigo de la restitución  puede ir desde el 100 hasta el 400 % de lo  que  fue dañado o robado.

En su raiz, el crimen contra la propiedad es un crimen contra Dios  al  igual  que contra la victima. La  retribución  por  tal delito  pertenece a Dios ("Mia es la venganza");  la  restitución (parte  del plan de Dios de la redención) pertenece tanto a  Dios como  a la victima (Lev. 20:4-6; Num. 5:6-8). Esta es la  ley  de Dios. Bajo las leyes del humanismo, la retribución corresponde al estado,  la  restitución  es totalmente ignorada,  y  Dios  y  la victima son negados.

La  ley  perfecta de Dios provee la solución  adecuada  a  la caída  y  a  los errores del hombre. En el caso  de  los  delitos contra la propiedad, la adhesión a sus estatutos:

a) resolvería los problemas y aliviaría la carga del  sistema carcelario impío, ya que el 90 % de los implicados en esta  clase de  delitos podrían ser rehabilitados a través del  trabajo  para hacer la restitución;

b) se invocaría una verdadera y completa justicia al exigir a los culpables que trabajen para ganar lo necesario para restituir a la victima;

c)  establecer en forma clara, consistente y obligatoria  una barrera  contra la tentación hacia actos similares (¿no es  mejor programa aquel que logra que el individuo se arrepienta antes  de cometer el acto que después de haberlo hecho?).

Bajo  el plan y la ley de Dios habrían menos  delincuentes  y menos victimas y también menos cargas impositivas.

volver al Contenido

 

7. LAS DEUDAS

La  Palabra  de Dios considera las deudas como una  forma  de esclavitud:  "El  que  toma prestado es siervo  del  que  presta" (Prov.  22:7). Si somos sinceros con El, no podemos ser  esclavos de  ningún hombre o institución (pública o privada).  Las  deudas hacen  que el pasado gobierne en el presente y que  determine  el futuro.  No podemos (no debemos) esclavizarnos con deudas  porque el  presente  y el futuro son de Cristo y somos  llamados  a  ser hombres y mujeres libres en El (Jn. 8:36).

La  Biblia reconoce que las deudas podrían ser  justificables en tiempos de emergencia y agudas dificultades, pero no por lujos o placeres. Las Escrituras establecen tiempos limitados para  las deudas: 6 años. Al séptimo año, deben haberse pagado o perdonado. Esto  no libera al deudor de su deuda. "El impío toma prestado  y no  paga"  (Sal. 37:21a). Mediante esta regla sabática  el  Señor estableció  un  sistema  que permite mantener  a  los  individuos libres de esclavitud por deudas.

La  Palabra de Dios prohibe tanto las deudas  perpetuas  como las  deudas  múltiples.  No podemos formar  el  hábito  de  pedir prestado,  no debemos endeudarnos más allá de  nuestra  capacidad para  pagarlo dentro del tiempo establecido. No  debemos  empeñar más garantía que la que ha sido acordada. Dios busca proteger así tanto al deudor como al acreedor.

La  actual  economía (babilónica) de crédito (un  sistema  de deudas  calculadas) está construida sobre conceptos  antibiblicos en  los que se piensa que los individuos y las naciones no  deben preocuparse por deudas permanentes o multíples: deben vivir  para hoy  sin dejar de lado lo que vendrá mañana. Así se establece  la base  para  el  crecimiento del poder y  control  del  Cesar.  El sistema de hecho estimula las deudas, bajo el principio de  "vive ahora,  compra ahora" (el interés es deducible; no es lo que  uno debe  pero como encaja en su presupuesto mensual - significa  que uno paga el interés y no se preocupa de su deuda original).  Así, el  deudor  es  seducido  a entrar en  un  mundo  de  servidumbre económica perpetua.

Escribiendo  en  el libro <MI>'La Economía, el Dinero  y  los Bancos'<D>  el  Dr.  E. L. Hebden  Taylor  describió  el  sistema babilónico  de la economía basada en deudas y en altas  tasas  de interés (20 %). El concepto babilónico total de control social  e imperialista descansa en la usura (como se ve hoy). El Dr. Taylor recuerda a sus lectores que "no es sorprendente que Babilonia  la Grande,  la  ramera,  es en el Apocalipsis el  tipo  del  sistema mundial de gobierno único que engañará a todas las naciones".  En Apocalipsis  18:4  se  exhorta a los creyentes a  salir  de  este sistema mundial y no ser participantes de sus pecados.

En  Deuteronomio 28:44 Moisés advirtió las  consecuencias  de las  deudas: "El te prestará a ti, y tu no le prestarás a él;  él será por cabeza y tu serás por cola".  Estar endeudado  significa estar  caído, es una forma de servidumbre económica. Las  cadenas de  la  inflación son una de las caras de dicha  servidumbre,  la usura es la otra. Una parte del costo material de la deuda es  la usura  exigida. En muchos casos, el interés compuesto  excede  la suma de lo que ha sido prestado.

La  Biblia nos dice que no debemos tomar una usura  (interés) cuando prestamos a un hermano en necesidad. También deja en claro que  cuando  no se trata de una necesidad de vida o  muerte  debe devolverse  al acreedor en el caso que él lo pida para su  sostén (Ex.  22:25-27). Una carga razonable puede agregarse para el  uso de  dinero  en  curso natural de una  transacción  comercial;  el individuo  tiene el derecho a que se le devuelva  limpiamente  su propiedad (Luc. 19:23; Mt. 25:27).

El  pecado  de  tomar ventaja monetaria  de  una  persona  en dificultades  está claramente prohibido (Deut. 15; Lev.  25).  El pecado  de aquellos que toman ventaja de una comunidad  o  nación (sus ciudadanos) en dificultades o peligro cargándoles con  usura a  la  cantidad  prestada para  protegerla  o  reedificarla  está también prohibido (Neh. 5:1-13).

Cuando  Dios le dio a Su Pueblo una tierra para  poseerla  El también expulsó a los rebeldes fuera de ella por desobedecer  sus leyes. Entre las razones para su expulsión está: "Interés y usura tomaste, y a tus prójimos defraudaste con violencia; te olvidaste de mí, dice Jehová el Señor" (Ez. 22:12-15).

¿Y  qué dijo nuestro Salvador sobre la usura? "Si prestáis  a aquellos de quienes esperáis recibir, ¿qué mérito tenéis?  Porque también  los pecadores prestan a los pecadores para recibir  otro tanto. Amad pues a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ellos nada, y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo." (Lc. 6:34-35).

En resumen, el cristiano debe oponerse a las deudas.  Debemos rechazar  la  economía basada en la deuda y  la  usura,  poniendo nuestra confianza en Dios. Cuando una emergencia o un  imprevisto hace  que nos endeudemos, la deuda debe ser establecida  para  el menor  tiempo  posible y debe pagarse completamente en  el  plazo acordado.  Las  deudas perpetuas están prohibidas.  Todo  lo  que tenemos es de Dios, nosotros somos Sus siervos y mayordomos. Todo lo que tenemos debe ser usado para El. No somos libres de  servir al  Señor cuando empeñamos nuestras labores, propiedades y aún  a nosotros  mismos  en manos de otros. No debemos  convertirnos  en esclavos de otros porque ya somos esclavos de Jesucristo.

El  Apóstol Pablo nos recuerda que hay una  deuda  permitida: "No  debáis  a  nadie nada, sino el amaros unos  a  otros"  (Rom. 13:8). Esta clase de deuda siempre es obligatoria y pagable.  Tal como la deuda más grande de todas, nuestra deuda eterna con Jesús quien murió en el Calvario para darnos vida eterna.

volver al Contenido

 

8. El Trato con los Enemigos de Dios

Claramente,  una nación que busca honrar y servir a  Dios  no puede tener relaciones comerciales con un régimen impío. ¿Es esto aplicable? "¿Qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia y  qué comunión la luz con las tinieblas?" (2 Cor. 6:14).  ¿O  es que como nación no debemos ser tenidos ya más como justos, es que nuestra luz se ha convertido en tinieblas? ¿Hay alguna razón para pensar  que "los enemigos del hombre son los de su  casa"?  (Miq. 7:6b).  La  Palabra  de Dios nos dice que  quien  se  une  (tiene relaciones)  con una ramera, se hace uno con ella (1 Cor.  6:15). ¿En qué se convertirá una nación que tiene negocios con  enemigos declarados de Dios?

Los que comercian con los soviéticos dicen que es por dinero. Pablo  nos  dice que el amor al dinero es la raíz  de  todos  los males  (1 Tim. 6:10). ¿Recuerda usted la parábola del rico  cuyos graneros rebosaban? El iba a construir graneros más grandes  para almacenar  sus  bienes, él iba a descansar y comer, beber  y  ser feliz. "Tu necio", dice el Señor "esta noche vienen a pedirte  tu alma"  (Lc. 12:16-20). El alma de una nación es su integridad  (o falta  de  esta),  su  moral  (o  inmoralidad),  sus  normas,  su obediencia (o desobediencia) a Dios. ¿Cuándo será pedida el  alma de una nación?

Los  seguidores  de Jesús están en este mundo  para  ser  sus siervos  y  sus  vicegobernadores  aquí  y  ahora.  Debemos   ser efectivos en Su trabajo, así debemos estar prevenidos y  procurar ser  una  influencia  piadosa en lo económico, social  y  en  los asuntos  políticos y geopolíticos. ¿No es esta una razón  por  la que  Dios  dio a nuestros padres una nación libre y  un  gobierno representativo? ¿No nos hace responsables del uso que hacemos  de estas  bendiciones?  Porque  somos Suyos y  El  es  nuestro  Rey, debemos  darle la preeminencia a El y a Su Palabra en  todas  las cosas  y  por encima de todos los poderes procurando  influir  en nuestros gobernantes electos para que hagan lo mismo.

¿Qué  exige  Dios de Su Pueblo en relación con  las  naciones enemigas? ¿Qué nos manda Dios respecto a quienes se han levantado contra el Dios viviente en su política nacional?

Esto:  "¿Al  impío  das ayuda y amas a los  que  aborrecen  a Jehová?  Pues ha salido de la presencia de Jehová ira  contra  ti por esto" (2 Cron. 19:2).

"De  cierto, oh Dios, harás morir al impío; apartaos pues  de mí,  hombres sanguinarios. Porque blasfemias dicen  ellos  contra ti; tus enemigos toman en vano tu nombre. ¿No odio, oh Jehová,  a los  que  te aborrecen, y me enardezco contra tus  enemigos?  Los aborrezco por completo; los tengo por enemigos" (Sal. 139:19-22)

Los  que somos Suyos no debemos negociar ni hacer pactos  con los enemigos de Dios. Aún más, ni siquiera dentro de Su nación el pueblo  de  Dios debe aprobar convenios con sus enemigos.  Si  lo hacemos ¿no estará Su ira sobre nosotros? Tener yugos con fuerzas malignas es una manera de desobedecer a Dios. Estas alianzas  y/o acuerdos  niegan  Su  suprema soberanía, ponen  la  confianza  en pactos  y  tratados de hombres caídos, y toman el  lugar  que  le corresponde  a  la  alianza con el Rey de  Reyes.  ¿Aquellos  que efectuan  acuerdos con la Unión Soviética no ponen el  Manifiesto Comunista  en  el  mismo nivel o aún por  encima  del  Manifiesto Cristiano (Sal. 2; Hech. 4:24-31).

La Palabra de Dios lo dice muy claro: Su pueblo no debe estar unido  o comprometido con Sus enemigos (Ex. 23:32; Deut.  7:2;  2 Cor. 6:14). De otro modo es hacer "pacto con la muerte y convenio con  el  Seol"  (Is.  28:15). "Aborrezco a  los  que  esperan  en vanidades  ilusorias; más yo en Jehová he esperado" (Sal.  31:6). "Mejor  es confiar en Jehová que confiar en el hombre.  Mejor  es confiar  en  Jehová  que confiar en  príncipes"  (Sal.  118:8-9). "Tales  son  los caminos de todos los que olvidan a  Dios;  y  la esperanza del impío perecerá; porque su esperanza será cortada  y su confianza es tela de araña" (Job 8:13-14).

Nuestra  nación y sus líderes harán bien en tomar nota de  lo siguiente:  por  desobedecer  a Dios y hacer  un  pacto  con  sus enemigos,  Acab  fue casi asesinado en batalla y  los  israelitas fueron llevados cautivos (1 Rey. 20:42).

¿Quién se cuenta hoy entre los enemigos de Dios? ¿Qué sistema político niega a Dios y persigue a Su pueblo? La Unión Soviética, el  marxismo  y  el partido  comunista  deben  considerarse  como archienemigos de Dios.

"La lucha contra el Evangelio y el legado cristiano debe  ser conducida  despiadadamente y con todos los medios  a  disposición del comunismo" (Radio Leningrado, 27.8.1950).

Reflexione en las palabras de Lenin: "El ateísmo es una parte natural  e  inseparable  del marxismo, de la  teoría  y  practica socialista",  o en estas otras de Stalin: "Hemos derribado a  los zares de la tierra, ahora destronaremos al Dios del cielo".

¿No es la posición del comunismo oficial absolutamente clara? El  estado  es dios. El  único y verdadero Dios  debe  inclinarse ante el dios del Kremlin. El comunismo es anticristiano. "Odiamos a  los cristianos y al cristianismo. Aún el mejor de  ellos  debe considerarse  nuestro  peor  enemigo. El  amor  cristiano  es  un estorbo  al  desarrollo de la revolución. Abajo con  el  amor  al prójimo.  Lo  que queremos es odio.  Solamente  entonces  podemos conquistar  al  mundo."  (Lunacharsky  -  director  soviético  de educación).

El  comunismo  es  uno de los  más  virulentos  y  militantes sistemas  anticristianos del mundo. Niega a Dios, se burla de  El persigue  a  Su pueblo. En la Unión Soviética desde 1918  a  1977 alrededor de 250.000 líderes religiosos fueron liquidados, 88.000 iglesias  fueron  destruidas y 4 billones de  dolares  de  fondos religiosos  fueron  confiscados.  Ya  en  1975  la  revista  Time informaba  que: "Aunque la situación de los judíos  soviéticos  y los intelectuales es mejor difundida en occidente, los  bautistas han sufrido más que ellos. Por lo menos 700 han sido encarcelados y  un líder de derechos civiles informa que los  bautistas  solos constituyen  un  tercio de todos los presos  políticos  conocidos durante las pasadas dos décadas."

"I  salió otro caballo, bermejo, y al que lo montaba  le  fue dado poder de quitar de la tierra la paz, y que se matasen unos a otros,  y  se le dio una gran espada" (Apoc. 6:4). Piense  en  el resultado  de  la  cabalgata del caballo comunista  rojo  por  el mundo:  Entre  21 y 32 millones de personas  fueron  sacrificadas para  establecer  el  comunismo en  la  Unión  Soviética.  15.000 polacos  fueron exterminados en Varsovia a comienzos de 1944.  En 1956  más de 15.000 fueron asesinados en la resistencia  húngara. En los tres años siguientes a la toma del poder en Checoslovaquia 152.000   checos  fueron  ejecutados  o  enviados  a  campos   de concentración,  muchos de los cuales murieron allí. En  Lituania, 1.2 millones fueron liquidados o deportados durante los  primeros 15  años de gobierno comunista. En China más de 64  millones  han perdido  sus  vidas  bajo el comunismo. Entre  1953  y  1959  los comunistas mataron más de 700.000 personas en Vietnam. En Camboya entre uno y dos millones de personas fueron asesinadas en  apenas dos años de un gobierno comunista genocida. En total entre 150  y 200 millones de personas han sido liquidadas desde que el  jinete rojo  comenzó  su barrida por la tierra, "y se le  dio  una  gran espada".

Dado  que los marxistas-comunistas son abiertos  enemigos  de Dios, ¿no son al mismo tiempo enemigos de Su pueblo? ¿Cómo  puede entonces  una  nación  como  Estados  Unidos  cuyo  Presidente  y Congreso proclamaron un 'Año de la Biblia' y afirman que ella  es la  roca  en  la  que descansa la  República,  permitir  que  sus principales  líderes, comerciantes y banqueros  firmen  convenios que la unan a sus enemigos declarados?

¿No podemos hallar un paralelo entre quienes negocian con los soviéticos y los cambistas y usureros de los tiempos de Nehemias? ¿No  son  similares a aquellos que buscaron aprovecharse  de  los ciudadanos  de  Jerusalén que trabajaron y se  sacrificaron  para reconstruir  la paredes y la defensa de la ciudad? (Neh.  5).  ¿Y Nehemias  no  encontró  necesario establecer  una  gran  asamblea contra  tales  hombres?  ¿No comprendió él  y  no  comprenderemos nosotros  ahora  como  escribiera Miqueas que  los  enemigos  del hombre  son los de su propia casa. "Ay a los que a lo malo  dicen bueno...  que hacen de la luz tinieblas... los que justifican  al impío... por tanto como la lengua del fuego consume al rastrojo y la  llama devora la paja, y así será su raiz como podredumbre,  y su  flor  se desvanecerá como polvo porque desecharon la  ley  de Jehová  de  los ejércitos y abominaron la palabra  del  Santo  de Israel" (Is. 5:20-24).

¿Cómo entonces deberán buscar la verdadera seguridad los  que le  obedecen y le sirven a El? ¿Con quién haremos pacto para  una paz y seguridad piadosas? ¿Qué diremos del ejemplo de Josué?  "Yo y  mi casa serviremos a Jehová" (Jos. 24:15). "Y Josué  respondió al pueblo: vosotros sois testigos contra vosotros mismos, de  que habéis elegido a Jehová para servirle" (Jos. 24:22). "Y el pueblo respondió  a Josué: a Jehová nuestro Dios serviremos, y a Su  voz obedeceremos" (Jos. 24:24).

"Bienaventurada   la  nación  cuyo  Dios  es  Jehová"   (Sal. 144:15b). volver al Contenido

 

9. La Teoría de la Evolución versus el Creacionismo

Aunque  el  "evangelio diabólico" de Darwin está  plagado  de defectos  y eslabones perdidos, sus partidarios  exigen  derechos exclusivos en la enseñanza publica.

En  los Estados Unidos el Estado de Louisiana aprobó en  1981 una  ley  de  "Tratamiento  equilibrado"  exigiendo  que  en  las escuelas  publicas  se enseñen evidencias científicas  tanto  del creacionismo  como del evolucionismo. En una  encuesta  realizada entre sus miembros la Asociación Americana de Abogados  descubrió que  el 63 % creen que no existe ningún obstáculo con respecto  a la  Primera  Enmienda  de  la  constitución  que  impida   enseñar creacionismo en las escuelas publicas. Pero la ley fue  desafiada por  la  Unión Americana para las Libertades Civiles  y  derogada como inconstitucional por la Corte de Apelaciones de los  Estados Unidos.

También en 1981 la Corte Superior de California determinó que el estado debe advertir a las escuelas de su jurisdicción que  el evolucionismo  debe  presentarse como una teoría, y  no  como  un hecho.   El  juez  Irving  Perluss  decretó  que  las   creencias religiosas  deben  ser respetadas. En años  anteriores  recientes alrededor  de  20 estados han tenido leyes  en  sus  legislaturas demandando que las escuelas estatales dediquen el mismo tiempo  y énfasis a la ciencia de la creación.

¿Quiénes  son los más persistentes oponentes a  la  enseñanza del  creacionismo en las escuelas publicas? Son  la  Organización para las Libertades Civiles y la Asociación Humanista  Americana, que  son organizaciones ateas. La Academia Nacional  de  Ciencias  de los Estado Unidos  distribuyó un libro de 28 paginas alentando a  los  maestros de ciencia a no enseñar  el  creacionismo;  este rechaza la idea de una enseñanza equilibrada.

Por el contrario, la Academia Cristiana del Valle Cuyahoga en Ohio, adoptó la política del tiempo equilibrado para la enseñanza del creacionismo. El presidente de la academia Alex Ward explico: "Examinamos  las teorías de los hombres a través del lente de  la Escritura.  Si  encontramos  que  no  hay  armonía  entre   ambas rechazamos  la del hombre y aceptamos la de Dios. Creemos  en  la existencia  de  verdades absolutas y una de esas verdades  es  la creación que tuvo lugar en 7 días de 24 horas cada uno".

El Dr. Jerry Bergman que perdió su puesto como maestro en  la Universidad  Estatal  de Bowling Green en Ohio a causa  de  haber firmado  un documento defendiendo el creacionismo,  encontró  que los evolucionistas humanistas ejercen una censura total sobre los materiales y libros creacionistas. Su investigación lo condujo  a la  siguiente conclusión: "La literatura creacionista  ha  estado censurada en casi todas las grandes universidades de America. Las teorías  creacionistas  son censuradas en las  escuelas,  en  los medios  de  comunicación  y  en  los  libros  de  texto  de   las principales   editoriales.  Las  bibliotecas  aunque   quisiesen, hallarían dificultades para incorporar libros creacionistas."

Respondiendo  a esta censura obvia el Dr. Richard  Bliss  del Instituto para la Investigación Creacionista afirmo: "Lo que  los anticreacionistas están haciendo en las mentes de los  americanos es  reprensible ya que están haciendo creer a nuestros  hijos  lo que la misma ciencia ha comprobado ser una falsedad."

Karl  Marx  fue tan impresionado por la obra  de  Darwin  "El Origen de las Especies" que quiso dedicarle la versión inglesa de "El  Capital". Marx creía que Darwin había encontrado  la  prueba científica  de sus propias teorías. Muchos ven en este  hecho  el eslabón  principal que une a los socialistas con la teoría de  la evolución.

Los  defensores de la ciencia de la creación han  optado  por demostrar las verdades de la Biblia revistiéndolas con un enfoque científico,  deben  hacerlo  así a causa de que  las  cortes  han decretado que la Biblia es inadmisible en las clases publicas. De esta  forma argumentan que si la creación fuese  presentada  como una  verdad  bíblica,  su  caso  añadiría  mayores   dificultades legales.  En sus argumentos ante la Suprema Corte de los  Estados Unidos los abogados creacionistas aseguraron que el  creacionismo no  implica  que mencione al Creador; la ciencia de  la  creación insiste  simplemente que el mundo llegó a existir a través de  un acto creativo inmediato y no por un proceso evolutivo.

Otros,  que  también  exponen las  verdades  bíblicas  de  la creación  afirman que en ultima instancia este  procedimiento  es negar  a  Dios  delante de los hombres. La Palabra  de  Dios  nos advierte  del  peligro de hacer la voluntad de Dios  mediante  el engaño  (Jer. 48:10) y nos alienta a agradar a Dios antes  que  a los hombres.

La  controversia  entre  evolucionismo  y  creacionismo  está centrada  básicamente en tres áreas: constitucional, académica  y  cientifica. He aquí como se desarrollan estas batallas:

A  nivel  constitucional: Los evolucionistas afirman  que  la enseñanza  de  la creación en las escuelas del  estado  viola  la Primer  Enmienda.  Argumentan  que ellos  enseñan  de  este  modo religión.  La encuesta mencionada indica que solo el 28 % de  los abogados  esta de acuerdo con ellos. Los creacionistas  responden que la constitución exige neutralidad en materia religiosa y  que la  enseñanza exclusiva de la evolución viola esa neutralidad  ya que  esta teoría es un dogma básico de la religión humanista.  En realidad,  la evolución es un sistema de fe. Los que  la  adoptan construyen  su propia religión, una religión que exige  una  gran cantidad de fe.

En  suma, desde el comienzo los fundadores del  evolucionismo fueron  anticristianos. Darwin cierta vez llamo a su  teoría  "el evangelio  del Diablo". El rechazó a Dios y vió que sus  escritos constituían  el  texto sagrado de las  religiones  seculares  del ateísmo, el agnosticismo y el humanismo.

T. H. Huxley, el primer propagandista de Darwin,  menospreció constantemente  a  Cristo y al Cristianismo. También  Sir  Julian Huxley  se jactó de que "el hombre no buscará más refugio en  los brazos de una figura paterna divinizada que el mismo ha  creado". La  inmensa mayoría de los actuales defensores del  evolucionismo continuan siendo anticristianos.

Contrariamente   algunos   grandes   científicos   han   sido cristianos devotos: John Ray, el gran botánico dijo: "El universo físico es la creación de Dios en el principio", Robert Boyle,  el renombrado  químico también afirmó: "Dios le dio movimiento a  la materia",  además  de  Louis Pasteur,  Lord  Kelvin  por  nombrar algunos.

Actualmente más y más científicos concluyen y afirman que  el registro  evolutivo está perdiendo terreno. Hay tantas fallas  en el darwinismo que uno se pregunta como aun puede existir. El  Dr. Collin  Patterson, un evolucionista famoso del Museo de  Historia Natural  de Londres ha llamado a la evolución la anticiencia.  El Dr. Pierre Grasse, uno de los mas famosos biólogos ha dicho de la evolución: "Mediante el uso y el abuso de postulados ocultos,  de calculos audaces y mal fundados se ha creado esta seudociencia.

Los   creacionistas  argumentan  también  que  la   enseñanza exclusiva  de  la  evolución  viola el  libre  ejercicio  de  los derechos  de  los  estudiantes  que creen  en  la  creación,  que quebranta la cláusula de la Primer Enmienda de tener una religión estatal,   también  viola  la  enmienda  14  que  trata   de   la discriminación  sobre una base religiosa. Aun más, excluyendo  el creacionismo  de las aulas se viola el derecho de los  padres  de dirigir la moral y la creencia espiritual de sus hijos ( se  pone una  carga indebida en padres e hijos) y se priva  al  estudiante del  derecho a oír todo el material educacional pertinente  (este ultimo punto ha sido sostenido como un derecho constitucional).

A  nivel  académico:  Los  evolucionistas  insisten  que   la exigencia de enseñar el creacionismo viola la libertad académica. Ellos  luchan para que el maestro sea "libre" de enseñar  lo  que quiera.  Los  creacionistas replican que  la  libertad  académica significa  de hecho la libertad de enseñar todos los aspectos  de un  asunto;  significa  libertad de educar y  no  de  adoctrinar. Sostienen que prohibir examinar el creacionismo es una  verdadera violación de la libertad académica que no consiste únicamente  en el  derecho  del maestro a enseñar sino el del estudiante  a  ser enseñado  globalmente  (o sea la libertad de  oír,  considerar  y concluir).  Así,  una  presentación balanceada en  la  que  ambas posiciones  sean  enseñadas es la única garantía de  preservar  y practicar la libertad académica.

La  Unión Americana para la Libertad Civil se presenta  a  si misma  como protectora de la libertad académica y  de  expresión. Pero  cuando  la Fundación Plymouth Rock (el autor  del  presente libro es dirigente de esta Fundación) formo un equipo de oradores para  explicar el creacionismo a los estudiantes de las  escuelas publicas en Tennessee pero el director de aquella organización se refirió  a  esto diciendo que era una aberrante violación  de  la Primer Enmienda.

A  nivel  científico: Los evolucionistas  argumentan  que  la creación  es un mito religioso; que la ciencia ha probado que  el hombre  es producto de la bioquímica y que la vida ha  progresado de la nada, del origen unicelular hasta su actual estado mediante el desarrollo de una serie de cambios biológicos ocurridos en  un periodo de miles de millones de años.

Los  creacionistas insisten en que la ciencia prueba  que  el hombre fue creado y que el dogma de la creación es sostenido  con mucha  más evidencia que el de la evolución. La evolución  es  un mito  basado  en conjeturas, suposiciones y  eslabones  perdidos. Señalan  que  Charles  Darwin  en su  "Origen  de  las  Especies" advirtió  acerca  de  las  cuestiones no  respondidas  y  de  las especulaciones  que él mismo incluía en su teoría. En sus  libros Darwin uso expresiones subjetivas como "podríamos suponer" mas de 800  veces. Además dicen los creacionistas la evolución vuela  en la superficie de algunos hechos y leyes básicos:

1) La teoría de la evolución contradice la segunda ley de  la termodinámica (sin interferencia externa todas las cosas  tienden al  estado  de  mayor  desorden).  Las  Escrituras  en   realidad confirman  esta ley: "Tu, oh Señor, en el principio  fundaste  la tierra, y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán,  mas tu  permaneces; y todos ellos se envejecerán como una  vestidura" (Heb. 1:10-11).

2) Los astronautas de la misión Apollo encontraron  solamente un octavo de pulgada de polvo en la superficie de la luna. Si  la luna  y la tierra han estado en existencia por billones  de  años (como  dicen los evolucionistas) habría por lo menos 100 pies  de polvo en la luna.

3)  El campo magnético de la tierra esta disminuyendo  a  una tasa  mensurable. Por una proyección inversa basada en los  datos existentes queda claro que la tierra no pudo haber existido en su presente estado por mas de 10.000 años.

4) La población de la tierra ha estado aumentando a lo  largo de  la  historia  a  un promedio determinado.  Si  el  hombre  se desarrollo  varias épocas atrás la población de la  tierra  seria muy superior a la actual.

5)  Los  registros  fósiles no  confirman  la  evolución.  No solamente hay un eslabón perdido sino miles de eslabones perdidos entre las especies supuestamente relacionadas.

