La Vida de la Sangre

La Biblia nos enseña que nuestra vida física está en nuestra sangre: “Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis” (Génesis 9:4). La Biblia también nos enseña que nuestra vida espiritual y nuestra vida eterna dependen de la sangre, la sangre de Jesucristo.

Nuestro corazón bombea sangre a una velocidad aproximada de un metro por segundo. Esto significa que cada célula roja de sangre realiza un viaje circulatorio completo, desde los pulmones, y vuelve en sólo un minuto. Pero nuestro corazón no es la única parte trabajadora de nuestro sistema circulatorio. Nuestros glóbulos rojos – que son células sin núcleo - viven sólo cerca de cuatro meses. Al final de su existencia, un glóbulo rojo ha realizado más de 170.000 viajes a los pulmones para llevar oxígeno a todas las partes de nuestro cuerpo.

Esto significa que nuestro cuerpo tiene que reemplazar constantemente células rojas de la sangre. Por eso nuestro cuerpo produce cerca de dos millones de nuevos glóbulos rojos por segundo; y lo hace eficientemente mediante el reciclaje del hierro de los glóbulos rojos muertos pasándolo a los nuevos glóbulos rojos. El hierro, por supuesto, da a la hemoglobina en los glóbulos rojos la capacidad de transportar oxígeno. A medida que vayamos descubriendo en detalle algo de la complejidad de nuestro sistema circulatorio, podremos comprobar que la vida física realmente es un regalo de Dios; y lo es todos los días, aun todos los instantes de nuestra vida terrenal (Rom. 1:19-20).

Sin embargo, fue la sangre de nuestro Salvador Jesucristo derramada por nosotros en la cruz del Calvario por medio de Su inocente sufrimiento y Su muerte, que ha hecho posible la vida eterna para nosotros.

“Porque lo que de Dios se conoce, les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que [los hombres] no tienen excusa” (Rom 1:19-20). 

Fuente: Creation Moments 28.10.2013; Redacción: VM-Argentina

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2022 La voz de los Mártires

Buscar