De una religión a una relación

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado á su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna (Juan 3:16).

La paz os dejo, mi paz os doy: no como el mundo la da, yo os la doy. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo (Juan 14:27).

Yo era un niño sin problemas, para mi no era fastidioso ir a la iglesia el domingo. Pero al crecer, me di cuenta de que no podía conformarme con una fe “prestada”. Así que, fui a una conferencia sobre la Biblia. Allí aprendí que Dios es un Dios Salvador y que Su Palabra es clara sobre el destino del hombre.

 En aquel tiempo pensaba que sabríamos sólo después de la muerte si éramos salvos o no, de acuerdo a nuestras vidas, específicamente de acuerdo a nuestra conducta. Pero al leer el versículo 16 del capítulo 3 del Evangelio de Juan, de repente me di cuenta de que sin Jesucristo yoestaba perdido.

Sin embargo, alabado sea Dios quien envió a su Hijo para salvar al hombre perdido. Me llamó la atención el hecho de que Jesús vino a la tierra y murió por mis pecados. Sólo podía decir: "Sí, te quiero en mi corazón; sí, te doy mi vida". Sucedió algo inexplicable, me invadió una sensación dealivio, de libertad y de paz. Esta experiencia, que ha cambiado mi vida y mi manera de pensar, sucedió hace 21 años atrás. Para mí, la verdadera vida espiritual no se logra por medio de una religión, sino que es una relación de confianza con Dios.
Es cierto que también en mi vida había altos y bajos, pero Dios siempre me ha consolado y socorrido. Dios te ama de igual manera, y sólo espera que te decidas.

D. Martín

Pensé ser cristiano,
Pero no conocía la felicidad
Que Jesús, mi Divino Maestro,
Sólo puede traer al corazón.
E. Schurer

Fuente: La Buena Semilla

Una presentación del Evangelio de 9 minutos: http://vimeo.com/17922912

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2021 La voz de los Mártires

Buscar