6)   Las  evidencias  de  hombres  fósiles  son  a  lo   sumo conmovedoras  pero  ampliamente desacreditadas. Muchos  de  ellos fueron engaños como el hombre de Pekin, de Piltdown etc.

7)  La  evolución choca contra la ley de  la  biogenesis  (la materia viva procede solamente de la materia viva).

Aquí  hay puntos adicionales que los  creacionistas  esgrimen contra  la  evolución: hay una ausencia de formas  de  transición para  llenar los huecos entre las especies. Las  más  importantes tesis  de  la  evolución han sido  desacreditadas  o  descartadas (características adquiridas, selección natural, mutación  amplia, pequeña   mutación,  alteración  accidental  etc.).   Incontables experimentos  que  se  remontan a 1780 prueban  que  la  vida  no procede  de  lo  inanimado. Estudios  avanzados  en  la  biología molecular muestran que el código del DNA del hombre es totalmente diferente  al de los animales, el estudio de los  componentes  de los  aminoácidos demuestra que la carne de cada especie es  (como lo dice la Biblia) diferente una de otras.

En  cuanto a la edad de la tierra los  creacionistas  afirman que  se  ha  comprobado que la tierra es  "joven"  al  realizarse extensas  investigaciones en campos tales como la rotación de  la tierra,  la  desintegración de los cometas,  la  concentración  y sedimentación oceánica, la disminución del campo magnético de  la tierra,  el  encogimiento  del sol etc.  En  cuanto  al  Diluvio, afirman   que   los   fósiles   encontrados   y   los   registros estratigráficos  sobre  la  faz del globo apoyan  el  relato  del Génesis.

Escribiendo  sobre  la  teoría del "big bang"  que  trata  de explicar  el  origen  de la tierra el  astrónomo  Robert  Jastrow concluyo: "Para el científico que ha vivido confiando en el poder de  la  razón,  la  historia termina como un  mal  sueño.  El  ha escalado  las  montañas  de  la  ignorancia,  está  a  punto   de conquistar los picos mas elevados; y en la medida que se exige  a si mismo sobrepasar la roca más grande es saludado por una  banda de teólogos que han estado sentados allí por siglos".

 

Considerando ahora los Principios Bíblicos

La  palabra  creación es mencionada 75 veces  en  la  Biblia. Además  del  Génesis, 23 libros de la Biblia se  refieren  a  los actos creativos de Dios. La creación no es una "doctrina  menor", es  un punto clave de la revelación divina. Todas las  Escrituras están edificadas sobre la creación.

"En  el  principio,  creó  Dios  (la  palabra  hebrea  'bara' significa 'sacar de la nada') los cielos y la tierra" (Gen.  1:1; Jn.  1:1-2).  Dios creo todas las cosas y  por  Jesucristo  todas ellas existen y subsisten (Col. 1:16-17). Lo que vemos fue  hecho de lo que no vemos (átomos, neutrones, protones, moléculas  etc., Heb.  11:3).  Dios creo la vida vegetal, la semilla  de  la  cual produce  vida  según su genero. Dios creo la vida animal  que  se reproduce según su especie (Gen. 1:11-25). Y Dios creo al  hombre a su propia imagen y semejanza del polvo de la tierra en el  cual se  hallan todos los elementos básicos y soplo en él  aliento  de vida y el hombre fue un ser viviente (Gen. 1:26-27; 2:7). No toda carne  es la misma carne, la humana es distinta a la  animal  (1. Cor.  15:39).  Y Dios mandó al hombre a  crecer  y  multiplicarse (reproducirse  a su forma ya que el hombre no puede procrear  con animales).  Para mayores detalles de los actos creativos de  Dios lea Job capítulos 38 y 39.

"Y  de todo lo que vive, de toda carne, dos de cada  especie, meterás en el arca, para que tengan vida contigo, macho y  hembra serán"  (Gen  6:19). Ninguna palabra,  ningún  versículo,  ningún libro  en  la  Biblia menciona la  existencia  de  un  desarrollo gradual  de la vida. Ciertos pasajes muestran claramente  que  la creación ocurrió en un corto tiempo y que el acto de la  creación fue  un  milagro  (Ex. 20:11; Sal. 33:6; Deut.  32:6;  Is.  43:1; 45:12,15,17; Esd. 5:11; Neh. 9:6).

Hay pocas referencias bíblicas relativas al origen del hombre y  a  su continuidad después del Diluvio. "Antes  bien  sea  Dios veraz,  y todo hombre mentiroso; como está escrito para que  seas justificado en tus palabras y venzas cuando fueres juzgado" (Rom. 3:4).  Los  que atacan el creacionismo y luchan  para  mantenerlo fuera  de las aulas son los mismos que luchan contra  la  Biblia. ¿Por qué se produce el ataque a la Palabra de Dios por los mismos hombres no regenerados que atacan al mismo tiempo la verdad de la creación? Porque hay poder en la Palabra de Dios; así, el  hombre debe tratar de negar la verdad de la Biblia antes de hacerlo  con el  relato  de la creación. Pero Dios nos asegura que  todas  las cosas pasaran pero Su Palabra, Su Verdad nunca pasara. 

volver al Contenido

 

10. ACERCA DE LA CONSTITUCION

El centralismo, el colectivismo y el gobierno no representativo esta en conflicto directo con la idea cristiana del hombre y la metodología cristiana del autogobierno con unión.

Los Padres Fundadores de los Estados Unidos estaban bien informados de los escritos de los filósofos cristianos tales como Sidney, Montesquieu, Blackstone, y Locke. Para la mayoría de  los primeros cristianos, la Biblia fue el gran texto político.

Mas  aun,  ellos tenían una ardiente  colección  de  agravios enumerados  en la Declaratoria de la Independencia.  La  historia del  actual  Reino de Gran Bretaña es una  historia  de  insultos repetidos  y  usurpaciones,  todas con  el  objetivo  directo  de establecer una absoluta tiranía sobre estos estados.

Así,  ellos  establecieron una república con; 1) una clara separación de poderes en el nivel federal; 2) barreras definidas entre los gobiernos federal, estatales y  locales;  3)  fuertes cadenas de leyes que ataban a quien buscaba usurpar o centralizar la corriente de poder.

La Constitución de los Estados Unidos garantiza 80 poderes al gobierno federal; coloca 115 restricciones sobre él. Establece 20 puntos   de   poder  legislativo  federal,   pero   implanta   70 restricciones  definidas.  Los estados originales  exigieron  los Artículos  IX y X que reserva a los estados y al pueblo  todo  el poder  no específicamente delegado al gobierno federal.  En  años recientes  las  mareas  del gobierno  federal  ha  desgastado  la soberanía  local  y  estatal. Lo que una  vez  fue  una  ampulosa república  esta  siendo apropiada por el  centralismo  federal  y unilateral de control arbitrario.

Visualice  lo siguiente como principios centrales de la  idea cristiana y metodología de gobierno;

1)  Dios es soberano (Deut. 6;4,5); el poder fluye de  El  al individuo. Los ciudadanos individuales, en acuerdo mutuo  (cuerpo corporativo  político), asigna ciertas autoridades  definidas  al gobierno civil (Gen. 9:5,6; Rom. 13:1-6).

2)  El  individuo es de primordial importancia  (Juan  3:16); Dios  es  el autor de la libertad individual  (Lev.  26:13;  Juan 8:36). Como el hombre es en los ojos de Dios, así debe ser él  en los ojos del estado;

3)  El  gobierno local debe ser la base  legal  del  gobierno eclesiástico  y  civil (2a. Cor. 1:24).

4) Debemos ser una nación bajo Dios con asociación voluntaria y  unidad de propósito (contra la uniformidad forzada) o con  una esperanza  y  una  fe mediante la obediencia a  Dios  y  amor  al prójimo (Mat. 22:37-40; 1a. Cor. 1:10; Efe. 3:3-6; Gal. 3:15).

5)  Los  asuntos  de gobierno  deben  ser  administrados  por representantes  electos (Deut. 1:13,14; Jos. 18:4;  Juez.  11:11; 2a. Sam. 3,4,5,12.

6)  Los oficiales electos son responsables ante el  pueblo  y deben  ser ministros  de Dios para la gente para lo bueno  (Deut. 1:9-18; Rom.13:4) y

7) La separación de la iglesia y el estado es designada  como una división del trabajo para Dios: la iglesia esta encargada del ministerio  de  la  gracia  (el amor de  Dios);  el  estado  está encargado del misterio de justicia (leyes de Dios).

Un  ejemplo  de la metodología cristiana del  gobierno  civil puede verse en el gobierno de las primeras iglesias.

Cada  una  era independiente, cada una era  responsable  ante Cristo, el Señor sobre cuyos hombros reposa todo gobierno. Aun el apóstol  Pablo,  usado por Dios para fundar muchas  iglesias,  no tenía dominio sobre ellas, sino que era un maestro y consejero.

Cada  iglesia  local era una pequeña  república  o  comunidad y con  respecto a sus asuntos internos, era enteramente  regulada por un código de leyes, que, si no se originó con ellos, tenía al menos  la  sanción  de  los  mismos.  Aunque  muchos   kilómetros separadas, las iglesias estaban unidas en una fe común. Fue  este concepto  republicano de autogobierno con unión el que se  aplicó al  gobierno civil americano en una balanceada unión  federal  de estados soberanos, tal como se establece en la Constitución.

Considere  estos  atributos  adicionales  de  una   república cristiana:  la libertad individual bajo Dios fue protegida  (Lev. 26:13);  la  integridad  de la vida humana  fue  protegida  (Exo. 21:12,14; 21-23); todas las personas fueron consideradas  iguales ante la ley (Deut. 1;l6,17); el poder de elegir oficiales civiles y sancionar una ley estaba reservado  al pueblo (Deut.  1:13,14); los oficiales elegidos eran responsables ante el pueblo (1a. Sam. 10:25;  1a.  Rey.12); había un sistema   imparcial,  accesible  y económico  de  justicia rápida para todos (Deut.  1:16-18;  6:18; Exo.  18:21);  la  integridad de la familia y  el  derecho  a  la propiedad  privada  (incluyendo la conciencia)  fue  defendido  y sostenido; la educación universal en materia civil y autogobierno para todos está basada en la palabra escrita de Dios (Deut.  6:6- 9).

Considere  también, estos atributos básicos de  la  república hebrea.  Cada  una de las 12 tribus era soberana,  cada  una  era independiente, y cada una era co-igual con las otras en  términos de estatura política y autoridad en los concilios nacionales.

Cada una tenía su propio gobierno, cada cual administraba sus propios  asuntos municipales, distritales y tribales (Jos.  7:15; 1a.   Cro.  5:18-23).  Cuando  asuntos  de  interés  nacional   o emergencia    debían   ser   atendidos    (defensa,    conflictos intertribales)  los  líderes  de  las 12  tribus  se  reunían  en Concilio para determinar la acción a tomar.

volver al Contenido

 

11. LAS GRANJAS Y LAS FAMILIAS

En  el principio creó Dios la tierra, los pastos, la  hierba, los árboles frutales (cada uno con la simiente según su  género), y  los peces del mar y las aves de los cielos y las  bestias  del campo  (cada una según su género)... y creó Dios al  hombre  para que  fructificase  y  se multiplicase y llenara la  tierra  y  la dominase (Génesis 1:1-31).

Así,  la  tierra  y su plenitud  pertenecen  al  Señor  Dios, creador  y  soberano.  Y  el  hombre  debe  cuidarla,   labrarla, conservarla y administrarla para el Señor (Gen. 2:15). El  hombre debe ser pues el guardián, el labrador de la buena tierra de Dios -  y  no  simplemente servir su propio  interés  egoísta  -  (ej. sobrevivencia, confort, etc), sino que primero y sobre todo  como mayordomo debe servir al Dios vivo. Todo lo que hace debe hacerlo en  una manera y con un propósito que glorifique y honre  a  Dios (Col. 3:23).

El  hombre debe ser fructífero; no debe gastar o malgastar  o abusar  de  la  tierra, ni  debe  mantenerla  improductiva.  Debe trabajar  la  tierra,  parcelarla, de tal modo que  el  fruto  se multiplique.  No  debe  arruinar la tierra  ni  descuidar  a  los animales. Por el contrario debe aumentarlos, es decir,  cuidarlos a través de prácticas y métodos que la conserven, que impidan  la erosión  o esterilización. El individuo o familia que fracasa  en ello desobedece y deshonra al Creador.

La  familia es la unidad social y económica básica  de  Dios. Dios  ha  establecido  su  Ley para  proteger  los  derechos,  la seguridad  y  bienestar del individuo y la familia.  Así,  en  la apropiación   y preservación de la tierra, Moisés  fue  instruido para  asegurar que a cada familia le fuese dado el derecho  y  la responsabilidad de cuidar una porción definida de tierra. Es mas, por Moisés, Dios estableció ciertas leyes básicas para garantizar que  la  tierra  quedaría  con la  familia  (leyes  de  propiedad privada,  de  herencia), y que sería conservada  y  cuidada  para proveer   continuidad   y  sustento  para   la   familia   (leyes concernientes al labrantío del suelo, al barbecho, a la  polución y administración del mismo).

Considere  algunas  leyes  de Dios tocante a  Su  tierra,  su cuidado  y su empleo-leyes que gobiernan la mayordomía humana.  Y si  parecen  pasadas  de  moda, tal vez  señalen  la  medida  del apartamiento del hombre de su obediencia a Dios.

El labrador debe dejar descansar su tierra cada 7 años  (seis años  sembrarás el campo y seis años podarás tu viña y  recogerás sus frutos; pero el séptimo año la tierra tendrá descanso, reposo para  Jehová;  Lev.  25:2-7; Exo. 23:10,11). Y para  los  que  se preguntan  como subsistirán en este año de barbecho, Dios  da  la respuesta:  (Si me obedeces) yo os enviaré mi bendición el  sexto año,  y ella (la tierra) hará que haya fruto por tres años  (Lev. 25:20-22; vea también Exo. 16:25-30).

Y qué pasará si el hombre desobedece a Dios como muchos en la actualidad?

"Pero  si  no me oyeres... y desdeñareis mis  decretos...  no ejecutando  todos  mis mandamientos...  haré  desiertas  vuestras ciudades... asolaré también la tierra. Entonces la tierra  gozará sus  días de reposo, todos los días que esté asolada...  todo  el tiempo  que esté asolada, descansará por lo que no reposó en  los días  de  reposo cuando habitabais en ella" (Lev.  26:14-35;  ver también 2a. Cro. 36:21).

La tierra de labranza debe permanecer con la familia. No debe ser  vendida.  La propiedad urbana puede venderse. Si  la  chacra familiar  debe  ser hipotecada, debe ser liberada en  el  año  de jubileo  (el 50º año después de la semana de semanas o  49º  año; Lev. 25:8-23).

"Y  pregonaréis libertad en la tierra a todos sus  moradores" (Lev. 25:10).

Hay  un significado mucho mas profundo en  aquellas  palabras escritas  en la Campana de la Libertad del que mucha gente y  aun cristianos   parecen  darse  cuenta: nuestros  padres   fundadores estuvieron  determinados a no ser arrendatarios o siervos de  una tierra alquilada. Si la tierra es arrendada o vendida, el  precio debe estar basado en su productividad por el período de años  que va  desde  la fecha del contrato o venta hasta el tiempo  en  que ella   debe  volver  (liberada  o  redimida)  a   los   herederos familiares.

Las  leyes  de  Dios  relativas  a  la  tierra  prohíben   la especulación  con ella (Núm. 36:7-9). Gigantescas  propiedades  y latifundios  no guardan relación con el plan o propósito de  Dios para la propiedad.

"Ay de los que juntan casa a casa, y añaden heredad a heredad hasta  ocuparlo  todo. Habitaréis vosotros solos en medio  de  la tierra (Isa. 5:8;ver también Jer. 22:17).

Los  terratenientes  son  el  flagelo  de  la  nación  y  los esclavizadores de los hombres.

"Codician  las heredades, y las roban; y casas, y las  toman; oprimen  al hombre y a su casa, al hombre y a su  heredad"  (Miq. 2:2).  Cuando  la tierra es poseída  por  familias  individuales, trabajada por la familia y conservada como una herencia de  parte de  Dios, entonces los hombres serán libres y podrán dirigir  los asuntos  del  gobierno  civil. Las  políticas  del  gobierno  que provocan  la  pérdida de la tierra para las familias  o  que  las obligan a abandonarla son impías.

La  usura  es  una abominación ante Dios  (Exo.  22:25;  Lev. 25:36,37; Deut. 23:19,20; Eze. 22:12-15).

Muchos  de  los agricultores actuales están en  una  posición similar  a  aquellos  habitantes  de Jerusalén  en  los  días  de Nehemìas:  "Hemos  empeñado nuestras tierras,  nuestras  viñas  y nuestras  casas,  para comprar grano... Y había  quienes  decían: hemos  tomado prestado dinero para el tributo del rey  (impuesto) sobre  nuestras  tierras y viñas... y no tenemos  posibilidad  de rescatarlas;  porque  nuestras tierras y nuestras  viñas  son  de otros" (Neh.5:3-5).

El  hombre  dice que las leyes de Dios ya no son  válidas  ni relevantes. Quien es el que pone su deseo y sus tácticas sobre la ley de Dios? No una célula comunista o un grupo de avanzada; sino el Comité de Desarrollo Económico (CDE) en su "Programa de Ajuste para  la  Agricultura".  "Donde  haya  obstáculos  religiosos  al progreso  económico moderno, la religión podría ser tomada  menos seriamente o alterado su carácter".

Pero,  Dios dice: "Mas si vosotros os volviereis  y  dejareis mis  estatutos y mandamientos... y fuereis y sirviereis a  dioses ajenos  y  los adorareis... esta casa que es  tan  excelsa,  será espanto a todo el que pasare, y dirá: Por qué ha hecho así Jehová a esta tierra y a esta casa?" (2a. Cro. 7:19-22).

En  síntesis,la tierra es del Señor y toda su plenitud  (Sal. 24:1) La agricultura es una institución bíblica ordenada por Dios para  cuidar  de su tierra (Gen. 2:15;3:19,23). El hombre  es  el mayordomo  de Dios, trabajando la tierra para Su gloria  y  honor (Gen.  1:28;  Prov. 27:23-27). Dios debe ser conocido  y  honrado mediante  un  apropiado  cuidado de su tierra  (Jer.  5:24).  Los frutos  de  la tierra serán disminuidos si  prevalece  el  pecado (Isa.  5:10; 7:23; Jer. 12:13; Joel 1:10,11) Las primicias de  la tierra  pertenecen  al Señor, ya sea animal,  vegetal  o  mineral (Prov.  3:9,10).  La tierra debe descansar, estar en  barbecho  o inactiva  cada 7 años (Lev. 25:2). Si Dios es obedecido  de  esta manera, el bendecirá la tierra y su producto (Lev. 25:20,21).  Si no es obedecido, el la arruinará (Lev. 26:32-35). La tierra  debe permanecer  con  la  familia.  Los productos  de  ella  son  para beneficio  de todos (Ecle. 5:9). Hay una ley definida de  caridad conectada  a  la mayordomía de la tierra  (Deut.  24:19-21;  Lev. 19:9,10; 2a.Cro.9:6). 

volver al Contenido

 

12. EL JUEGO DE APUESTAS Y LAS LOTERIAS

La  búsqueda es por dinero fácil-evasión de impuestos por  el estado y "pegándole en grande" por el apostador. Pero demasiado a menudo la realidad es la miseria humana, y calamidades económicas y sociales.

Las  apuestas son fruto y raíz de pecado a la vez; brota  del pecado,  y genera pecado. Considere en primer lugar el  resultado (fruto)  del pecado. Las apuestas son un vicio que deriva  de  la violación  del  10º mandamiento de Dios:  "No  codiciarás"  (Exo. 20:17).

El  Dr.G.Campbell Morgan, renombrado estudioso de la  Biblia, señala  que  el  impulso  a apostar va  mas  allá  del  deseo  de diversión  o entretenimiento; implica un desordenado (y a  menudo incontrolable)  apetito que es codicia. El apóstol Pablo usa  los términos  "pasión" y "concupiscencia" para describir  la  codicia (1a.  Tes.  4:5)  y exhorta a los cristianos a  hacer  morir  esa maldad   en  ellos.  La  codicia,  escribió,  es  una  forma   de "idolatría"  (Col.  3:4,5);  aquello que la  persona  codicia  se convierte en su "dios".

"La  codicia, comenta Matthew Henry, es la raíz misma  de  la maldad  anterior al acto y al pensamiento, antes de  la  comisión del pecado, el deseo".

"Inclina  mi  corazón a tus testimonios y no a  la  avaricia" (Sal. 119:36). El los advirtió del destino del codicioso:  "Tales son  las  sendas del que es dado a la codicia, la cual  quita  la vida a sus poseedores" (Prov. 1:19). También en Prov. leemos: "El deseo del perezoso le mata, porque sus manos no quieren trabajar. Hay quien todo el día codicia; pero el justo da, y no detiene  su mano" (Prov. 21:25,26). En su carta a la iglesia de Efeso,  Pablo advirtió:  "Porque sabéis esto... que ningún  avaro  (codicioso), que  es idólatra tiene herencia en el reino de Cristo y de  Dios" (Efe.5:5).

Los  primeros  nueve  mandamientos  de  Dios  (Exo.   20:3-6) prohiben  ciertos actos pecaminosos; el 10º  mandamiento  prohibe (nos advierte) un pecado interior (pensamiento pecaminoso).  Como enfatizó nuestro Salvador y Rey, el pensamiento es tan pecaminoso como  el  acto mismo (Mat. 5:27,28). Aquello que invita  al  acto pecaminoso es el pecado básico. En un sentido muy real, entonces, quebrando el 10º mandamiento, se cae en otros muchos pecados  que violan los otros nueve mandamientos.

Considere  esto  también: todos los hombres, a  causa  de  su naturaleza pecaminosa, son  susceptibles de pecado (Rom. 3:23), y la paga del pecado es muerte (Rom. 6:23). Por esta razón un  Dios amoroso envió a su único Hijo a pagar la pena del pecado del  tal manera  que  todo aquel que cree no morirá sino que  tendrá  vida eterna. Donde abundó el pecado sobreabundó la gracia (Rom. 5:20); nuestro  Padre celestial ha provisto el escape de la muerte y  el camino a la vida eterna.

Inversamente,  es  Satanás,  el tentador,  quien  sugiere  el pecado  y  tienta al pecador (Dios no tienta  al  hombre)  (Sant. 1:13).  Por  lo tanto, no podríamos concluir que toda  persona  o agencia   que  alaba,  promueve  o  favorece  el  pecado  es   un instrumento  del príncipe de las tinieblas? Que diremos  entonces del  estado que "legaliza" y promueve los juegos (licencia a  los casinos,  maquinitas, y juegos variados de apuestas, etc)  y  que defiende sus propias loterías?

Dios  advirtió  a los antiguos sacerdotes a  no  aceptar  "el precio de una ramera ni el precio de un perro (homosexual) en  la casa de Jehová tu Dios" (Deut. 23:18), significando los diezmos u ofrendas de aquellos que se ocupan de tales abominaciones. No  es la  cobranza  de  impuestos sobre las  ganancias  del  pecado  de apuesta  también  una abominación a los ojos de Dios?  No  es  el estado (la autoridad civil) un ministro (siervo) de Dios para que la  gente haga lo bueno (Rom. 13:1-4)? Y cuando  las  autoridades civiles  promueven las apuestas, no está el estado tomando  a  sí mismo  el  papel de proxeneta, alentando la pasión y  la  codicia estimulando  al  mas débil y susceptible de entrar en  el  pecado para su propio beneficio?

Esta también el asunto del reconocimiento (honrándolo) de  la total   soberanía  de  Dios.  El  individuo  que   apuesta   crea deliberadamente incertidumbres que de otra manera no existirían y no son parte del plan y propósito perfectos de Dios. Como sugiere Gary  North, la persona que apuesta abraza un  universo  dominado por el azar, un cosmos de la fortuna, mas bien que el universo de orden  creado  por  el Omnisciente  y  Omnipotente  Creador.  Tal individuo  hace del dios de la fortuna su dios; elige seguir  las leyes  del  azar antes que obedecer las leyes de  Dios.  Así,  en sentido muy real, pone otros dioses ante Dios y viola con ello el primer  mandamiento:  "No tendrás dioses ajenos  delante  de  mí" (Exo. 20:3).

El  apostador idólatra  también rechaza y desobedece  aquello que Cristo, nuestro Salvador y Rey enfatizó como el primer y gran mandamiento:  "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y  con toda tu alma y con toda tu mente" (Mat. 22:37,38).

Jesús  advirtió: "No podéis servir a Dios y a  las  riquezas" (Mat.  6:24). Lo que uno pone primero en su vida es a lo  que  le sirve.  "Cuídate, aconseja Moisés, de no olvidarte de  Jehová  tu Dios y sus mandamientos" (Deut. 8:11).

La  persona  que apuesta es un mayordomo desobediente.  El  o ella no solo falla en usar lo que Dios ha provisto para  servirle sino  que  arriesga  perder las propiedades dadas  por  Dios  por procedimientos egoístas. De ese modo, tal individuo fracasa en el cumplimiento  de  las exigencias básicas de la  mayordomía  (Mat. 6:24; 1a. Cor. 4:1,2; Tito. 1:7).

Considere  ahora  los  juegos de apuestas   como  raíz     de pecados adicionales:

La apuesta es causa principal de descuido y destrucción de la familia.  Dinero  que debía gastarse en  alimento,  vestimenta  y gastos  del hogar va para el juego. La Palabra de Dios nos  habla de  que el esposo "se unirá a su mujer" (Gen. 2:24;  Mat.  19:5), proveerá  para  ella y la amará como a sí mismo (Efe.  5:33).  El hombre que se niega a cuidar de su familia es peor que un  infiel (1a.  Tim. 5:8). El padre debe proveer para los hijos  hasta  que ellos puedan valerse por sí mismos (2a. Cor. 12:14).

Las apuestas son a menudo una causa de descuido y deshonra  a los padres. Esta es una violación al 5º mandamiento (Exo.  20:12) y   un abandono de la obligación filial tal como la establece  la Escritura (Mat. 7:11; 15:4;19:19; Efe. 6:2,3).

Los juegos de apuestas han causado muchos robos,  conduciendo a los hombres a violar el 7º mandamiento (Exo. 20:15). Ha llevado a  otros  al crimen y a quebrar el 6º mandamiento de  Dios  (Exo. 20:13).

Finalmente, los juegos de apuestas a menudo engendran  pereza y  dobles  intenciones, conduciendo al individuo a  descuidar  su trabajo y ser capturado en sueños de libertad y gran ganancia.

La  regla  de Dios del trabajo es esta: "Con el sudor  de  tu rostro  comerás el pan" (Gen. 3:19). Para el siervo de  Dios,  el trabajo ya no es una maldición sino una bendición; es el modo  de expresar  amor  y gratitud al Señor por sus  muchas  bendiciones. Cada  persona "llevará su propia carga" (Gal. 6:5) y  "comerá  su propio  pan"  (2a.  Tes. 3:12), queriendo  decir,  en  el  idioma actual, no hay tal cosa como almuerzos gratis.

Cada individuo debe trabajar  "con sus propias manos" (1 Tes. 4:11,12) en aquello en lo que Dios lo llamó.

Claramente,  no es la voluntad de Dios que el hombre viva  de ganancias deshonestas o en ocupaciones pecaminosas de codicia que es el cantero de pecados adicionales. "Mirad, dijo  el Maestro, y guardaos de toda avaricia: porque la vida del hombre no  consiste en la abundancia de los bienes que posee" (Luc. 12:15).  "Porque, que  aprovechará al hombre, preguntó nuestro Salvador, si  ganare todo el mundo y perdiere su alma? (Mat. 16:26). volver al Contenido

 

13. LA EDUCACION CRISTIANA

La  educación en el hogar es el segmento de educación de  mas rápido crecimiento desde que los padres buscan obedecer a Dios  y escapar  de la destrucción de las enseñanzas controladas  por  el estado.

Los niños no pertenecen al estado. Ellos pertenecen a Dios  y por  El son confiados a sus padres para su cuidado e  instrucción en  su Palabra y su camino. "He aquí, herencia de Jehová son  los hijos; cosa de estima el fruto del vientre" (Sal. 127:3). "Y alzó sus  ojos  y vio a las mujeres y los niños, y dijo:  Quienes  son éstos? Y el respondió: Son los niños que Dios ha dado a tu siervo" (Gen.  33:5;  ver  también Deut. 7:13;  28:4;  Sal.  24:1;  Ezeq. 16:20,21; Isa. 8:18).

