La Biblia y el Problema de la Homosexualidad

La Biblia enseña claramente que las actividades o relaciones sexuales fuera del vínculo sagrado del matrimonio son pecado. "El matrimonio es honroso en todos, y el lecho sin mancilla; pero Dios juzgará a los fornicarios y a los adúlteros" (Heb. 13:4).

Desde el mismo comienzo, la Biblia define el matrimonio como una unión aprobada por Dios entre un hombre y una mujer (Génesis 2:21-25), y Jesucristo confirmó esto como la norma divina (Mateo 19:4-6). Dado que las relaciones sexuales fuera del matrimonio son en contra de la voluntad de Dios (1 Cor. 6:13; 6;18; 10:8; 2 Cor. 12:21; Ef. 5:3; Col. 3:5; 1 Tes. 4:3; Judas 7) y dado que la Biblia en ninguna parte aprueba el matrimonio entre dos hombres o dos mujeres, es obvio que la homosexualidad está descartada.

En ninguna parte de la Biblia, la homosexualidad está legitimizada. Por el contrario, el Nuevo Testamento expone esta práctica como una abominación moral. En Romanos 1, el apóstol Pablo describe a la homosexualidad como "pasiones vergonzosas" (v. 26), "contra la naturaleza" (v. 26), "indecorosa" (v. 27), "reprobada" (v. 28), y "no conveniente" (v. 28). Este último pasaje nos advierte expresadamente que la homosexualidad es la corrupción de la imaginación. Es el producto de una mente reprobada.

Pablo menciona la homosexualidad en su carta a la iglesia de Corinto en tiempo pasado: "Y esto erais algunos de vosotros" (1 Corintios 6:11). Los miembros de la iglesia en Corinto se habían arrepentido de sus pecados y se habían convertido en nuevas criaturas en Cristo. Dios puede - y de hecho lo hace -  salvar a cualquier pecador, pero éste debe arrepentirse de sus pecados en vez de justificarse; y luego, cuando Dios lo ha salvado, hay cambios que debiera experimentar, con el socorro de Dios, respecto a su conducta anterior (2 Corintios 5:17).

Esto no significa que el creyente esté libre ya de todo pecado, sino que se convirtió (ver citas abajo) y que de ahora en más se deleita en la justicia, aun cuando todavía no siempre se encuentre a la altura de los estándares santos de Dios. Los creyentes, conforme a la Biblia, no son "homofobicos" más de lo que son "adulterofobicos" o "ladronofobicos" o "mentirofobicos". El creyente bíblico no odia a los homosexuales. Simplemente cree que la Biblia enseña que todos los hombres deben arrepentirse de sus pecados (es decir de todo lo que esté contrario a la voluntad de Dios) para ser salvo y así poder transformarse en miembro de la iglesia de Jesucristo.

También el creyente sabe que la homosexualidad es un pecado particularmente grave, en el sentido de que es un pecado contra la naturaleza misma; es un ataque contra el matrimonio bíblico, y por lo tanto, tiene el poder de corromper a toda la sociedad de una manera única. 

Fuente: Way of Life News, 28.9. 2012; redacción: VM-Ar.

“Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios” (Juan 3:3) Para leer el pasaje completo: Juan 3:1-21

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Cor. 5:17).

Si quieres saber cómo obtener la paz con Dios: http://www.cuttingedge.org/sp/salvation.htm

O si seriamente te preocupa este asunto, puedes escribirnos: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Acerca de

La Voz de los Mártires” es un ministerio internacional dedicado a servir a la iglesia perseguida. Fue fundado por Richard Wurmbrand a finales de 1960 como “Misiones cristianas para el mundo comunista”. Wurmbrand sufrió en su país natal catorce años de tortura y encarcelamientos por su fe por parte de los comunistas.

[Leer más]

Acceso

©2021 La voz de los Mártires

Buscar