Dios  da a los padres, no al Cesar, la responsabilidad de  la educación  de  sus hijos (sabiduría e instrucción).  "Y  vosotros padres,  no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino  criadlos  en disciplina  y  amonestación del Señor" (Efe. 6:4).  "Instruye  al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él" (Prov.  22:6).  "Y estas palabras que yo te  mando  hoy,  estarán sobre  tu  corazón; y las repetirás a tus hijos,  y  hablarás  de ellas  estando  en  tu  casa,  y andando  por  el  camino,  y  al acostarte,  y cuando te levantes. Y las atarás como una señal  en tu  mano,  y  estarán  como  frontales  entre  tus  ojos;  y  las escribirás en los postes de tu casa y en las puertas" (Deut. 6:6- 9).  "Pero también digo: entre tanto que el heredero es niño,  en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo; sino que  está bajo  tutores y curadores hasta el tiempo señalado por el  padre" (Gal. 4:1,2; vea también Deut. 11:18-21; Prov. 4:1-27;  23:12,13; Tit. 1:6; Heb. 12:9-11).

Dios ha puesto el hogar, no la escuela, como el centro básico de  aprendizaje; la iglesia y la escuela no son sino  extensiones del hogar y los padres.

"Por  tanto pondréis estas mis palabras en vuestro corazón  y en  vuestra  alma, y las ataréis como señal en  vuestra  mano,  y serán  por  frontales  entre vuestros ojos. Y  las  enseñaréis  a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa... y  las  escribirás en los postes de tu casa, y  en  tus  puertas; (Deut.  11:18-21  vea también Gen. 18:19; Exo. 10:2;  Deut.  4:9; Prov. 31:26-28; Isa. 38:19; Joe. 1:3; 1a. Tim. 3:5).

El verdadero conocimiento (sabiduría) viene de Dios a  través de su Palabra y no de los modos y tretas del mundo. "El principio de la sabiduría es el temor de Jehová, buen entendimiento  tienen todos   los  que  practican  sus  mandamientos"  (Sal.   111:10). "Derribando  argumentos y toda altivez que se levanta  contra  el conocimiento  de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento  a  la obediencia  a  Cristo" (2a. Cor. 10:5). "Si  alguno  de  vosotros tiene  falta  de  sabiduría, pídala a Dios, el cual  da  a  todos abundantemente  y sin reproche, y le será dada"  (Sant.1:5).  "En quien  están escondidos todos los tesoros de la sabiduría  y  del conocimiento"  (Col. 2:3; ver también Deut. 7:12-16; Sal.  90:12; Prov. 21:30; Isa. 55:8,9).

La Palabra de Dios es la medida de todas las cosas, la escala en la cual Su pueblo debe medir todos los asuntos de la vida;  El es  el  fundamento  de la verdadera educación. "A  la  ley  y  al testimonio.  Si no dijeren conforme a esto, es porque no  les  ha amanecido" (Isa. 8:20). "No sólo de pan vivirá el hombre, mas  de todo  lo  que  sale de la boca de Dios" (Deut.  8:3;  Mat.  4:4). "Antes  bien  sea Dios veraz y todo hombre  mentiroso  como  está escrito:  Para  que  seas justificado en tus  palabras  y  venzas cuando fueres juzgado" (Rom. 3:4). "Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones  de los  hombres,  conforme a los rudimentos del mundo,  y  no  según Cristo" (Col. 2:8; ver tambièn Deut. 11:1; Fil. 4:8).

El propósito de la educación es entrenar al niño para ser  un fiel siervo de Dios, para que busque ser santo como El es  santo, y  ser equipado (competente) para llenar el mandato  cultural  de Dios y la Gran Comisión (Gen. 1:26-28; Mat. 28:18-20). La meta de la  educación  no es simplemente pasar grados o ganar  fama  sino proclamar la fe. "Y por esto procuro tener siempre una conciencia sin ofensa ante Dios y ante los hombres "(Hech. 24:16).

"Haya pues en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús"  (Fil.  2:5). "No son del mundo, como tampoco  yo  soy  del mundo;  santifícalos  en tu verdad; tu palabra es  verdad"  (Juan 17:16,17).  "Y  los  tuyos edificarán las  ruinas  antiguas;  los cimientos de generación en generación levantarás" (Isa. 58:12).

La libertad académica no es licencia para estudiar lo malo  o los  caminos de la maldad. "Cesa hijo mío, de oir las  enseñanzas que te hacen divagar de las razones de sabiduría" (Prov.  19:27). "Pero  quiero que seáis sabios para el bien, e ingenuos  para  el mal" (Rom. 16:19).

"Amados,  no creáis (confiéis) a todo espíritu,  sino  probad los  espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas  han salido  por  el mundo" (1a. Juan  4:1). Los cristianos  no  deben tener a los impíos como sus iguales; los padres deben proteger  a sus  niños de las presiones de nivelación mundanas. Ningún  padre puede  dar al mundo o al Cesar lo que pertenece a Cristo. "No  os unáis   en  yugo  desigual  con  los  incrédulos;   ¿porque   qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la  luz con las tinieblas? (2a. Cor. 6:14-18). "Hijo mío, si  los pecadores  te quisieren engañar, no consientas" (Prov.  1:10-19). "El  que  anda con sabios, sabios será; mas el que se  junta  con necios será quebrantado" (Prov. 13:20). "No os conforméis a  este siglo,  sino transformaos por medio de la renovación  de  vuestro entendimiento, para que comprobéis cual sea la buena voluntad  de Dios, agradable y perfecta" (Rom. 12:2).

"Ninguno  tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo  de  los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza" (1a. Tim. 4:12). 

volver al Contenido

 

14. El Humanismo

"Humanismo  es  término  cortés  para  ateísmo",  admitó   un expresidente  de la Asociación Humanista Americana.  Muy  simple, humanismo significa el hombre procurando ser dios. Las cortes  lo han  denominado una religión y como tal pervierte a las  escuelas públicas.

El  Señor Dios - no el hombre - es soberano. Solo Dios es  el creador  - no el hombre, no la bioquímica. Dios es la  fuente  de todo poder. "Y él es antes de todas las cosas, y todas las  cosas en el subsisten" (Col.1:17).

La  tierra,  los  cielos,  los  mares -  y  el  hombre  -  no evolucionaron; fueron creados por el Señor Dios. "El en principio creó  Dios  los cielos y la tierra" (Gn.1:1). "Luego  dijo  Dios: Produzcas  la tierra seres vivientes según su género...  Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza" (Gn. 1:24,26). "Todas las cosas por él fueron  hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho" (Jn. 1:3)

El humanismo no es nuevo para este el mundo. Hizo su  entrada en el Jardín de Eden. Se introdujo de manera sutil, hermoso  para contemplar - y maligno.

"Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe  Dios que el día que comáis de él, serán  abiertos  vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal" (Gn. 3:4,5).

"¡Seréis  como dioses!" Y Adam y Eva cayeron - y los  hombres desde entonces han ido cayendo por aquella artimaña.

El humanismo llama a la adoración de la criatura en lugar del creador, la  palabra de Dios lo pone en claro: Los que hacen  esto son  mentirosos.  "Cambiaron la verdad de Dios  por  la  mentira, honrando  y dando culto a las criaturas antes que al creador,  el cual es bendito por los siglos" (Ro. 1:25).

Los  humanistas  rechazan  la palabra de  Dios  y  niegan  Su verdad.  Son corruptos, hacedores de obras abominables.  "...  he aqui  que  vosotros camináis cada uno tras la imaginación  de  su malvado corazón, no oyéndome a mí" (Jr. 16:12). "Dice el necio en su   corazón:   No  hay  Dios.  Sean  corrompido,   hacen   obras abominables"  (Sal. 14:1). "La mano de nuestro Dios es para  bien sobre  todos los que les buscan; mas su poder y su  furor  contra todos los que le abandonan" (Esd. 8:22). "No hay quien  entienda, no hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles;  no  hay quien haga lo bueno, no hay ni  siquiera  uno" (Ro. 3:11,12).

Los  humanistas colocan a sus dioses sobre Dios; crearon  una religión  falsa.  "Pero  hubo también falsos  profetas  entre  el pueblo,   como   había  entre  vosotros   falsos   mestros,   que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aún negarán al Señor" (2Pd. 2:1).

Los  humanistas  sostienen que el hombre es  autónomo,que  el hombre el medio y la medida de todas las cosas. Coloca a si mismo la  razón y la inteligencia humana por encima de Dios; se fía  en el intelecto y el racionamiento humano antes que el la Palabra de Dios. Dios nos advierte a apartarnos de tales individuos  impíos.

"Porque   habrá  hombres  amadores  de  sí  mismos,   avaros, vanagloriosos,  blasfemos, desobedientes a los padres,  ingratos, impíos,sin    afecto   natural,    implacables,    calumniadores, intemperantes,  crueles,  aborrecedores de lo  bueno,  traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que  tendrán  apariencia de piedad, pero negaran la  eficacia  de ella; a éstos evita" (2 Tim. 3:2-5).

El  humanismo  procura agradar al ser humano  y  la  sociedad antes que a Dios. De esta manera no puede agradar a Dios.  "Pues, ¿Busco  ahora  el favor de los hombre o el de Dios? ¿O  trato  de agradar  a los hombres? Pues si todavía agradara a los  hombresno serían siervos de Dios" (Ga. 1:10).

Alli está el corazón y el calor de la batalla por las  mentes y  almas de nuestros hijos - y el destino de nuestra  nación.  El Dr.  R.  Simonds señaló algunas de las zonas de  la  batalla:  El derecho  por la vida (del nonato y del anciano) versus  aborto  a pedido  y  la eutanasia; el heterosexualismo  (esposo,  esposa  y familia)  versus sodomía; moralidad, castidad y fidelidad  versus sexualidad lisenciosa y promiscuidad; virtudes cristiana y  salud versus libetinaje y Sida, enfermedades venéreas; la fe  cristiana y  creacionalismo  versus  ateismo  religioso  y   evolucionismo; derechos  y  responsabilidades paternales como  encomendados  por Dios versus derechos estatales y derechos de los niños por encima de los padres.

Para  el  cristiano  como  seguidor  de  Jesucristo  no   hay alternativa:  La  Palabra  de Dios ha  sido  revelada  de  manera personal  y  escrita - en Cristo y en las  escrituras.  Tal  como Cristo es la Palabra personal y completa de Dios, válida en todos los tiempos y lugares, la Escritura es la Palabra de Dios escrita y absoluta, aplicable en todos los tiempos y lugares.

"Pero yo y mi casa serviremos a Jehová" (Jos. 24:15b). 

volver al Contenido

 

15. La Inflación

La  Biblia  abierta  en  contra de  pesas  faltas  y  medidas engañosas.  La inflación es todo esto y mucho más. Es  un  ladrón que roba los sueldos del hombre que trabaja.

La  inflación  viola  los principios  y  preceptos  de  Dios. Quiebra  las leyes que él establecio para proteger a  su  pueblo. Realmente existe un sistema económico bíblico: la manera de  Dios versus  los caminos del hombre; el camino  correcto  (mayordomía) versus el camino errado (humanismo).

El  principio espiritual a traves de toda la Biblia es  este: el  dinero  tiene que ser algo de valor  estable,  una  comodidad siempre   pesada   de  manera  honesta  con  el   propósito   del intercambio.  En  el  año 808 a.C. el profeta  Amos  acusa  a  la autoridad civil por achicar la medida, subir el precio y  falsear con engaño la balanza (Amós 8:5).

La inflación desobedece la ley de Dios en contra el robo,  la codicia  y el engaño. Se aprovecha de los ancianos, agrava a  los jóvenes  y  amenaza  la  estabilidad  del  hogar;  roban  a   los trabajadores  de su justo salario y a los inversores de su  justa ganancia. Desanima en los ahorros, debilita al diezmo y viola  el propósito  de  las  autoridades civiles ordenado  por  Dios  (ser Ministros  de  Justicia,  protegiendo  a  los  ciudadanos  y   su propiedad).

"No  hurtarás" dice el Señor (Ex. 20:15). La inflación  roba; es  un  ladrón.  Al reducir el valor  del  medio  de  intercambio establecido, roba a la gente de sus riquezas. Saquea la propiedad que  debe  ser usada para servir a Dios (quita  la  primicia  que pertenece  a  El).  Confisca  aquello  que  debe  ser  pasado  de generación  en generación (subvertiendo de esta manera la  unidad social básica de Dios que es la familia).

"No hurtaréis, y no engañaréis ni mentiréis el uno al  otro". (Lev.  19:11). La inflación es engaño, un impuesto  escondido.  A traves  de  ello  el gobierno  y  las  instituciones  financieras comercializan  de  manera  falsa  con  la  gente.  Esta  es   una infracción al noveno mandamiento de Dios: "No hablarás contra  tu prójimo  falsos  testimonios"  (Ex.  20:16).  Isaías  condenó  la adulteración  (dilución)  de  la  plata:  "se  ha  convertido  en escorias" (Isaías 1:22). Ezequiel profetizó a los israelitas  con respecto  a  las consecuencias de la desvalorización  del  dinero (Ezeq.  22:18-22);  lo mismo hizo Isaías (Is.  1:25).  Jesucristo expulsó  a  los cambistas de dinero del templo,  no  solo  porque desacraron  la  casa  del  Señor,  sino  también  porque  estaban defraudando  a  la  gente  "vosotros la  habéis  hecho  cueva  de ladrones" (Mat. 21:13).

"No  codiciarás", dijo el Señor (Ex. 20:17; Luc.  12:15).  La inflación es semilla y fruto de la codicia. Procede de una  mente carnal (Rom. 8:7).

"El obrero es digno de su salario" (Luc. 10:7; 1 Tim.  5:18). La  inflación  roba a los trabajadores y a  los  productores  del fruto  de  su labor e inversión (Mat. 25:14-23). "Pone  bozal  al buey  que trilla el trigo". Es difícil para el empleador  pagarle al  empleado  "lo que es justo" (Col. 4:1) cuando  el  valor  del dinero es manipulado.

El  mayor  pecado  (y  el costo) de la  inflación  no  es  el económico sino el espiritual: es el pecado del corazón inicuo que niega  a  Dios, rehusa obedecer Su ley, y coloca a  otros  dioses delante  de El. Cuando aquellos que están en el poder  violan  la integridad  del medio de intercambio o cuando ellos  habilitan  o asisten  a otros en tales fraudes, destruyen la propiedad  de  la gente. De esta manera no son ministros de Dios para la gente para el bien, sino de hecho sirven a otros dioses y adoran a imágenes.

Es la responsabilidad de aquellos que servirían y obedecerían a  Dios para enderezar las cosas. Si no lo hacemos Dios lo  hará: "Volveré  mi  mano contra tí, y limpiaré hasta lo  más  puro  tus escorias y quitaré toda tu impureza" (Is. 1:25). Al presenciar la degradación de nuestra moneda, el saqueo de los frutos de nuestra labor,   el  asolamiento  del  desenfrenado   sistema   económico babilónico anti bíblico, la decadencia de las naciones  económica y espiritualmente, ¿puede ser que el Señor está hablándonos? (vea también  Génesis 23:15 y 16; 1 Crón. 21:25; Prov. 20:10; y  citas relacionadas   con  la  palabra  oro  y  plata  anotados  en   la concordancia). 

volver al Contenido

 

16. El Armamento

Los cristianos deberían considerar el tema del armamento bajo dos aspectos. Primero, ¿qué es lo que la Palabra de Dios requiere? En todas las cosas debemos darle a El y su Palabra la preeminencia (Deut. 8:3; Mat. 4:4). Segundo, ¿cómo podemos asegurar la seguridad de la nación?

Las primeras cosas, primero: ¿qué requiere el Señor de su pueblo con respecto a aquellas naciones y fuerzas que son Sus enemigos, es decir, aquellos que están en oposición de El en su política y sus programas nacionales? "¿Al impío das ayuda, y amas a los que aborrecen a Jehová? Pues ha salido de la presencia de Jehová ira contra ti por esto" (2 Crón. 19:2). "De cierto, oh Dios, harás morir al impío; apartáos, pues, de mí, hombres sanguinarios. Porque blasfemias dicen ellos contra ti; Tus enemigos toman en vano tu nombre. ¿No odio, oh Jehová, a los que te aborrecen, y me enardezco contra tus enemigos? Los aborrezco por completo; los tengo por enemigos" (Sal. 139:19-22).

La palabra de Dios es muy clara: Su pueblo no debe ponerse en yugo o confiar en Sus enemigos o con aquellos que hacen pacto y compromisos con Sus enemigos. Hacer esto significa hacer "convenio con el Seol" (Is. 28:15; vea también Ex. 23:32; Deut. 7:2; 2 Cor. 6:14) "Aborrezco a los que esperan en vanidades ilusorias; mas yo en Jehová he esperado" (Sal. 31:6). "Mejor es confiar en Jehová que confiar en el hombre. Mejor es confiar en Jehová que confiar en príncipes (gobernadores y líderes impíos)" (Sal. 118:8-9). "Tales son los caminos de todos los que se olvidan de Dios; y la esperanza del impío perecerá; porque su esperanza será cortada, y su confianza es tela de araña." (Job 8:13-14).

La posición comunista es clara: el estado es dios. El comunismo es un enemigo de Dios. Tal como escribió Otto Scott: "¿No afirmó Mickael Gorbachov que el cristianismo es el enemigo, que tiene que ser destruido?".

Los creyentes no deben hacer negocios o convenios con los enemigos de Dios. El pueblo de Dios no deben ni siquiera tolerar convenios con Sus enemigos; el costo de hacerlo provoca la ira de Dios sobre ellos. Entrar en yugo con las fuerzas del mal, en distintas maneras es desobedecer a Dios. Tales alianzas o acuerdos niegan Su soberanía, se burlan de Su Palabra, ponen confianza en pactos y tratados con hombres caídos y colocan tales alianzas por encima del pacto con el Rey de Reyes; se privan a si mismos y sus familias de los frutos asegurados por la obediencia a El.

El rey de Israel fue amenazado por Benhadad, el rey de Siria que exigió tributo (1 Reyes 20 - 21). Los ancianos y el pueblo de Israel instaron a Acab sucumbir a las demandas de Benhadad porque este se había burlado del Señor. Acab resistió a Benhadad y a pesar del tamaño y poder superior de las fuerzas sirias y los 32 reyes aliados con él, Dios dio al  pequeño ejército de Israel una victoria poderosa. ¿Por qué? "Para que conozcáis que yo soy Jehová" (1 Reyes 20:28).

Pero posterior a la victoria Acab hizo un convenio con Benhadad (1 Reyes 20:34). Acab festejó bebiendo y comiendo con Benhadad y lo dejó en libertad para retornar a Siria; no aniquiló a él ni a sus fuerzas, tal como el Señor lo había mandado (1 Reyes 20:42). Como resultado Acab fue muerto en una batalla y los israelitas capturados.

Considere también a Ezequías.

volver al Contenido

 

17. Justicia y los Tribunales

En su infinita sabiduría y justicia, Dios nuestro Señor dio al hombre un patrón para un gobierno civil correcto. Fue esta forma de gobierno civil, en gran medida, la matriz para la república americana que diseñaron sus Padres Fundadores. "Este día, nosotros hemos restaurado a Dios Soberano a quien todos los hombres deben obediencia y desde la salida hasta la puesta del sol, venga a nosotros tu reino". (Samuel Adams Julio 9, 1776).

En la República Hebrea, como en la nuestra, existían tres ramas de gobierno: la ejecutiva, la legislativa y la judicial. (ver Isaías 33:22). Tal como en el caso cuando se fundó nuestra nación, se reconoció a Dios como Soberano Supremo. Sus leyes eran leyes espirituales y civiles; eran el fundamento de las leyes y estatutos que se establecieron. Cada una de las doce tribus era soberana por derecho propio como lo fueron los 13 estados originales de la Unión. Las 12 tribus formaban una unión, una nación bajo el Dios Todopoderoso: había unidad en Dios y en asuntos de importancia nacional; pero ninguna tribu podía infringir la soberanía de la otra.

Dentro de esta estructura y en cada nivel Dios nuestro Señor ordenó que se estableciera un sistema de fueros y equilibrios ya que El, más que nadie conocía la naturaleza pecadora del hombre. La autoridad de los jueces era frenada por el senado (los líderes y príncipes) de las tribus. El poder del Consejo de Senadores era frenado por el poder de la rama judicial y el poder del pueblo. Y el conjunto estaba restringido y limitado por la Constitución Divina (la Alianza) establecida por Dios nuestro Señor y aceptada por su pueblo en el Monte Sinaí. (Exodo 20; ver también Deuteronomio 5: 3, 27)

Cuando Dios permitió a su pueblo tener reyes terrenales (1 Samuel 8), requería de estos que le "escribiesen una copia de esta ley en su libro y que la leyesen todos los días de su vida". (Deuteronomio 17: 18, 19). Consideremos ahora el sistema judicial (Justicia) como Dios ordenó para esa primera república - y note la similitudes con las que forman parte de la república americana.

Por medio de Moisés, Dios estableció un sistema de cortes superiores a inferiores y de circuito (Exodo 18:21; Samuel 7:15) con una corte suprema que atendía asuntos de disputas entre las tribus y asuntos de importancia nacional que se presentaren. Dios también estableció los requerimientos y atributos de los que fueran elegidos jueces. (Exodo 18: 21, 22) - hombres que temieran a Dios, que fueran capaces, que amaran la verdad y odiasen la codicia.

Bajo este plan perfecto de Dios, las cortes eran accesibles a cualquier hombre para obtener justicia sin ir muy lejos y sin largas esperas para obtenerla (juicios rápidos y justos).

"Nombrarás jueces y oficiales en todas tus ciudades que Dios te ha dado, de acuerdo a las tribus; y ellos juzgarán a la gente con juicios rectos y justos (Deut. 16: 18).

Como protección contra las decisiones apuradas, el individuo tenía el derecho de apelar - en algunos casos hasta llegar a la corte más alta del país - (Deut. 7: 8, 9).

Toda la justicia debía basarse en juicios justos y correctos (Deut. 25: 1; Sal. 82). La corrupción de la justicia es una abominación ante Dios (Prov. 17:15) y la justicia pervertida no es justicia sino que va contra la voluntad de Dios (Is. 59: 14). La justicia debe dispensarse en forma equitativa  y pareja. Ningún hombre está sobre la ley, ninguno está debajo de la ley (Deut. 1: 16, 17; Juan 7: 24).

A los ojos de Dios, la justicia es sinónimo de rectitud; si no hay rectitud, no hay justicia. Cuando el hombre desobedece a Dios, cuando lo niega y rechaza sus leyes, niega la justicia y alienta al pecado. El hombre sin Dios solo puede producir leyes pecaminosas (Habacuc 1:4). Así, "para restaurar la justicia debemos restaurar a Dios a su sitio legítimo y verdadero en nuestras vidas personales y nacionales".

Debemos además restaurar tanto la ley de Dios como la ley del país y determinar que aquellos a quienes se confíen los poderes del sistema judicial sean hombres que apliquen la ley confiados en la obediencia a la Palabra de Dios. Aquellos que juzguen deben hacerlo honrada y rectamente de acuerdo a la Palabra de Dios sin temor o favor... fielmente y de todo corazón. (2 Cró. 19: 6-9). 

volver al Contenido

 

18. TEOLOGIA DE LA LIBERACION - El Evangelio de Acuerdo a Marx

Este intento de forjar una alianza entre el marxismo y el cristianismo ha sido reconocido como uno de los movimientos más peligrosos del mundo actual.

Antecedentes históricos: David Breese lo describe como el problema "más crítico que haya enfrentado la cristiandad en sus 2000 años de vida" ¿Por qué? Porque bajo el disfraz de teología este cáncer expansivo busca hacer de Marx el mesías y del Manifiesto Comunista el nuevo "evangelio" de la humanidad.

El Dr. Lester De Kaster, editor de "El Estandarte", lo define como "una perversión asombrosamente descarada y cínica del Evangelio... utiliza a Dios para envolverlo con el manto de la iglesia y engañar a los inocentes".

Ray Hundley, profesor del Seminario Bíblico OMB de Medellín, Colombia, lo llama "uno de los movimientos más peligrosos del mundo".

Pero el Rev. Harry Cox, profesor del Harvard Divinity School, hace alarde de que el movimiento surge de los relatos de Jesús ayudando a los pobres en el Nuevo Testamento. Cox dice que la Teología de la Liberación ha ayudado a crear nuevas y vibrantes comunidades religiosas en América Latina.

¿Qué es este movimiento que algunos exaltan y otros denigran como anti-cristiano y maléfico?

El Dr. De Koster escribe: "La Teología de la Liberación no es ni teología ni libera nada"... O para decirlo de otro modo, si la teología de la liberación fuese "Cristiana" entonces Marx y Engels fueron los teólogos originales de la liberación.

La Teología de la liberación es un intento de forjar un matrimonio maldito entre el marxismo y la fe cristiana, un programa para subvertir a la cristiandad e implantar el dominio de Marx o sea reemplazar el cristianismo por el comunismo.

La Teología de la Liberación canta himnos de "paz" y "justicia" pero la "paz" que promociona no es la que viene con Cristo Jesús, es más bien la paz "del Gulag" (campos de concentracion). La justicia que promueve no es la justicia de Dios (basada en la rectitud) sino la "justicia" de la subyugación y el exterminio de todos los que se opongan al comunismo. Cuando el marxismo controle el mundo entero, entonces aparecerá la fase final del comunismo. En la terminología de la teología de la liberación, a esta fase se la designa como "el reino de Dios en la tierra".

El Rev. John Richard Neuhaus, del Centro para la Religión y la Sociedad, dice de la teología de la liberación que es una reposición causada y andrajosa de algunas antiguas herejías Cristianas". Al promover el marxismo, dice Neuhaus, los liberacionistas ayudan a acceder al poder a dictadores comunistas.

El profesor José Miranda de la Universidad de Méjico, un liberacionista ardiente insiste: "La Biblia enseña el comunismo... El comunismo es obligatorio para los cristianos". "Nadie puede tomar la Biblia en serio sin concluir que ...los ricos, por serlo, deben ser castigados". Miranda afirma que todos los que son afluentes con propiedad en exceso de un denominador común más bajo) son culpables de "asesinato masivo" (obteniendo sus riquezas oprimiendo a los demás). Miranda pide la ejecución de los "afluentes". Reconoce que "esto es violencia y no solo está permitida, sino que está ordenada por el único Dios verdadero. La comunidad humana debe defenderse de sus atacantes".

El autor David Chilton escribe: "En el nombre de Cristo, los partidarios de la Teología de la Liberación predican la envidia, el robo y la exterminación masiva. La T.L. es la teología del asesinato masivo." Sin embargo dice Chilton "se enseña de alguna forma como parte del curriculum oficial de casi todos los seminarios evangélicos en los Estados Unidos (generalmente en el departamento misionero)" y advierte Chilton "muchos líderes cristianos caen bajo su influencia o no son capaces de discernirla. La T.L. se ha extendido por toda Latinoamerica (Cuba, Nicaragua, El Salvador, Brasil, Guayana, Colombia, Argentina, Chile, Uruguay y Mèxico). Donde se encuentre hay también subversión comunista por medio de la cual la Unión Soviética buscó conquistar el "centro débil y blando" de los Estados Unidos. El subsecretario de estado Elliot Abrams señala que la T.L. es un frente para la ideología marxista. "Está bien, claro que ellos (la URRSS) están explotando la T.L. como medio de subvertir a las iglesias del oeste."

El pastor Alberto Ramírez, un nicaraguense exiliado en Guatemala, nos comentó: "Un oficial sandinista, entrenado en Bulgaria, admitió delante mio que existe un plan bien concertado para eliminar la iglesia en Nicaragua. Hizo alarde de que en diez años no quedará ni un solo evangélico en el país. Sus planes están muy bien preparados porque tan pronto como hayan exterminado a los Contras irán tras los cristianos. El secretario Abrams denuncia a los sacerdotes católicos que sirven bajo el régimen sandinista como cómplices de la persecución.

Los teólogos de la liberación están empujando en todos los frentes. "Actualmente ... los teólogos de la liberación colaboran con los terroristas marxistas para derrocar a los gobiernos de las Filipinas, Corea del Sur, Taiwán, El Salvador, Guatemala y Sudáfrica (en Africa del Sudoeste - Namibia - tres miembros muy importante de SWAPO - frente de liberación marxista - ocupan puestos relevantes en el consejo de iglesias de este país)". En Simbabwe marxista el presidente Canaan Banana (ministro metodista y ex-oficial del consejo de iglesias) declaró: "toda vez que veo a un guerrillero veo a Jesucristo".

Enrique T. Rueda, sacerdote católico que escapó de la Cuba de Castro, define a la T.L. como un intento de re-interpretar el cristianismo usando conceptos marxistas... Es un intento de combinar la liberación falsa de Marx con la liberación verdadera de Cristo... El lenguaje de la T.L. está lleno de referencias a Dios, la iglesia, los Evangelios, las buenas obras y la preocupación por los pobres... pero si se lee con cuidado se verá que lo que se presenta es marxismo puro." El profesor Rueda enfatiza que cristianismo y marxismo son totalmente incompatibles. "La T.L. intenta re-interpretar el mensaje cristiano para ajustarlo a la polémica marxista y hacer que el Evangelio de Cristo se conforme a ellos." Pero. advierte Rueda, cuando se usa el marxismo para interpretar el cristianismo se termina siendo marxista y no cristiano. Rueda predice "mientras los marxistas consoliden su poder (como en Nicaragua) descartarán a la iglesia o la usarán solo como frente para salvar las apariencias.

¿No hay en los Estados Unidos teólogos de la liberación? El profesor Rueda señala varios "centros" de T.L. en ese país: Centro del octavo día para la Paz y la Justicia (Chicago), Centro para la preocupación, Centro Quijote (Washington DC), Padres de Mary Knoll, y algunos grupos de Santuario. Entre los publicistas de la T.L. se encuentran Ronald Y. Sider (autor de "Cristianos Ricos en una Edad de Hambre") Jim Wallis (revistas Sojourners) y la revista del Siglo Cristiano. Wallis escribe con nostalgia del día cuando más cristianos lleguen a ver el mundo a través de ojos marxistas; cree que ese día llegará inevitablemente. Escribe: "hasta será predecible entre los así llamados jóvenes evangélicos que en su casi totalidad, tienen un celo ardiente por el cambio social, que aún no está igualado por el análisis socio-económico que les haría ver la imposibilidad de hacer que el capitalismo trabaje para la paz y la justicia..." Los fundamentos del "marxismo cristiano" que Wallis recomienda parecen tan solidos como la arena movediza.

Sider, presidente de Evangélicos para la Acción Social, cree que el estado debe controlar virtualmente todos los aspectos de la economía - todo cristiano que tome para si más que "las meras necesidades de la vida, ha ganado riquezas y el fuego del infierno". Hace un resumen de su punto de vista sobre la T.L.: "Dios actua históricamente para exaltar al pobre y al oprimido y aplasta al rico y al opresivo". ¿En que se basa la afirmación de Sider? En la tesis de Exodo (ver más  adelante) Sider insiste: "El pueblo de Dios, si es verdaderamente Pueblo de Dios, está también del lado del pobre y del oprimido." Si consideramos la carta pastoral sobre justicia social de 120 folios publicada por los obispos católicos americanos (Nov. 11 de l984) notarémos que tiene un sabor de teología de liberación. El arzobispo Rembert Weakland, presidente de la comisión de enseñanza social católica y economía americana - argumenta que el documento "recomienda encarecidamente establecer un sentido de solidaridad más profundo en nuestra nación". La carta pastoral de los obispos dice que los "fracasos económicos" de América son "masivos y peligrosos"; sugiere que el "Cesar" (estado) sea el guardián de los pobres y el creador de nuevas fuentes de trabajo; reclama una nueva distribución de la riqueza. En un momento cuando el gobierno consume más del 40 % del ingreso total de la nación los obispos demandan más y mayor asistencia social y desacreditan la "militarización" de los Estados Unidos (una sexta parte del presupuesto federal se destina a la defensa).

Willam E. Simón, líder laico católico y ex-secretario del tesoro, dice: "los obispos parecen creer que el gobierno debe controlar y dirigir la economía y tener una solución gubernamental para todo infortunio económico sin considerar en lo más mínimo los costos". El columnista James J. Kilpatrick agrega: "así que los obispos redistribuirían la riqueza tomando de los que producen y dando a los que no producen. Tal vez esa sea justicia económica desde el punto de vista eclesiástico pero a mi me parece una tontería."

El Dr. Ronald H. Nashly resume la T.L. en dos tesis basicas. Primero, la tesis económica - el capitalismo es perverso y el socialismo es bueno. Segundo, la tesis teológica - Dios está del lado de los pobres y de los oprimidos. El Dr. Nashly comenta: "Pocos teólogos de la liberación vacilan ante la denominación de marxistas". Pero los liberacionistas insisten que el tipo de comunismo soviético es una herejía y no el "verdadero marxismo". Aducen que el "verdadero marxismo" se parece al cristianismo. El profesor José Miranda subtitula su libro "Marx contra los Marxistas" "El Humanismo Cristiano de Karl Marx". Miranda modifica la Palabra de Dios para amoldarla a sus presuposiciones marxistas; también modifica las palabras de Marx para "usar" las Escrituras. ¡Miranda proclama que Karl Marx no era realmente ateo sino cristiano! (Marx siempre hizo alarde de su ateísmo). Perversiones como esta de Miranda son esenciales en estrategia liberacionalista para hacer que la revolución marxista sea aceptable a los ojos de la iglesia cristiana.

Los liberacionistas se quejan de que una pequeña minoría de la población mundial controla la gran mayoría de los recursos mundiales. El arzobispo brasilero Don Helder Camara reniega que un 80 % de todos los recursos estén a disposición de sólo un 20 % de la población. Miguel Novak, autor y filósofo católico responde: "El material permanece inerte hasta que se descubren sus secretos humanos... La cultura protestante europea, en particular, ha sido por demás fértil en el descubrimiento de dichos recursos y en la invención de dichas tecnologias. Nada impidió a los brasileños que inventaran el motor a explosión, la radio, el aeroplano, la penicilina y otras tecnologias... Aunque Brasil es aparentemente uno de los paises más dotados en recursos naturales ni este ni ningún otro país latinoamericano ha proporcionado un sistema favorable a la invención y el descubrimiento... las culturas que dan valor al uso inventivo e inteligente de la creación de Dios están en posición mucho mejor que las que no lo hacen.

Los teologos de la liberación tienen otro defecto notable - su preocupación exclusiva para America Latina. Walter Benjamin subraya esta simpatía selectiva: "Muy a menudo las víctimas de la opresión soviética y de sus sátrapas orientales, los refugiados vietnamitas, los rebeldes afganos, los kurdos, los exiliados y los prisioneres politícos cubanos, las víctimas negras de los dictadores negros de Africa son ignorados porque la elección de los débiles y los desamparados... está enraizada en criterios ideológicos... Los teologos de la liberación no pueden admitir que haya injusticia y opresión en Vietnam porque por definición los paises socialistas "no oprimen al individio". ¿Cuáles son las raices de la T.L.? Las enseñanzas de Dietrich Bonnhöfer, Jürgen Moltmann, Karl Barth, Oscar Kultmann y Johannes Metz entre otros. La T.L. surgió en Alemania como "teología de la esperanza" en busca de una transformación colectiva del mundo.

Friedrich Engels, un colaborador de Karl Marx dejó entrar esta "teología de la esperanza" en la estructura del comunismo (el verdadero cristianismo de la iglesia primitiva era "similar al comunismo moderno"). Engels consideraba a la cristiandad como una herramienta en la lucha de clases del comunismo. Durante los años '30 se hicieron esfuerzos en Francia y Belgica para reconciliar al cristianismo con el marxismo: la hoz y el martillo se antepusieron a la cruz de Cristo.

La T.L. se extendión en Latinoamerica merced a misioneros españoles expulsados por Franco. "La Teología de Liberación" del sacerdote peruano Gustavo Gutierrez está considerado como la "Biblia" de la T.L. Para Gutierrez la "teología" no es más la ciencia o el estudio de Dios, sino "las reflexiones criticas del hombre sobre si mismo y sus propios principios basicos". Para Gutierrez la "causa de todos los males de hombre no es el pecado (la transgresión de la ley de Dios) sino el capitalismo de los Estados Unidos". La solución? La revolución comunista. A los ojos de los teologos liberacionistas, el hombre y no Cristo es el redentor de la humanidad.

El Rev. Ray Hundley considera que la génesis de la subversión del protestantismo latinoamericano por la T.L. tuvo lugar en 1962, en la Reunión de la Iglesia y la Sociedad en Latinoamerica. En esta reunión el clero estuvo de acuerdo en que la unica respuesta a los males de la sociedad latinoamericana era la revolución y no Cristo. Su conclusión: el marxismo era la unica estratégia efectiva para la revolución... Proclamaron que Dios estaba usando al movimiento revolucionario marxista para establecer su reino. Dice Hundley: "Esta teología se propaga actualmente en la mayoría de seminarios catolicos y protestantes más importantes de Latinoamerica.

El jesuita francés Teyleard de Charding fue uno de los que promovieron la teoría de la liberación. También lo es el luterano Paul Tillich quien rechazó la doctrina de la santísima trinidad, el nacimiento viergen de Cristo, la resurrección física y la idea de un Dios personal. Tillich fue el padre espiritual de la teología de "Dios está muerto". Rechazaba el mensaje de la reforma y se consideraba más cerca de Marx que de Martín Lutero. Algunos aducen que la T.L. fue propagada desde Moscú, que fue concebida por el Kremlin a través de su vocero el metropolitano Nicodin que representaba a la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Consejo Mundial de Iglesias (WCC). Nicodim promovió la T.L. en la Quinta Asamblea Mundial del WCC bajo el titulo "Paz y Justicia". La tesis de Nicodim fue aceptada en la sesión del WCC en Nairobi donde se lo nombró uno de los seis presidentes del WCC.

 

Consideremos los Principios Bíblicos

La caída del hombre (el primer Adán)

Los cristianos reconocen la depravación innata del hombre. "Y por un hombre entró el pecado en el mundo y la muerte por el pecado; y así la muerte pasó a todos los hombres porque todos han pecado". "Por la ofensa de uno cayo el juicio condenatorio a todos los hombres" (Rom. 5:12,18). "Porque todos han pecado y han alcanzado la gloria de Dios" (Rom 3:23 ver también Gen. 3:1,19; Sal.14:1; Ecc. 7:20,29; Is. 64:6 y Jn. 3:19).

La mayoría de los teólogos de la liberación rechazan la doctrina de la caída del hombre; rechazan al primer Adán. En el determinismo histórico de Marx el hombre se transforma conquistando su propia libertad. Para el liberacionista, la redención viene por medio de la revolución violenta. Si el hombre ha de redimirse a si mismo entonces debe descartarse la doctrina de su depravación innata. Más aun, los marxistas no pueden presumir de diagnosticar y prescribir una cura para los males del hombre si estos estuvieren también corrompidos por la depravación innata.

La salvación por medio de Cristo (el segundo Adán)

La Palabra de Dios asegura claramente que obtenemos la salvación si creemos en nuestro Señor Jesucristo. "Por lo tanto, si por la ofensa de uno, llegó el juicio condenatorio para todos los hombres; por la rectitud de uno llegó a todos los hombres el don gratuito de la justificación de la vida" (Rom. 5:18). "Ni hay salvación posible en ninguna otra; porque no existe otro nombre bajo los cielos dado a los hombres, por el cual seamos salvos" (Hch. 4:12). "Por cuanto en Adán todos mueren, aun así en Cristo serán todos vivos" (I Cor. 15:22 ver también Jn. 3:16,18; Ef. 2:5,8; 2 Tim. 1:9,10). - El teólogo liberacionista habiendo rechazado al primer Adán debe rechazar también al segundo Adán. De este modo "queda destruida toda la estructura bíblica" y descartado el contexto bíblico de expiación vicaria y la muerte sustitutoria de Jesucristo.

Regeneración (vida nueva en Cristo)

Como escribió el Apóstol Pablo, "Por lo tanto si un hombre está en Cristo es una criatura nueva, todas las cosas viejas han pasado; mirad todas las cosas se han vuelto nuevas" (2 Cor. 5:17 ver también Col. capitulo 3). Para los teólogos liberacionistas la conversión y la regeneración no se obtienen por la gracia del soberano Dios Triuno; para ellos el hombre se regenera a si mismo. "Convertirse es comprometerse al proceso de liberación del pobre y del oprimido... con un análisis de la situación y una estrategia de acción" (Gutierrez). La T.L. predica que el hombre se hace "nuevo" por medio de la liberación radical y la revolución violenta.

Acerca del pecado

"Todo aquel que comete pecado transgrede la ley porque el pecado es la transgresión de la ley" (1 Jn. 3:4). "Toda falta de rectitud es pecado" (1 Jn. 5:17 ver también Mt. 15:19 y Jn. 8:44). Para los teólogos de la liberación el pecado no es "la transgresión de la ley de Dios". El pecado no es ya personal sino "social e histórico" - la ausencia del amor en las relaciones de la sociedad.

Acerca del amor

Nuestro bendito Salvador estableció dos grandes mandamientos "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente". Este es el primer gran mandamiento y el segundo es semejante: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo" (Mt. 22:37-39). "Si Me amas cumple Mis mandamientos" (Jn. 14:15). "Por esto todos los hombres sabrán que sois mis discípulos, si os amáis el uno al otro" (Jn. 13:35). ¿Qué es el amor? Pablo enumera los atributos, el aspecto global del amor en 1 Corintios  13:1-13 y enfatiza: "Y aunque dé todos mis bienes para alimentar a los pobres y aunque ofrezca mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, no me sirve de nada" (vers. 3).

¿Que es el amor para Gustavo Gutierrez, el teólogo liberacionista? Para él, el amor debe definirse en el contexto del materialismo dialectico. ¿El amor? Si. "Pero aceptar la lucha de clases significa decidir a favor de unos y en contra de otros... Amar a todos los hombres no significa evitar la confrontación... uno ama al opresor liberandolo... liberandolo de si mismo..." (traducción: mediante el robo y el asesinato). Participar en la lucha de clases es hoy el medio necesario y único de concretar ese amor. Así, del pensamiento dialéctico de Gutierrez proviene su lógica: amar es liquidar, exterminar - no por odio sino por amor. Tal es la lógica de la "reflexión teológica".

Consideremos ahora dos conceptos bíblicos primarios propuestos por los teólogos liberacionistas: la "tesis del exodo" y la "tesis de Ananías". Primero la "tesis del exodo" como lo explica Ron Sider, el exodo de los israelitas de Egipto demuestra la pretensión de la T.L. de que Dios "históricamente" estaba del lado de los pobres y oprimidos. El argumento de Sider es que, como los Israelitas que Dios liberó de Egipto eran esclavos, pobres y oprimidos su única razón para liberarlos fue su pobreza y esclavitud. Sider proclama que esto da al cristiano un "precedente inspirado en Dios para la liberación de los pueblos oprimidos del mundo por acciones políticas". Pero, como señala el Dr. Ronald Nash, las razones divinas para el exodo trascienden a la pobreza y la opresión.

Examinemos las escrituras: "Y el Señor dijo: He visto la aflicción de Mi pueblo que está en Egipto" (Ex. 3:7-8). Fíjese que 'Mi pueblo' es un pronombre personal específico. La redención de los israelitas no fue un movimiento general de liberación (no hay duda que en ese tiempo habían otras gentes pobres y oprimidas en Egipto) como enfatiza David Chilton "ellos (los israelitas) eran Su pueblo que clamaba por Su ayuda. El éxodo no fue la liberación de esclavos en abstracto sino un hecho convenido y especial de redención en cumplimiento del juramento de Dios a Abraham, Isaac y Jacob (Ex. 3:7,8 ver también Deut. 7:6,8). Israel era único; era Suyo y por esta razón El lo redimió.

Segundo: la "tesis de Ananías". En Hechos 5:1-11 Lucas relata un incidente que involucra a Ananías y su mujer Safíra quienes "vendieron una posesión y se guardaron parte del precio ... y trajeron otra parte y la pusieron a los pies de los apóstoles". Los teólogos de la liberación (y otros socialistas) insisten en que Ananías cayo muerto por su avaricia y por rehusar compartir todo con otros creyentes (Hech. 4:31-37). Examinemos las Escrituras. Pedro señaló el pecado: "¿Porqué Satanás ha llenado tu corazón para que mintieras al Espíritu Santo... no has mentido a los hombres sino a Dios."

El pecado fue el engaño, el mentir a Dios (como lo hizo Safíra también).

Más adelante Pedro aclara que la propiedad en cuestión pertenecía a Ananías quien podía hacer con ella lo que quería. Aquí Pedro subraya claramente el principio de la propiedad privada (tenida en mayordomía y siendo responsable ante Dios) no una propiedad colectiva como bajo el comunismo (ver Ex. 20:15,17 donde Dios afirma la propiedad privada y prohibe el robo, la avaricia, la envidia y la codicia. Ver también Lc. 12:13,14 donde Cristo rehusa obligar a un hermano a dividir con el otro.)

Resumiendo: Dios juzga a los hombres no por su riqueza o por la falta de ella sino por su obediencia hacia El (Dt. 1:1-17; Rom. 2:11 y 1 Jn. 2:3,4). Nuestro Señor indica a los Estados Unidos al igual que al resto del mundo que como Suyos debemos socorrer a los necesitados y ayudar a los afligidos (Mt. 25:31-46) Este es un mandato personal y un mandato a Su iglesia; un ayuno que Le complazca (Is. 58:1-12).

Debemos hacerlo en Su nombre, para Su gloria, siguiendo Su palabra inmutable (Mt. 4:4). No debemos promover a Marx ni construir un sistema impío ni seguir a los falsos profetas. ¡Gloria a Dios! (Mt. 5:16). 

volver al Contenido

 

19 La Responsabilidad Paternal y el Abuso hacia los Niños

"Mirad, los niños son la herencia del Señor: y el fruto del vientre es su recompensa. Como flechas en la mano de un hombre poderoso; así son los niños en tu juventud" (Salmo 127: 3) Jacobo habla de los niños como aquellos a quienes "Dios ha dado a tu siervo." (Gén. 33: 5). Los niños pertenecen a Dios, no al estado ni a ninguna otra institución; Dios los confía a los padres que El elige, no al Cesar. (Gén. 4: 1). La Palabra de Dios lo dice muy claro: los padres deben cuidar de los niños que Dios les ha confiado.

Los padres deben criar a sus hijos en el Señor: "Y vosotros padres no provoquéis la ira de vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación de Dios" (Ef. 6: 4). Los padres deben asegurarse que los hijos que el Señor les ha confiado sean guiados y gobernados adecuadamente (Gál. 4: 1,2). Las madres amarán a sus hijos (Tito 2: 4), para prepararlos en la vida y para el Señor. Pero Ana (la madre de Samuel) no subió a ofrecer el sacrificio anual; pues le dijo a su marido, no subiré hasta que no haya destetado al niño, entonces lo traeré para que aparezca ante el Señor y allí viva eternamente. (1 Sam. 1: 22).

Los padres deben disciplinar a sus hijos; es una señal de amor: "Hijo mío, no desprecies el castigo del Señor, ni os desmayéis cuando os reprendan o censuren en Su nombre: porque Dios castiga a aquellos que ama y azota a cada hijo que recibe". "Más aún, hemos tenido padres de nuestra sangre que nos han corregido y los reverenciamos; "¿no preferiremos estar sometidos al Padre del espíritu y estar vivos?" (Heb. 12: 7,9; ver también Prov. 12: 28; 13: 24). Los padres deben poner en práctica los frutos del Espíritu al criar a sus hijos: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza, (Gál. 5: 23). Los padres aunque deben mostrar autoridad, que es su responsabilidad, deben hacerlo de la manera como Dios lo requiere. (Col 3: 21).

Abusar de un niño está mal; es una aberración. Viola la Ley de Dios y se ríe de las enseñanzas de Cristo (Mat. 18: 6-10; Mar 10: 14). Se debe proteger a los niños indefensos de personas inmorales, ebrias e  irresponsables. Los abusadores deben ser castigados. Esto no constituye una excusa para avasallar los derechos divinos y constitucionales de los padres y la santidad de la familia. Como en todas las áreas de la vida, la Palabra de Dios da las soluciones adecuadas y las acciones correctas a seguir a los padres, la iglesia y las autoridades civiles.

En casos de abuso de un niño, los parientes cercanos deben involucrarse examinando la situación, aconsejando a los padres, orando con ellos y si fuese necesario ofreciéndose a cuidar de los niños temporariamente. Si no hubiesen parientes cercanos, el cuerpo de Cristo (la iglesia local) debe extender una mano amante de ayuda y guía. Es función de la congregación ayudar a construir familias fuertes y amantes, proteger y preservarlas centrándolas en Cristo. Finalmente si nada diese resultado debe recurrirse a las autoridades locales para la seguridad y bienestar de los niños.

Si fuese aconsejable un "hogar adoptivo" los miembros de la congregación deben ofrecerse a llenar esa necesidad antes de arriesgar la posibilidad de colocar al niño en un ambiente impío.

No corresponde la inmunidad por falso testimonio. Todos los que, a sabiendas, den informes infundados de abuso de niños, deben saber que deberán responder por ello, especialmente si se puede demostrar que los informes fueron maliciosos o frívolos.

La Palabra de Dios es bien clara: el falso testimonio es pecado.

"No hablarás contra tu prójimo falso testimonio" (Exodo 20: 16).

"No admitirás falso rumor. No te concertarás con el impío para ser testigo falso" (Ex. 23: 1, ver también Deut. 5: 20).

"Aquel que trabaje con engaño, no morará en mi casa (Prov. 24: 28). Informes sobre abuso de niños infundados y a menudo falsos causan graves daños a los padres inocentes y al niño; distraen la atención de los abusos reales y dan a las autoridades la oportunidad de tomar acciones equivocadas. Como dicen las Escrituras, "sin leña se apaga el fuego y donde no hay chismoso, cesa la contienda", (Prov. 26: 20).

Cometer perjurio es una ofensa muy seria ante la ley de Dios y ante la ley de los hombres. "Cuando se levantare testigo falso contra alguno, para testificar contra el... entonces haréis a el como el pensó hacer a su hermano; y quitarás el mal de en medio de ti". (Deut. 19: 16-20).

Depender de un solo testigo tampoco está en las Escrituras. "No se tomará en cuenta a un sólo testigo contra ninguno en cualquier delito ni en cualquier pecado, en relación con cualquiera ofensa cometida. Sólo por el testimonio de dos o tres testigos se mantendrá la acusación. (Deut. 19: 15 - ver también 2 Cor. 13: 1). volver al Contenido

 

20. La Pornografía y los Principios Bíblicos

La batalla contra la pornografía es parte integral de la guerra total entre la carne y el espíritu, la palabra muerta del hombre versus la Palabra Viviente de Nuestro Señor. La pornografía es el fruto de Satanás, amargo y venenoso pero atractivo para aquellos corrompidos por la lujuria de la seducción. (Efe 4: 18-22). La pornografía es de corazón perverso; "Porque del interior del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. Todas estas maldades de dentro salen y contaminan al hombre (Mar 7: 21).

La pornografía nace de la lascivia; prospera en la lascivia: "Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte". (Sgo. 1: 15).

La pornografía degrada lo que Dios ha creado a su imagen (Gén. 1: 27). Coloca al hombre, creado apenas inferior a los ángeles al nivel de los animales. La pornografía es una afrenta a Dios; todo lo que la pornografía promueve está en violación directa y abierta de la Ley de Dios. Por ejemplo, el adulterio (Ex. 20: 14; Prov. 6: 32); el deseo carnal (Ec. 9: 9; Ef. 4: 17-19, 21, 22; Mat. 5: 28), la bestialidad (Deut. 27: 21; Lev. 8: 23), el incesto (Lev. 18: 6-9; 20: 11-14), el estupro (Deut. 22: 25-27), la sodomía (Lev. 18: 22; Rom. 1: 26,27), molestar sexualmente a los niños (Mat. 18: 10).

La pornoponernos a todo lo que se "ponga tropiezo u ocasión de caer al hermano" (Rom. 14: 13).

El verdadero amor cristiano no deja al prójimo tirado en la zanja del pecado, sea esta la zanja de la droga o de la pornografía etc.

Una nota de tapa de Newsweek sobre la pornografía terminaba diciendo "Todo ciudadano norteamericano adulto tiene una libertad de acción que Dios no le brindó, como tampoco se la dio a los ciudadanos de Sodoma y Gomorra".

Dios Nuestro Señor no dio permiso al pueblo de Sodoma y Gomorra; los destruyó por su vida licenciosa y su lujuria... tal como hay en América hoy en día.

volver al Contenido

 

21 LA POBREZA Y EL BIENESTAR SOCIAL

Consideremos los Principios Bíblicos

Nuestro Rey y Salvador dijo, "tenéis a los pobres con vosotros siempre". Pero nunca dio la tarea de cuidarlos al César. Dio esa tarea a sus ovejas, a su Iglesia. Cristo no asigna el trabajo a Washington, lo asigna a nosotros, a los que somos suyos: "... En cuanto lo hicísteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis". (Mat. 25: 40). Desafortunadamente no lo hemos hecho muy bien. Dios usó al profeta Isaías para darnos una descripción de la verdadera fe. "¿No es que partas tu pan con el hambriento y a los pobres errantes albergues en tu casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras y no te escondas de tu hermano? Entonces nacerá tu luz como el alba y tu salvación se dejará ver pronto; e irá tu justicia delante de ti y la gloria de Jehová será tu retaguardia. Entonces invocarás y te oirá Jehová... Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan. Y los tuyos edificaran las ruinas antiguas; los cimientos de generación y generación levantarás, y serás llamado reparador de portillos y restaurador de calzadas para habitar (Isaías 58: 1-12); ¡Qué desafío! ¡Qué promesa! ¡Qué modo de glorificar a Dios! ¡Qué recompensa! ¡Loado sea Dios!

"Bienaventurado el que piensa en el pobre: en el día malo lo librará Jehová. Jehová lo guardará y le dará vida, será bienaventurado en la tierra, y no lo entregará a la voluntad de sus enemigos (Salmo 41: 1).

¿Quiénes son los pobres meritorios? No el perezoso (Proverbios 21: 25, 26) ni el negligente (Proverbios 10: 4; 24; 30-34; 19: 15) Ni aquel que puede trabajar y no lo hace (2 Tes. 3: 10). La Ley Bíblica condena severamente al haragán, al gastador y al irresponsable. El marido y padre que abandona a su esposa e hijos "es peor que los infieles" (1 Tim. 5: 8).

Así para aquellos que se encuentren en los peores extremos por haber rehusado trabajar o por su irresponsabilidad con el fruto de su trabajo, nosotros debemos explicarles las leyes de Dios y aclararles cuál es el precio del pecado - y traerlos a la gracia salvadora y al poder regenerativo del Dios Viviente. El Evangelio es una parte vital de la tarea centrada en Cristo, de reclamar a los destituidos y ayudarlos a reconstruir sus vidas.

La Palabra escrita de Dios es igualmente severa con aquellos que no ayudan a los pobres meritorios. (Ex. 22: 22; S. Mat. 25: 41-46) y su Palabra deja bien claro que tratándose de los pobres meritorios (los necesitados de verdad) - los desafor;tunados, las viudas, las madres y niños abandonados, los que no por culpa propia estén sin trabajo y en la miseria - la caridad (el amor) es una parte esencial y dadatoria de nuestro trabajo de vida para El.

Como enfatiza Jeorge Grant, la "Constitución del Dominio de Dios" requiere "servicio". Nosotros, que profesamos pertenecerle, no podemos esperar ganar dominio para El, no tenemos drecho de reclamar dominio para El, a menos que y hasta que hayamos demostrado fielmente que hemos estado listos y que somos capaces de servir a Dios, sirviendo a los demás. Este servicio no solo atrae la atención y la aceptación de los demás, también merita las abundantes bendiciones de Nuestro Señor. "Dios es el único que concede poder, riquezas y dominio" (Deut. 8: 18) Le concede a los trabajadores diligentes (Prov. 10: 4).

Esta nación está al borde de la bancarrota fiscal porque está al borde de la bancarrota espiritual.

El Gran Encargo de Cristo es más efectivo (a menudo es solamente efectivo) cuando las palabras (la predicación del Evangelio) están acompañadas con trabajos: porque así son los frutos de la gracia!

"Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras obras buenas y glorifiquen a Nuestro Padre que está en los cielos" (S. Mateo 5: 16).

Santiago se hizo eco fiel de las enseñanzas del Maestro cuando subrayó que "la fe sin obras está muerta". "Y si el hermano o la hermana están desnudos y tienen necesidad del mantenimiento de cada día y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y hartaos pero no les diereis las cosas que son necesarias para el cuerpo: ¿qué aprovechará? (Stg. 2: 15-17). La fe sin obras también es mortal: cuando el pueblo de Dios profesa su fe pero no se involucra en las obras que El señala, entra César y se apodera de todo.

Por eso es que ahora tenemos un gobierno civil que consume el 45% del total del ingreso personal y el 35% del G.N.P. (Nota del traductor: Esto se refiere a los E.E.U.U.). Cuando nos rehusamos a ser esclavos de Cristo, nos hacemos esclavos del César: el nivel de los impuestos es a menudo un barómetro exacto de la esclavitud.

¿Cómo podemos nosotros como cristianos, implementar la guerra de Dios contra la pobreza? Lo hacemos obedeciendo su Santa Palabra: su Palabra completa y sin vueltas; su Palabra Ley y su Evangelio. La Biblia nos detalla el sistema y la estrategia; tiene las respuestas como para todo en la vida. Comenzamos con el diezmo, cumplirlo como Dios nos manda (Lev. 27: 30-31; Mal. 3: 8-10; S. Mat. 7: 21) y asegurarnos que vaya sólo para su trabajo. Fue cuando los cristianos compraron la idea de que el diezmo no era necesario, que el socialismo comenzó a hincar sus raíces en el corazón y el alma de América. Entonces, la fe cristiana (como Sansón) perdió el poder y la influencia que había tenido en esta tierra de la fundación bíblica.

Segundo: nos aseguramos que nuestras propias familias estén protegidas y cuidades (1 Tim. 5: 8) incluyendo una vida apropiada y seguro médico. Si toda familia cristiana cuidara de los suyos, incluyendo padres y abuelos, los programas a bienestar social podrían reducirse en un 30%.

Tercero: Nos unimos con otras personas en nuestra congregación local para asegurarnos que toda familia o toda persona dentro de nuestra comunidad confesional que estuviere necesitada reciba ayuda en el espíritu de compasión y amor fraternal. Como señala el pastor Joseph C. Morecraft III, si cada iglesia en américa cuidara de sus propias familias, los programas del gobierno podrían recortarse en un 12% más.

Cuarto: Trabajamos para expandir y revivir la Ley Divina del "espigado" (Lev. 19: 9-10; Deut. 24: 17-22), si, aún en esta época moderna el principio de Dios de la siega tiene su aplicación.

Quinto: Como individuos y como miembros de la iglesia local debemos buscar y alcanzar a los necesitados de la comunidad secular. Si en cda iglesia se "adoptara" una familia necesitada de la comunidad, podría eliminarse la ayuda federal del desempleo. Así, los cristianos podrían traer la caridad a donde en realidad pertenece, a la familia y a la iglesia, no al imperio del César. 

volver al Contenido

 

22. LA ORACION EN LAS ESCUELAS

Junto con las zapatillas sucias y los sapitos mascota, Dios y Su Santa Palabra han sido proscriptos de las escuelas públicas de los Estados Unidos. ¿Es coincidencia entonces que el país se halle en medio de una crisis moral, económica e internacional?

La cuestión central involucrada va mucho más allá que la cuestión de la oración en las escuelas públicas. Afecta el corazón de la fe cristiana: la soberanía de Dios. "La batalla es más que política o legal: es teológica. El punto es la soberanía: ¿quién es Señor, Cristo o César?"

El decretar y aceptar la prohibición de la oración en las instituciones públicas incluyendo las escuelas como política pública nacional es negar la soberanía suprema de Dios. "El señorea con su poder para siempre; sus ojos atalayan sobre las naciones; los rebeldes no serán enaltecidos". (Salmo 66: 7). "Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová es el reino y tu eres excelso sobre todos. (1 Crón. 29: 11).

"Por mi reinan los reyes y los principios determinan justicia"  (Prov. 8: 15) -Dios previene a los hombres- y a las naciones: "Todos los que me aborrecen aman la muerte". (Prov. 8: 36) y nuestro Rey y Salvador deja bien claro que: "y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos". (S. Mat. 10: 33; ver tambien S. Luc. 9: 22; 2 Tim. 2: 12). En esto no se mira a través de un vidrio oscuro, está todo claro como el agua, como una campana y esa campana está sonando con una prevención celestial: ¡Despierta América!

Como escribió John W. Whetebead, abogado constitucionalista, "Prohibir la oración involucra además de la relación de la iglesia y el estado, la relación directa entre el Todopoderoso y su nación. En tiempos de paz esta separación espiritual puede parecer de poca importancia, pero en tiempos de emergencia nacional la nación puede desear comunicarse con Dios. La cuestión es: ¿Nos escuchará entonces? (ver Crón. 7: 19-21; Prov. 1: 24-31)

¿Es sólo coincidencia que la degradación de América -su crisis moral y fiscal, la declinación de su estatura mundial, su aparente inhabilidad para lidiar con problemas internacionales y menos aún actuar como lider- aparecieron y se aceleran porque se rechazó la soberanía de Dios y se proscribió Su Palabra de nuestra vida pública y de nuestras instituciones?

¿Su Palabra no nos previene amplia y claramente de lo que sucede cuando una nación veulve la espalda a Dios? "Y les pondré jóvenes por príncipes y muchachos serán sus señores... Pueblo mío, los que te guian te engañan y tuercen el curso de tus caminos". (Is. 3: 4, 12).

La marca esencial de una nación piadosa es la reverencia pública: es vital para sobrevivir. (Ezeq. 33: 7, 8). Es particularmente urgente en nuestras escuelas y para nuestra juventud. "Por lo tanto no debemos descuidar esta obligación, no sea que la omisión sea un mayor escándalo que la observancia de la misma. (Matheu-Henry). "El temor de Jehová es enseñanza de sabiduría" (Prov. 15: 33)

"Ahora pues, hijos, oidme y no os aparteis de las razones de mi boca". (Prov. 5: 7). "Escucha el consejo y recibe la corrección, para que seas sabio en tu vejez". (Prov. 19: 20). "Del hombre son las disposiciones del corazón; mas de Jehová es la respuesta de la lengua". (Prov. 16: 1). "No traspases los linderos antiguos que pusieron tus padres". (Prov. 22: 28).

"Desde que se descubrió este continente hasta la hora presente, hay una voz única que hace esta afirmación... encontramos en todas partes la afirmación clara de esta misma verdad... Esta es una nación cristiana. "Estas son las palabras de la Corte Suprema de los Estados Unidos. No de la corte actual, sino de la corte de 1891, cuando distaminó en el caso de La Santísima Trinidad vs. los E.E.U.U. El 17 de abril de 1952, el Congreso de esta nación estableció el Día Anual de la Oración.

Desde entonces todos los presidentes han proclamado ese día resumiendo una tradición comenzada por el Congreso Continental. ¡Quiera Dios que el congreso actual lo hiciera como lo hicieron los miembros del Congreso Continental!

Se nos pide que dediquemos todos nuestros actos (públicos y privados) a la providencia de un Dios amante, como lo hicieron nuestros mayores. "Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando manos santas, sin ira ni contienda (1 Tim. 2: 8). "Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en elnombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él" (Col 3: 17). "Si, pues, comeis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios (1 Cor. 10: 31) "A El sea gloria e imperio por los siglos de los siglos" (Apoc. 1: 6; Col. 1: 16-18).

Como suyos estamos llamados a testificar y a amar el nombre y la presencia de Dios. "Aparezca en tus siervos tu obra y tu gloria sobre tus hijos" (Sal. 90: 16). "Procurando hacer las cosas honradamente, no solo delante del Señor, sino también delante de los hombres". (2 Cor. 8: 21). "..., Pueblo adquirido por Dios para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable". (1 Pedro 2: 9).

La verdadera fuerza de una nación no estriba en su producto bruto nacional ni en su potencia militar - esas cosas se oxidan y el moho las corrompe. Este es el secreto de una nación poderosa: "Bienaventurada la nación cuyo Dis es Jehová" (Salmo 33: 12). "La justicia engrandece a la nación" (Prov. 14: 34). "Jehová es mi fortaleza y mi escudo; en El confío mi corazón y fui ayudado, por lo que se gozó mi corazón, y con mi cántico le alabaré". (Sal. 28: 7). "... No quitará el bien a los que andan en integridad". (Sal. 84: 116). "La mano de nuestro Dios es para bien sobre todos los que le buscan; mas su poder y su furor contra todos los que le abandonan (Esdras 8: 22).

No entendemos nuestro dilema y subestimamos enormemente nuestro peligro, si suponemos que la naturaleza de la lucha mundial es geográfica o económica o de un sistema de gobierno contra otro. El conflicto es entre nuestra herencia cristiana y el poder secular, entre mantener la fe y no tener ninguna, entre Dios nuestro Señor y los monos inteligentes que se asombran de poder sumar y restar. 

volver al Contenido

 

23. La Libertad Religiosa

Primero, consideremos el principio de la soberanía de Dios. "Yo soy Jehová, tu Dios, que te saqué de casa de servidumbre. No tendrás dioses ajenos delante de mí". (Exodo 20: 1-6). Las palabras de Dios, nuestro Señor en este caso tienen referencia directa al gobierno civil. (Ver también Deuteronomio 4: 39; 10: 17; 2 Sam. 7: 22; Jer. 10:10).

Si el estado demanda que un individuo que ha hecho de Cristo Jesús el Rey de su vida, niegue a Dios y obedezca al César, está violando la libertad de culto de ese individuo. El pedir que una persona que mantiene la total soberanía de Dios, coloque al estado antes de Dios, es avasallar las convicciones religiosas de dicha persona y abrogar el dominio de Dios - colocándose delante de Dios. Esta acción que realice el estado o cualquiera de sus agencias en realidad fuerza al individuo a dar al Céar aquellas cosas que pertenecen a Dios. Más aún, el forzar a una institución dedicada al servicio de Dios, implica establecer una "super religión" que controle a la iglesia de Dios - esto es sin duda la adoración de Molloch!

"Uno es vuestro Maestro, el Cristo". (Mat. 23: 8-10). Debemos vivir de acuerdo a su Palabra (Mat. 4: 4; Ef. 1: 22; Hech. 5: 29). Porque hay un solo Dios verdadero: Cristo Jesús. Los asuntos de la Iglesia de Cristo, incluyendo las actividades pacíficas y piadosas de sus miembros, no pueden ser coartadas por los rudimentos del mundo. (Col. 2: 6-8).

Segundo: Consideremos el principio de la propiedad privada que ha sido confiada al individuo por Dios nuestro Señor que es el verdadero dueño de toda la tierra. "Mía es toda la tierra" dijo el Señor (Ex. 19: 5). "He aquí, de Jehová tu Dios son los cielos, y los cielos de los cielos de la tierra y todas las cosas que hay en ella" (Deut. 10: 14). "Todo fue creado por medio de El y para El". (Col. 1: 16).

Dios otorga su propiedad a los que El elige (Jer. 27: 5); debe usarse para glorificar a Dios, no a nosotros mismos ni al estado, sino a Dios. El individuo gana la propiedad temporal de su propiedad privada invirtiendo tiempo y trabajo, los recursos y los talentos en el desarrollo, la fructificación de esa propiedad; así Dios consigna la propiedad al individuo como su mayordomo; no la consigna al grupo ni al estado. El individuo tiene control de la propiedad y es responsable ante Dios de su mayordomía. En este contexto, es libertad otorgada por Dios al individuo el determinar qué proporción de su propiedad ha de contribuir al estado para las funciones del gobierno civil ordenadas por Dios. (Rom. 13: 6, 7). El individuo es responsable ante Dios por la obediencia (o desobediencia) involucrada en la decisión que tome.

Que el estado decrete que la propiedad pertenece al gobierno o que determine lo que el individuo puede conservar es una violación no sólo de la soberanía del individuo sino de la soberanía de Dios y del principio establecido por Dios de la propiedad privada. Es el individuoo quien decide la parte que debe ir al estado. El estadoo no crea ningunna propiedad, no produce ningunna propiedad, debe tener solamente lo que sus ciudadanos le cedan vooluntariamente. Pero hoy en día el estadoo confisca loo que requiere, es entonoces un estado tiránicoo e impío.

La conciencia es la más sagrada de toodas las propiedades. Los cristianos debemos empeñarnos en que nuestra conciencia no albergará ofensa hacia los hombres de buena voluntad (Si nuestra conciencia no alberga ofensa hacia Dios pero sí hacia los hombres es porque tales hombres son impíos y tal vez contarse como enemigos de Dios). Si, por ejemplo buscamos tener una conciencia libre de ofensa hacia los hombres tomando una posición que ofenda a Dios, pecamos en su contra como dijo el apóstol Pablo, es mejor complacer a Dios que a los hombres (Hech. 4: 19).

Aquellos que (incluyendo al estado y sus servidores serviles) demanden que el individuo elija entre la obediencia a Dios y el procesamiento por el estado estan ofendiendo a Dios (Mat. 18: 7). Los que están firmes en la fe reciben toda la gracia y benndiciones de Dios (Luc. 7: 23; 1 Pedro 5: 6-9).

Tercero: consideremos el principio de la responsabilidad de la iglesia, la familia y el individuo. El cristiano no necesita de ningún mediador (ninguna agencia o agente del César) para llevar a cabo la obra de Dios. Nosotros, como suyos, estamos encargados como inndividuos, como miembros de una familia y como miembros de su iglesia a cuidar de los nuestros y de los extraños (1 Tim. 5: 8; Stg 1: 27; S. Mat. 25: 31-46; S. Luc. 10: 25-37). El invitar o permitir que el estado asuma estas responsabilidades o el proscribirlas nos hace culpables de desobedecer las enseñanzas de Cristo y los mandamientos de Dios.

Debemos estar firmes en la fe, poner nuestra fe en sus obras y resistir los abusos del gobierno.

Cuarto: consideremos el principio de separación. No debemos usar nuestra libertad en Cristo para enmascarar nuestra avaricia, nuestra desidia o nuestra maldad. Somos servidores de Dios y seguidores de Cristo (1 Pedro 2: 16). Debemos estar en el mundo, no pertenecer al mundo para glorificar a Dios en cuerpo y espíritu (1 Cor. 6: 20) aún cuando el mundo nos odie por hacerlo. Debemos separarnos de aquellas cosas del mundo que nieguen Su Palabra (Gál. 5: 1; 2 Cor. 6: 14). Los asuntos de la iglesia de Cristo deben ser atenndidos por los miembros de su iglesia, no por las cortes seculares (1 Cor. 6: 1-4). Las obras de la fe deben ser atenndidas por los que están en la fe (Stgo. 2: 14-26). Nuestra unidad en Cristo debe ser la unidad de la fe en la obra de Su ministerio. No debe basarse en la tesis ni en la anti-tesis ni la tesis del pecado sino en Su Palabra (Mat. 4: 4); no en el compromiso (arreglo) sino en la consagración y la oración (Salmo 1: 1-3)

volver al Contenido

 

24. La Educación sexual en las Escuelas

Peter Frogley, de los Ministerios Educativos de la Luz, de Booleroo Center, Australia del Sur dice: "Dios nuestro Señor hizo al hombre y la mujer para que se amaran el uno al otro (Gén. 2: 24) y dio ímpetu a su amor creando en ellos la atracción física y la expresión física de ese amor. Así en la más profunda expresión de amor que puedan experimentar el esposo y la esposa, el hombre y la mujer juntos producen el acto de creación (procreación) que trajo gran gozo al corazón del Altísimo en primer lugar (Job 38:7). En el matrimonio cuando dos personas se unen, Dios permite por medio de Su Espíritu revelar algo de la profundidad de Su Amor por medio del amor que sentimos el uno por el otro y por el amor hacia aquello que se crea por este acto de amor."

Ahora, si se quiere enseñar Educación Sexual, comencemos con esto que antecede. Si me hubieran enseñado Educación Sexual de este modo, qué bendición hubiera sido. Si se enseñara a los niños la increible fusión que tiene lugar entre el hombre y la mujer cuando se unen en la relación matrimonial (Mar. 10: 6-9) y cómo se fusionan dos personas en una y cómo esto está reservado para el matrimonio, tendríamos menos personas que quisieran tener relaciones pre-matrimoniales.

Consideremos lo que sigue:

1) La educación sexual es responsabilidad de los padres. "Instruye al niño en su camino y aún cuando fuere viejo no se apartará de el". (Prov. 22: 6). La educación sexual es una parte importante de la instrucción que los padres deben impartir a sus hijos; es una responsabilidad de la paternidad. Las encuestas demuestran que cuando los padres educan a sus chicos acerca del sexo, hay menos posibilidades que el adolescente se involucre en el sexo ilícito. Los padres creen con tos razón, que las clínicas sexuales en la escuela usurpan su autoridad y responsabilidad. Al mismo tiempo, los padres deben aceptar y cumplir con su responsabilidad; el no hacerlo invita consejos impíos de fuentes exógenas.

"Y las enseñaréis -la Palabra de Dios- a nuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes". (Deut. 11: 19).

2) Los valores morales deben basarse en la Palabra de Dios no en la ética de las situaciones o en normas seculares. "Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo y no según Cristo". (Col 2: 8). La advertencia de Pablo se aplica a los padres como individuos que buscan vivir para Cristo y también a los padres y las madres encargados de la educación de sus hijos. Como parte de la responsabilidad de los padres de "criarlos con el alimento espiritual y las advertencias de Dios", los padres tienen la responsabilidad de ayudar a sus hijos a formar firmes valores morales, basados en las enseñanzas bíblicas: "No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál es la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta (Rom. 12: 2). Los padres deben guiar a sus hijos en tal transformación: enviar un niños al mundo sin el poder de resistir las trampas del tentador (la presión de los pares, etc.) es dejar un vacío espiritual y mental para que lo llenen los que abogan por la amoralidad del hedonimso y el humanismo.

3) La conducta sexual debbe ser una expresión del más profundo amor reservado al esposo y la esposa y gobernado por los mandamientos de Dios y las enseñanzas de Cristo. "¿No habéis leído que el que los hizo al principio varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne?". (Mat. 19: 4-5). "Así que, hermanos, os ruego... que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios". (Rom 12: 1). "Que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor". (1 Tes. 4: 4).

4) Los cristianos debemos mantenernos firmes ante los ataques de un mundo impío. Al mismo tiempo la única solución efectiva contra la degeneración sexual, es el evangelismo que trae consigo el arrepentimiento, el renacimiento y la reforma. L. Edwin Oser, historiador renacentista, al escribir sobre el Renacimiento Galés que comenzó en 1904, subraya el impacto que tuvo ese gran evento espiritual sobre la conducta sexual en el área: "El renacimiento también afectó las pautas morales-sexuales. Descubrí por medio de las estadísticas de los expertos del gobierno británico que, en Radnorshinre y Merionethshere, el ratio de nacimientos ilegítimos disminuyó un 44% el año de comenzar el renacimiento".

5) El testimonio cristiano debe brillar en la conducta personal tanto como en las obras y palabras públicas. Debemos ser ejemplos vivientes del poder de Cristo en nosotros para presentar esperanza y consejo a aquellos que están desconcertados y confusos.

Vosotros sois la luz del mundo... Así alumbre vuestra luz delante de los hombres para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos". (Mat. 5: 14-16). 

volver al Contenido

 

26 La Seguridad Social y los Impuestos a las Iglesias

Como fue ideado originariamente el Sistema de Seguridad Social debía ser un fondo originariamente sano para suplementar las pensiones y jubilaciones. Ahora es virtualmente un programa nacional de ayuda con un apetito voraz y una quita de los impuestos cada vez mas grande.

El Dr. Richard Harris, pastor de la Iglesia Bautista Bethel de Sellersville, Pennsylvania, explica por qué su congregación ha decidido presentar batalla contra los impuestos a las iglesias.

1) El Congreso continúa con su propósito de cobrar impuestos a las iglesias aunque en forma indirecta.  2) Si los empleados de la iglesia son parte de la misma e indispensables para su ministerio, un impuesto que los grave es un impuesto a la iglesia.  3) Si la iglesia acepta su excepción permite al gobierno federal que cambie la relación entre la iglesia y sus empleados (es decir, los miembros del Staff de la iglesia se considerarían auto-empleados) y esto constituiría avasallamiento federal en los asuntos de la iglesia.  4) El caso de la Iglesia Bautista Bethel (que presentara el abogado Ball) probaría tanto la constitucionalidad de cobrar impuestos a la iglesia o a los empleados de la misma.  5) Al aceptar esta provisión (es decir, "la elección de la excepción") la iglesia es amordazada en lugar de alzar su voz en oposición a la intrusión expandida y continuada del gobierno federal en los asuntos de la iglesia.  Hasta este momento las cortes han rehusado este caso manteniendo que "la política social del gobierno apoyando el sistema de Seguridad Social esta por encima de la Primera Enmienda y la libertad religiosa de la iglesia." Los miembros de la Iglesia Bautista Bethel han votado apelar a la Corte Suprema para que se puedan debatir las cuestiones constitucionales.

?Deben los cristianos recurrir a las cortes por estos asuntos?  !Sm!  El propósito del gobierno civil es ser el sirviente (ministro) de Dios por medio del ministro de Justicia. Y Dios, nuestro Señor, por medio de Moisés ordenó y estableció un sistema de cortes para administrar justicia (Exodo 18: 21; Deuteronomio 6: 18; 7: 8, 9). El apóstol Pablo, ciudadano de Roma, cuando lo acusaron de sedición porque predicaba la Palabra de Dios, hizo uso de la litigación para defenderse (Hechos 22: 22-25; 25: 10-12).

Consideremos los Principios Bíblicos

La Seguridad Social (OASDHI y sus programas y problemas relacionados) es otro ejemplo mas de la negación de la soberanía de Dios y la desobediencia de las leyes de Dios en cuanto al diezmo, la familia, la congregación de creyentes, el cuidado de los enfermos y los programas de bienestar social.  Al aceptar a Cesar como fuente principal para el cuidado de los enfermos, los ancianos, los discapacitados y los sobrevivientes (viudas y huérfanos) la nación continúa tratando de escapar las responsabilidades personales y familiares que manda la Biblia.  OASDHI hace que Cesar sea "el gran proveedor" y esto no funcionara (Mateo 7: 24). "No me deseches en el tiempo de la vejez; cuando mi fuerza se acabare, no me desampares" (Salmo 71: 9).

Según la Palabra de Dios, los individuos, las familias y las congregaciones son los responsables por el cuidado de los ancianos y los necesitados. ?Es la mano pesada e invasora del Cesar un castigo para el pueblo de Dios que rehuse obedecerle? Tan liviano como tomemos los mandamientos de Dios tanto mas pesada caerá la mano del Cesar sobre la tierra (Deuteronomio 28: 15-68; 1 Samuel 8: 15; Malaquías 3: 8-9).  Los padres deben cuidar y proveer a las necesidades de sus hijos, incluso dotarlos de una herencia (Deuteronomio 21: 15-17; 2 Corintios 12: 14). De este modo se perpetúa por generaciones una cultura y sociedad piadosa y la voluntad de Dios se desarrolla dinamicamente y se extiende por toda la tierra.  Al mismo tiempo los niños deben honrar a sus padres (Exodo 20: 12; Efesios 6: 2).  Esto incluye cuidarlos si es necesario en su ancianidad (Mateo 15: 1-9). Esto no significa entregarlos al cuidado deshumanizado mantenido por los impuestos del Cesar.  El hijo o la hija que no cuidare a sus padres necesitados sera maldito y considerado peor que los infieles (Deuteronomio 27: 16; 1 Timoteo 5: 8). Una de las "abominaciones sangrantes" de la antigua Jerusalén fue que el pueblo no obedecía a Dios, nuestro Señor a ese respecto (Ezequiel 22: 7). En el orden de Dios, la familia es la unidad básica, el fundamento de la sociedad (Génesis 2: 24; Números 1: 1-13; Mateo 19: 4-6), sus funciones, ordenadas por Dios son tanto espirituales como materiales (económicas).  Los hijos que consideran que el cuidado de sus padres es una opción o "regalo" y no una responsabilidad ordenada por Dios niegan la Palabra de Dios.  Recuerden que Jesús se aseguró que Su madre terrenal estaría bien cuidada luego de Su partida (Juan 19: 26-27).

Cuando la familia no puede proveer el cuidado de los ancianos, de las viudas y de los huérfanos, de los pobres y de los discapacitados, la responsabilidad recae sobre la congregación, la asamblea local de creyentes (Galatas 6: 2; Romanos 5: 1; Santiago 2: 8). Es así que la responsabilidad recae sobre cada uno de nosotros como parte de nuestra tarea de vida para el Señor (Mateo 25: 31-36). Debe ser una tarea personal, una responsabilidad individual, como lo manda Jesús, no un programa del Cesar.  En un sentido muy real, el esperar que el estado asuma los deberes que el Señor ha asignado a cada uno de los Suyos es "rendir al Cesar" las cosas que pertenecen a Dios y a Su Pueblo.

En términos estrictamente económicos, la legión de horror del Cesar cuesta cuatro o cinco veces mas--tomando en impuestos los fondos que estarían mejor gastados para servir a los demás, el trabajo de Su Pueblo para el Señor. (Sobre este particular ver los libros de George Grant sobre Caridad Bíblica.)

Los que predican/enseñan un "evangelio dialéctico" en el cual el estado y las instituciones son los instrumentos de primer recurso para la asistencia social están en contra de la Palabra de Dios (1 Samuel 8: 7, 18). Ellos magnifican al Cesar y disminuyen el flujo de las mercedes de Dios a través de las vidas de aquellos a quienes El espera que guarden y cumplan Su Real Ley (Mateo 22: 37-40). El diezmo (tanto en dinero como en tiempo) es, por lo tanto, un requisito rudimentario si hemos de obedecer al Señor y tratar de servirlo sirviendo a los demás. (Levítico 27: 30-33; Deuteronomio 14: 22-29). Si alguien cuestiona el alcance de Sus fondos, que recuerde la promesa de Dios en Malaquías 3: 10. ?Quién se anima a sugerir que se ha acortado la mano del Señor?  Consideremos ahora el principio mas básico de todos: la soberanía total y suprema de Dios.  Los impuestos son una afirmación de la soberanía se asume el poder de controlar. Se reclama la preeminencia. Entonces cuando el estado cobra impuestos a la iglesia, como lo hace bajo el Acta de Reforma de la Seguridad Social de 1983, esta afirmando la soberanía sobre la Iglesia de Cristo y toma para sí el derecho de controlarla.

El Congreso y el Ejecutivo han colocado al Estado (al gobierno federal) por encima de la soberanía de Dios.  Han hecho del estado (política pública) un dios y lo han puesto por sobre el Unico Dios Verdadero; violando de este modo el Primer Mandamiento de Dios (Exodo 20: 3-5).

Aun el pagano Artaxerxes, rey de Persia, reconoció la soberanía de Dios, la santidad de la Casa de Dios y de Sus santos servidores. Marquen estas palabras de la carta de autorización y crédito que el rey Artaxerxes le dio a Esdras (un estudioso de la ley de Moisés que Dios eligís para restaurar el templo).

       "Todo lo que es mandado por el Dios del cielo, sea hecho prontamente para la casa del Dios del cielo; pues, ?por qué habría de ser su ira contra el reino del rey y de sus hijos?  Y a vosotros os hacemos saber que a todos los sacerdotes y levitas, cantores, porteros, sirvientes del templo y ministros de la casa de Dios, ninguno podrá imponerles tributo, contribución ni renta" (Esdras 7: 23-24).

Lo que esta dedicado a Dios (es decir, lo que esta establecido, operado o mantenido por diezmos y ofrendas para el culto y servicio de Dios) "es cosa santísima para Jehová" y no se les impondrá tributo ni se aumentara su precio ni se descapitalizara (Levítico 27: 28-34).  El imponer tributo a esta propiedad--a esta santa propiedad, es imponer tributo a Dios mismo igual que el estado impone tributo al individuo cuando cobra impuestos a su propiedad.  Si la Iglesia paga impuestos al estado reconoce que existe por gracia del estado no por la gracia de Dios y que esta sujeta al estado no al Padre Celestial.  La Iglesia de Dios no puede hacer esto porque la Iglesia es el cuerpo de Cristo, no del Cesar.

?Qué dice el Salmista de aquellos que quisieran apropiarse de lo que es de Dios?

       "Dios mío, ponlos como torbellinos, como hojarasca delante del viento, como fuego que quema el monte, como llama que abrasa el bosque, persíguelos así con tu tempestad, y a tirarlos con tu torbellino. Llena sus rostros de vergüenza, y busquen tu nombre, oh Jehová. Sean afrentados y turbados para siempre; sean deshonrados y perezcan. Y conozcan que tu nombre es Jehová; Tú sólo Altísimo sobre toda la tierra (Salmos 83: 13-18).

El pueblo de Dios no puede aceptar ninguna ley, ningún reglamento que coloque la soberanía del hombre o del estado por encima de la soberanía de Dios. Los que acepten o condonen dichas leyes, que son ilegítimas a los ojos de Dios, son tan culpables como los que originaron e hicieron cumplir esa ilegalidad. Eso dice la Palabra de Dios (Salmo 50: 18).

?Qué haremos, entonces?  No caer en la anarquía ni en la revolución sino renovar el diezmo usando el sistema de cortes ordenado por Dios para terminar con las violaciones. El diezmo adelanta el Reino de Dios en la tierra; Dios ha de usarlo para crear Su orden.  Incumbe al individuo y a la congregación el atender la obra de Dios y reclutar a otros teniendo siempre en mente que todo lo que hagamos debe honrar y glorificar a Dios.  Dios utilizó a Esdras en Su obra, "porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla, y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7: 10).  Así pudo Dios usarlo--como podrá usarnos a nosotros ahora. 

volver al Contenido

 

27 LA SODOMIA (HOMOSEXUALIDAD)

Los homosexuales representan a lo sumo el 5 por ciento de la población, pero no obstante sus execrables fuerzas han declarado la guerra a América. Su meta: trastornar los valores religiosos y morales de la nación.

Antecedentes

Escuchemos las palabras de homosexuales practicantes:

       Sodomizaremos a vuestros hijos. . . .los seduciremos en vuestras escuelas, en vuestros dormitorios, en vuestros gimnasios, en vuestros vestuarios, en vuestros campos de deportes, en vuestros seminarios, en los baños de vuestras salas de espectáculos, en las cuadras de vuestro ejército, en las paradas de vuestros camiones, en vuestros clubes para hombres, en las cámaras de vuestro congreso. ....vuestros hijos obedecerán nuestras órdenes. Serán remodelados a nuestra imagen. Llegarán a ansiarnos y adorarnos.(1)

Se ha presentado la idea....de que todos los varones homosexuales deberían dar sangre....cualquier tipo de acción que sea necesaria para atraer la atención nacional es válida. Si eso incluye el terrorismo de la sangre, que así sea. (2)

La comunidad gay ha declarado la guerra a América y esa declaración "es abarcativa, confrontando todos los aspectos de nuestra vida y cultura. Se refleja con total claridad en las maniobras políticas realizadas por los grupos homosexuales de presión para conseguir el status de discapacitados a los portadores de SIDA. Quieren quebrar la voluntad de lucha de las iglesias obligándolas a emplear a homosexuales declarados bajo la amenaza de perder la exención impositiva por oponerse a la política pública."(3)

Este movimiento es más fuerte, más difundido, más diestramente estructurado que lo que la mayoría de los americanos se imagina. Se extiende hasta llegar a inmiscuirse en nuestros medios, nuestras instituciones políticas, nuestras escuelas, hasta dentro de las iglesias tradicionales. Ya ha estado más cerca de lograr sus objetivos de lo que la mayoría de los americanos piensa. Hoy en día, en todos los Estados Unidos, nuestros niños están siendo sometidos a la propaganda homosexual a un punto que habría sido impensable hace sólo pocos años. Además, esto se hace de acuerdo a prácticas que la mayoría de la gente de los Estados Unidos considera repugnante. Porque el movimiento homosexual no es otra cosa que un ataque a nuestros valores pro-familia tradicionales. Y ahora este movimiento está usando la crisis del SIDA para llevar adelante su agenda política. Esto amenaza asimismo no sólo nuestros valores, sino nuestras vidas.(4)

En una ciudad tras otra, y en algunos estados, ellos y sus aliados ultra-liberales han tenido éxito en obligar a la aprobación de leyes que prohíben a los propietarios y a los vendedores de propiedades negarse a alquilar o vender departamentos y casas a los homosexuales. Ellos reclaman para sí mismos los mismos derechos antidiscriminatorios que las minorías raciales. De hecho, hace poco tiempo en Houston, durante una tempestuosa campaña sobre un referendo de derechos gay, el intendente calificó de "fanáticos" a los que se oponían al proyecto de ley.(5)

Ahora las fuerzas homosexuales y lesbianas están procurando activamente la aprobación de un denominado Proyecto de Ley de Derechos Gay en el Congreso de los Estados Unidos. Entre otras cosas, el proyecto de ley: (1) legalizaría la homosexualidad y el lesbianismo; (2) convertiría en ofensa criminal para las iglesias, escuelas, comercios y agencias locales, estatales y federales, negarse a emplear a homosexuales por cualquier razón; (3) convertiría en delito para cualquier individuo negarse a dar alojamiento a las parejas homosexuales o lesbianas; y (4) sentaría un precedente por el cual la sub-cultura homosexual y lesbiana podría revocar legalmente todas las leyes de sodomía que gobiernan la edad núbil, permitiría el matrimonio legal de parejas homosexuales y lesbianas y su adopción de niños, y requeriría que todas las escuelas públicas crearan cursos de educación sexual dictados por homosexuales para mostrar su estilo de vida como moral, saludable, y una alternativa normal a la heterosexualidad.(6)

Resulta evidente que los sodomitas están usando las simpatías generadas por la crisis del SIDA como plataforma de lanzamiento para sus metas legislativas. Como se jactaba Ralph Diamond, un activista gay que sufría de SIDA, "No nos llamen víctimas del SIDA. El SIDA no es mi debilidad. El SIDA es mi fortaleza."(7)

En los Estados Unidos, la oposición a la ideología y el estilo de vida homosexual está difundida. Trasciende a todos los grupos sociales, económicos y étnicos. El rechazo se basa en motivos mayormente religiosos y morales - razón por la cual los sodomitas singularizan a la iglesia como el mayor obstáculo para ganar su "guerra". Una encuesta a nivel nacional demostró que el 71 por ciento de los entrevistados creía que la homosexualidad entre los hombres era moralmente censurable; el 70 por ciento sostenía que la homosexualidad femenina era moralmente censurable. (Cuanto mayor el nivel de "compromiso religioso", tanto más fuerte la oposición a la conducta homosexual.

Se calcula que sólo alrededor del 4 por ciento de la población adulta de la nación está compuesto por sodomitas. Sin embargo, a pesar de eso, y en vista de la abrumadora desaprobación de la sodomía por parte de la sociedad, los sodomitas se están haciendo crecientemente militantes. A medida que los homosexuales se hacen más osados, y en tanto que una mayoría que se opone pero de manera tímida o "tolerante" permanece en silencio, otros desviados sexuales se están haciendo más desafiantes.

Por ejemplo: NAMBLA (la North American Man Boy Love Association) consigue y seduce abiertamente a muchachos jóvenes como parejas y prostitutos homosexuales. Las autoridades creen que muchos de los jóvenes "desaparecidos" de la nación han caído en manos de tales pervertidos. "Miles de niños son robados a los padres para satisfacer las necesidades sexuales de los homosexuales."(8) 

Este deseo sexual constituye el primer gran peligro que los homosexuales constituyen para la sociedad. Los niños pre-adolescentes varones tienen las características que muchos homosexuales varones tanto valoran. Esto explica, también, la razón por la que tantas revistas pornográficas homosexuales están tan profusamente ilustradas con actos sexuales que involucran a niños varones pre-adolescentes.(9)

Bajo la administración Carter, varios grupos de derechos gay obtuvieron el status de exención de impuestos 501(c)(3). Durante la campaña que se realizó en contra de la ordenanza de los derechos gay, realizada en 1977 en el Condado Dade de Florida, la Casa Blanca envió al jefe de su oficina de enlace para trabajar con los sodomitas y a su favor. En las campañas por las elecciones de 1986, los "gay-PACS" recogieron millones de dólares y abiertamente apoyaron a los candidatos para los cargos estatales y federales. Los representantes nacionales que habían co-patrocinado los proyectos de ley de los derechos gay federales fueron sus principales beneficiarios; la mayoría de ellos fueron reelectos. Dos miembros de la congregación congresista de Massachusetts, los representantes Gerry Studds y Barney Frank, son homosexuales declarados. Es algo sabido que hay otros en la Cámara de Representantes y en el Senado - de ambos géneros - que reúnen las condiciones para ser aceptados como miembros de la comunidad gay. "Cuando son ubicados en puestos públicos de poder e importancia...el homosexual gana un tremendo prestigio personal. Desde estas posiciones puede influir fácilmente y reclutar a otros para la homosexualidad."(10)

¿Están avanzando los sodomitas en sus campañas para obligar la aceptación de un estilo de vida inmoral? Hoy en día virtualmente todos los estados han concedido protección a los sodomitas, ya sea mediante legislación o acción legal. Y muchas de las principales ciudades de la nación han aprobado leyes pro-sodomía, o sus ejecutivos han emitido órdenes que incluyen a los gays dentro de otras minorías protegidas por disposiciones anti-discriminación. En Nueva York, el intendente Edward Koch dio orden de que la discriminación laboral basada en la preferencia sexual (un eufemismo por homosexualidad) provocaría la pérdida de los contratos municipales. Como resultado, el Ejército de Salvación y las organizaciones de Caridades Católicas - sectores importantes del esfuerzo de asistencia social - rehusaron comprometer sus centros de asistencia diurna, hogares sustitutos, y programas de adopción. Por grande que haya sido la pérdida potencial de los fondos de asistencia municipales, ni una ni otra organización quería aceptar el empleo de homosexuales. Frente al apretón de rentas fiscales, Koch se echó atrás.

Wisconsin aprobó en 1982 una Ley de Empleo Justo que prohíbe la discriminación laboral basada en la orientación sexual. En 1987, el estado comenzó a exigir a los programas subsidiados para niños la firma de declaraciones de que se ajustarían a la ley o perderían sus licencias. El estado accionó contra el Rawhide Boys Ranch porque el Ranch exigía que sus padres sustitutos fueran casados y que los integrantes del matrimonio fueran del sexo opuesto. La organización que tiene una antigüedad de veintidós años, provee programas educativos, recreativos y vocacionales para jóvenes asignados por los tribunales con frondosos antecedentes delictivos. El lugar enfatizaba los valores morales bíblicos y tenía un índice de éxito del 90 por ciento.

Los grupos de defensa homosexual demandaron que el Ranch cumpliera o perdiera su licencia. Los funcionarios de Rawhide firmaron bajo protesta las declaraciones exigidas en la esperanza de que la legislación habría de eximir a la organización no-denominacional. La legislación falló.(12)

En la carrera de 1988 por las nominaciones partidarias presidenciales, la mayoría de los candidatos republicanos se opusieron a los "derechos" especiales o a la aprobación pública de homosexuales y lesbianas. George Bush: "No creo que necesitamos una codificación - que pongamos un sello de aprobación a ese estilo de vida. No es eso lo que se debería pedir que nuestra sociedad haga." Jack Kemp: "La Constitución o la ley no deberían avalar un estilo de vida que es contrario al sistema de valores Judeo-Cristiano." Pat Robertson: "No veo que debamos dar a quienes se involucran en una conducta aberrante ninguna clase de estado protegido de ninguna naturaleza."(13)

Por contraste, los candidatos democráticos fueron unánimes en su apoyo de la legislación pro-gay: el Gobernador de Massachusetts Michael Dukakis encabezó y firmó el proyecto de ley de derechos gay de la Cámara de Representantes, que los gays habían estado promoviendo durante catorce años. El Representante Richard Gebhardt atacó la descripción de la homosexualidad hecha por el Rev. Jerry Falwell como un "estilo de vida pervertido." El Senador Nacional Albert Gore dijo, "No estoy de acuerdo a nivel personal con ninguna discriminación basada en la preferencia sexual de nadie." Y el Senador Paul Simon, un líder laico Luterano, es co-patrocinador de la legislación federal de derechos lesbianos y gay.(14)

El Comité Nacional Democrático tiene una junta de dirigentes partidarios lesbianos y gay y le confiere igual status con sus juntas partidarias negras e hispanas. Una ex vicepresidente nacional del Partido Demócrata, Ann Lewis, ha afirmado que "Los derechos humanos, y eso incluye los derechos gay, ya no es una cuestión debatible dentro del Partido Demócrata."

En junio de 1986 la Corte Suprema de Estados Unidos aprobó un estatuto de Georgia que califica de ofensa criminal cometer sodomía. En Bowers v. Hardwick los jueces declararon, "la Décimocuarta Enmienda no confiere ningún derecho fundamental a los homosexuales para dedicarse a actos de sodomía consensual." La comunidad gay reaccionó con enojo. Sus miembros afirmaron que se había violado el derecho a la privacidad.

Pero como escribió Charles Colson, "La decisión de la Corte Suprema no tiene nada que ver con estas cuestiones....La Corte afirmó simplemente que no podía hallar ningún derecho constitucional a la sodomía, una conducta uniformemente proscripta cuando se adoptó la Constitución." El Juez Byron White escribió, si la Corte crea algún nuevo derecho, "la judicatura necesariamente asume mayor autoridad para gobernar el país sin autoridad constitucional expresa."(15)

Ahora muchos funcionarios cristianos se están subiendo a bordo del carro triunfante de antaño, propiciando la ordenación de gays y la legitimación de la homosexualidad como un "estilo de vida alternativo."(16)

Dentro de la comunidad eclesiástica, el Consejo Nacional de Iglesias, la Iglesia Presbiteriana Unida, y la Iglesia Unida de Cristo han avalado la legislación de derechos gay. La Iglesia Luterana Evangélica en América "ha sacado recientemente un informe que esencialmente afirma la agenda de Lutherans Concerned, un grupo de defensa homosexual." La revista Newsweek estimó "que el 30 por ciento de la Clerecía Católica Romana y un porcentaje aún mayor de la (Clerecía) Episcopal es activamente homosexual."(17) Pero afortunadamente, se cree que esos datos no cuentan con evidencias convincentes.

Aun así, está fuera de duda el hecho de que los sodomitas están tratando de subvertir a la Iglesia.

Es indudable que la principal piedra de tropiezo en la aceptación teórica y práctica de la homosexualidad por parte de la sociedad americana ha sido la religión tradicional. Esto lo ha comprendido perfectamente el liderazgo del movimiento homosexual. Durante muchos años se han implementado esfuerzos sistemáticos para utilizar la religión en apoyo de la homosexualidad, no sólo mediante la fundación de organizaciones religiosas que atienden casi exclusivamente a homosexuales mientras supuestamente justifican sus propensiones y actividades sexuales, sino también mediante el establecimiento de organizaciones dentro de otras instituciones religiosas con el propósito de usarlas para la promoción de la ideología homosexual.(18)

Los proponentes de los proyectos de ley por los derechos gay dicen que son estrictamente una cuestión de derechos civiles. Los oponentes replican: Los derechos civiles no deben estar basados en el apetito sexual, y no incluyen una autorización para promover la perversión o la corrupción de niños. Además, los oponentes insisten en que el gobierno no tiene derecho a obligar a los empleadores y propietarios a que acepten sodomitas como empleados o inquilinos si eso viola sus creencias religiosas o valores morales. Los contribuyentes, dicen, no deberían ser obligados a subsidiar a los desviados sexuales. Los fondos federales, estatales, y los impuestos locales financian hasta la mitad de todos los presupuestos de las organizaciones homosexuales. En 1984 el Departamento de Servicios Humanos de Estados Unidos concedió a los sodomitas más de $11 millones para un solo proyecto.

Los proponentes de los proyectos de ley por los derechos gay demandan un status favorecido por ser una "minoría". Los oponentes replican que eso es un insulto a aquellos legítimamente considerados minorías (en base a la raza, el color, el origen nacional, la convicción religiosa, etc.). La perversión sexual, insisten, es un pecado - no la base para un tratamiento especial.

Algunos ávidos sostenedores de la legislación de los derechos gay manifiestan ser cristianos. Dicen, "Dios nos hizo como somos" y que puede ser pecado para los heterosexuales cometer actos homosexuales pero que es correcto que los homosexuales lo hagan. Además, ellos caratulan a los cristianos anti-homosexuales como homofóbicos y no-cristianos, acusándolos de rechazar la obra de Dios. Al aceptar sin juicio previo al homosexual y su estilo de vida, arguyen, uno puede "entrar en la plena luz del amor y la gracia de Dios." En San Francisco, que es la "ciudadela de la Sodomía", la arquidiócesis Católico Romana ha asumido la posición de que "la orientación homosexual no es considerada una condición pecaminosa." (Sin embargo, el informe de la Diócesis alentaba a los homosexuales a resistir la promiscuidad formando una "relación íntima con (sólo) una persona.") Se informó que, con anterioridad a la plaga del SIDA, los homosexuales tenían vidas increíblemente promiscuas. A menudo tenían hasta mil quinientas "parejas" diferentes durante sus vidas sexuales activas.

Los amigos de la sodomía citan el perdón que Cristo dio a la mujer sorprendida en adulterio (Juan 8:4-11) como una razón por la que los cristianos no debieran juzgar o rechazar a los sodomitas. Los oponentes señalan que la Biblia pone en claro que Dios creó a los seres humanos para que fueran heterosexuales; que el Señor Dios en forma consistente y específica (por medio de Sus profetas, jueces y apóstoles) condena a la sodomía como un pecado capital. En cuanto al pasaje de Juan, capítulo 8, las últimas palabras de Jesús a la mujer fueron, "Vé, y no peques más." De modo que el Salvador, aunque perdonó a la mujer sus pecados pasados, le advirtió que se arrepintiera - que pusiera fin a su adulterio: El amaba al pecador pero odiaba el pecado.

Así como los panteras-gay presionan para conseguir influencia política, también lo hacen para conseguir influencia en los grupos religiosos tradicionales. Hay ahora alrededor de 350 congregaciones homosexuales conocidas en los Estados Unidos, incluso 93 Católico Romanas, 37 Episcopales, 21 Judías, 16 Luteranas y por lo menos una docena de Metodistas Unidos. Sin embargo, el núcleo de la "comunidad eclesiástica" homosexual, es la Universal Fellowship of Metropolitan Community Churches, con alrededor de 100 congregaciones. Los gays tienen ahora influyentes juntas de dirigentes políticos en la Iglesia Metodista Unida, Presbiteriana Unida, Episcopal, Sociedad de los Amigos, Bautista Americana, Iglesias Unitarias, Iglesia Unida de Cristo, Consejo Nacional de Iglesias, Federación Nacional de Consejos de Sacerdotes, Unión de Congregaciones Hebreo Americanas, y la Convención General de la Iglesia Episcopal.

Los sodomitas argumentan que sus inclinaciones sexuales pertenecen a su vida privada, no dañan a otros, y no deberían ser cuestión del interés de otros. Argumentan el "derecho de privacidad" entre adultos que consienten. Pero el proceso "reproductivo" homosexual depende del reclutamiento. Ha habido poca oposición pública a los homosexuales hasta que hicieron pública su actividad y comenzaron a tratar de imponer en forma militante su estilo de vida como alternativa aceptable a los valores tradicionales.

Como lo enfatiza el Rev. Enrique Rueda en su clásico libro, The Homosexual Network, "La transformación de las escuelas de acuerdo a las necesidades del movimiento homosexual es un objetivo importante del liderazgo homosexual." Rueda señala que la plataforma de derechos gay demanda "aliento y apoyo federal y estatal para cursos de educación sexual, preparados y dictados por mujeres y hombres gay, que presenten la homosexualidad como una preferencia saludable y un estilo de vida válido, y como una alternativa viable a la heterosexualidad."(19) Insisten en tener libros de texto que alienten a los estudiantes "a explorar estilos de vida alternativos, incluyendo el lesbianismo."

Además, después de un estudio amplio de asesinatos en masa de "características sexuales", el Dr. Paul Cameron, del Instituto para la Investigación Científica de la Sexualidad, informa que el índice de asesinatos homosexuales es quince veces más alto que para los heterosexuales. La probabilidad de que un asesinato sea homosexual es doce veces mayor en la mayoría de los homicidios en masa.

Además, el espectro emergente de una rápidamente creciente enfermedad transmitida homosexualmente está dando al público gran motivo de preocupación. Con sólo el 4 por ciento de la población adulta, se estima que los sodomitas componen el 75 por ciento de las muertes por SIDA, el 49 por ciento de toda la sífilis, el 51 por ciento de la gonorrea de garganta, y el 53 por ciento de las infecciones del intestino inferior.(20)  El columnista Jeff Hart escribió: "El estilo de vida del homosexual puede resultar ser para él su "estilo de muerte". San Francisco (Sodoma de la Bahía) aprobó en 1978 una ordenanza de derechos gay; desde entonces, las "enfermedades del sexo" han aumentado en un 2.400 por ciento.

"No nos equivoquemos - el SIDA es una de las enfermedades incurables más serias a las que hemos tenido que enfrentarnos," advirtió el Dr. Leonard Feldman de los Centros para Control de Enfermedades de Atlanta. Debido a ese hecho, el Dr. Cameron preguntó: "¿Por cuál lógica el Servicio (federal de Salud no condena la homosexualidad aunque condena el cigarrillo? ¿Por qué no advierten inmediatamente a los homosexuales a que cesen la actividad homosexual? Nosotros estamos pagando los impuestos para ser protegidos y ellos arriesgan la vida del resto de la ciudadanía para no ofender las actividades homosexuales. ...eso es patentemente criminal."

 

Consideremos los Principios Bíblicos

Los líderes del movimiento pro los derechos de los gay ven en las creencias religiosas (las enseñanzas cristianas tradicionales) la fuerza más importante que causa la desaprobación y el rechazo del comportamiento homosexual. Por lo tanto existe un esfuerzo integral para derrotar, subvertir y desacreditar a las organizaciones religiosas que siguen firmemente adheridas a las verdades bíblicas. Tratan de hacer esto a) revisando (modernizando) las Escrituras y b) subvirtiendo las principales denominaciones y usándolas luego como plataformas para atacar a las iglesias que enseñan la Biblia.

El Reverendo Cecil Williams de la Iglesia Glide Memorial de San Francisco que es pro-gay y de extrema izquierda, ha prestado testimonio ante el Congreso diciendo "No hay absolutos. Todos los absolutos deben ser re-interpretados, revisados. Es por eso que se tienen versiones revisadas de la Biblia." Williams también dijo a la audiencia, "La Biblia no es la Palabra de Dios sino la palabra de los hombres en que la palabra contemporánea de Dios llega a los hombres...Un pasaje bíblico debe ser interpretado en términos de experiencia." ¿Cuán lejos irán los grupos homosexuales y pro-gay para revisar la Palabra de Dios? William R. Johnson, el primer ministro homosexual ordenado en la Iglesia Unida de Cristo proclamó que "la liberación gay es un movimiento del Espíritu Santo."

Los estudiosos bíblicos gay sugieren que David y Jonatán eran homosexuales (1 Samuel 18:1-4; 20:16-18) y que "la espina en la carne" del apóstol Pablo era su homosexualidad (2 Corintios 12:7). Finalmente, ellos infieren y aun afirman que Jesús y Juan, el apóstol eran amantes homosexuales porque se denomina a Juan "el apóstol bienamado." Aparentemente, los homosexuales llegan a los más sensacionales extremos para distorsionar la Biblia para acomodar su estilo de vida impío y malvado.

De acuerdo a la Biblia, la homosexualidad y el lesbianismo son abominaciones a los ojos de Dios, - perversiones de la criatura que El creó a Su imagen: "macho y hembra los creó (heterosexuales) (Génesis 1:27). La sodomía es un pecado de las más serias y graves consecuencias. En Romanos 1:28, Pablo escribió que la sodomía era uno de los dos pecados por los cuales Dios abandona al pecador - el otro pecado es blasfemar contra el Espíritu Santo. (Mateo 12:31-32)

Dios previno al hombre contra el pecado de sodomía: "No te echarás con varón como con mujer; es abominación" (Levítico 18:22) "En ninguna de estas cosas os amancillareis" ordena Dios en Levítico 18:24, ver también Deuteronomio 23:17. "Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre." (Levítico 20:13) Al establecer la ley de Dios para las relaciones humanas, Moisés dejó bien claro que no debía haber sodomitas en Israel (Deuteronomio 23:17) La sodomía trae consecuencias catastróficas sobre la ciudad o nación que la apruebe, la condone o deje de tomar una posición muy firme en su contra. "Y la tierra fue contaminada; y yo visité su maldad sobre ella, y la tierra vomitó sus moradores" (Levítico 18:25)

¿Pensaba Dios en realidad hacer todas estas cosas? Esta nación - y muchas ciudades y estados - harían muy bien en considerar el destino de Sodoma y Gomorra (Génesis 19:1-29; ver también 2 Pedro 2:6-10; Judas 7). La vileza de la sodomía provocó la ira y la maldición de Dios. Como la sodomía prevalecía en todo - "en todo pueblo, en toda la nación" (Génesis 19:4, 5, 28) - Dios destruyó ambas ciudades: "y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellas ciudades, y el fruto de la tierra. ...y he aquí que el humo subía de la tierra como el humo de un horno" (vv. 24, 25-28). Judas escribió que la destrucción de Sodoma y Gomorra (y las ciudades vecinas que se habían entregado igualmente a las perversiones sensuales) fueron no sólo un castigo sino también "puestas como ejemplo" (Judas 7). Los religiosos homosexuales y pro-homosexuales argumentan que el pecado de Sodoma no fue la sodomía sino el de no ser amables con los extranjeros que visitaban la ciudad.

La gente del antiguo Canaán estaba completamente sumergida en la depravación (Génesis 13:13). La homosexualidad prevalecía tanto que fue convertida en rito religioso. Por tales abominaciones Dios sentenció a muerte a los canaanitas (Levítico 18:22-29; Deuteronomio 9:1-3). Dios advirtió a los israelitas que cuando El los hubiera librado de los malvados canaanitas que estaban delante de ellos (Deuteronomio 8:5) no deberían hacer pactos con ellos (Deuteronomio 7:2-4). El no cumplimiento por parte de los israelitas del juicio que Dios demandaba, se convirtió posteriormente en su propio juicio (Deuteronomio 7:1-5; Levítico 18:28, 29; Jueces 2: 9-15; 4: 1-3).

La sodomía promueve la idolatría, invita a los falsos dioses, y alimenta las apostasías. Da surgimiento a perversiones adicionales; roe las partes vitales y corrompe el alma - primero, las almas de aquellos que se entregan a sus codicias y males y, en última instancia, el alma de la nación que permite que continúe desarrollándose sin oposición. Históricamente, la homosexualidad desenfrenada ha sido una de las enfermedades sociales que precedieron la caída de las naciones y los imperios (Grecia, Roma, etc.).

Tan finales y terribles son las consecuencias de la sodomía que el Señor Dios, en Su gracia, concede tiempo para la purificación, y alaba y recompensa a los que trabajan para librar al país del mal. "Asa hizo lo recto ante los ojos de Jehová, como David su padre. Porque quitó del país a los sodomitas, y quitó todos los ídolos que sus padres habían hecho" (1 Reyes 15:11, 12; ver también 1 Reyes 22:46; 2 Reyes 23:3, 7).

El Apóstol Pablo se expresó sin rodeos acerca de los sodomitas. Escribió a los creyentes en Roma que si los sodomitas se niegan a arrepentirse y a cambiar sus costumbres perversas, Dios los entrega a "la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos" ...cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén. Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza (cambiaron su función natural por otra antinatural y anormal) y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer (se alejaron de las relaciones naturales con las mujeres), se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos (hechos vergonzosos y actos indecentes con hombres),        hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío (sufriendo en sus propios cuerpos y almas las inevitables consecuencias y castigos de sus malas acciones). Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios (puesto que no eligieron reconocer a Dios) los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen (cosas no convenientes o decentes sino detestables), ... quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen (persisten en hacer tales cosas) sino que también se complacen (aprueban y aplauden) con los que las practican (Romanos 1:25-32).

En 1 Corintios, capítulo 6, Pablo incluye a los homosexuales - "ni los que se echan con varones (sodomitas)" - entre aquellos que no heredarán el reino de Dios (vv.9, 10). En su primera carta a Timoteo (1 Timoteo 1:9-10), Pablo escribe que la ley es hecha para los transgresores,  los desobedientes, para los impíos y los pecadores, incluyendo los sodomitas.

¿Hay una cura para la sodomía, una manera de quebrar los lazos del apetito y las pasiones de este terrible e antinatural deseo? Lo hay, por cierto! A través del amor redentor de Jesucristo.

El Dr. Rod Mays de Family Counselling and Resources nos recuerda que los homosexuales pueden experimentar el perdón de Dios. Pero el arrepentimiento es obligatorio. Aquellos que acuden a Cristo, y lo aceptan como su Salvador y Señor, hallarán el poder para arrepentirse y resistir (Filipenses 4:13; Colosenses 1:13). El poder de Cristo puede limpiar la mente más vil, curar el corazón más perverso (1 Juan 1:7; 1 Tesalonicenses 5:23). La persona que desdeña y rechaza a Cristo está perdida, muerta en el pecado. Pero, cualquiera que se vuelva a Cristo, y crea en El, se convertirá en nueva persona, redimido, nacido de nuevo, justificado y santificado.

volver al Contenido

 

28 Iniciativa de Defensa Estratégica

Los Cristianos bíblicos deben entender que estos Estados Unidos están en serio peligro. Las encuestas demuestran que el 60 por ciento de los Americanos no se percatan de que carecemos de defensas contra los misiles nucleares. Como nación, estamos en una posición similar a la descripta por Oseas: "Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento," conocimiento, primero, de Su Palabra y Su voluntad y en segundo lugar, conocimiento de las fuerzas que operan en el mundo (Oseas 4:6).

De modo que debemos ser como "los hijos de Isacar, entendidos en los tiempos y que sabían lo que Israel debía hacer" (1 Crónicas 12:32). Como cristianos, se nos dice cómo tratar al mal: "Sed sobrios (serios), y velad (alerta), porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor (con hambre voraz) buscando a quien devorar (atacar); al cual resistid (firmemente establecidos) firmes en la fe" (1 Pedro 5:8-9).

En primer lugar, debemos dejar de hacer pactos con el mal.

Por tanto, varones burladores que gobernáis...Habéis dicho: "Pacto tenemos hecho con la muerte, e hicimos convenio con el Seol; cuando pase el turbión del azote, no llegará a nosotros, porque hemos puesto nuestro refugio en la mentira, y en la falsedad nos esconderemos." Por tanto Jehová el Señor dice así: "He aquí que yo he puesto en Sion por fundamento una piedra, piedra probada, angular, preciosa, de cimiento estable; el que creyere, no se apresure. Y ajustaré el juicio a cordel, y a nivel la justicia; y granizo barrerá el refugio de la mentira, y aguas arrollarán el escondrijo. Y será anulado vuestro pacto con la muerte, y vuestro convenio con el Seol no será firme; cuando pase el turbión del azote, seréis de él pisoteados." (Isaías 28:14-18).

En segundo lugar, cuando resistimos el mal, también debemos tomar la ofensiva contra él.

Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estad firmes...con la verdad....la justicia....el evangelio de la paz...el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno...tomad el yelmo de la salvación....y la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios" (Efesios 6:13-17)

Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra tí; por un camino saldrán contra tí, y por siete caminos huirán de delante de tí. (Deuteronomio 28:7).

Debemos rechazar las tácticas de contención y "equivalencia" e ir adelante con la verdad de Dios, y decirle también al mundo la verdad de los horrores del "imperio malvado" - de sus designios globales, sus violaciones de los derechos humanos, su desdén por la soberanía nacional, su objetivo de ser un dios. Debemos dejar de apoyar su economía con el comercio y los préstamos (subsidiados por los contribuyentes) a bajo interés. "¿Al impío das ayuda, y amas a los que aborrecen a Jehová? Pues ha salido de la presencia de Jehová ira contra tí por esto" (2 Crónicas 19:2b).

Tercero, debemos actuar ahora para construir y reparar las defensas de la nación.

Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé. Por tanto, derramé sobre ellos mi ira; con el ardor de mi ira los consumí; hice volver el camino de ellos sobre su propia cabeza, dice Jehová el Señor. (Ezequiel 22:30-31)

Cuarto, debemos estar alerta a la innovación que, como fruto de la oración ferviente y de la fe, a menudo viene por inspiración.

Mas Jehová dijo a Josué: Mira, yo he entregado en tu mano a Jericó...Rodearéis, pues, la ciudad todos los hombres de guerra, yendo alrededor de la ciudad una vez; y esto haréis durante seis días...Y cuando toquen prolongadamente el cuerno de carnero, así que oigáis el sonido de la bocina, todo el pueblo gritará a gran voz, y el muro de la ciudad caerá (Josué 6; ver también la caída de Hai (Josué 8); y la victoria de Gedeón sobre los madianitas (Jueces 7).

Quinto, debemos buscar y apoyar y trabajar con los Esdras y Nehemías de estos tiempos. Esdras era el más erudito intérprete de la Palabra de Dios, a quien El usó para reconstruir el templo y reformar a la nación como pueblo "del Libro." Nehemías fue el constructor que Dios usó para motivar y movilizar al pueblo en la tarea de reconstrucción de las puertas y del muro. Como lo ha señalado el Dr. D. James Kennedy, SDI - Star Shield - puede ser el muro de los tiempos modernos que proteja a esta nación usando las leyes de Dios de la naturaleza y la ciencia (física, ingeniería, electrónica, astronomía, etc.), para proteger de esta manera su misión de ser luz del mundo para El.

Y en primer lugar y siempre, debemos tener sumo deleite (y fe) en Su Palabra y completa consagración a Su voluntad. "Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; si Jehová no guardare la ciudad (nación), en vano vela la guardia" (Salmo 127:1).

Francis A. Schaeffer escribió, "El mundo tiene razón en recordar a la Iglesia de Alemania durante los días del ascenso de Hitler al poder y la maldice por no hacer algo en el momento en que se pudo haber hecho. "Los que somos de El debemos ser Sus vigías, hacer sonar la trompeta y advertir al pueblo. Cuando yo dijere al impío: Impío, de cierto morirás; si tú no hablares para que se guarde el impío de su camino, el impío morirá por su pecado, pero su sangre yo la demandaré de tu mano (Ezequiel 33:8). 

volver al Contenido

 

29 El Suicidio

"Reconoced que Jehová es Dios; El nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; pueblo suyo somos, y ovejas de su prado" (Salmo 100:3). Puesto que no nos pertenecemos,sino que somos de Dios, el hecho de que una persona se quite la vida es destruir Su propiedad. Es hacerse soberano a sí mismo, en lugar de Dios.

El hombre es creado a imagen del Creador; deshonrar o destruir nuestros cuerpos es deshonrarlo a El. ¿Qué? "O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?" (1 Corintios 6:19).

Dios es el dador de toda vida tanto para "aquí" como para la "eternidad" (Génesis 1:26, 27; Salmo 8:5; 24:1; Juan 1:3; 3:16; 10:10; 11:25,26). Es El quien establece los límites, quien fija la duración y la naturaleza del ser, y es El quien ha establecido las leyes de la vida para aquí y para la eternidad (Job 7:1).

Ni el amor a la vida o el deseo de la muerte pueden ser colocados delante (sobre) Dios; hacerlo así es darle preeminencia al dios del yo. De esta manera es violado el Primer Mandamiento: "No tendrás dioses ajenos delante de mí" (Exodo 20:3).

Consideremos también esto: "No matarás" (Exodo 20:13). El suicidio es homicidio propio. Por lo tanto, los que cometen suicidio violan el Sexto Mandamiento de Dios. "Porque ciertamente demandaré la sangre de vuestras vidas; de mano de todo animal la demandaré, y de mano del hombre; de mano del varón su hermano demandaré la vida del hombre" (Génesis 9:5). "Todos los que ponen fin a sus propias vidas...son homicidas, no importa lo que pueda decir el dictamen criminalístico," (Adam Clark). Matthew Henry comenta, "El hombre no debe quitarse la vida. ...Nuestras vidas no nos pertenecen para que las podamos discontinuar a gusto propio, sino que son de Dios."

Cristo, nuestro Salvador y Rey, nuestro Maestro y ejemplo, fue tentado en todas las cosas, tal como lo son los mortales. "Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado" (Hebreos 4:15). Allí, en el pináculo del templo de Jerusalén, ¿no tentó Satanás a Jesús, instándolo a cometer suicidio? "Si eres Hijo de Dios, échate de aquí abajo" (Lucas 4:9). ¿Y no lo reprendió Cristo? "Dicho está: No tentarás al Señor tu Dios" (Lucas 4:12).

El suicidio no es un problema de patología. No es un problema de la mente. Es un problema, una enfermedad, del alma (Isaías 1:5,6) desprovisto del poder salvador y sanador de Jesucristo. El pecado es la fuente de las inclinaciones al suicidio. Cuando el alma está sin cristo, la mente está corrupta, sin esperanza, perdida. Los que no tienen a Cristo están perdidos en más de una manera. "Hay camino que parece derecho al hombre, pero su fin es camino de muerte" (Proverbios 16:25).

Es el Salvador quien sana el corazón quebrantado y liberta a los oprimidos (Lucas 4:18). Hay un bálsamo, un refugio, para el corazón oprimido y el alma desesperada. "Venid," dijo Jesús, "Venid a mí, todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar" (Mateo 11:28-30). En un mundo desaprensivo, es Cristo quien oye, se interesa, sana y salva. Es El quien puede transformar un deseo de muerte en un gozoso canto a la vida.

Cristo es verdaderamente la respuesta - sí, hasta para aquellos decididos a suicidarse. Y, si somos de El, nuestra tarea es traer a los afligidos, los enfermos, los que han perdido la esperanza, los que desesperan por recibir amor, comprensión, misericordia, gracia y paz por medio de El.

Consideremos al Apóstol Pablo (2 Corintios 1:8-10). El fue "abrumado sobremanera" y "perdió la esperanza de conservar la vida". Sin embargo, a través de la gracia de Dios y del poder del Espíritu Santo, aprendió a contentarse cualquiera fuese su situación...."Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Filipenses 4:11-13).

De esta forma volvemos a los pecados de la Iglesia moderna. Una religión diluida, carente del poder sanador de la sangre del Cordero, no está a la altura de las tareas y las presiones de los tiempos. Una religión que predica el egocentrismo en lugar del Cristocentrismo, que enseña la autosatisfacción en lugar de la autonegación, que enseña psicología en lugar de teología, está conformada a este mundo. Semejante religión está basada en la palabra del hombre antes que en la Palabra de Dios. Está más a tono y al ritmo de una psicología "pop" que con el poder salvador y el amor y la verdad del Dios Triuno. Es, en realidad, una religión pagana - el fruto del humanismo. Privada del Evangelio del Reino, carece de los grandes mandatos de Cristo, hace caso omiso de las Leyes de Dios para la vida, presas fáciles para un Satanás astuto, y una abominación ante los ojos de Dios.

En tal religión no hay sanidad, ningún poder para transformar, ningún poder para reformar, ningún poder para salvar. Ningún poder para ofrecer "una esperanza viva por la resurrección de Cristo" (1 Pedro 1:3); ningún poder para inspirar, para arrepentirse y sostener la reforma por medio del Espíritu Santo. (Para otras Escrituras ver el Libro de Job; Números 11:15; Deuteronomio 27:24, 25; Salmos 32, 38, 51; Jeremías 8:3; Jonás 4:8; Hechos 16:27; 2 Corintios 5:28; Filipenses 1:20-23; y Apocalipsis 9:6). 

volver al Contenido

 

30 Los Impuestos

Los impuestos son un ejercicio de poder, una manifestación de soberanía. Aquello que es soberano tiene el poder de imponer impuestos (o sea, exigir contribuciones bajo amenaza de pena o castigo).

Los cristianos piadosos deben considerar el sistema impositivo dentro del contexto de la suprema y total soberanía de Dios (Dios es el Dios de todo). "Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas" (Isaías 42:8). Si un individuo (o nación) reconoce la soberanía de Dios, debe conocer a Dios por lo que El es y obedecerle en todas las áreas de la vida. La soberanía de Dios no es fragmentaria; es total.

Cuando un pueblo rechaza a Dios - y cuando los mayordomos de Dios no le rinden a El sus diezmos requeridos - invitan a que César asuma un poder impío y tome dominio coercivo sobre la propiedad y las cuestiones que han sido asignadas por Dios a Su pueblo.

"En ninguna parte del Antiguo Testamento anterior a la era de los reyes encontramos un indicio siquiera de que el diezmo o las ofrendas de medio siclo fueran recaudadas por la fuerza....el pago del diezmo era voluntario. De esta forma se generaban rentas suficientes para las necesidades públicas." Como lo señala el economista cristiano Tom Rose, "El surgimiento de gobiernos civiles todopoderosos....y los niveles opresivos de los impuestos que a la larga los gobiernos seculares exigían al pueblo (1 Samuel 8:11-18) son evidencias del juicio de Dios sobre un pueblo apóstata que no pudo gobernarse a sí mismo de acuerdo a los principios bíblicos."(13)

Bajo Dios, el poder del estado (incluso su poder para imponer impuestos) ha de ser restringido para que no se magnifique por encima de Dios en lugar de servir como ministro de Dios al pueblo para bien (Romanos 13:1-4). Los impuestos excesivos pone al estado en el rol de amo y pastor.

Nuestro Señor ordena que no debemos codiciar la propiedad de nuestro prójimo (Exodo 20:17). No debemos hacer esto ni como individuos o grupos o cuerpos políticos colectivos. El cristiano piadoso debe oponerse (y procurar legalmente cambiar) cualquier sistema impositivo que arbitrariamente tome (expolie) la propiedad de una persona (Levítico 24:22). No debemos robar (Exodo 20:15); robar es robar ya sea que se haga en base individual o colectiva bajo la égida del estado. El anonimato del grupo (hasta el de un cuerpo electo) no puede legitimizar el crimen o excusar el pecado.

La retención de salarios o ganancias para pagar impuestos es anti-bíblico. Los primeros frutos de nuestros trabajos (y las utilidades de nuestras inversiones) pertenecen al Señor y deben ir a El (Exodo 22:29,30); Romanos 11:16). No no debemos dar nuestras sobras a Dios. La ofrenda de los primeros frutos a Dios es la ofrenda simbólica de una parte que representa el todo - y el todo pertenece a Dios (Salmo 24:1; 1 Corintios 10:26, 28).(14)

La retención de las ganancias de una persona antes de que él pueda diezmar pone al Señor en segundo lugar - detrás del estado. De esa manera se niega (se rechaza) la soberanía de Dios y el estado es deificado; esa es la forma moderna de culto (Exodo 20:3; Juan 19:15).

La Palabra de Dios nos ordena apoyar las funciones pertinentes y necesarias del gobierno civil. El Apóstol Pablo escribió que como cristianos debemos pagar los tributos (impuestos) para sostener a las personas y los programas que ejercen la autoridad civil ordenada por Dios para ser ministros de justicia y defensa (Romanos 13:6,7). Pero cuando los magistrados civiles usan los impuestos para ir más allá de sus roles asignados y pertinentes, como han sido establecidos por Dios, los cristianos deben obrar legalmente para destituirlos de sus cargos y para restaurar la fidelidad a los principios bíblicos. Proceder así es honrar a Dios y aceptar Su soberanía (Exodo 20:3; Hechos 5:29). No hacerlo, especialmente bajo una forma representativa de gobierno, es ser partícipe de la deshonra a Dios.

La imposición proporcional (exigir impuestos en partes iguales de todos, cualquiera sea la riqueza o la posición) es un principio bíblico básico. Dios no exige un porcentaje mayor de un diezmo a una persona rica que del hombre que pueda tener menos. Se nos dice que no debemos ni frustrar ni favorecer a persona alguna debido a su status económico; debemos ser equitativos (Exodo 23: 2, 6). "Ni el rico aumentará, ni el pobre disminuirá" (Exodo 30:14,15). Las tasas progresivas o regresivas violan ese principio. "Nuestro sistema impositivo graduado moderno es totalmente ajeno al modelo Escritural que estableció un impuesto igual para todos.... El Dr. R. J. Rushdoony comenta: Por medio de esta estipulación de una igualdad de tasación se impedía que la ley fuera injusta."(15)

¿No podríamos tomar el diezmo (un "impuesto fijo") como principio básico de imposición? Un impuesto fijo de alrededor del 16 por ciento pareciera estar próximo al precepto Escritural.

Todos los adultos deberían compartir en el costo del gobierno, aun cuando sea un pago nominal. Aquí también la monedita de la viuda es tan importante como el oro del mercader. Sacar a una clase de ciudadanos de los listados impositivos es ponerlos en un status inferior.

Los impuestos ocultos, tales como aquel que los políticos trasladan a las firmas comerciales, sabedores de que estarán "ocultos" en el precio del producto, son también un fraude y un engaño (Salmo 10:7; Job 24:16).

La propiedad es básica para la perpetuación de la familia y de la prosperidad de la nación. Ha de ser transmitida en la familia de generación en generación. Un impuesto sobre la tierra parecería ser anti-bíblico ("Del Señor es la tierra y su plenitud"). Es lo que la tierra o lo que la propiedad produce lo que puede ser gravado, no la tierra o la propiedad en sí. Además, debido a que la propiedad es pro-familia, un impuesto a la herencia es incorrecto (1 Reyes 21:3).

No es sólo suicida sino pecaminoso gravar el "grano para siembra" el que, cuando se lo combina con el trabajo, produce bienestar económico para la familia y la nación.

1 Samuel capítulo 8 parece poner en claro que, bajo Dios, el poder del estado para imponer impuestos ha de estar restringido, no fuere que el rey (el gobierno civil) se magnifique a sí mismo en lugar de servir a Dios. Cuando los israelitas rechazxaron a Dios y exigieron un rey que los juzgara como todas las naciones, Samuel pudo advertirles con precisión que el pueblo no sólo sería obligado a pagar un simple diezmo, sino que se verían obligados a darle al "rey" la décima parte de virtualmente todo lo que tenían (hasta sus hijos e hijas). En realidad, les advirtió Samuel, las cosas se harían tan opresivas que el pueblo clamaría a causa del rey que habían elegido por sobre el Señor Dios (1 Samuel 8:9-18).

¿No hay aquí un paralelo para los días modernos? ¿No ha rechazado esta nación al Señor Dios? ¿No hemos ido nosotros tras otros dioses y otras leyes y normas? ¿No consideran muchos al estado como su pastor? ¿Y, como el Israel de antaño, no pagamos ahora un precio horrendo? ¿No son el sistema impositivo destructivo, maligno, y la corrosiva y babilónica economía-de-deuda parte de ese precio?

En un sentido muy real, el sistema impositivo de esta nación puede ser visto hoy en día como parte del fruto de la rebelión fiscal contra el Señor. La verdadera reforma impositiva sólo vendrá cuando obedezcamos el "sistema impositivo" de Dios y le rindamos a El aquello que le pertenece. Entonces el diezmo hará avanzar el reino de Dios, no el de César (Malaquías 3:7-9). 

volver al Contenido

 

31. LAS NACIONES UNIDAS Y LA PAZ DEL MUNDO

Lo que fue vaticinado como la mejor, y última esperanza de paz para el hombre, ha degenerado en una ostentosa burocracia dominada por elementos ateo-humanistas.

Breve trasfondo

En Moscú, del 19 al 30 de octubre de 1943, fue logrado un acuerdo para la organización de las Naciones Unidas, a petición de los cuatro más grandes poderes aliados: El Reino Unido, Los Estados Unidos, La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y la República de China (Taiwan). A cada nación miembro le fue dado un voto salvo a la Unión Soviética a quien le fueron dados tres votos en la Asamblea General. Uno por la U.R.S.S., uno por Ucrania y el otro por Bielorusia.

En San Francisco, en junio 26 de 1945, los representantes de 50 naciones firmaron la Carta de las Naciones Unidas. En julio 28 de 1945 el Senado de los Estados Unidos ratificó la carta. Los senadores William Langer (R. Dakota del Norte) y Henrik Shipstead (R. Minesota), votaron "no". Langer advirtió al Senado que las Naciones Unidas "envolvían un peligro para el pueblo americano y las instituciones americanas". En octubre 15 de 1945, la carta de las Naciones Unidas fue ratificada por la mayoría de naciones firmantes.

Teniendo presente todavía los horrores y la devastación de la segunda guerra mundial las naciones envueltas en el conflicto vieron a la organización de las Naciones Unidas como "la mejor esperanza de paz para el hombre", ignorando los peligros implicados. En los Estados Unidos, la vasta mayoría de la población dio la bienvenida a la organización. Aún en 1959 la agencia Gallup informó que el 87 por ciento de los americanos pensaba que las Naciones Unidas estaban haciendo un buen trabajo. Desde entonces el público estadounidense ha ido perdiendo confianza en la O.N.U. En 1985 las encuestas señalaron que el ochenta y un porciento de los americanos consultados opinaban que los E.E.U.U. deberían permanecer en el organismo; pero el cincuenta y cuatro por ciento era sobradamente crítico de sus operaciones: solamente el 28 por ciento pensaba que el organismo estaba haciendo un buen trabajo.

Hay también quienes afirman que si el Senado de los E.E.U.U. tuviera que votar nuevamente su aceptación como miembro, le daría una mayoría muy estrecha, y hasta quizás el voto sería negativo. Después de redactar un documento balance sobre las Naciones Unidas, la Dra. J. G. Pilon de la Fundación "Heritage" se preguntaba "... si los E.E.U.U. se benefician con pertenecer a la O.N.U., dada la parálisis del Consejo de Seguridad y que en la Asamblea General la mayoría es anti-americana, anti-occidental. Charles Lichenstein, ex-embajador en la O.N.U. argumenta "que si los E.E.U.U. estuvieran plenamente convencidos acerca de lo que tienen que hacer en el mundo, no tendrían ningún vínculo con la O.N.U.". Asimismo, el columnista Patrick Buchanan condenó a las Naciones Unidas como "catedral de una religión muerta".

¿Cuál es el propósito de la O.N.U.? Mantener la paz. Pero, ¿qué es "paz"? Para los soviéticos, la paz no es la ausencia de guerra, es la falta de resistencia hacia ellos en el mundo. ¿Ha logrado su finalidad la O.N.U.? Los simpatizantes responden "sí". Ellos se jactan de que "a causa de las Naciones Unidas no hubieron guerras de mayor envergadura desde 1945 hasta ahora". Estos llaman a las guerras de Corea y Vietnam simples "acciones policíacas". Pero los críticos del organismo no están de acuerdo. Dicen que la carta de las Naciones Unidas sostiene el derecho a la libre determinación de las pequeñas naciones. Ciertamente, desde el establecimiento de las Naciones Unidas cientos de millones de personas libres han sido llevadas en cautiverio por los comunistas anticristianos. Los críticos argumentan que la ausencia de guerras mayores no se debe a la labor del organismo de seguridad, sino al equilibrio entre las superpotencias. Como mantenedora de la paz, declaran ellos que la O.N.U. ha sido ante todo "pura boca y nada de acción".

La ex-primer ministro británica Margaret Thatcher puntualizó una vez que entre 1945 y 1983 habían ocurrido "140 conflictos en los cuales diez millones de personas habían muerto". Entre 1945 y 1987 las Naciones Unidas han sido totalmente ineptas e ineficientes en relación a, por lo menos, noventa y tres conflictos.

Hizo poco o nada en la invasión soviética a Hungría en 1956, en la guerra entre los paises Bajos e Indonesia en 1962, en la invasión soviética a Checoslovaquia en 1968, y en las guerras de Vietnam (1945 a 1975). Fue ineficiente en la guerra de Etiopía contra Somalia en 1977, y ha sido una entidad nula durante la invasión Vietnamita a Cambodia y consiguiente matanza (desde 1977 hasta el presente), la invasión soviética a Afganistán (1979), el conflicto entre Irán e Irak en 1980, la invasión de Kadhafi al Chad en 1983, o la interminable guerra en el Líbano.

Los grupos pro Naciones Unidas insisten en que la organización es importante para mantener el diálogo en el mundo. Su argumento es: "hablar es mejor que pelear". El ex-embajador estadounidense ante la O.N.U. Jeane Kirkpatrick describió al organismo como un "foro para airear las ideas". "Sí", dicen aquellos que son críticos de la O.N.U., "pero la mayoría de las ideas que se vierten en ese foro son anti-USA. Esencialmente, la O.N.U. es un foro para atacar a América". Y ellos citan a Stalin diciendo: "Las palabras no deben tener relación con la acción".

Los críticos dicen que la O.N.U. mantiene un doble criterio, porque "sistemáticamente ha explotado y exagerado los problemas de occidente mientras permaneció callada mirando las flagrantes, y a menudo atroces violaciones de los derechos humanos por las naciones del bloque soviético". El bloque de 93 naciones del Tercer Mundo marcó a EEUU como la "única" amenaza contra la paz y la prosperidad en el mundo. Los críticos sostienen que la O.N.U. alimenta la violencia y legitimiza el terrorismo al reconocer a grupos como la O.L.P. (Organización para la Liberación de Pales tina) y SWAPO (Organización del Pueblo de Africa del Sudoeste). La O.L.P. no fue reconocida  como organización internacional hasta que la ONU invitó a Yasser Arafat a hablar ante la asamblea general. La O.L.P. no es miembro todavía pero tiene observadores en la asamblea general y representantes en varias agencias de la O.N.U., - cortesía no extendida a otros no-miembros, aunque sean co-fundadores como China libre (Taiwan).

Burton Pine, cabeza del Proyecto Evaluador de la ONU a cargo de la Fundación Heritage,  acusó al organismo de aumentar las tensiones en el mundo, politizar cuestiones no políticas y utilizar a EEUU como base para el espionaje soviético. Los soviéticos mantienen 275 personas en sus tres misiones en Nueva York, la soviética, la craniana y la bielorusa. Además, 411 soviéticos trabajan en la secretaría de la O.N.U. De acuerdo al primer secretario general Arkady Shewchenko, la mayoría de aquellos empleados suministraban regularmente informes para la KGB. En 1985 el comité del servicio de inteligencia del senado de los Estados Unidos identificó a uno de los dos asistentes especiales de la Secretaría General como un agente de la KGB. Shewchenko mismo es un ex agente de la KGB, fue el oficial de más alto rango en la ONU hasta su defección a los EEUU. Reveló que una de las razones por las cuales la Unión Soviética siempre ha insistido en que la O.N.U. esté ubicada en los E.E.U.U. ha sido poder mantener allí un nido de espías.

Los partidarios de la ONU dicen que ésta es necesaria para proteger los derechos humanos en el mundo. Otra vez, la historia no corrobora esa aserción. Las Naciones Unidas hicieron poco o nada acerca de la política de Idi Amin y del genocidio que cometió en Uganda. Hizo poco o nada acerca de Pol Pot`s y la matanza de tres millones de camboyanos. Y ha estado silenciosa a la vista de la continua violación de los derechos humanos en la U.R.S.S. y los paises del bloque comunista. Ha dicho poco y no ha hecho nada acerca del uso de la guerra bacteriológica llevada a cabo por los soviéticos en Afganistán y en Cambodia. Los críticos también señalan a la guerra maliciosa que las tropas de la ONU llevaron a cabo contra el gobierno negro anticomunista de Katanga. Que a decir verdad, fue una monstruosa violación de los derechos humanos; las fuerzas de la ONU bombardearon hospitales, cañonearon ambulancias, destruyeron iglesias, asesinaron a no combatientes, y degollaron mujeres y niños.

Los observadores insisten que la ONU siempre ha tenido un prejuicio innato contra el mundo occidental, y especialmente contra los E.E.U.U. Desde Alger Hiss hasta Kurt Waldheim, la ONU ha tenido secretarios generales  comunistas o socialistas. Hiss, el principal consejero de F.D.Roosevelt en la ONU, había sido tranquilamente seleccionado en Yalta para actuar como Secretario General interino hasta que la carta de la ONU fuera ratificada. Andrei Gromiko, embajador de la Unión Soviética ante la ONU, guió la campaña a favor de Trygve Lie, el primer Secretario-General elegido. Lie fue miembro de alto rango del Partido Laborista Social Demócrata de Noruega, una ramificación de la Internacional Comunista. A Lie lo sucedió Dag Hasmarskjold, un socialista sueco y admirador del dirigente de China roja, Chou En Lai. Hamarskjold una vez escribió: "... Yo tenía doce años cuando tuve un fuerte sentimiento de que yo era un nuevo Jesús". A él lo sucedió U Thant, de Birmania, un confeso marxista y crítico de EEUU. U Thant designó un oficial de la K.G.B. como su ayudante personal. El fue seguido por Kurt Waldheim, un ex-teniente coronel nazi que actuó en la segunda guerra mundial,  representante socialista de Austria en la ONU, quien nombró a un agente de la K.G.B. como director de personal de este organismo.

Los comunistas han mantenido siempre el cargo más estratégico dentro de la Secretaría General: Subsecretario de Asuntos Políticos y del Consejo de Seguridad. De los trece que ocuparon este  cargo, doce eran soviéticos y uno yugoslavo. ¿Cuán estratégica es esa Subsecretaría? Maneja todo lo concerniente  a conflictos bélicos, territoriales, y jurisdiccionales, y así virtualmente controla la manera en que la Secretaría de la ONU trata los conflictos regionales, desplegando y dirigiendo el uso de sus fuerzas militares y sus misiones. El oficial de la ONU encargado de las operaciones militares en la guerra de Corea fue un soviético. El estaba enterado de todos los planes y estrategias del organismo contra Corea del Norte apoyada a su vez por los soviéticos.

El presupuesto total anual de la  ONU y sus varias agencias y comisiones es de aproximadamente cuatro billones de dólares. Los E.E.U.U. suplen alrededor del 25 por ciento de dicha cifra, lo que equivale a un billón de dólares. Desde 1945 a 1965, los  contribuyentes de los E.E.U.U. han pagado el 40 por ciento del presupuesto de la ONU. Ese porcentaje  fue reducido a 25 por ciento en el año 1974, y es ahora alrededor del 21%. Desde la fundación de la ONU hasta el presente, los contribuyentes de EEUU han desembolsado alrededor de 50 billones de dólares con destino a los cofres del organismo citado.

La contribución de la U.R.S.S. es menor del 13 por ciento, Japón tiene el 10 por ciento; Alemania Occidental, el 8 por ciento, Gran Bretaña el 5 por ciento. En 1986, quince naciones encabezadas por los E.E.U.U., Japón y la U.R.S.S. aportaron aproximadamente el 80 por ciento del presupuesto operativo. "De ciento cincuenta y nueve miembros, ciento once contribuyeron con el 2 por ciento del total del presupuesto. La mayoría de estos paises dieron el mínimo, una décima parte de un uno por ciento (aproximadamente sesenta y siete mil dólares). El resto de las naciones miembros pagaron el remanente 39 por ciento del presupuesto. El país rico en petróleo, Arabia Saudita, paga poco más del 0,5 % . El bloque de 120 paises no alineados perteneciente al tercer mundo contribuyeron con el 9 por ciento del total del presupuesto, pero ese bloque tiene las tres cuartas partes de los votos en la Asamblea General.

Por años el personal estadounidense en las N.U. ha criticado al pomposo personal comunista y los presupuestos. En 1948 habían cuatro mil empleados en la secretaria. Hoy, hay cincuenta y dos mil. Hay veintiocho subsecretarios generales y veintinueve secretarios generales con sueldos anuales más altos que los que se pagan a un senador de los Estados Unidos. Al personal de las N.U. se les paga salario con el doce por ciento mas alto que el personal civil de Washington. Los profesionales radicados en Nueva York, pertenecientes a las N.U. cobran un salario de mas de treinta y cinco mil dólares. Y las pensiones al personal de las N.U. son substancialmente mas altas que aquellas que se paga en un servicio civil de los E.E.U.U.

El dirigente Kussebaum Salomon hizo una enmienda tocante al aporte monetario que los Estados Unidos debían pagar para el presupuesto de las N.U. del 25 por ciento que debía pagar, le fue permitido pagar un 20 por ciento hasta que fueron hechas las reformas y fueron cortados los costos operativos. Tan lejos habían ido los dirigentes que el único objeto ha sido hablar pero no cortar realmente el vicio de la recolección de dinero.

En efecto, las N.U. persiguen un plan de construcción de un centro en Addis Abeba, en la marxista, hambrienta y dominada Etiopia.

Ahora las N.U. necesitan mas dinero de los E.E.U.U. Pero como Allan L. Keyes, anterior asistente secretario de estado para la organización Internacional de Negocios, advirtió y dijo: ha llegado el tiempo en que las N.U. deben ser juzgada. A menos que sean han hechos cambios necesarios hay poca duda que el congreso de los E.E.U.U! cortará las contribuciones adicionales. No se puede ocultar el despilfarro de las N.U. sino que debe encararse a los dirigentes del organismo y cortar con sus propios presupuestos y déficits.

En la Asamblea General, la política de tener un voto es para cada nación. En cambio los habitantes de St. Kitts Nevis con cuarenta y cuatro mil habitantes tiene un voto igual que los E.E.U.U. con una población de doscientos treinta y cinco millones de habitantes. Las pequeñas naciones pagan solamente el tres por ciento del presupuesto de las N.U. constituyen la mayoría en la Asamblea General.

La Fundación Herencia ha puntualizado que los E.E.U.U. no habrán cambiado cuando llegue el momento de apoyar la secretaria de las N.U. y sus agencias.

Las naciones del tercer mundo están ampliamente representadas. Así por ejemplo, mientras los E.E.U.U. hacen sus pagos y contribuciones del veinticinco por ciento de los que las N.U. gastan, solamente el once por ciento de los directivos profesionales es estadounidense. Las naciones africanas pagan menos del dos por ciento de los altos cargos. Los latinoamericanos pagan menos del cuatro por ciento de los empleos. Los paises del Medio Oriente pagan alrededor del dos por ciento pero tienen el siete por ciento de los cargos de los más altos niveles.

El tono, el empuje y las estrategias de las N.U. son establecidas por los secretarios burócratas. es una verdad trillada de gobierno. Aquellos que administran política terminan por hacer política. Así los E.E.U.U. están encerrados para desempeñar un papel de menor importancia según los dirigentes de las N.U.

Solapadamente  hay en las N.U. un bloque de ciento veinte naciones con una directiva para un Nuevo Orden Económico Internacional (NIEO) en otras palabras esto significa, socialismo global. Entre los blancos por alcanzar por parte de (NIEO) están: la redistribución de las riquezas de los E.E.U.U.; sobre una escala global, regular la industria, los negocios, el uso de materias primas, producción etc, incluso forzar a los E.E.U.U. a compartir tecnología con otros paises, hacerlo que proteja la debilitada propiedad industrial, distribuir la propiedad del fondo marino, levantar impuestos a la ocupación del mismo, regular por cabeza el consumo, y dirigir la Organización Mundial de la Salud, la agencia que supervisa el alimento y la droga en los E.E.U.U. etc. 

Como el senador David Patrick Maynihan, anterior embajador de los E.E.U.U. en las N.U. advirtió que el organismo de seguridad es un lugar peligroso para el pueblo estadounidense, de sus corredores están viniendo las especies dañinas.

Ahora un nuevo peligro se ha levantado: la constitución de los E.E.U.U. establece que los tratados tienen fuerza de ley; que ellos son tan iguales y están unidos como las provisiones de la constitución Federal.

En el pasado cuando los delegados de los E.E.U.U. votaron una resoluciones, las cuales contenían elementos de variación con la política de los Estados Unidos, ellos fueron cuidadosos de incluir una declaración que disociara a los E.E.U.U. de objetables partes de la resolución en algún posible efecto legal. Ahora basado de la Corte Mundial de 1987 cuya decisión favoreció a Nicaragua (Nicaragua vs. E.E.U.U.). Los Estados Unidos deben sostener plenamente cada aspecto de cualquier resolución por la cual vota o corre el riesgo de ser acusado de violar la ley constitucional.

Como la Fundación Herencia advirtió: una decisión de la Corte Mundial permite a las N.U. imponer leyes a los E.E.U.U. El senador Langer estaba en lo correcto cuando dijo que: las N.U. están cargadas de daños contra el pueblo estadounidense y las instituciones de este mismo pueblo.

Considere los principios bíblicos

El Señor Dios es lo  mejor para el hombre y sólo El es la esperanza de paz. Cristo Jesús es el  Príncipe de paz. Isaías 9:6

La paz mundial es ciertamente una condición para ser deseada. Pero ni el príncipe de este mundo ni todos sus agentes o agencias humanas o inhumanas pueden traer la paz al mundo. Un estado mesiánico, nacional o supernacional, no es un instrumento de paz; el puede ser sólo un instrumento de coerción. Si Jehová no edificare la casa en vano trabajan los que la edifican, si Jehová no guardase la ciudad en vano vela la guardia. Salmos 127:1.

Los hombres harían de las N.U. un dios. Es en un sentido la última expresión de humanismo, como si el hombre pudiera ser salvador del mundo. Ciertamente los hombres levantarían su dios sobre el Señor Dios de los cielos. Su soberanía es menospreciada. Exodo 20:3. En la sala de meditación de las N.U. otros dioses están ubicados a la par, con el verdadero Dios.

Tanto individuos como instituciones niegan a Dios, serán negadas por el Señor Dios. Mateo 10:33, 2 Crónicas 7:19.

Los hombres pueden rechazar a Dios, y pueden buscar crear otro dios, un dios estado y adorarlo. Ciertamente aún en su dureza de corazón, algunos desean que Dios pueda proporcionarles lo que solamente necesitan. Isaías 26:3. En el parque de las N.U. a través de la calle, en la torre del edificio están impresa en el mármol esta escritura: Ellos volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán mas para la guerra.

Consideremos lo que fue omitido en la escritura sobre la pared. Lo que fue ignorado y rechazado es la misma base, el firme requerimiento central de esa bendita esperanza. "Acontecerá que en los postrero de los tiempos, que será confirmado el monte de la casa de Jehová como cabeza de los montes, y será exaltado sobre los collados, y correrán a él todas las naciones. Y vendrán muchos pueblos y dirán: venid y subamos al monte de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos y caminarémos por sus sendas. Porque de Síon saldrá la ley y de Jerusalén la palabra de Jehová.

"Y juzgará entre las naciones, y reprenderá a muchos pueblos; y volverán sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra." Isaías 2:2-4.

El hombre puede buscar, seleccionar y escoger lo que el desea de la palabra de Dios, pero esta obra no le sirve más que para perderse. La palabra de Dios es única sin agregados y sin faltarle nada.

Con su miopía espiritual y geopolítica no se dan cuenta que se trata de la casa del Señor a la cual vendrán las naciones; el Señor establecerá la paz cuando se cumpla su santa voluntad; la ley de Dios, la palabra de Dios, sus caminos y no los de las N.U. prevalecerán, entonces será posible que los pueblos viajaran a la Iglesia del Dios vivo en busca de salvación y con la salvación recibirán la paz.

No estamos para seguir falsos dioses o hacer ídolos de instituciones. Debemos permanecer firmes, en la fe, mansos, obedientes delante de El.

Entonces seguramente nos deleitaremos en la abundancia de paz. Salmos 37:11. Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados; hijos de Dios. Mateo 5:19.

Consideremos la torre de Babel. Génesis 11:1-9. Ella fue una afrenta para Dios, una rebelión contra El por aquellos que pensaron que eran mas sabios que el Señor. No fue una torre edificada para adorar. Fue una torre de guerra contra el Señor. ¿No buscó Nimrod establecer una monarquía universal, para desafiar la soberanía de Dios? Así mismo buscan las N.U. ser un dios y establecer un gobierno mundial; y no confundió Dios las lenguas de aquellos que habían edificado la alta torre para ponerse al nivel con el Señor?

No han llegado hoy a ser un lugar de controversias, contiendas y murmuraciones airadas? No es una torre de Babel? Nunca las muchas palabras de sus dirigentes han cumplido tan poco.

Así como los edificadores de Babel dejaron de construir a causa de la confusión de lenguas, ¿no se está destruyendo a si mismo el organismo de las N.U.? ¿No han llegado a un punto muerto y a la hostilidad entre sus miembros? Aquellos que edificaron la torre de Babel no tenían roca, hicieron su propio ladrillo. Usaron betún en lugar del mortero hecho con cemento y arena en la actualidad. Aquellos que edificaron las N.U. no tenían roca, habían rechazado la piedra angular. Usaron odio por mortero, y edificaron sobre las arenas del hombre. Están destinados al fracaso y la destrucción, estos edificadores. Mateo 7:24-27. Salid de ellos pueblo mío para que no seáis partícipe de sus pecados y no recibáis de sus plagas. Apoc. 18:4.

El reverendo Joseph C. Morecraft III resume que los fundamentos de las N.U. son anticristianos: pretende tener aspecto mesiánico, se ve a si misma como salvadora del mundo, legalmente sostiene la doctrina de la salvación del hombre a través de las obras del hombre, es humanista, su fe reposa en el hombre, pretende asimismo ser igualitaria, sostiene que todas las religiones son iguales, y es totalitaria, busca establecer un orden absoluto incluyendo a todos los habitantes del planeta. Pero concluye Morecraft, debemos obedecer a Dios antes que a los hombres. Hechos 17:7. 

volver al Contenido

 

32 LAS MUJERES Y SUS DERECHOS IGUALES

Según la Palabra de Dios, las mujeres no son inferiores a los hombres sino subordinados. (Gn. 3:16; 1 Co. 11:8). La esposa debe someterse a su esposo (Ef. 5:22). Como Cristo es la cabeza de  la Iglesia, así el hombre debe ser cabeza de su hogar y familia (Ef. 5:23). Cristo ejerce autoridad sobre su iglesia para  protegerla; para  salvarla del mal; y, proveerla con todo lo bueno. En  igual manera  el  esposo  ejerce  su  autoridad  sobre  el  hogar  para protegerlo;  para guardarlo del mal, y proveer  sus  necesidades, justas y buenas, tanto espirituales como materiales.

Para   ponerlo   en  claro,  la  subordinación   no   es   la inferioridad;  la mujer no es inferior al hombre. El  hombre  que asume una superioridad patronal sobre la mujer está en tal  error como  el  de la mujer que rehúsa ser subordinada  al  hombre.  La mujer es la otra mitad del hombre, creado del hombre para ser  su compañera.  Juntos  hacen un humano completo. Si la  mujer  fuera extraída  de  la misma sustancia que el hombre, ¿cómo  puede  ser inferior? La subordinación en realidad es una señal de  autoridad porque  la  señora  o  la esposa no es  menos  en  autoridad,  al contrario, ella tiene su autoridad como la compañera de él y  que Dios  la nombró como vice regente; como tal debe trabajar con  él para ganar control, para el honor y la gloria de Dios.

La  tragedia  real de lo que se llama el Movimiento  para  la Liberación de la Mujer es que falla en restaurar a las mujeres  a su posición idónea de autoridad al lado de los hombres; así  que, en vez de plenitud y madurez, hay conflicto y caos.

Pablo  (1 Co. 11: 2-12) compara la autoridad entre  esposo  y esposa como la de Dios el Padre y Cristo. El hijo (encabezado por Dios  el Padre) no es inferior ("Yo y mi Padre somos uno"  -  Jn. 1:1; 5:18-23; 10:30; Fil. 2:6). Sin embargo, Cristo fue dispuesto a subordinarse a Dios el Padre; a obedecerle y procurar hacer  su voluntad en todas las cosas (Lc. 22:42).

El flujo de poder y fuerza para gobernar, origina con Dios  y fluye de Dios hacia el hombre. "En todo gobierno o soberanía debe haber  alguna  cabeza  conocida.  En la  familia,  lo  cual  está constituida  por  la  autoridad  de  Dios,  la  prerrogativa   de representar el poder de Dios está vinculada en el esposo y  padre de familia". Es lo mismo en la Iglesia y en la política. (En  las Escrituras citadas en el primer párrafo, se refiere al hombre)

La  línea  de  Dios  sobre la  autoridad  y  los  sexos  está firmemente establecida en su libro (1 Co. 11:3; Col. 3:18,19). La mujer que desprecia o desobedece o trata de dominar a su  esposo, viola la ley divina y fuerza el juicio divino (Gn. 5:16). Hay una distinción  enorme  entre  ofrecerle consejo sabio  y  tratar  de dominarlo.

Los  sexos no deben cambiar sus roles. Esto se refiere  igual al hombre que falla en ejercer su autoridad, como a la mujer  que rechaza  la autoridad del hombre (1 Co. 11:9; 1 Ti. 2:12). No  es el plan de Dios que la mujer sea como el hombre ("macho y  hembra los creó", Gn. 1:27). Los dos deben ser como Jesús (1 Co.  2:16b; 2 Ti. 1:19; Fil. 2:5). Deben glorificar a Dios en vez de a  ellos mismos (1 Co. 6:20).

La  mujer  que  conoce  y ama a  Jesús  verdaderamente  y  le obedece, es la mujer que es realmente liberada (Jn. 8:34-36).

En Proverbios 31:10-31 se describe a la mujer santa que tiene más  valor que los rubíes. (1) Su integridad es fuera  de  culpa; (2) Ella es una competente y diligente trabajadora; (3) Es fuerte en corazón y mente e imparte esa fuerza a su esposo (otra vez, el hecho  de  ser completo) y a sus niños; (4) Teme al  Señor  y  es sabia; (5) Tiene compasión; (6) Es hogareña y madre; (7) Sirve al Señor en palabras y hechos; (8) Honra a su esposo y le trae honor a él y a su casa; (9) Es amada.

La mujer sabia planifica su casa y preserva a su familia.  La mujer  necia las destruye (Proverbios 4:1). Las  mujeres  jóvenes deben  casarse,  tener hijos, dirigir su casa, y no  dar  ninguna razón para el reproche (1 Timoteo 5: 14).

¿Puede una mujer servir al Señor y tener una carrera?  Seguro que s'i! Vea Lidia (Hechos 16:14, 15). Las mujeres han servido al Señor en el pasado y el presente en muchas carreras y profesiones (por ejemplo, la educación, el arte y la ciencia de sanidad,  las misiones,  el comercio, las artes, y obras sociales) y además  en sus  casas.  Sin  embargo,  en todo  trabajo  es  imperativo  que obedezcan  la  autoridad del Señor y que tengan en mente  que  la primera  responsabilidad y privilegio que el Señor ha dado  a  la mujer es su rol como esposa, hogareña y madre.

En  considerar el rol vital de la mujer adentro del  gobierno civil, la clave está en Prov. 31:23. @Su esposo es bien  conocido en  las  puertas  (es decir, donde se discutían  los  asuntos  de gobernar),  cuando se sienta con los ancianos de la tierra"  (los elegidos  a la autoridad civil). No es la esposa "que  se  sienta con   los   ancianos".   Su  esposo   puede   cumplir   con   sus responsabilidades y deberes en gobernar la comunidad, gracias  al hecho de que su esposa trae honor a su hogar y cumple fielmente y exitosamente con sus muy importantes deberes.

En Isaías 3 aprendemos que uno de los castigos de Dios  sobre la nación que se aparta de y desobedece las leyes de Dios, es que esa nación sea gobernada por mujeres. En los capítulos 1 y 2 Dios cuenta los pecados de Judá y llama a la gente a arrepentirse.  En el  capítulo  3 El profetiza sobre el juicio que caerá  sobre  la nación por causa de sus pecados (Isaías 3:12). "Los opresores  de mi  pueblo  son muchachos (hombres inmaduros, débiles y  de  poca habilidad)  y mujeres se enseñorearon de él. Pueblo mío, los  que te guían, te engañan y tuercen el curso de tus caminos". 

volver al Contenido

 

33  VIDEO WITCHCRAFT

1.  Lo  Oculto.  El traficar (aun meterse) con  lo  oculto  - demonios,  brujería,  fuerzas oscuras, tablas  de  ouija,  tarot, astrología, adivinanza, y encantamientos - es pagano (idolatría). Tal cosa es anatema; una abominación al Señor Dios Todopoderoso.

"No  seréis  agoreros, ni adivinos.....No os  volváis  a  los encantadores ni a los adivinos; no los consultéis, contaminándoos con ellos" (Levítico 19:26 y 31).

"No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su  hija por  el  fuego, ni quien practique adivincación, ni  agorero,  ni sortilego,  ni hechicero. Porque es abominación para  con  Jehová cualquiera que hace estas cosas" (Dt. 18:10-12).

"Y  la persona que atendiere a encantadores o adivinos,  para prostituirse  tras  de ellos, yo pondré mi rostro contra  la  tal persona,  y  la  cortaré de entre su  pueblo".  (Lev.  20:6).  Ve también Is. 47:12-14< Jer. 10:2.

Los  demonios  son espíritus inmundos (Mt.  10:1);  espíritus malos  (Hch. 18:12); ángeles caídos quienes se rebelaron y  ahora están  en las tinieblas hasta el Juicio Final (Jud. 6); su  poder es  limitado pero no terminado (2 Pedro 2:4); sirven al  príncipe de  las  tinieblas;  el príncipe de este mundo  (Mt.  12:24;  Jn. 12:31).

Practicar el ocultismo es un pecado, que honra a Satanás y no a Dios; hace que los enemigos de Dios sean la fuerza  gobernante; la  esperanza  y fuente de conocimiento. ¿Cómo podemos  vivir  en Cristo  y  por El, si estamos metidos con  Satanás?  "No  debemos apartarnos  de la fe..." (1 Ti. 4:1). Una persona  que  demuestra más  placer o interés en el oculto que en el amor, la ley, y  los profetas del Señor Dios, abre la puerta a Satanás. "No sabéis que si  os  sometéis a alguien como esclavos  para  obedecerle,  sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para  muerte, o sea de la obediencia para justicia?" (Ro. 6:16).

No debemos preocuparnos con pensamientos de Satanás o temerle a  él  o  sus demonios, pero  ciertamente  debemos  vigilarnos  y guardarnos contra esas fuerzas. ¿Cómo podemos evitar y conquistar estas  entidades  malas? La Palabra de Dios nos  aconseja  -  (1) Someterse a Dios, (2) Resistir al diablo y huirá (Stg. 4:7,8).    

2.  "Hacer  un  papel" (psicodrama)  (es  decir,  asumir  la identidad de otro y sus valores, el contrario del drama legítimo) es  profano,  peligroso y mortal. ¿Qué es el  primer  ejemplo  de "hacer un papel"? Es Eva en el Jardín de Edén, cuando Satanás  la tentó a ser como Dios (Gn.3:5).

La  Sra.  F.C.  Bosworth de "Pro  Family  Forum",  Cleveland, señala dos premisas básicas a oponerse al psicodrama: (1) La raíz determina  la  fruta  (Mt.7:17). La raíz  del  psicodrama  es  la psicología humanista con la intención de que Dios desaparezca del escenario  de nuestra vida; (2) El método es el mensaje.  No  hay manera de usar el método del psicodrama en una manera  cristiana; el mensaje fundamental del psicodrama (role playing) siempre será el  mensaje del humanismo. "El necio dijo en su corazón,  que  no hay Dios" (Sal.14:1); Satanás dijo que será como Dios (Is.14:14). Debe  ser claro entonces que los cristianos no tienen  parte  con los que niegan a Dios ni con los que quieren ser como El.

Seguro no debemos caer presa a sus esquemas y estratagemas.

Además  de sus otros males insidiosos, el psicodrama  fomenta el  escapismo, el nihilismo, y las éticas  transitorias;  también facilita el camino por la modificación y manipulación de valores; sugiere que los absolutos de la verdad de Dios deben ser rendidos a  los  "electivos"  del humanismo. Contra  tales  cosas  debemos guardanos (Ef.4:14,15).

volver al Contenido 

 

34 LA USURA

La Palabra de Dios dice claramente que no debemos usurear. No debemos  sumar  intereses sobre nuestra propiedad (sea  dinero  o bienes) cuando prestamos algo a un hermano necesitado.

No  debemos oprimir o cometer extorsión a un  extranjero  (no creyente)  a  quien  hemos prestado dinero  o  bienes  (Lv.25:17; Ex.33:9).

La  palabra  "usura" usada en la Biblia  significa  cualquier ganancia o suma de intereses. La iglesia cristiana cuando  empezó mantuvo este principio y persistió en muchas sectas aun hasta los años  de  la  Reformación.  Hoy el  término  "usura"  está  usado erróneamente  para significar el sumar de muy altos  intereses  o ganancias  sobre  un préstamo de propiedad (sea  dinero,  bienes, etc.).

La  iglesia  de  principios prohibió la  usura.  San  Agustín denunció  el interés como una apropiación injusta. Tomás  Aquinas sostuvo  que  la  usura era igual que robar y  en  contra  de  la justicia.

La ley común de Inglaterra afirmó que tomar cualquier interés era  un  pecado mortal. Durante el reino de James I,  el  usurero ocupó  un  puesto  igual al de un asesino. Durante  el  reino  de Eduardo  III,  la  usura llevó la pena de  muerte.  Los  primeros protestantes   condenaron  al  usurero.   Martin   Lutero   dijo: Cualquiera  que coma, robe o tome el sustento de otro  comete  un asesinato  tan  grave como el que apuñale a un hombre  o  que  le destruya. El usurero es así.

Juan Calviño dijo: Juntos condenamos a los usureros; vamos  a imponer  más  severas restricciones sobre la  conciencia  que  el mismo  Señor quería; mientras si hacemos la más mínima  concesión muchos la usarán como pretexto para la licencia.

Fue evolucionando gradualmente una distinción entre préstamos para el consumidor (sin usuras) y préstamos para la produccción y el  comercio (con usura). Sobre los años los principios  bíblicos fueron  cambiando  como  la jerarquía de la  iglesia  buscaba  la aprobación  y el apoyo de la patria financiera  (las  comunidades industriales y banqueras). El individualismo político y económico cambió  el  énfasis  de la mano de Dios y Sus  leyes  a  la  mano invisible  de Adam Smith y sus leyes de economía. Los  humanistas seculares   insistieron   y   prevalecieron,   (es   decir,   las consideraciones  políticas y económicas tomaron  prioridad  sobre las  leyes  de  Dios).  Los cristianos  devotos  saben  que  toda propiedad,  toda riqueza es de Dios (Sal.24:1) - que los  hombres son mayordomos que deben administrar sus recursos según las leyes y  los  propósitos de El (Dt.11:1; Lc.12:42). Hoy  el  estado  ha llegado  a  ser  un Dios. En su rol mesiánico,  nombrado  por  sí mismo,  el  estado  ha determinado que  creará  dinero  de  papel "oficial";  y  la  riqueza de la cháchara  de  los  políticos,  y crédito/deuda de las "reservas fraccionales" (Gary North).

Ahora  pensemos  en  algunas  amonestaciones  en  contra  del usurero, como se encuentran en la Palabra escrita de Dios.

"Si prestáis dinero a cualquiera de mi gente en su  alrededor que es pobre, no te portarás con él como logrero, ni le impondrás usura" (Ex.22:25).

"No tomarás de él usura ni ganancia, sino tendrás temor de tu Dios, y tu hermano vivirá contigo. No le darás tu dinero a usura, ni tus víveres a ganancia" (Lv.25:36,37).

"No  exigirás de tu hermano interés de dinero ni  interés  de comestibles,  ni de cosa alguna de que se suele  exigir  interés. Del  extranjero  podrás exigir interés, mas de tu hermano  no  lo exigirás, para que te bendiga Jehová tu Dios en toda obra de  tus manos en la tierra donde vas para tomar posesión de ella".

Dios dio a sus elegidos una tierra para poseerla pero El echó fuera de ella a los Israelitas rebeldes porque desobedecieron Sus leyes y una de las razones por su expulsión "Precio recibieron en ti  para  derramar  sangre;  interés y usura  tomaste,  y  a  tus prójimos defraudaste en medio de tí".

El profeta Ezequiel, en el capítulo 18:8, describe al  hombre justo  y  recto "que no prestare a interés ni tomare  usura".  Al contrario,  en el versículo 13 del mismo capítulo, el  hijo  malo quien  "prestare a interés y tomare usura; ...no vivirá".  En  el Salmo 15 hay una respuesta a la pregunta de David. "¿Quién morará en  tu monte santo?" Entre otras dice "Quien su dinero no  dio  a usura, ni contra el inocente admitió cohecho".

Recuerde  como  era en Jerusalén cuando Dios usó  a  Nehemías para  reconstruir  el muro (Neh.5:1-13). El hambre hizo  que  los exiliados  hipotecaran  sus tierras, sus viñas y sus  casas  para comprar  alimento (comida) y para pagar sus  impuestos  (vv.3-5). Los intereses que demandaron los prestamistas eran tan  opresivos que  las  familias  tenían  que vender sus  hijos  e  hijas  como esclavos  para  pagar  las cuotas de  sus  hipotecas.  No  tenían esperanza  tampoco de redimir a sus chicos porque  los  intereses eran  tan  crueles (12% por año). Clamaron  a  Nehemías.  "Estos, nuestros  propios  hermanos nos están haciendo  esto!"  Nehemías, enojado,  demandó que los nobles, los líderes, y  los  sacerdotes dejaran de imponer usura y que restauren la propiedad y el dinero a  ellos  (vv.11,12). ¿No tiene esto paralelo con  hoy  día?  Los ciudadanos   que  producen,  pagan  más  y  más  impuestos   para "construir  el  muro"  (reparar las defensas de  la  nación).  El desempleo  y los altos precios significan que más y más  familias tienen que pedir préstamos, fiado, para pagar sus impuestos; para llegar  al  fin de mes, etc. La usura  virtualmente  consume  los pagos   que  hacen.  Tienen  poca  esperanza  de  salir  de   sus deudas.  . . y, el futuro de nuestros hijos y los hijos de  ellos contratado  (puesto  en servidumbre económico) por una  enorme  y creciente deuda federal.

Finalmente,  ¿Condenó  Cristo,  nuestro Salvador  y  Rey,  la usura? Cómo no! Lea Sus palabras en Lc.6:34-36: "Y si prestáis  a aquellos de quienes esperáis recibir, ¿qué mérito tenéis?  Porque también los pecadores prestan a los pecadores, para recibir  otro tanto. Amda, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y  prestad, no  esperando  de ellos nada; y será vuestro galardón  grande,  y seréis  hijos  del Altísimo; porque él es benigno  para  con  los ingratos  y malos. Sed pues misericordiosos como también  vuestro Padre es misericordioso".

En   el   libro  "Economía,  Dinero  y   Bancos,   Principios Cristianos",  el  Dr.  E.  Hebden  Taylor  describe  el   sistema Babilónico de economía basado en deudas y tasas altas de  interés (20%).   Todo  el  concepto  Babilónico  de  control   social   e imperialismo  fue  basado  en  la usura (lo  mismo  hoy  con  los banqueros internacionales). El Dr. Taylor citando del libro  "Las políticas  de  culpa y piedad" de R.J. Rushdoony,  dice,  "no  es sorprendente  que Babilonia, la grande, la ramera, es el tipo  en el  libro  de Apocalipsis, del orden de un mundo que  seducirá  a todas  las naciones. Apocalipsis 18:4 llama a la gente de Dios  a salir de tal sistema mundial y a no participar en tal pecado.

El  Dr.  Taylor enfatiza las restricciones que las  leyes  de Dios imponen sobre la usura. A ningún creyente le está  permitido ganar de la destreza financiera o de la pobreza de otro creyente. Al  contrario,  tiene  que  ayudar con  un  préstamo  sin  cobrar intereses.

Se  piden  préstamos  solamente  en  casos  de  necesidad   o emergencia y no para lujos. Cuando se dan préstamos  comerciales, se puede cargar un interés razonable porque es equitativo que  el que presta comparta en las ganancias del uso del dinero (mientras comparte el riesgo también).

El  Dr.  Gary  North en "Una  Introducción  a  las  Economías Cristianas"  escribe  que el que preste tiene derecho  a  que  se devuelva  su dinero con interés, porque, (1) él pierde el uso  de ese  dinero  por el período del prestado; (2) hay  un  factor  de riesgo;  (3)  debe  protegerse  contra  la  eventualidad  de   la inflación (y perder el valor de su principal) durante el  período de su préstamo.

En resumen: El sistema cristiano "mundo y vida", pone límites severos  sobre  deuda y usura. Debemos evitar endeudarnos  si  es posible y en todo caso evitar las deudas múltiples.

La  duración de la deuda es estrictamente limitada.  Hay  dos variedades  de préstamos que se reconocen en la Palabra de  Dios. (1) Los préstamos a un creyente, sin usura (ningún interés);  (2) Los  préstamos  a  los no creyentes  con  usura  (Dt.23:20).  Hay diferentes  opiniones entre los letrados bíblicos con respecto  a los préstamos a los extranjeros (no creyentes). Algunos mantienen que está en contra de la Palabra de Dios exigir usura sobre tales préstamos  (Lv.25:35-36;  Lc.6:35,36).  Insisten en  que  no  hay distinción entre el extranjero (no creyente) que es ciudadano  de la  comunidad, y un extranjero que ni es creyente  ni  ciudadano, sino  un visitante de otro país. Sugieren que está permitido  con respecto a los préstamos a extranjeros visitantes, pero no a  los extranjeros ciudadanos. 

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2021 La voz de los Mártires

Buscar